I'll Be Home for Christmas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

I'll Be Home for Christmas (conocida como Vuelve a casa por navidad... si puedes y Estaré en casa para navidad en España y Latinoamérica, respectivamente) es una película cómica navideña de 1998 dirigida por Arlene Sanford y protagonizada por Jonathan Taylor Thomas, quien interpreta a un joven estudiante de un instituto de California, el cual tiene la difícil tarea de llegar a casa de sus padres en navidad con un inconveniente, unos matones del instituto le han dejado abandonado en un desierto ataviado con un disfraz de Santa Claus pegado al cuerpo.

Argumento[editar]

A pocos días de que llegue la navidad, a Jake Wilkinson (Jonathan Taylor Thomas), sus padres deciden regalarle un viejo Porsche del '57 con la condición de que llegue a casa (en Nueva York) el mismo día de Nochebuena a las 18:00 (hora de cenar). Sin embargo, unos matones le raptan y le abandonan en pleno Desierto de Sonora vestido de Santa Claus como represalia por haberles tomado el pelo con los apuntes de un examen. Eso deja carta blanca al líder de los matones, Eddie Taffet (Adam LaVorgna) para intentar acercarse más a la novia de este, Allie (Jessica Biel). Cuando Jake recupera la consciencia se da cuenta de que le han pegado el disfraz al cuerpo con cola de pegar, mientras, Eddie se ofrece a llevar a Allie a Nueva York. Con el contratiempo, Jake se debate en un dilema, quiere el coche a la vez que a su novia pero tiene tres días para llegar a Larchmont

Para llegar lo antes posible, empieza a tener varios obstáculos como el de parar un coche con dirección Nueva York sin saber que el que conduce es un ladrón que recientemente ha robado varios electrodomésticos. Un policía, tras una persecución les detiene como sospechosos, para librarse de los cargos, Jake decide mentirle y decirle que el delincuente en cuestión es un actor que hace de elfo y que se dirigían a un hospital infantil para repartir regalos. El agente se ofrece a llevarlos para ver como el chico lleva al hombre por el buen camino. Allí en el hospital un niño les hace recordar a los tres, la importancia de la familia, lo cual conmueve al ladrón, al policía y a Jake. Los dos primeros resultan tener problemas maritales y van en busca de sus respectivas mujeres para recuperarlas, entre ellos el agente quien le pide un último favor al chico, que le ayude a reconciliarse con su mujer. Como señal de agradecimiento, le compra un billete de autobús para Nueva York

Mientras Allie y Eddie, quienes se dirigen también a Nueva York en coche, deciden hospedarse en un hotel ambientado en un típico pueblo navideño, mientras espera al autobús, Jake les ve besándose bajo el muérdago por la tele. Ya en el autobús, el vehículo está en movimiento y cuando ve que se acerca el hotel, intenta convencer al conductor de que pare, pero este responde con negativas, de pronto a Jake se le ocurre otro plan, utilizar una merendera en la que dentro hay carne caducada y hacerlo pasar por un órgano que alguien donó para una niña del hospital. Tras bajarse del vehículo, llega al hotel donde se hospedan los dos, allí se encuentra con Eddie, quien sale de la ducha con una toalla y empieza a asumir que se han acostado (sin embargo no resulta ser así, pues Allie se ha mostrado totalmente cerrada y obliga a Eddie a acostarse en un saco de dormir). Jake y Allie deciden emprender el viaje a Nueva York juntos pero un lapsus le hace confesar que no se dirige a Nueva York por ella, sino por el coche que su padre le prometió. Indignada le abandona y se monta al autobús ocupando el sitio de él.

Jake y Eddie aparcan sus diferencias y deciden emprender el camino juntos. Eddie empieza a ponerse celoso de que él tenga a Allie y tira a Jake del vehículo para tener más posibilidades de recuperarla, lamentablemente para él es arrestado momentos después. Al llegar a un pueblo, ve que se va a organizar una maratón cuyos participantes deben ir disfrazados de Santa Claus y quien llegue primero se llevará 1.000 dólares, tras registrarse, entabla amistad con un hombre al cual acaba ganando, tras ganar la carrera decide invertir los 1.000 dólares en un billete de avión, pero de camino al aeropuerto, descubre que aquel hombre al que ganó es en realidad el alcalde de la localidad, quien siempre que gana la maratón, dona el premio a los más necesitados para que puedan comer, con remordimientos, decide dar la vuelta e ir a casa del alcalde y meter el dinero en su buzón con una nota que reza "La tradición continua". Finalmente consigue ir en una avioneta después de que su hermana le consiguiera alquilar una, pero al no tener DNI, la auxiliar no puede verificar su identidad por lo que consigue esconderse en una bodega canina de un avión de carga. Finalmente llega a Nueva York y se reconcilia con Allie y de paso consigue llegar a tiempo (1 minuto de antelación) a casa pero decide entrar después de las 18:00 y rechazar el regalo de su padre por haber llegado tarde, sin embargo su padre le dice que unos minutos de demora no tienen importancia.

Reparto[editar]

Enlaces externos[editar]