ITER

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Logotipo de la organización.
Los participantes del proyecto ITER

El ITER es un experimento científico a gran escala que intenta demostrar que es posible producir energía de forma comercial mediante fusión nuclear. Los participantes en el diseño conceptual de actividades del ITER eligieron esta palabra para expresar sus esperanzas comunes en que el proyecto podría conducir al desarrollo de una nueva forma de energía. El acrónimo original (International Thermonuclear Experimental Reactor, en español Reactor Termonuclear Experimental Internacional) ya no se usa. Es un proyecto de gran complejidad ideado, en 1986, para demostrar la factibilidad científica y tecnológica de la fusión nuclear. El ITER se está construyendo en Cadarache (Francia) y costará 14 000 millones de euros, convirtiéndolo en el quinto proyecto más costoso de la historia, después del Programa Apolo, de la Estación Espacial Internacional, del Proyecto Manhattan y del desarrollo del sistema GPS.[1] Iter, además, significa el camino en latín, y este doble sentido refleja el rol de ITER en el perfeccionamiento de la fusión nuclear como una fuente de energía para usos pacíficos.

Objetivos de ITER[editar]

Su objetivo es probar todos los elementos necesarios para la construcción y funcionamiento de un reactor de fusión nuclear que serviría de demostración comercial, además de reunir los recursos tecnológicos y científicos de los programas de investigación desarrollados en ese entonces por la Unión Soviética, los Estados Unidos, Europa (a través de EURATOM) y Japón. El ITER cuenta con el auspicio de la IAEA, así como una forma de compartir los gastos del proyecto.

Diseño[editar]

Sección del interior de la máquina.

El reactor experimental de fusión nuclear está basado en el diseño ruso, llamado tokamak. Éste es la base de la construcción del modelo de demostración comercial.

El ITER está diseñado para calentar un plasma de Hidrógeno gaseoso hasta 100 millones de grados Celsius. El ITER debería generar su primer plasma en noviembre de 2020 y estar plenamente operativo en marzo de 2027.[2]

ITER se basa en el concepto de "tokamak" de confinamiento magnético, en la que se contiene el plasma en una cámara de vacío con forma toroidal. El combustible - una mezcla de deuterio y tritio, dos isótopos del hidrógeno - se calienta a temperaturas superiores a los 150 millones °C, formando un plasma caliente. Los fuertes campos magnéticos se utilizan para mantener el plasma lejos de las paredes, los cuales son producidos por bobinas superconductoras que rodean al contenedor, y por una corriente eléctrica impulsada a través del plasma. El problema reside en la enorme dificultad de comprimir el hidrógeno de un modo uniforme. En las estrellas la gravedad comprime el hidrógeno en una esfera perfecta de modo que el gas se calienta uniforme y limpiamente. En las condiciones del diseño del reactor esta uniformidad es muy difícil de alcanzar.

Historia[editar]

El 21 de mayo de 2006 se anuncia que físicos estadounidenses han superado uno de los problemas de la fusión nuclear en dispositivos de tipo Tokamak, el fenómeno llamado modos localizados en el borde, o ELMs (por sus siglas en inglés). Los ELM provocarían una erosión de las protecciones interiores de la cámara de vacío del reactor, obligando a su reemplazo frecuente.
En un artículo publicado el domingo 21 de mayo de 2000 en la revista británica Nature Physics, un equipo dirigido por Todd Evans de la empresa General Atomics, California, anuncia que descubrieron que un pequeño campo magnético resonante, proveniente de las bobinas especiales ubicadas en el interior de la vasija del reactor, crea una interferencia magnética “caótica” en el borde del plasma que detiene la formación de flujos.

El 24 de mayo de 2006 los siete socios del proyecto ITER --Unión Europea, Japón, Estados Unidos, Corea del Sur, la India, Rusia y China-- firmaron en Bruselas el acuerdo internacional para el lanzamiento del reactor de fusión internacional con el modelo Tokamak, que se construirá en Cadarache, en el Sudeste de Francia usando el diseño Tokamak. Los costes de construcción del reactor se estimaron en 4.570 millones de euros y la duración de la construcción en 10 años. La UE y Francia se comprometieron a contribuir con el 50% del coste, mientras que las otras seis partes acordaron aportar cada una alrededor del 10%.

Selección de la sede[editar]

Durante el proceso para definir emplazamiento del centro de investigación y del futuro reactor de fusión se presentaron varios inconvenientes. Durante el mes de Noviembre existe una pugna entre Francia y España por la obtención de la candidatura de la UE para situar el ITER. La opción española tras descartar algunas fue Vandellós. En diciembre de 2003 los seis miembros no pudieron decidirse entre situarlo en Francia o en Japón. Al parecer, por motivos políticos los Estados Unidos estuvieron en contra de la candidatura de Francia (se presume que se debió a su negativa a apoyar la invasión de Irak de 2003), lo cual dificultó la decisión definitiva. El 26 de diciembre de 2003, se elige finalmente la candidatura de Cadarache como la opción de la UE.

Mapa de Cadarache, Francia, lugar escogido como sede de ITER.

Se llegó a plantear la posibilidad de que la UE siguiese adelante con el proyecto sin Japón y Estados Unidos. Esto fue sugerido por la Comisión Europea y por Francia, que contaban con que la aportación de estos dos países podría sustituirse con la entrada de nuevos socios y con aumentos de los países de la UE. Se había anunciado que India, Suiza y Brasil estarían dispuestos a participar en el proyecto europeo.

Los sitios candidatos fueron:

  • Cadarache (Cerca de Marsella), (contaba con el apoyo de la UE, Rusia y China)
  • Rokkasho, Japón (contaba con el apoyo de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur)
  • Vandellós [(Tarragona, España), no contaba con el apoyo de sus habitantes]

El 28 de junio de 2005 en Moscú, se llegó finalmente a un acuerdo sobre la localización del reactor, que fue ubicado en *Cadarache.

La UE asumirá el 40% de los costos de construcción, Francia costeará un 10% adicional mientras que los cinco socios restantes sufragarán 10% cada uno.

El Primer ministro de Francia en ese momento, Dominique de Villepin, consideró que el ITER conllevaría la creación de 4.000 puestos de trabajo en su país.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

Wikinoticias

Coordenadas: 43°41′15″N 5°45′42″E / 43.68750, 5.76167