Hotel BAUEN

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hotel BAUEN
Hotel BAUEN.JPG
Hotel “Buenos Aires Una Empresa Nacional”
Ubicación Buenos AiresFlag of Argentina.svg Argentina
Dirección Av. Callao 360
Coordenadas 34°36′18″S 58°23′33″O / -34.605, -58.3925Coordenadas: 34°36′18″S 58°23′33″O / -34.605, -58.3925
Inauguración 1978
2003
Cierre Agosto de 2001
Habitaciones 222
Plantas 19
Superficie 15.000 m2
Propietario Marcelo Iurcovich (1978-1997)
Solari SA (1997-2003)
Cooperativa Hotel BAUEN (2003-actualidad)
Arquitecto Parsons-Cortiñas-Ferrari
Sitio web
[editar datos en Wikidata ]

El Hotel BAUEN está ubicado en la Avenida Callao 360 de Buenos Aires, es una empresa gerenciada por sus ex empleados y está manejado colectivamente por medio de una cooperativa de trabajo, sirviendo a la vez como hotel y centro de eventos. Al día de hoy, el Hotel Bauen es un centro de actividad política y cultural en Buenos Aires.

Su nombre actual, luego de la ocupación y gestión obrera, es Cooperativa Hotel Buenos Aires Una Empresa Nacional (Coop. Hotel B.A.U.E.N., en siglas). Esto debido a que la cooperativa no tiene derechos sobre la marca Bauen que es propiedad de los anteriores accionistas del hotel.

La ambigua situación jurídica del hotel es que existe una posesión de sus ex empleados (quienes alegan que los ex dueños renunciaron al dominio del bien) amparada en algunas órdenes judiciales, que es disputada por los ex dueños (quienes alegan usurpación de propiedad por parte de los ex empleados) en un juicio aún no resuelto.

Debe anotarse que junto a este hotel se construyó un segundo edificio que funciona como apart-hotel, situado en la misma manzana pero con entrada por la Av. Corrientes -el Bauen Suite Hotel- que actualmente sigue en manos de su propietario original, Marcelo Iurcovich.

Historia[editar]

Fundación y quiebra[editar]

El Bauen recién inaugurado, 1978

Proyectado en 1976 y construido en 1978 como Hotel Bauen S.A. con motivo de la Copa Mundial de Fútbol de 1978, el establecimiento de 4 estrellas recibió subsidios gubernamentales del BANADE y se construyó en un tiempo récord. Su época dorada, a cargo de sus accionistas liderados por Marcelo Iurcovich, fue en la década de 1980. Luego del éxito inicial del emprendimiento, la llegada masiva de cadenas internacionales de hotelería de alta categoría durante la apertura económica de la década de 1990, golpeó duramente a Bauen S.A. y la fue empujando a la decadencia. Hyatt, Caesar Park, Hilton y Four Seasons habían tomado el segmento de cinco estrellas y desplazada a los hoteles nacionales.

En 1997, Iurcovich llegó a un acuerdo con el grupo chileno Solari para desprenderse del hotel en US$ 12 millones. Del total del dinero, al momento de la quiebra de la firma, se habían pagado US$ 4 millones y el saldo debía ser abonado en cuotas. Iurcovich pretendía recuperar el Hotel Bauen para seguir operándolo, pero los trabajadores operaron el edificio de forma cooperativa.

Al tiempo que se daban las protestas del Argentinazo, y luego de despidos masivos, el hotel se declaró primero en convocatoria de acreedores (febrero de 2000)[1] y finalmente en quiebra, y fue cerrado el 28 de diciembre de 2001, en medio de la peor crisis económica, política social que había vivido la Argentina en décadas.[2]

Ocupación y conflicto[editar]

Entrada y basamento del Hotel BAUEN.

En marzo de 2003, con la ayuda del Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), los empleados del hotel usurparon el edificio. Mientras luchaban por la propiedad a través de activismo y negociación, lentamente reabrieron el negocio e iniciaron reparaciones del edificio. Desde ese tiempo, la cooperativa Bauen ha contratado 150 trabajadores, inaugurado un café frente a la calle (cuyas baldosas vienen de FaSinPat, una fábrica de cerámica controlada por sus trabajadores) y equipado más de 200 cuartos del hotel. Al día de hoy, el Hotel Bauen reporta incrementos en sus ganancias.

De todas formas, la legalidad a largo plazo y la propiedad y dirección de los trabajadores es ambigua. El 21 de octubre de 2005, el hotel fue informado que, mientras el derecho de los trabajadores a mantenerse dentro del hotel era reconocido, no les era permitido funcionar como una empresa. Apenas enviada esta noticia, las entradas fueron selladas con cinta oficial, pero esta fue rápidamente removida por los trabajadores del hotel, quienes hicieron caso omiso al aviso y continuaron con las operaciones comerciales.

En mayo de 2006, la jueza Carla Cavaliere aprobó oficialmente la suspensión de la orden de clausura. Los trabajadores podrían entonces trasladarse dentro y fuera del hotel de forma libre y legal. Lo que será determinante es juzgar quien debe ser considerado el propietario oficial del hotel. Un acta de expropiación, la "Ley Nacional de Expropiación", podría dar el título de propiedad del hotel a los trabajadores del Bauen. El borrador ya ha sido presentado y ha sido considerado a nivel municipal y federal. El acta está contrapuesta a los dueños originales -liderados por Marcelo Iurcovich- y es apoyada por la cooperativa Bauen, quienes promueven una petición a favor del acta.[3]

Para junio de 2007, el poder judicial emitió una nueva orden de desalojo[4] y el traspaso del hotel a una empresa inmobiliaria llamada Mercoteles S.A. (relacionada a la familia Iurcovich) lo que provocó la respuesta de organizaciones y campañas para impedirlo.[5] [6] [7]

Organización cooperativa[editar]

Entre 2003 y 2005 la Cooperativa de trabajadores tuvo que depurar la gerencia de ésta, luego de que diera indicios de pretender entregársela al Estado o venderla a nuevos patrones. Los trabajadores, en procesos organizativos internos, se opusieron a la "conciliación" y defendieron la autogestión, reestructurando la cooperativa -y en especial la gerencia- dándole un carácter democratizante.

Para 2007, en el Bauen había una política de distribución equitativa de salarios, hay asamblea general o participativa y hay recuperación de puestos de trabajo. Bajo dirección de los trabajadores, la empresa se ha posicionado de manera especial como un lugar para realizar eventos, exposiciones, conferencias y seminarios de todo tipo mientras se proyecta como un hotel de 3 estrellas; ha remodelado áreas, instalado un concurrido bar en la entrada, y mejorado sus servicios.[8] [9]

En 2012, avanza en el Congreso Nacional el proyecto para la expropiación del edificio y la entrega definitiva a la cooperativa que lo opera desde 2003.

A fines de marzo de 2014, cumplidos 11 años de gestión cooperativa, un fallo judicial ordena el desalojo del hotel en un plazo de 30 días.[10]

Arquitectura[editar]

Vista del lobby del hotel, con su decoración original intacta.

El conjunto de edificios formado por el Hotel Bauen y el Bauen Suites fue diseñado en 1976 por los arquitectos Jorge Parsons, Jorge Cortiñas y Jorge Ferrari, asociados con la arquitecta Natalia Poblet. Se trató de dos establecimientos independientes y con estéticas diferenciadas, pero conectados por los fondos de sus terrenos formando una “L” con 2.500 m2 de superficie entre ambos lotes.

La primera etapa construida fue la torre principal sobre la Avenida Callao, terminada según algunas fuentes en el tiempo récord de cinco meses debido al apuro de abrir el establecimiento de 500 plazas para la Copa Mundial de Fútbol de 1978, mientras el apart-hotel con 94 departamentos sobre Avenida Corrientes, fue realizado unos años después. Debido a esta condicionante de tiempos, se pensó en un diseño lo más sencillo posible, realizable de manera sistemática a corto plazo: una estructura de hormigón armado que alcanzó los 60 metros de altura en pocos meses, y una envolvente de vidrio tipo muro cortina, economizando costos y tiempo de realización. Además, se utilizaron algunas innovaciones como losas premoldeadas con poliestireno expandido y hormigón de arcilla expandida para hacer el entrepiso, logrando llegar a un ritmo de 6 días y medio para completar la estructura de cada piso de 500 m2 durante la construcción.

Sin embargo, el Bauen apuntó al sector cinco estrellas: un estacionamiento subterráneo para 40 vehículos, una galería comercial, un café-concert y una peluquería en el subsuelo, más locales, un salón de usos múltiples pensado para conferencias de más de 800 espectadores y un amplio lobby con jardín abierto en la planta baja, una sala de espectáculos con 400 butacas en el entrepiso, una confitería y una piscina en el primer piso y un solarium sobre el basamento.

En las plantas superiores, una torre se desprende del basamento de usos comunitarios y contiene las más de 200 habitaciones del hotel (alrededor de 16 por cada piso), conectadas mediante una escalera y una batería de tres ascensores. En el último nivel, se encontraban las suites de mayor categoría, y finalmente la sala de máquinas en el remate de la torre.[11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]