Iglesia Cristiana Interdenominacional A.R.

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Icirmar»)
Saltar a: navegación, búsqueda

La Iglesia Cristiana Interdenominacional A.R. (ICIAR), antes Iglesia Cristiana Interdenominacional de la República Mexicana A.R. (ICIRMAR) ha cambiado su nombre, pues ahora ya no esta solo en la república mexicana, si no también en varios países de Centro América y Estados Unidos. Es una iglesia evangélica que se originó en México, el término de Interdenominacional, quiere decir entre denominaciones, ya que en sus inicios en las primeras décadas del siglo XX, familias originarias de distintas denominaciones empezaron a realizar reuniones en la colonia Portales de la ciudad de México

Imagentemploportales1931.jpg

Historia[editar]

Origen[editar]

En el año 1922 un grupo de familias evangélicas de diversas denominaciones comenzaron a poblar y a escribir la génesis de colonias ahora conocidas como General Anaya, Moderna, Postal, Nativitas, Independencia, Zacahuitzco y Portales.

Las citadas familias, que profesaban la misma fe y los mismos sentimientos cristianos, a iniciativa del pastor bautista Genaro Ruiz, empezaron a buscarse mutuamente para celebrar cultos en los hogares y alabar y glorificar a Dios en un ambiente fraternal donde eventualmente pudiesen predicar pastores de las diferentes denominaciones evangélicas (en la actualidad solo pastores de la misma congregación). El 4 de mayo de 1927, con la autorización de la Secretaría de Gobernación, se inaugura el templo que da albergue a metodistas , presbiterianos y bautistas; los hermanos de común acuerdo, determinaron llamarlo: Iglesia Cristiana Interdenominacional. Pero esa convivencia se vio eclipsada por el fuerte liderazgo de uno de los pastores que predicaban, el Hno. Josué Mejía.

En 1931 el Gobierno Federal acordó que todos los ministros de culto deberían registrarse ante Gobernación, y que todas las iglesias tenían que estar registradas y autorizadas ante esta misma Secretaría para el ejercicio de sus actividades religiosas. En cumplimiento a este acuerdo del Gobierno Federal, a las 19 horas de los últimos días del mes de diciembre de 1931, la IGLESIA CRISTIANA INTERDENOMINACIONAL DE LA REPUBLICA MEXICANA (ICI), estaba siendo inscrita en el libro de registro de la Secretaría de Gobernación. Como titular responsable y director se designó a Josué Mejía Hernández, quien junto con Heliodoro Flores firmó el Libro de registro, pues los líderes de otras denominaciones ya se habían retirado.

Después de haber dado lectura al documento que recogía los sentimientos e ideales de la fe de la Iglesia y después de otorgar el registro como Iglesia Cristiana Interdenominacional de la República Mexicana, en atención a la legislación aplicable el empleado de gobernación manifestó: "Ahora tiene derecho de formar otras 25 o más iglesias bajo esa misma denominación".

Doctrina[editar]

Declaración de Fe (Diciembre de 1931)[editar]

A continuación se transcribe el documento de referencia, que fue presentado como anexo a la solicitud de registro ante la Secretaría de Gobernación en diciembre de 1931:

Nuestra creencia[editar]

En nuestro sistema y plan de trabajo en la obra del Señor, descartamos la hipocresía, el fanatismo y la superstición, convencidos que sólo son factores o armas de especulación usados sin escrúpulos por las religiones impostoras que se disputan la superioridad del cristianismo; nuestro credo difiere de las teologías dogmáticas de las iglesias ortodoxa griega, católico romana y protestante (falsas doctrinas que se hacen llamar protestantes). Tampoco tenemos que ver con las teorías filosóficas de los hombres; nuestra creencia está más allá de las teologías sacerdotales y las filosofías humanas. Estamos ceñidos a la pureza y sencillez del cristianismo primitivo.

No usamos dogmas ni liturgias ceremoniales; solamente echamos mano de los siguientes medios de gracia que están a nuestro alcance para el culto y la alabanza a Dios:

  1. Lectura reverente de la Biblia
  2. Melodías espirituales expresadas por medio del canto sincero, y
  3. Oración ferviente elevada a Dios.
  4. También usamos el testimonio espontáneo y manifestamos así nuestra gratitud.
  5. Colecta de Diezmo y apoyos especiales voluntarios.
  6. El Sermón o sea el mensaje evangélico, que por la intervención del Espíritu Santo se constituye en un poderoso medio de elevación espiritual y para llenar nuestras almas de fuerzas espirituales para la dura lucha de la vida Cristiana y así estar firmes contra los embates del Diablo.

Por tales motivos nuestra única regla de fe es Cristo y las Santas Escrituras; por eso, tanto los pastores como los miembros en plena comunión fraternal, tenemos y profesamos el mismo testimonio; es decir, creemos que Cristo es el único y suficiente Salvador, el Bautizador con el Espíritu Santo, el Sanador de los cuerpos mortales y el Rey de Paz que pronto vendrá a reinar en este mundo. Amén.

Utilidad de la creencia cristiana[editar]

En la presente época de apostasía y de manifiesto egoísmo, estando frente a serios problemas sociales, económicos y morales; en un tiempo cuando los conglomerados mundiales ya desengañados y defraudados en sus esperanzas de mejoramiento, no creen en nada ni en nadie, se vislumbran dos figuras: una guerra cruel y sanguinaria, el odio, las venganzas y el espantoso exterminio; la otra, entendimiento mutuo, igualdad, compasión y ternura para los humildes, amor y servicio los unos para con los otros.

Quienes eligen lo primero sólo saborearán inquietudes, sozobras y temores; los que eligen lo segundo, es decir, los que aceptan a Cristo, son almas felices y dichosas que ponen su confianza en Dios se levantan por encima de las miserias de este mundo y llegan a la condición de hijos de Dios. Tal es la utilidad de la creencia.

Sostenimiento propio de la obra[editar]

Consideramos de suma importancia este punto, por ser la manifestación patente de un conjunto de voluntades y esfuerzos unidos para un fin práctico y definido en nuestro sistema y plan de trabajo en la obra que el Señor nos ha encomendado. Por tanto la base fundamental del sostenimiento de la obra no radica en la limosna, ni en el diezmo, ni en la venta de lo que algunas religiones llaman sacramentos, ni en la especulación de la doctrina.

Uno de los puntos más sobresalientes de nuestro Credo, es el cooperativismo cristiano, bien orientado a base de honradez, sinceridad y entusiasmo por el trabajo manual. Los pastores encargados de llevar el mensaje de salvación a las almas irredentas, no son gravosos a nadie; ante todo (algunos)tienen medios lícitos de vivir honestamente porque cada cual desempeña trabajos a su alcance según el don con que Dios les ha dotado.

Así unos son profesionistas, otros artesanos, otros comerciantes que hacen intercambio de productos de un extremo a otro de la República y otros son trabajadores manuales. Sin embargo, todos persiguen una finalidad práctica: predicar el evangelio en nuestra amada patria, y no por avaricia o torpe ganancia sino por amor a las almas y a nuestro México.

Tal es la característica de los creyentes interesados en diseminar la doctrina santa de Cristo, suprema finalidad que se está realizando con ayuda de Dios y el esfuerzo unido de todos los que hemos asumido esta noble responsabilidad.

Finalidad presente y futura[editar]

El sincero y ardiente deseo de la iglesia es y será que nuestros hermanos mexicanos conozcan las verdades eternas del evangelio y no solamente que los conozcan, sino que también lo vivan para dar evidente testimonio de que el evangelio de Cristo es potencia de Dios para salud de todo aquel que cree. Por tanto compenetrados en esta noble misión, asumimos nuestra propia responsabilidad como creyentes en Cristo y compatriotas mexicanos para ir de pueblo en pueblo, de casa en casa y de corazón a corazón, llevando a nuestros semejantes el mensaje glorioso de salvación.

Puntos doctrinales[editar]

La personalidad de Dios[editar]

Dios es un SER PERSONAL. Esto indica que posee los atributos propios de la personalidad, que tiene inteligencia, sentimientos y voluntad, cualidades que sólo corresponden a la persona. Por lo tanto Dios piensa, siente y quiere.

Sostenemos que Dios es Espíritu y que, en la unidad de la Deidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo son una misma sustancia, poder y eternidad. En consecuencia afirmamos que cada persona de la deidad de Dios y Señor en forma completa y absoluta. Los tres son consubstanciales, coeternos y coiguales, por tanto, llamamos a Dios "Divina Trinidad" (Is. 55:8, Jn. 3:16, 1 Ti. 2:3-4).

La Biblia[editar]

Es la palabra de Dios, inspirada divinamente y por lo tanto la única regla de nuestra fe y conducta, a la que debe de ajustarse nuestra vida. Conocida también con el nombre de Santa Escritura, la Biblia es guía de salvación para el ser humano. Por medio de ella el hombre sabe que hay un Dios único y verdadero, y sabe cómo acercarse a El y conocerle (Jn. 20:30-31, 2 Ti. 3: 15-17,2 P. 1:21).

La versión oficial de la Biblia que usa la Iglesia Cristiana Interdenominacional de la República Mexicana es la conocida como Reina-Valera, revisión 1960.

Cristo, el Salvador de las almas[editar]

Entendemos la salvación como el estado de liberación espiritual y de gracia y perdón al que somos conducidos por el Dios único, cuando por medio de la fe en el Señor Jesucristo somos aceptos en Él y hechos hijos de Dios.

El Señor Jesucristo nos salva del pecado, de la servidumbre del pecado y de las consecuencias del pecado. Lo único que necesita la persona para ser salva es arrepentimiento y fe en el Señor Jesucristo, porque escrito está: " Y en ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre debajo del cielo dado a los hombres, en quien podamos ser salvos" (Hch. 4:12) . De modo que nadie puede poner otro fundamento que el que está puesto, JESUCRISTO, EL HIJO DE DIOS (Mt. 1:21, Jn. 1:29, Ro. 6:23, 1 Co. 3:11).

La santificación del creyente[editar]

Bíblicamente, santo y santidad significan "separado o "ser apartado" a fin de vivir para Dios y servirle. La verdadera santidad caracteriza los actos externos, pero más todavía el móvil o la intención del corazón.

Creemos en la santificación posicional que comienza desde que el ser humano cree en Cristo Jesús y es regenerado por el Espíritu Santo. Creemos también en la santificación progresiva porque el creyente debe seguir la santidad.

Santificador es el Espíritu que actúa en los creyentes, conduciéndolos a una vida de perfección en Cristo, hasta que la gracia de Dios brille en nosotros y la imagen de Cristo sea formada en nuestra vida (2 Co. 7:1, 1 P. 1:2, 15 -16).

El bautismo con el Espíritu Santo[editar]

El bautismo con el Espíritu Santo es el acto del Señor Jesucristo por el cual los creyentes somos investidos con el poder desde lo alto cuando viene sobre nosotros el Espíritu Santo, llenándonos de su plenitud y concediéndonos la facultad de hablar en otras lenguas. Esto es una señal divinamente designada de que tal investidura se ha realizado.

Categóricamente afirmamos que el bautismo con el Espíritu Santo es una de las grandes realidades del cristianismo y es una promesa de Dios en el Antiguo Testamento que tiene su cumplimiento en el Nuevo Testamento (Lc. 11:13, Hch. 2:38)

La sanidad divina[editar]

Creemos que el Señor Jesucristo es el sanador de nuestros cuerpos mortales cuando estamos enfermos: Nuestra fe cristiana en la sanidad divina se apoya en las promesas de Dios reveladas en la Biblia. Después de la caída, Dios le dio al hombre la promesa de un Redentor que vendría a librarlo del estado de ruina y miseria en que había quedado.

El Mesías venia a salvar al ser humano del pecado y de todas sus consecuencias, una de las cuales es la enfermedad. Por ello, es su muerte expiatoria el Mesías proveyó una doble sanidad para nosotros, tanto física como espiritual ( Mt. 9:1-8 Lc.13:10-16, Hch. 10:37-38).

La segunda venida del Señor Jesucristo[editar]

La doctrina de la segunda venida de nuestro Señor y Salvador Jesucristo es tanto del Antiguo como del Nuevo Testamento. El Señor mismo prometió a sus discípulos que vendrá por segunda vez para llevar con El a los suyos.

La segunda venida del Señor es una necesidad absoluta para que el plan de Dios llegue a su consumación, Ciertamente el momento de su venida nadie lo sabe, y se han hecho infinidad de conjeturas y cálculos al respecto. Pero de lo que si estamos seguros es que él vendrá otra vez y de que el tiempo de su venida se aproxima. Como no sabemos cuándo vendrá exactamente, debemos vivir en santidad preparados para este glorioso acontecimiento ( Mt. 24:34-36, Jn. 14:2-3, He. 12:14).

La resurrección e inmortalidad del creyente[editar]

Los creyentes tenemos un cuerpo mortal y corruptible, y tendremos que morir y ser presa de la corrupción en el sepulcro. La razón es que el postrer enemigo es la muerte, pero hasta en tanto esto tenga lugar y Cristo venga y nos lleve con El, la muerte seguirá siendo parte de nuestra existencia.

La resurrección y la inmortalidad del creyente debe entenderse en relación con la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo y como un acontecimiento simultáneo con ella.

Todos los creyentes de todas las épocas que ya han muerto y los que vivan en la segunda venida , todos seremos transformados . Desde ese momento unos y otros seremos hechos inmortales y nunca más estaremos sujetos a la muerte, sino que por toda la eternidad tendremos un cuerpo glorificado e inmortal de acuerdo con la poderosa obra redentora de Cristo el Señor ( 1 Co. 15:22-23, Fil. 1:21-23, 1 Ts. 4:13-17).

Resultados de su evolución[editar]

Como resultado de la observancia, práctica, propagación instrucción de su doctrina cristiana, la Iglesia Cristiana Interdenominacional Asociación Religiosa (ICIAR) ha multiplicado su membresía con la ayuda del Señor Jesucristo. Setenta años después de haber iniciado las actividades espirituales con la participación de apenas siete familias, en la actualidad la Iglesia Cristiana Interdenominacional de la República Mexicana cuenta con más de 1500 congregaciones, y una cantidad igual o mayor de pastores y ministros para atenderlas

La Iglesia Cristiana Interdenominacional cuenta con templos en toda la República Mexicana así como en los Estados Unidos, Centroamérica, Caribe y Sudamérica.

Actualmente, la ICIAR ha sido acreditada como Asociación Religiosa.

Autonomía y respeto al estado de derecho

Como una agrupación totalmente nacional, autónoma y ajena a cualquier injerencia o dirección de denominaciones extranjeras, desde su origen y hasta el día de hoy la Iglesia Cristiana Interdenominacional ha dado testimonio público de respeto absoluto a los símbolos patrios, al gobierno, a sus instituciones y al estado de derecho que rige la vida nacional. La Iglesia Cristiana Interdenominacional es una entidad religiosa que rige su relación con el Estado bajo lo principios normativos derivados de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y de la ley de Asociaciones Religiosas y Culto Público, y demás leyes que por su propia naturaleza sean aplicables.

Logotipo[editar]

La explicación del logotipo de la Iglesia Cristiana Interdenominacional tiene su base espiritual en los versículos que Dios le diera a su siervo y fundador del periódico "Nueva Raza" Hno. Josué Mejía Hernández. Dichos versículos son: "...He aquí yo hago nuevas todas las cosas ..." (Ap.21:5); " ...las cosas viejas pasaron, he aquí todas son hechas nuevas" (2 Co.5:17); " Si, pues, Habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las cosas de la tierra" (Col.3:1-2); "Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión vale nada, ni la incircuncisión, sino una nueva creación" (Gá.6:15).

Asimismo durante sus más de 70 años de existencia, la Iglesia Cristiana Interdenominacional ha mantenido su forma de gobierno ya descrita y ha enriquecido su doctrina sin variación alguna de sus ideales espirituales originales. Por considerar importante este punto y tomando en cuenta la crisis de fe , de doctrina y de prácticas religiosas que caracterizan los últimos tiempos, a continuación presentamos la esencia bíblica de la doctrina de la Iglesia Cristiana Interdenominacional.

Practica Cultual[editar]

Los miembros de la Iglesia Cristiana Interdenominacional practicamos la lectura de la Biblia, la oración, la alabanza a Dios, la asistencia a los templos,el uso del velo en la cabeza de las mujeres, faldas, y trajes para los hombres la observancia del día del Señor, es sostenimiento de la obra evangélica, y el cumplimiento y la práctica de la fe de nuestra doctrina. Tenemos la certeza de que el ejercicio de esta práctica cristiana forma ciudadanos responsables y útiles a la sociedad y a la patria.


Organización y gobierno interno de la ICIAR[editar]

La Iglesia Cristiana ha sido fundada por nuestro Señor Jesucristo para la predicación del evangelio, de la salvación ofrecida por Cristo y para la práctica de la vida cultual en común. La iglesia debe proveer comunión religiosa para que los nuevos convertidos crezcan, se desarrollen y den abundante fruto. Asimismo, ha sido fundada para ser luz en un mundo obscuro, pregonando y viviendo la moral cristiana.

En el marco de su origen, observancia, práctica, propagación, doctrina e instrucción cristiana, la Iglesia Cristiana Interdenominacional de la República Mexicana da honra y gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo por permitirle llegar a su 70 aniversario.

Josué Mejía, Anciano Director Heliodoro Flores, Anciano Gobernante

Con base en estos principios bíblicos fundamentales, la Iglesia Cristiana Interdenominacional de la República Mexicana sustenta y desarrolla la doctrina de su fe cristiana conforme al orden y a la inspiración que sintió Josué Mejía Hernández. De ahí en adelante, bajo la confirmación y aprobación divina, la iglesia multiplico su crecimiento, definió su organización, enriqueció la doctrina que actualmente tiene por la gracia de Dios, y precisó su gobierno.

Líderes importantes en la historia de la ICIAR[editar]

Pastor Lorenzo Cruz, Pastor Timoteo Gutiérrez, Pastor Carlos Honorato Ocampo Castañeda, Pastor (y director general de la ICIRMAR hasta 1998)Felipe Sánchez. pastor Hazael Cedillo Gudiño Pastor David Hernandez Iruz Pastor vigente Hno. Aaron Cortes Hernandez Pastor adjunto vigente Hno. David González Navarro

Enlaces externos[editar]