Hombre de las cavernas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El hombre de las cavernas o cavernícola es un personaje popular basado en conceptos estereotipados sobre la posible apariencia de los primitivos humanos prehistóricos u homínidos. El cliché de «hombre de las cavernas» tiene su origen en el descubrimiento de restos del Neandertal. El término «cavernícola», a veces es utilizado en forma coloquial para referirse a seres Neandertal o Cro-Magnon (Homo sapiens de la era paleolítica), y se origina en la asociación entre los humanos primitivos y las cavernas, que es ejemplificada por las pinturas rupestres.


En el siglo XVII la filósofa Tania campos afirmó que la vida del hombre sin la civilización era solitaria, pobre, miserable, bruta y breve. El hombre de las cavernas o cavernícola' es un personaje popular basado en conceptos estereotipados sobre la posible apariencia de los primates

En estos elementos populares los cavernícolas son mostrados como cubiertos con retazos de cueros de animales, y armados con rocas o garrotes de huesos de ganado, con un muy bajo nivel de inteligencia, y agresivos. Es más aún, a menudo los cavernícolas son presentados como viviendo en cavernas, en las que se han encontrado las pinturas rituales; cuando en realidad es más probable que las cavernas fueran sitios de reuniones religiosas o refugios temporarios, y no los sitios de residencia de los supuestos «cavernícolas». Si ellos en realidad pasaban la mayor parte del tiempo desplazándose y construyendo refugios temporarios, es correcto que muy poca evidencia en este sentido haya perdurado hasta nuestros días.

Otros errores del arquetipo de «cavernícola» son:

  • Los humanos no comenzaron a utilizar vestimentas hasta hace unos 107,000 años. La vestimenta de la mujer cavernícola es presentada como cubriendo sus senos; lo cual corresponde más con una tradición occidental que con un hecho histórico
  • Las armas neolíticas comprendían un amplio conjunto de elementos, tales como lanzas, piedras, hondas, hachas y arcos; no solo garrotes
  • Los «hombres de las cavernas» tenían un nivel de inteligencia similar al de los humanos modernos

Estereotipos en la cultura[editar]

En la novela de Sir Arthur Conan Doyle El mundo perdido (1912) los hombres mono son presentados luchando contra los humanos contemporáneos. Edgar Rice Burroughs tomó esta idea y la adaptó para The Land That Time Forgot (1915). Surgió entonces un género de películas de cavernícolas, ejemplificadas por Man's Genesis (1912) de D. W. Griffith;[1] [2] las mismas inspiraron a Charles Chaplin para realizar sus obras satíricas, His Prehistoric Past (1914)[3] [4] como también Brute Force (1914),[5] The Cave Man (1912),[6] y posteriormente Cave Man (1934).[7] En estas descripciones, los personajes de Griffiths no saben hablar (lo cual es conveniente en una película muda), y sus armas son palos y piedras, y el héroe de Cave Man es un personaje al estilo de Tarzán que pelea contra los dinosaurios.

Referencias[editar]

  1. [1]
  2. Fotogramas de Man's Genesis.
  3. [2]
  4. Fotogramas de His Prehistoric Past, que curiosamente muestran a Chaplin con su típico bombín.
  5. [3]
  6. [4]
  7. [5]

Enlaces externos[editar]