Huaca Prieta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Huaca Prieta.

Huaca Prieta es un sitio arqueológico situado a 5 km al norte de la desembocadura del río Chicama, en las inmediaciones de la caleta del Brujo, provincia de Ascope, Región La Libertad, Perú y fue descubierta por un equipo de arqueólogos encabezados por Junius Bird. Corresponde cronológicamente al período precerámico, siendo su antigüedad aproximada de 4.000 a 2.500 a.C. Se trata de restos culturales de agricultores sedentarios, que construían habitaciones semisubterráneas de piedra y barro, practicaban un rudimentario arte textil y utilizaban mates pirograbados, con diseños zoomorfos y antropomorfos, pero desconocían la cerámica y el cultivo del maíz.

Estudios[editar]

Fue estudiada por el arqueólogo estadounidense Junius Bird, entre 1946 y 1947. Su nombre de Huaca Prieta se debe a la enorme masa de ceniza y desperdicios descompuestos que le dan una coloración muy oscura al terreno.

Cronología[editar]

El descubrimiento de Huaca Prieta, significó un hito fundamental en la historia de la arqueología peruana. Sus restos fueron los primeros en ser sometidos a la novedosa técnica del Radio Carbono-14, para precisar su antigüedad. Esta, calculada en 2.500 a.C., es decir, hace más de 4.000 años, conmocionó la cronología arqueológica peruana, pues se trataba de los restos más antiguos del periodo pre-cerámico, es decir, inmediatamente antes de la aparición de la alta cultura. Los restos arqueológicos más antiguos hasta entonces descubiertos no sobrepasaban los 1.200 a.C. y eran asociados a la Cultura Chavín.

El Precerámico, corresponde a las fases finales del Periodo Arcaico Andino, según la periodificación de uso más común actualmente.

Descripción[editar]

El sitio arqueológico de Huaca Prieta es un conjunto apiñado de pequeñas casas semi-subterráneas, cuadradas u ovaladas, con estrechas entradas y escalones de acceso. Para su construcción se utilizaron cantos rodados extraídos del cauce del río, junto con una mezcla de agua y basura. Todo el conjunto estaba circundado por desper¬dicios acumulados por generaciones. Al parecer, la principal razón para que el hombre de Huaca Prieta no construyera al ras del suelo, era la dificultad de levantar fuertes paredes independientes.

Hallazgos[editar]

Fragmento de textil de fibra de algodón hallado en Huaca Prieta.
Dibujo que representa a la calabaza o mate pirograbado hallado en Huaca Prieta, decorado con un diseño de rostro humano felinizado.

Se encontraron restos de pallares, frijoles, calabazas, zapallos, así como abundantes recursos marinos. También se hallaron artefactos líticos e instrumentos de pesca, como anzuelos de hueso, sedales de algodón, y redes de regular tamaño con pesas de piedra y flotadores de mate. Asimismo, se encontraron 33 esqueletos en posición flexionada cubiertos con esterillas, fechados en el 2.200 a.C.

Pero los hallazgos más resonantes lo constituyeron los más de tres mil fragmentos de tejidos, en su mayoría de fibra de algodón. Son de manufactura rudimentaria, hechos solo con la habilidad de las manos, pues aún no se conocía el telar. El algodón usado es de la variedad Gossipium barbactense de 26 cromosomas, posiblemente una variedad híbrida asiático-americana. La técnica textil usada es la del entrelazado, es decir, el entrecruzamiento de hilos de urdimbre con los de trama. Estos textiles contienen bellas iconografías zoomorfas (con forma de animales), destacando la representación de un cóndor con las alas desplegadas, trabajado estructuralmente. También destaca la imagen de una serpiente bicéfala estilizada con formas geométricas. Los hilos estaban teñidos por frotación. Si bien estos textiles habían perdido su color, los hábiles colaboradores de Junius Bird restituyeron, con ayuda del microscopio, el dibujo perdido.

Asimismo, es de destacar un mate pirograbado decorado con incisiones que representan un rostro humano felinizado. En 1967, Edward Lanning señaló el parecido de este rostro con los de la alfarería Valdivia III (2 300 a.C.), lo que hace presumir la existencia de contactos entre la costa ecuatoriana y la costa norte peruana desde la época del Arcaico. Los mates eran utilizados como vasijas o recipientes, pues aún no se conocía la alfarería.

Economía[editar]

Este período se caracteriza por presentar una economía basada en la explotación y aprovechamiento de recursos marinos y agrícolas.

Se practicaba intensamente la pesca con red y recolectaban crustáceos y moluscos, para lo cual debieron practicar el buceo. También cazaban lobos de mar y explotaban las ballenas varadas en la costa. Costillas de estos cetáceos se han hallado a manera de vigas en sus viviendas.

En el aspecto agrícola, cultivaron: frejol, pallar, yuca, ají, calabaza, achira y algodón. No conocieron el maíz. Para transportar el agua usaban mates de calabaza y quizás bolsas de cuero. Desconocían la cerámica; los alimentos los preparaban sobre piedras calentadas.

La aparición u origen de la textilería peruana surge en este período con la manufactura de las primeras "telas" elaboradas en técnica pre-telar, es decir, sólo con la habilidad de las manos. De estas técnicas, las más importantes fueron el entrelazado, anillado y anudado, con las cuales se trabajaron bolsas, petates, paños. En los diversos sitios precerámicos de la Costa Peruana, desde el Valle de Chicama en el norte hasta Otuma en el sur de Paracas se presenta una preferencia por el uso del entrelazado, seguido por el anillado en ocho.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]