Innatismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Ideas innatas»)
Saltar a: navegación, búsqueda

El innatismo es la doctrina según la cual algunos conocimientos (o todo el conocimiento) son innatos, es decir, la presencia de conocimientos previos a los adquiridos por medio del aprendizaje, o la experiencia.

Se dice que nacemos sabiéndolos (o determinados a adquirirlos). La palabra «innatismo» ya sugiere algún tipo de idea, conocimiento o contenido mental que está presente en el momento en que un organismo nace, es decir, que no es adquirido o aprendido por éste.


Ejemplos de conocimiento innato propuesta

Innatismo se invoca para explicar cómo podemos tener conocimiento de ciertas proposiciones que parecen ir más allá de la experiencia, ya sea por su aplicabilidad universal, o porque su objeto trasciende la realidad experiencial. Los ejemplos de las nociones incluyen:

Verdades éticas La noción de la causalidad, que todos los eventos tienen una causa Las nociones de bien y el mal Verdades lógicas y matemáticas Nociones metafísicas relativas a los objetos trascendentes como Dios, o almas Prevención de riesgos

Variantes del innatismo[editar]

. Los analistas a veces dividen la filosofía del innatismo en dos áreas: • innatismo conocimiento - esta doctrina afirma que los seres humanos tengan acceso a los conocimientos que poseen por naturaleza • idea innatismo - esta doctrina afirma que los seres humanos tengan acceso a ciertas ideas innatas Innatismo conocimiento parece implicar idea innatismo. Innatismo Idea no implica necesariamente innatismo conocimiento, aunque esto es discutible. Un innatista podría respaldar una cuenta innatista de ideas o del conocimiento, o de ambas ideas y conocimientos

Racionalismo[editar]

El innatismo es una característica que suele darse en los sistemas racionalistas y que viene exigida por la necesidad de encontrar una fuente de conocimiento distinta a la experiencia, es decir, a la información que procede de los sentidos. Si el conocimiento no se elabora a partir de los sentidos, entonces tiene que venir de algún otro sitio. En particular, es posible pensar que antes de cualquier experiencia, son necesarios algunos conocimientos básicos. Por ejemplo, es posible dudar que la idea de infinito, de substancia o de Dios puedan ser adquiridas empíricamente. En principio toda doctrina innatista acaba teniendo casi siempre una vinculación con las doctrinas relacionadas con el racionalismo. Así, las teorías innatistas están presentes en el padre de todos los racionalistas, Platón, y de los autores modernos que se agrupan en torno al racionalismo de los siglos XVII y XVIII, como son René Descartes, Baruch Spinoza o Gottfried Leibniz, entre otros.

En el otro extremo, los filósofos que mantienen posiciones empiristas, como Aristóteles, John Locke y David Hume, niegan la posibilidad de ideas o contenidos mentales innatos, pudiendo resumir la postura de todos ellos en el adagio tradicional Nihil est in intellectu quod non prius fuerit in sensu («Nada hay en la mente que previamente no estuviera en los sentidos»).

Es destacable el hecho de que los autores racionalistas, y consecuentemente, innatistas, den una gran importancia a las matemáticas como modelo de conocimiento. También lo es que la tradición complementaria, el empirismo, se haya desarrollado sobre todo en el ámbito anglosajón y mucho menos en el pensamiento continental, al contrario que el racionalismo.

Kant[editar]

Immanuel Kant intentó salvar la oposición entre racionalismo y empirismo sin abandonar completamente el innatismo. Para Kant, si bien todo conocimiento comienza con la experiencia, no todo conocimiento se justifica en ella. Las nociones de espacio, tiempo y las categorías, siendo condición de posibilidad de la experiencia, son independientes de ella, y pueden ser investigadas con métodos a priori, dando lugar a una filosofía trascendental (de las condiciones de posibilidad de la experiencia).

Chomsky[editar]

Ya en tiempos más próximos se pueden encontrar presupuestos innatistas en la teoría de la gramática generativa transformacional del lingüista estadounidense Noam Chomsky.

Constructivismo[editar]

Además, el constructivismo, a pesar de no defender precisamente la noción de «razón universal» ni el empirismo, expone una forma de innatismo sui generis en la que existe una conciencia innata que ordena y construye las experiencias y les da sentido, mas no postula la existencia de ideas innatas. Es decir que de alguna manera existe un yo innato que construye una interpretación de sus experiencias.

Véase también[editar]