Iglesia episcopal en Colombia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
La Catedral de San Pablo y oficinas diocesanas de la Iglesia Episcopal en la capital de Colombia.

La Iglesia Episcopal en Colombia es la iglesia de la Comunión Anglicana en Colombia, que comprende 12 Parroquias, 15 Misiones y 8 estaciones de predicación en todo el territorio de Colombia. Hace parte de la IX provincia de la Iglesia Episcopal de los Estados Unidos de América. Su Sede principal está ubicada en la ciudad de Bogotá y fue fundada oficialmente en el año de 1963.

Historia[editar]

La Iglesia Episcopal en Colombia se inició como una capellanía al servicio de los anglosajones residentes en el país. Por ello, la jurisdicción pastoral pasó sucesivamente de las Malvinas, a Jamaica, a las Honduras Británicas (Belice) y finalmente a Panamá.

Fue el misionero White Hocking Stirling de las islas Malvinas quien habiendo sido consagrado en 1869 en Londres, asumió la responsabilidad de supervisar pastoralmente a Colombia. Las Malvinas era el único territorio británico donde podía instalarse legalmente un obispo inglés. Desde una residencia tan remota, difícilmente podía el obispo visitar las misiones o capellanías de Colombia pero se servía de sacerdotes residentes en Panamá.

El reverendo James Crack Morris fue consagrado obispo el 5 de febrero de 1920 a cargo del distrito misionero de Panamá y de la Zona del Canal. Hizo su primera visita a Colombia en marzo de 1921. La crisis financiera y laboral de los años 1927-29 diezmaron la presencia misionera porque la gente se vio obligada a emigrar a otros lugares en búsqueda que trabajo. El obispo Morris murió en 1930 y la diócesis de Panamá estuvo vacante hasta que fue elegido y consagrado el obispo Harry Beal el 13 de enero de 1937. Dos años después de su consagración, Beal hizo su primera visita pastoral a Colombia, en 1939.

En 1944 el obispo Beal envía al reverendo George F. Packard a una visita de dos semanas a Colombia. El informe que dio motivó de tal manera al Consejo Nacional de la Iglesia que aprobó la reapertura del trabajo en Colombia en febrero de 1945. Todo estaba preparado para el agresivo plan misionero que se iniciaría ese mismo año.

El Arzobispo de Canterbury, Geoffrey Fisher, en 1946 pasó el cuidado pastoral de las iglesias de Colombia y Ecuador al obispo, Henry Sherrill, presidente de la Iglesia Episcopal de Estados Unidos, quien incorporó las dos repúblicas latinoamericanas bajo el cuidado pastoral del obispo Reginal Heber Gooden (1946-1963). El trabajo en Colombia habría de crecer mediante la estrategia de Gooden.

A principio de los años sesenta se hizo evidente al obispo Gooden que si la presencia de iglesia había de crecer el ministerio había de extenderse hacia los nacionales, como se había hecho ya en otros lugares de América Latina. El 13 de abril de l961 el obispo celebró la primera misa en español en Barranquilla; diez días después, el 23 ofició un bautismo en español en Cali. Pero se ha de observar que los misioneros de habla inglesa que entraban a Colombia lo podían hacer con la condición de ministrar pastoralmente sólo a extranjeros.

Obispos[editar]

Primer Obispo Diocesano: David Reed (1964-1972)

La primera Convención Diocesana de la Diócesis de Colombia fue presidida por el obispo Reed en la ciudad de Barranquilla del 18 al 20 de mayo de 1964. Esta convención histórica marcó el comienzo oficial de la diócesis de este país; quedaba, pues, Colombia desligada del Distrito Misionero de Panamá y de la Zona del Canal. En esta convención, el obispo Reed trazó los objetivos de su ministerio: crear una iglesia fuertemente pastoral, hacer una iglesia colombiana con idioma español, ser una iglesia ecuménica, participar en la misión mundial de Dios, confiar en el laicado para el ejercicio de un ministerio de vanguardia en el trabajo social. En aquellos momentos la membresía de la diócesis era, en un porcentaje muy alto, extranjera, hablaba en un 99 por ciento en inglés. De tal manera que el primer sacerdote colombiano, Oscar Pineda Suárez, sería ordenado en Guayaquil, Ecuador, por el obispo Reed, en 1964. Y el primer diácono colombiano sería, Samuel Pinzón Gil. Era necesario acelerar el proceso de indigenización de la iglesia. Tal proceso se logró paulatinamente, así, si la diócesis contaba en 1965 con cinco sacerdotes norteamericanos, un británico y dos colombianos, para el l969 los colombianos serían seis, los norteamericanos cuatro y un español; y la membresía extranjera había decaído a un 65 por ciento.

Rvdmo. Francisco Duque-Gómez. Obispo Diocesano de la Iglesia Episcopal en Colombia. Obispo No. 969 de La Iglesia Episcopal.

El templo más importante de la diócesis es el de San Alban inaugurado en la pascua de resurrección de 1958. En él serían consagrados más tarde el segundo y tercer obispos diocesanos. El obispo Reed, después de veinte años de labor misionera y fundar nueve parroquias y otras tantas misiones, se retiró de la diócesis de Colombia en 1972 para ir a ejercer como obispo coadjutor de Kentucky.

Segundo Obispo: Alfred Franklin (1972-1978)

Nacido en Londres el 16 de julio de 1906. Rector de San Albán hasta el día de su elección. Ante las dificultades del clero diocesano para ponerse de acuerdo en el nombramiento de un obispo colombiano, Franklin fue elegido como obispo en transición.

Tercer Obispo: Bernardo Merino Botero (1979-2002)

El Obispo Merino nació el 13 de mayo de 1930 en Colombia; fue consagrado obispo el 29 de junio de 1979 y ejerció su episcopado hasta el 13 de mayo del 2002, al llegar a la edad de retiro obligatorio.

Cuarto Obispo: Francisco Duque Gómez (2001-presente)

Nacido el 17 de septiembre de 1950 en el denominado “Eje Cafetero” de Colombia. De familia de 13 hermanos, de los cuales él es el menor. Adelantó estudios de Derecho y Ciencias Sociales en Bogotá y luego catedrático en diferentes centros universitarios. Ordenado sacerdote el 8 de diciembre de 1987. Desde su ordenación como sacerdote hasta su elección y consagración episcopal sirve como sacerdote obrero en varias parroquias y misiones de la Capital colombiana. Fue electo por unanimidad el 2 de febrero del 2001 como Obispo Coadjutor y consagrado el 14 de julio del mismo año en la parroquia San Albán. Primer hispano y extranjero nominado para Obispo Primado de la Iglesia Episcopal por la Cámara de Obispos reunida en marzo de 2006.

Tradición y Doctrina[editar]

Los 39 Artículos de Religión, expresan la doctrina oficial de la Iglesia Episcopal en Colombia, Comunión Anglicana, tomaron para todo efecto práctico, su forma actual en el año 1571 en Inglaterra. Fueron la obra de un movimiento teológico que abrazó el enfoque bíblico de la reforma y quiso excluir enseñanzas incompatibles con la revelación bíblica provenientes tanto de la iglesia medieval como de algunas tendencias radicales de la reforma. No son un compendio pleno o sistemático de creencias, sino una declaración de la postura de la Iglesia inglesa sobre algunos de los puntos principales que fueron discutidos en aquel tiempo. Su propósito fue mantener la unidad de la Iglesia Anglicana en Inglaterra y Gales, evitando el exceso de diversidad y fortaleciendo el común acuerdo sobre la religión verdadera. Al no haber sido revisados por más de 400 años — salvo para adecuar al contexto actual fuera de Inglaterra los art. XXXVI y XXXVII sobre las relaciones con las autoridades civiles —, los Artículos reflejan el ambiente de su época en que la polémica se desarrollaba en paralelo con el estudio crítico.

Escudo de la Iglesia Episcopal en Colombia Aprobado bajo resolución No. 01 en la 43a. Convención Diocesana realizada en la Ciudad de Medellín, Antioquia - 2008.

La fe de los miembros de la Iglesia Episcopal en Colombia se fundamenta en tres principios básicos:

- La Biblia: En ella se encuentra la doctrina necesaria para la salvación.

- La Tradición de la Iglesia: Esta los conecta directamente con Jesús y su enseñanza oral.

- La razón: El ser humano debe usar la razón para descubrir, discernir y escoger el mejor camino que conduce a Dios


Las manifestaciones principales de esta Tradición de la iglesia Episcopal en Colombia, que expresa su catolicidad son:


A.- La Santa Biblia, que dependió de la misma Iglesia para su autentificación, esto es, para el establecimiento de su canon. También depende de la participación del lector en el Espíritu que se manifiesta en la Iglesia, la capacidad que este tendrá para la comprensión de los múltiples sentidos de la Sagrada Escritura. “Si la Biblia tiene algún sentido, este debe ser comprendido de acuerdo a las tradiciones de la institución que la produjo”

B.- Los Credos Apostólico, de Nicea y de S. Atanasio, así como los Concilios Ecuménicos, constituyen otra parte de la Tradición escrita de la Iglesia. Estas asambleas de representantes de las diversas Iglesias particulares definieron las doctrinas y las prácticas, definieron los textos aceptados de la S. Escritura. Se reconocen siete Concilios Ecuménicos:

I Nicea 325 d. C. I Constantinopla 381 d. C. Efeso 431 d. C. Calcedonia 451 d. C. II Constantinopla 553 d. C. III Constantinopla 680 d. C. II Nicea 787 d. C.

C.- Los Textos Litúrgicos también son parte de la tradición escrita de la Iglesia. “ La Liturgia expresa en la práctica lo que la Iglesia enseña” Los textos que la conforman son el resultado de la cristalización de la doctrina (ceremonias, himnos, rituales, etc.) y producto de la historia de la Iglesia; parte de la memoria viviente de Ella.

D.- Los Sacramentos. Evangélicos, esto es el Bautismo en nombre de la S. Trinidad (Mt. 28:19), la Sagrada Eucaristía, en la que se participa del verdadero Cuerpo y sangre de Cristo; ordenados por Cristo mismo “administrados con el uso indefectible de las palabras de la institución de Cristo y los elementos ordenados por él. ” Los otro cinco sacramentos, aceptados por las Iglesias, son también signos guiados por el Espíritu Santo, por medio de los cuales el mismo Espíritu otorga Gracia para los aspectos más importantes de la vida; Confirmación, Matrimonio, Reconciliación, Unción de los enfermos, Orden sagrado (por medio del cual los ministros son capacitados para ser diácono, sacerdote u obispo y colaborar con la comunidad de bautizados por los servicios sacramentales que ejercen..

E.- El Episcopado histórico, “adaptado locamente en los métodos de su administración a las diversas necesidades de las naciones y los pueblos”


La Iglesia Católica , en sus tres ramas Anglicana, Ortodoxa y Romana, cree que el Señor Jesucristo es verdaderamente Dios, el Mesías, hijo engendrado de la misma esencia que el Padre antes de todos los siglos; que también es verdaderamente Hombre, igual a nosotros en todo menos en el pecado. Cree que Jesucristo por nuestra salvación nació de María Virgen, a quien llama Theotokos, Madre de Dios (La que dio a luz a Dios).

La Iglesia Católica adora a Dios en la Trinidad y honra a los santos. Entre los santos el primer lugar es el de la Theotokos.

La Iglesia Católica , en palabras tradicionales de los padres griegos, espera la deificación en sus miembros, verdadera unión con Dios, proceso dinámico y gradual que dura toda la vida y no sólo se decide al morir.

La Iglesia de Roma solamente admite al orden sagrado a varones célibes. En las Iglesias Ortodoxas se admite al diaconado y al sacerdocio a hombres casados; en la Comunión Anglicana además se les admite al episcopado, sean varones o mujeres soltero/as o casado/as, porque se reconoce que una persona que tenga vocación al sacerdocio no necesariamente implica que Dios le otorgue también la vocación al celibato. La ordenación de mujeres en la Comunión Anglicana se establece a partir de su creencia en la igualdad teológica de varones y mujeres. (Gal. 5:26-28)

En ciertos casos, en las Iglesias Ortodoxa y Comunión Anglicana se acepta la separación de los cónyuges y las segundas nupcias. Aunque el ideal es la permanencia del matrimonio para siempre la debilidad e imperfección humana requiere de una actitud materna de la Iglesia en circunstancias cuidadosamente analizadas.

Para la comunión anglicana y para las Iglesias Ortodoxas, el fin del matrimonio no está centrado en la reproducción sino en la vivencia del sacramento como expresión de Gracia, Sacramento de Amor. Por tanto cada pareja debe tomar en conciencia sus decisiones respecto a la paternidad.

Ecumenismo[editar]

En la fotografía (entre otros) El Obispo Duque, el Arzobispo de York, el Secretario General del ACC, El Arzobispo Católico Romano en Medio Oriente, El Arzobispo Ortodoxo de Chipre, El Obispo Primado de México, El Obispo Anglicano en la India, El Obispo Auxiliar en Los Angeles y algunos Primados de Provincias Anglicanas.

No hubo libertad religiosa en Colombia por estar esta nación regida por la Constitución de 1886. Solamente se dio cierta apertura ecuménica con el Papa Juan XXIII y con el Concilio Vaticano II, pero no duraría mucho. Habría que esperar hasta la aprobación de la nueva Constitución el l991 para que la persecución y hostigamiento religiosos se moderaran. El ecumenismo en Colombia durante los últimos cuarenta años ha oscilado de abierto y buenas relaciones, a monopolio religioso romano, sobre todo en algunos lugares del país.

La Iglesia Episcopal en Colombia participa en varias organizaciones ecuménicas: es miembro activo y fundador de la CONFEDERACION COLOMBIANA DE LIBERTAD RELIGIOSA, CONCIENCIA Y CULTO – CONFELIREC - que busca la igualdad de condiciones para todas las iglesias de Colombia y es una entidad consultiva del Gobierno Nacional en materia de Libertad e Igualdad Religiosa, con designación del Comité Asesor Nacional en esta materia, entre otros asuntos. Miembro de la Red Ecuménica de Colombia que es un espacio, conformado por algunas Iglesias y Organizaciones Cristianas, con presencia en el territorio colombiano. Miembro del CLAI "Consejo Latinoamericano de Iglesias" que es una organización de iglesias y movimientos cristianos fundada en Huampaní, Lima, en noviembre de 1982, creada para promover la unidad entre los cristianos y cristianas del continente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]