Iglesia de Santa María (Piasca)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Para ver otras iglesias bajo la misma advocación, véase Iglesia de Santa María.

Iglesia de Santa María
Bien de interés cultural RI-51-0000347 desde el 4 de julio de 1930[1]
Piasca1.jpg
Fachada principal.
Tipo Colegiata
Advocación Santa María
Ubicación Cabezon de Liebana Spain.svg Piasca
Flag of Spain.svg España
Coordenadas 43°7′9.91″N 4°34′48.81″O / 43.1194194, -4.5802250
Uso
Culto Iglesia católica
Diócesis Santander
Orden Clero secular
Arquitectura
Construcción Siglo XII
Estilo arquitectónico Románico
[editar datos en Wikidata ]
Portada occidental.
Detalle de la fachada.
Portada meridional.
Capitel policromado.

La iglesia de Santa María se encuentra situada en la localidad de Piasca perteneciente al municipio de Cabezón de Liébana, en la Comunidad Autónoma de Cantabria (España). Templo que fue del desaparecido Monasterio de Santa María la Real, constituye uno de los más notables testimonios del arte románico cántabro. Fue declarada Monumento Nacional el 4 de julio de 1930.

Apunte histórico[editar]

Inicialmente hubo un monasterio de incierto origen que pudo remontarse al siglo VIII o IX, de cuya existencia en 930 han quedado referencias documentales. También se sabe que la abadesa Aylo estaba en 941 al frente de una comunidad monástica mixta o dúplice que se regía por la regla de San Fructuoso, y que ese siglo y el siguiente constituyeron una época de esplendor y engrandecimiento. No es de extrañar que en el siglo XII se decidiera sustituir el viejo templo monacal por una suntuosa iglesia de estilo románico que es la que ha llegado hasta nuestros días. Esta iglesia se dedicó a Santa María, según consta en una inscripción lapidaria existente junto a la portada principal, el 21 de febrero de 1172.

En 1439, según se afirma en esa misma inscripción, se realizaron obras de restauración y reforma que afectaron a las naves y a sus ábsides, de forma que de la primitiva fábrica románica sólo persiste la parte inferior de los ábsides, la abundante ornamentación escultórica y las portadas. También en aquella fecha se reconstruyeron las dependencias monásticas situadas en el ala oeste del claustro, siendo éstas las únicas que subsisten parcialmente.

La lápida a la que se ha hecho mención informa además de que la dedicación fue oficiada por el obispo Juan de León, con asistencia del abad de Sahagún, Don Gutierre, y del prior de Piasca, Pedro, y que fue el maestro de la obra un tal Covaterio.

La iglesia[editar]

Está formada por tres naves de las que, como es habitual, la central es la más ancha. La nave central y la de la derecha rematan sus cabeceras mediante sendos ábsides de planta circular al exterior y poligonal al interior. La nave izquierda también tuvo en su día un ábside en simetría con el del lado opuesto, pero ha desaparecido y ocupa ahora su lugar una sacristía. Las naves se desarrollan en cuatro tramos de los que el primero es de igual anchura que la nave central, dando lugar a un transepto no ostensible al exterior.

Tanto las bóvedas de los ábsides como las de las naves y los cruceros son nervadas y de aspecto netamente gótico, como corresponde a la época en que fueron realizadas (siglo XV), posterior a la de la fábrica románica primigenia.

Posee un doble acceso: la puerta principal se abre a los pies de la nave central, en el imafronte; otra puerta de dimensiones más reducidas permite la entrada por el lado sur, siendo ésta la que comunicaría antaño con el claustro.

Las portadas[editar]

Son precisamente las portadas los elementos más valiosos y singulares de todo el conjunto por su riqueza iconográfica.

La portada principal, la occidental, está formada por cinco arquivoltas ligeramente apuntadas, de las que la cuarta (contando desde el interior) es de molduras aboceladas, la primera, la tercera y la quinta presentan su dovelaje labrado con motivos vegetales, y, por fin, la segunda arquivolta va tallada con una variada muestra de figuras escultóricas, tales como leones, cabezas humanas y de animales, dos parejas de músicos, etc. Las cinco arquivoltas no apoyan en idénticos soportes: dos de ellas lo hacen sobre columnas de fuste circular, mientras que las otras tres descargan sobre ángulos del muro cuyas aristas forman un cuarto bocel a modo de columnilla entrega. En todo caso, a uno y otro lado de la portada existen cinco capiteles y sobre ellos un cimacio corrido o imposta, muy decorada, que avanza por las jambas de la puerta. Los capiteles muestran espléndidas tallas de gran relieve de variada y magnífica iconografía: dragones alados, centauros, grifos y toda suerte de animales mitológicos y quimeras, así como una escena que pudiera ser «La Anunciación». Como nota de originalidad, uno de los fustes del lado derecho lleva labrada una imagen de San Miguel en lucha con el demonio.

Sobre esta portada se ha conservado de la fachada primitiva una pequeña galería de tres arcos ciegos, el central de medio punto y los laterales lobulados, que alojan dos tallas románicas representativas de San Pedro -portando las llaves que le simbolizan- y San Pablo -con un libro en el que se lee «PAULUS»-, y otra del siglo XVI que muestra a la Virgen con el Niño en brazos.

De menor tamaño y mérito, aunque no carente de interés, es la portada meridional, también llamada «puerta del cuerno», que comunicaba el templo con el claustro. Dos arquivoltas de medio punto descansan sobre una única columna a cada lado, con interposición de un capitel y un amplio cimacio. Todo ello ornado con roleos, motivos vegetales y, cada dovela de la arquivolta interior, con diversas representaciones de figuras humanas.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]