Idiota útil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En la jerga política, el término idiota útil (ruso: Полезный идиот, transliterado como Polieznyi, Polyeznyi o Poljeznyj idiot) era usado para describir a los simpatizantes de la Unión Soviética en los países occidentales, y la supuesta actitud del régimen de ésta hacia ellos. La implicación era que aunque la persona en cuestión tontamente se veía a sí misma como aliada de la URSS y de otros comunistas, en realidad era tratada con desdén por parte de aquélla y de éstos, a la vez que esa persona era cínicamente utilizada.[cita requerida]

Este vocablo compuesto es ahora usado más ampliamente para describir a alguien que es manipulado por un movimiento político, generalmente de tendencia extremista, un grupo terrorista o un gobierno hostil, sea esa agrupación de naturaleza comunista o no lo sea.[cita requerida]

Supuesto uso del término por parte de Lenin[editar]

El término es originalmente atribuido a Lenin, fundador de la Unión Soviética, a veces en la forma compuesta de "idiotas útiles de Occidente", para describir a aquellos intelectuales escritores y reporteros occidentales que viajaban a la URSS y que regresaban a sus respectivos países de origen hablando de forma entusiasta acerca de los "logros soviéticos en educación y salud", los "avances técnicos en agricultura e industria" y "la construcción de una nueva sociedad". El término "tonto" se refería a la ingenuidad o credulidad que mostraban esos visitantes cuando el gobierno soviético -a través de visitas guiadas- les hacía ver diversos hospitales, granjas, escuelas y fábricas, cuyas instalaciones habían sido especialmente preparadas o maquilladas con fines propagandísticos. Un "idiota útil" que ejemplificó esta actitud fue el periodista estadounidense Lincoln Steffens, quien al regresar de la URSS escribió que "He visto el futuro, y funciona" (I've seen the future, and it works).

No obstante, en los Estados Unidos no se hizo pública referencia a los simpatizantes comunistas como "idiotas útiles" hasta 1948, es decir, hasta décadas después del uso de la frase por parte de Lenin respecto de los "compañeros de ruta" occidentales. Recién en ese año la frase en cuestión sería comentada por un medio estadounidense de gran circulación, al ser utilizada en un artículo del tradicional diario The New York Times relacionado a la tendencia izquierdista que se estaba notando en la Italia de post-guerra. Los críticos del término aseveran que la expresión en cuestión nunca ha sido descubierta en ningún documento publicado por Lenin en vida, además que nadie nunca dijo haberlo escuchado decirla. En la primavera boreal de 1987, Grant Harris, bibliotecario de la biblioteca del Congreso estadounidense (The Library of Congress), dijo al respecto que "No hemos podido identificar esta frase [idiotas útiles de Occidente] entre las obras publicadas [de Lenin]". [1]

Otros[editar]

El escritor Edvard Radzinsky, en su libro "Stalin", atribuye al artista Yuri Annenkov, quien dijo haber visto algunos papeles dejados por Lenin, mientras trabajaba en el instituto que llevaba el nombre del líder soviético, antes de emigrar hacia Occidente en 1924, el mismo año de la muerte del fundador de la URSS. La reproducción de memoria de Annenkov fue publicada en 1961. [2]

Radzinsky conjeturó que eso era una parte del texto completo del testamento original de Lenin, que éste habría deliberadamente ocultado, mandando sólo un nuevo texto al entonces nuevo secretariado del Partido Comunista soviético.

"Los así llamados elementos culturales de Europa Occidental y de los Estados Unidos son incapaces de comprender el estado actual de los asuntos [internacionales] y el equilibro real de fuerzas, por lo que aquéllos deben ser tratados como sordomudos y tratados en consecuencia..."

Una revolución nunca se desarrolla a través de una línea directa de tiempo, por expansión continua, sino que forma una cadena de explosiones [es decir, "avances") y retiradas, ataques y [posterior] quietud, durante la cual las fuerzas revolucionarias ganan fuerza para la preparación de su victoria final...

"Debemos (1) Para aplacar a los sordomudos, proclamar la ficticia separación de nuestro gobierno... del Comintern [la Internacional Comunista], declarando [oficialmente] que esa agencia es un grupo político independiente. Los sordomudos se lo creerán (2) Expresar un deseo de inmediata reanudación de las relaciones diplomáticas con los países capitalistas, sobre la base de la completa no interferencia en sus asuntos internos. Otra vez, como sordomudos se lo creerán. Inclusive estarán encantados y abrirán sus puestas de par en par, a través de las cuales los emisarios del Comintern y las agencias de inteligencia del Partido [Comunista soviético] rápidamente se infiltrarán en estos países, disfrazados como nuestro personal diplomático, cultural y representantes de comercio. Los capitalistas de todo el mundo y sus gobiernos, en su deseo de ganar [el potencialmente grande] mercado soviético, cerraran sus ojos a a las actividades mencionadas anteriormente y se volverán ciegos y sordo-mudos. [Por lo que] Suministrarán créditos, que servirá como un medio [indirecto] de apoyar a los partidos comunistas de sus [propios] países y, al suministrarnos a nosotros, reconstruiremos nuestra industria de guerra, lo que nos será esencial para [realizar] futuros ataques sobre nuestros proveedores. En otras palabras, ellos trabajarán para preparar su propio suicidio"

Desde la antigüedad (como ya se podía ver en el legendario Código de Hammurabi), hasta tiempos recientes, los términos "sordomudo" y "sordo-mudo" eran análogos al de "idiota". Varias versiones de lo que podría ser traducido como "idiotas útiles" también ha sido utilizado respecto de algunos estadounidenses y de algunas sociedades capitalistas.

Uso moderno[editar]

En los Estados Unidos, el término es a veces usado despectiva o peyorativamente contra los liberals (traducibles como "centroizquierdistas" o "socialdemócratas"), y hasta contra los radicales. El tono utilizado al definir a un "idiota útil" sugiere que éste último es en realidad un ignorante de las motivaciones ocultas de quienes se aprovechan de él, a tal punto que termina involuntariamente por favorecer el avance de una causa (usualmente política) adversa a sí mismo o a sus propias creencias, la que obviamente no apoyaría si estuviese mejor informado o analizase más a fondo esos hechos subyacentes.

Asimismo, el término ganó una renovada popularidad después de la publicación de un libro por parte de la columnista conservadora Mona Chare.[3]

También es a veces usado por anarquistas y otros radicales para describir a grupos e individuos cuya ideología, según alegan ellos, es excesivamente deferente hacia un gobierno o movimiento político autoritario.

Desde los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York y Washington, el término "idiota útil" también ha sido utilizado por parte del analistas políticos para describir a individuos que proponen acciones o medidas más blandas contra el islamismo militante y el terrorismo de ese origen. Por ejemplo, Anthony Browne escribió en el periódico británico The Times:

"Elementos del Establishment británico sentían una notable simpatía hacia Hitler. Hoy, los islamistas disfrutan de un apoyo similar. En la década de 1930 era Eduardo VIII, los aristócratas y el Daily Mail, esta vez son los activistas de izquierda, el The Guardian y secciones de la BBC. Ellos no desean una teocracia global, pero son como los apologistas de la Unión Soviética, los idiotas útiles"[4]

De manera similar, Bruce S. Thornton, profesor de Classics en la facultad regional de Fresno de la Universidad de California, reveladoramente escribió al respecto:[5] :

"Lenin los llamó 'idiotas útiles', aquella gente que vivía bajo democracias liberales quienes, al brindar apoyo material y moral a una ideología totalitaria, en efecto estaban entretejiendo la soga con la que serían ahorcados. El porqué gente que disfrutaba de libertad y [una relativa] prosperidad, trabajaba apasionadamente para destruir a ambas es una pregunta fascinante, que aún está con nosotros hoy en día. Ahora los idiotas útiles pueden encontrarse en el coro del apaciguamiento, reflexivo antiamericanismo, e idealismo sentimental que trata de inhibir las respuestas necesarias hacia otra ideología que odia la libertad, el Islam radical."

En países de habla hispana se ha utilizado el término para referirse a los seguidores del líder cubano Fidel Castro suelen viajar a La Habana como turistas o invitados a congresos y que repiten la propaganda del gobierno comunista encabezado por su hermano Raúl, aunque probablemente no tolerarían que políticas similares fuesen aplicadas o implementadas en sus respectivos países de origen.[cita requerida]

Referencias[editar]

  1. Boller, Jr., Paul F.; George, They never said It: A book of fake quotes, misquotes, and misleading attributions, Oxford University Press, Nueva York, 1989, ISBN 0-19-505541-1.
  2. Vospominaniya o Lenine, Novyi Zhurnal [transliteración del término francés journal], número 65, Nueva York, 1961 (en ruso). Después sería publicada en inglés, en The Lufkin News, King Featurers Syndicate, Inc., 31 de julio de 1962, página 4, para ser luego reproducida por el Freeman Report ("Informe del hombre libre") del 30 de septiembre de 1973, en la página 8.
  3. Charen, Mona Useful idiots: How liberals got it wrong in the Cold War and still blame America first ("Idiotas útiles: Cómo los liberals se equivocaron en la Guerra Fría y aún primero culpan a los Estados Unidos"), Regnery Publishing, 2003, ISBN 0-89526-139-1.
  4. Traducido de Anthony Browne, Fundamentaly, we're all useful idiots ("Fundamentalmente, todos nosotros somos idiotas útiles", The Times, primero de agosto de 2005: [1]
  5. Traducido de Bruce S. Thornton, The chorus of useful idiots ("El coro de los idiotas útiles"), Frontpage magazine, primero de noviembre de 2002: [2]

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]