Horno Alto 1 de Altos Hornos de Vizcaya

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Horno Alto Nº 1 de Altos Hornos de Vizcaya sito en Sestao (Provincia de Vizcaya, España) ha constituido y sigue constituyendo un perfil inconfundible en nuestro paisaje desde que ha sido inaugurado el 18 de noviembre de 1959, siendo la madrina Asunción Orive Muñóz, hija del productor más antiguo del departamento. Este horno es hermano gemelo del Horno Alto Nº 2 que estaba a su lado y que ha sido derruido (al igual que el Horno Alto 2-A, más conocido como el María Ángeles), por la reestructuración siderúrgica a mediados de los años 90. Así el paisaje de la ría de Bilbao ha quedado configurado por la presencia de la actividad siderúrgica y, por tanto, de las principales referencias que la definen: los Hornos Altos; que han ido sustituyéndose y modernizándose, sin perder su imagen característica.

Alto horno tras la demolición de un pabellón cercano.

En los terrenos situados entre la dársena de la Benedicta y la ría del Nervión, en Sestao, conviven en la actualidad las instalaciones de la nueva Acería Compacta y restos, hoy en desuso, de la actividad siderúrgica precedente, de la que es heredera. Por su destacada imagen, por su valor emblemático y por su importancia en esta actividad productiva destacan, entre ellos, los viejos Hornos Altos, de los que se pretende conservar una representación.

Vías de ferrocarril ante el alto horno.

El Horno Alto elegido, el Nº 1, se localiza en la plataforma artificial de trabajo de la antigua Fábrica de Altos Hornos de Vizcaya, en Sestao, junto a las vías del Ferrocarril de Renfe, que discurre bajo la rampa de la Iberia. El lugar seleccionado para la ubicación de los hornos nº 1 y 2, construidos por la empresa alemana G.H.H., reutilizaba el espacio ocupado por los cuatro hornos anteriores.

Se trata de una instalación de eje vertical. Es un horno continuo de cuba conformado por una coraza de chapa soldada que constituye su armazón revestido interiormente con material refractario. La altura total de la instalación es de aproximadamente 80m y su diámetro de ocupación media de 18m. Las principales características técnicas que definen esta instalación son su apoyo sobre viga circular o madrastra, el crisol de 6,5m de diámetro, 25m de altura interior con un volumen interior útil de 757m2 y los tragantes de doble campana tipo Wurth para la mejor distribución de las cargas en su interior y evitar escapes de gas.

El horno cuenta con una serie de elementos auxiliares necesarios para su funcionamiento, de los cuales se han incluido en la delimitación las tres estufas con su chimenea, los conductos de salida de gases con su separador de polvo, el plano inclinado de carga del horno y la nave de colada.

Las estufas tipo Didier y 31m de altura son de tiro forzado de 21,247 m2 de superficie de caldeo cada una. Los gases producidos por el Horno son recogidos por los tubos de salida, dispuestos de dos en dos, que desembocan en el colector que les llevaba a su depuración seca, reutilizándose parte de ello para calentar las estufas.

Para transportar las cargas de mineral, aditivos y coque, se utilizaba una vagoneta (skip) que era desplazada por un cabrestante, a través de un plano inclinado, desde un foso en el suelo hasta la parte superior del horno (tragante).

En la nave de colada donde se recogía la escoria y el arrabio, en unos canales (regueras) para verterlos a unas cucharas para su evacuación, se localizan una perforadora neumática y un cañón eléctrico, que se utilizaban para la apertura y cierre de la piquera.

Referencias[editar]

    • Este texto toma como referencia la declaración de Bien de Interés Cultural publicada en el BOPV nº 2005114 de fecha 17 de junio de 2005 [1]