Hypopta agavis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Chinicuil
Clasificación científica
Reino: Animalia
Filo: Arthropoda
Clase: Insecta
Orden: Lepidoptera
Familia: Cossidae
Subfamilia: Hypoptinae
Género: Hypopta
Hübner, 1820
Especie: H. agavis
Blásquez, 1870
Sinonimia

Comadia redtenbacheri Hammerschmidt, 1848

Plato de chinicuiles (larvas tostadas) del mercado de Tula de Allende (Estado de Hidalgo, México)

El chilocuil, chinicuil o techol (Hypopta agavis) es una especie de lepidóptero ditrisio de la familia de los cósidos nativa de América del Norte, donde habita en general zonas áridas y desérticas. El nombre de chinicuil o chilocuil viene del náhuatl chilocuilin, "gusano de chile".

Los adultos son de hábitos nocturnos y, como la mayoría de las polillas, fotófilos. Al igual que otros cósidos, presentan un cuerpo relativamente grueso, antenas bipectinadas con el ápice filiforme, espiritrompa atrofiada y palpos cortos. Las alas presentan nervación completa, aunque primitiva, con una areola en las anteriores. El ducto en el que el macho deposita el espermatóforo durante la cópula está conectado a la bursa copulatrix por un canal separado del vestibulum en el que desemboca la cloaca.

Las larvas del chinicuil son unas orugas de color rojizo y hasta 5 cm de largo, con la piel virtualmente libre de pilosidades; de hábito endófito, son una plaga que ataca al maguey (en especial las especies Agave angustifolia y A. salmiana) durante la temporada lluviosa, royendo los tallos y horadando las hojas para alcanzar el interior suculento. Sin embargo, por lo general no se las combate mediante plaguicidas, pues se emplean tradicionalmente en la gastronomía oaxaqueña e hidalguense.

Gastronomía[editar]

Se recogen las larvas como norma general hacia finales de agosto. En su ciclo natural, hacia septiembre las larvas forman una ligera crisálida, en la que permanecerán unos 60 días hasta emerger como adultos.

Las orugas son conocidas generalmente como gusano rojo o gusano colorado, y se consideran de menor calidad que el llamado gusano de maguey, que es de color blanco. Se consumen habitualmente tostadas en un comal, donde son arrojadas vivas. Alternativamente, se fríen hasta tostarse y se sirven sobre una tortilla untada con guacamole, o se muelen con tomate y chile pasilla para hacer una salsa.

Se utilizan también para dar sabor y color a algunas variedades de mezcal (aunque, contrariamente a la creencia común, no al tequila, cuya NOM, Norma Oficial Mexicana, prohíbe expresamente la práctica).

Bibliografía[editar]

  • Cocina prehispánica. Recetario, Edición especial de Arqueología mexicana, México, D.F., 2002.

Enlaces externos[editar]