IHS

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El monograma JHS en el Templo de la Sagrada Familia de Barcelona, obra del arquitecto Antoni Gaudí.

IHS (a veces JHS) es un monograma del nombre de Jesucristo.

Origen[editar]

El monograma IHS aparece en los primeros siglos de nuestra era, a partir del nombre griego de Jesús: Ιησούς (en mayúsculas ΙΗΣΟΥΣ), del que sería abreviatura. Esta abreviatura es IHΣ, siendo sustituida la sigma final por la S, pero permaneciendo la eta griega, por su similitud con la H latina, y quedando como lo conocemos ahora.

Desde el siglo VI se encuentra la errónea grafía de Ihesus.

Interpretaciones posteriores[editar]

IHS en el escudo del papa Francisco.

El olvido del origen del monograma dio lugar a etimologías populares, la más conocida es la de Iesus Hominum Salvator (Jesús salvador de los hombres) o incluso, haciendo que la h haga referencia a Jerusalén, en latín Hierusalem.

Otras explicaciones legendarias, se han unido al emperador romano Constantino, al que se le habría aparecido el signo junto a las palabras In Hoc Signo vinces (en latín con esta señal vencerás), haciendo referencia a que si se convertía, vencería en la batalla del Puente Milvio. Sin embargo, tras esta batalla Constantino adoptó como símbolo el lábaro con el monograma de Cristo XP, no esté otro monograma.

Otras interpretaciones muy posteriores, acercan el monograma a idiomas modernos. Así, serían las iniciales en inglés de I Have Suffered (yo he sufrido, haciendo referencia al sufrimiento de Cristo en la cruz) y en alemán de Jesus Heiland Seligmacher (Jesús Bendito Salvador).

Extensión del monograma[editar]

La devoción incitada por San Bernardo en el siglo XII por el nombre de Jesús como representación de la divinidad en sí mismo y, más tarde por la utilización que del monograma hizo Juan Colombini, lo hicieron muy popular.

Ya en el siglo XV, predicadores como Vicente Ferrer o Bernardino de Siena solían utilizarlo en sus sermones, e incluso a vincularlo a los milagros que unían a estos sermones, que a menudo se acompañaban de conversiones y curaciones masivas.

San Ignacio de Loyola adoptó el monograma en su sello de Superior de la Compañía de Jesús (1541), y de esa forma se convirtió en el emblema de su instituto.

Iconografía[editar]

Este monograma se encuentra en numerosos cuadros y relieves, a menudo en solitario, pues su sola presencia ya es una representación de Jesús para los cristianos. Además a menudo se encuentra asociado con otros símbolos también representativos de Jesucristo o muy cercanos a él simbólicamente.

La cruz[editar]

El monograma junto a la cruz.
El monograma fundido con la cruz.

La representación desde el paleocristianismo es muy rica y variada, acompañándose a menudo de otros elementos, como la cruz. La cruz ha acompañado al monograma tanto en mayúsculas (ilustración de la derecha) como en minúsculas, a menudo usando la h minúscula para simbolizar a la vez la cruz atravesándola con un trazo, especialmente utilizando para ello las minúsculas góticas, como en la ilustración de la izquierda.

Jesús[editar]

Unida a la vinculación con la cruz, se ha dado la representación del monograma IHS junto a Jesús, a menudo crucificado, si bien se ha dado también junto con el niño.

Los clavos[editar]

Otro símbolo del martirio de Jesús que se une a la cruz en la representación del monograma son los clavos, que pretenden recordar aquéllos que clavaron a la cruz a Jesucristo durante su crucifixión. Por lo general estos clavos se representan en número de tres, figurando la representación clásica de la crucifixión de Cristo en la que un clavo atraviesa cada mano y un tercero ambos pies, puestos uno sobre otro.

Crismones[editar]

Se dio durante el románico su inclusión en los crismones, afirmando la presencia del hijo en la Trinidad (Padre, Hijo y Espíritu Santo) que se unía a este símbolo cristiano, si bien ambos en realidad remiten al mismo símbolo: el de Jesús.

Compañía de Jesús[editar]

El monograma en el altar de la Iglesia del Gesù, Iglesia madre de la Compañía de Jesús.

El monograma IHS fue adoptado como sello por Ignacio de Loyola, uno de los fundadores de la Compañía de Jesús, con lo que devino en símbolo de la Societas Jesu. Tras usarlo así Ignacio en su sello como general o superior de esta orden, los jesuitas a menudo lo unen a unos rayos solares que se desprenden del símbolo.

Enlaces externos[editar]