Huevo escalfado

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Dos huevos pochados servidos para un Brunch.

El huevo escalfado es un método de sumergir un huevo, generalmente de gallina, en agua muy caliente pero no hirviendo. En la elaboración de este huevo se vierte un poco de vinagre en la solución acuosa caliente para que la clara se mantenga de color blanco, pero sobre todo para que ésta se mantenga pegada alrededor de la yema. A esta preparación se la denomina también huevo pochado (del francés œuf poché).

Preparación[editar]

Los métodos de preparación de los huevos escalfados varían mucho dependiendo del cocinero, pero en todos ellos parece que la duración de la cocción no supera los 3-4 minutos. En una cacerola profunda hervimos agua y vertimos un chorro de vinagre o jugo de limón en el agua, con el objeto de mantener la clara blanca y que no se separe de la yema. Colocamos el huevo en una taza y lo dejamos caer suavemente en el agua caliente desde la superficie para que no se rompa. Se saca con una espátula cuidando de no romperlo.

Usos[editar]

Los huevos escalfados se emplean en las recetas de los huevos benedictinos, los huevos florentinos, los huevos a la Toupinel y los Œufs en meurette. En la cocina alemana es muy clásico tomar un huevo escalfado con espinacas.

También pueden formar parte del famoso chupe peruano o cocerse junto con el caldo en algunas sopas como la sopa de ajo o en algunas sopas de pollo.