Horas canónicas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Catholic-Book-of-the-Hours 2005-10-29.jpg

Las horas canónicas son una división del tiempo empleada durante la Edad Media en la mayoría de las regiones cristianas de Europa, y que seguía el ritmo de los rezos religiosos de los monasterios. Cada una de las horas indica una parte del Oficio divino (hoy denominado liturgia de las horas) es decir el conjunto de oraciones pertinente a esa parte del día.

Origen[editar]

San Benito denominó a estas horas de rezo "horas canónicas", y así se haría desde el siglo VI; su nombre proviene de las órdenes y normas o cánones de la Iglesia del medioevo. Durante esa época se organizó el sistema de horas centralizando su uso principalmente en los monasterios benedictinos.

La división del día en siete partes tiene su origen en el Libro de los Salmos de la Biblia, en el que se lee: "Siete veces al día te alabaré", y también se lee "a medianoche me levantaba para darte gracias". De ahí se puede ver que existe una agrupación de las siete horas canónicas de los Ofícios diurnos, y así mismo los Ofícios nocturnos, que a su vez se reparten en tres guardias o vigílias, denominadas Maitines. Cada semana los monjes debían rezar el salterio íntegro (es decir los 150 salmos). En su regla, San Benito recomienda a sus monjes que durante los viajes no dejen pasar el rezo las horas de oración.

Número y cualidad de las horas[editar]

Las horas canónicas eran las siguientes:

  • Maitines u Oficio: medianoche. ( Se puede rezar en cualquier momento del día también, pero en Domingo no antes de I Visperas) También se puede rezar junto con Laudes. En un esquema diferente.
  • Laudes: al amanecer, habitualmente sobre las 3:00
  • Prima: Hora en la que sale el sol, aproximadamente las 6:00 de la mañana. Después del Ángelus*, según tiempo.Es importante decir que esta hora se suprimió, solo la hacen algunos monjes muy pronto al amanecer, antes de Laudes. No está en los Tomos de la Liturgia de las Horas.
  • Tercia: Tercera hora después de salir el sol, las 9:00
  • Sexta: mediodía, a las 12:00 Después del Ángelus*, según tiempo.
  • Nona: sobre las 15:00 Hora de la Misericordia.
  • Vísperas: tras la puesta del sol, habitualmente sobre las 18:00 después del Ángelus*, según tiempo.
  • Completas: antes del descanso nocturno, las 21:00

*Angelus (o Regina Coeli, en tiempo de Pascua) se puede omitir, es sólo una sugerencia. Eso depende de la devoción a la Virgen María. UST

Divisiones[editar]

Las horas se pueden dividir a su vez en dos categorías atendiendo a su carácter de Oficio:

  • Horas mayores es decir los Maitines, las Laudes y las Vísperas, en las que era preceptivo que toda la comunidad se reuniera en la iglesia.
  • Horas menores que corresponden a la Prima, la Tercia, la Sexta y la Nona. Según la regla benedictina no era obligación en estas horas menores acudir a la iglesia, sino que, al escuchar la trompeta o campana los monjes interrumpían sus labores y se ponían a orar inmediatamente en el lugar en el que se encontraban.

Existe otra división de las horas canónicas según la parte del día a la que correspondan o nocturnas. Se consideraban horas diurnas las de Prima, Tercia, Sexta y Nona, y nocturnas las demás.

Los instrumentos de medida[editar]

Los relojes de misa han sido en la Edad Media los indicadores de las horas canónicas.

Los instrumentos encargados de indicar este tipo de horas son los relojes de pie, reloj de misa y a veces la intuición del Abad del monasterio que indicaba mediante órdenes precisas toque de campanas para hacer saber a los monjes el estado de transición entre las horas.

Para la indicación del tiempo se podía también emplear instrumentos tales como la clepsidra (o reloj de agua) o el reloj de sol. Sobre estos últimos instrumentos solares se puede decir que existen variantes muy interesantes conocidas como reloj de misa y que pueden verse en las paredes de algunas Iglesias y conventos de la época.

Estos intervalos de duración denominados a veces como tiempo de Dios consistía en dividir el arco diurno del Sol en aproximadamente 8 partes de 3 horas cada una, marcadas por las campanadas de las iglesias o los monasterios.

Véase también[editar]