Historiografía griega

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Heródoto, "padre de la historiografía" y Tucídides, "padre del rigor histórico".

Por historiografía griega se entiende aquella realizada en la Antigua Grecia, desde el siglo V a. C. hasta el siglo IV d. C., desde Heródoto hasta Zósimo, pasando por Tucídides, Posidonio, Polibio, etcétera. En total, Jacoby, en Fragmente der griechischen Historiker, diferenció a 856 historiadores griegos, incluidos los mitógrafos y cronistas locales.

El concepto de historiografía nació en Grecia,[1] aunque se acepta que anteriormente ya existía una concepción histórica en Oriente, un deseo de permanencia de todo lo que se ha hecho. Ahora bien, esa concepción histórica primitiva es una mera transmisión de datos históricos que, como las listas reales del Antiguo Egipto, carecían de análisis histórico, por lo que no se trataban de historiografía, sin negar por ello su valor documental.

Se considera a Heródoto el primer historiador, tanto en la actualidad como en la antigüedad.[2] Tucídides estableció posteriormente la base racional y metodológica de una historiografía nacida como reacción ante lo irracional de la mitología griega. Previamente, ya Hecateo de Mileto había atenuado lo sobrenatural, pero la separación total no se produce hasta Tucídides. Heródoto concibió su Historia como un medio de evitar el olvido de aquello que merecía ser recordado. En la Antigua Grecia se veía también la historia como medio de mostrar ejemplos, aunque no modelos de acontecimientos futuros. Asimismo desde Heródoto los historiadores realizan un examen crítico del pasado y de los hechos supuestamente acaecidos. El padre de la historiografía, Heródoto, así lo expresa en IV, 195, 2: "realmente, ignoro si esto es verdad, simplemente consigno lo que cuentan".[3]

En cuanto a las fuentes, existía una preponderancia de las fuentes orales sobre las escritas.[4] En los orígenes de la historiografía era casi obligado el uso de fuentes orales, pues a diferencia de los historiadores actuales, que se basan sobre todo en la investigación de textos, los griegos antiguos no disponían la mayor parte de las veces de suficiente material archivístico o bibliográfico. Sin embargo, cuando ya sí era posible trabajar con los fondos de las bibliotecas, los historiadores siguieron prefiriendo la tradición oral; e incluso criticaron a los que sólo trabajaban con fuentes escritas como, por ejemplo, Timeo. Además, hay que tener en cuenta que los griegos no solían conocer lenguas bárbaras, por tanto, Heródoto no podía entender por sí mismo las crónicas orientales, aunque tampoco mostró interés en conocerlas. La elección de la tradición oral conllevaba la necesidad de las primeras reflexiones en cuanto al método histórico, como es la crítica de las fuentes, su relación y graduación según el valor de los testimonios recogidos. De ahí por ejemplo su empeño en mostrar todas las versiones reconocidas, aunque considere algunas erróneas. Asimismo, la tradición oral obligaba a establecer una cronología que ordenase los hechos aislados tras su recopilación. Las fuentes escritas quedaron relegadas a los arqueólogos o antiquaria, es decir, para el estudio de los tiempos remotos.

Temática[editar]

La historiografía griega no se interesa exclusivamente por hechos aislados, sino por el decurso de los acontecimientos en su totalidad.

Schrader, Los orígenes de la oratoria y la historiografía en la Grecia clásica (p. 88).

En la historiografía griega en general se superan los límites de la historia local e incluso Heródoto abarcó casi todo el mundo conocido por los griegos. El tema central fue la guerra, aunque también hubo historia constitucional, trágica, biografías e incluso etnografía. La elección de tema se fundamentaba en el valor de los acontecimientos sucedidos y en la información disponible. Por ejemplo para Heródoto un hecho histórico tenía tal valor si no debía dejarse que fuera olvidado. Tucídides por su parte eligió la guerra del Peloponeso como tema central de su obra por el motivo obvio de considerarlo el punto álgido de la historia que vivió. Sin embargo, dentro de ese gran tema tuvo que elegir constantemente entre temas menores con absoluta arbitrariedad. Como señala Roussel en Los Historiadores Griegos, la arbitrariedad obligó a Tucídides en ocasiones a recargar a personajes con detalles significativos, falseándolos en parte.[5]

Historia contemporánea[editar]

La historiografía griega es mayoritariamente contemporánea, es decir, sobre la misma época en la que vivían los historiadores. Esto se explica porque había mayor información sobre temas cercanos en el tiempo, sobre todo había más testigos orales, prefiriéndose esas fuentes sobre las escritas. Tucídides, en su afán por el rigor histórico, consideraba la experiencia personal como imprescindible al igual que Polibio.[6] Los propios historiadores consideraban más fiables las obras que trataban sobre lo contemporáneo. Además, la historia antigua griega parecía muy exigua al lado de la egipcia por ejemplo. En cualquier caso, lo que el propio historiador vivía lo consideraba como un momento único y clave en la historia, ya sea la guerra del Peloponeso o la expansión romana. Lo entendían como el cambio de una época a otra y como tal había que reflejarlo.

El estudio de las causas de las guerras[editar]

Dentro de lo contemporáneo, el tema preferente era la historia político-militar. Tucídides creía que la única historia verdadera era la que trataba de política y guerras. Este criterio perduró en los siguientes historiadores, ya sea Jenofonte, Teopompo o Polibio. Sin embargo, el historiador griego se interesaba más por los cambios constitucionales aunque ya Heródoto situó a la guerra como el centro de la historiografía. Arnaldo Momigliano, experto en historiografía, plantea que este menor interés por los enfrentamientos bélicos se debía a que eran algo cotidiano en el mundo griego. Momigliano destaca en cualquier caso la importancia del estudio de las causas de cada guerra.[7] Heródoto se remontó hasta los tiempos más remotos para explicar las Guerras Médicas, cayendo en el mito.[8] Tucídides supuso un avance al dejar de lado interpretaciones míticas y diferenciar entre causas superficiales y profundas (o "más verdaderas"). Este esquema fue ampliado por Polibio, que distingue entre el hecho inicial que da comienzo a la guerra, el pretexto para comenzarla y la verdadera causa.[9]

Historia económica y social[editar]

En general los autores griegos consideraron los temas económico-sociales de mucho menor interés que los político-militares.[10] Existían breves y superficiales menciones a temas económicos, pero nunca se consideraron relevantes para el devenir histórico. Esta falta de interés se ve reflejada en la práctica por la falta de estadísticas económicas en la antigüedad.[11] En cuanto al estudio de la sociedad, también fue pobre y considerado de poca importancia. Incluso se consideraba degradante hablar sobre las clases más desfavorecidas.[12] En Grecia el único autor relevante que recogió información sobre la sociedad fue el filósofo Aristóteles.[13]

Localización[editar]

El mundo griego a mediados del siglo VI a. C.

En general, la historiografía griega tiene un sesgo regional, tratando la mayor parte de las obras de la propia historia griega sin importar demasiado la del resto de lugares. Hay excepciones como Heródoto que con sus excursos realiza una introducción a la historia de Egipto o de Persia, por los cuales fue muy criticado llegando incluso a ser tildado de "amigo de los bárbaros".[14] Por otro lado, la poca profundidad del trabajo de Heródoto en Oriente espoleó a que ellos hicieran su propia historia, como hizo Manetón en Egipto. Otros autores también se ocuparon de Oriente, pero siguiendo a Alejandro Magno, como Jenofonte o posteriormente Flavio Arriano.

Grecia dejó de ser el tema primordial a mediados del periodo helenístico, con el creciente poderío romano. El primero en intuir la posible importancia de Roma fue Timeo de Tauromenio, pero fue Polibio quien trató primero el tema con mayor profundidad. A partir del siglo I a. C. y hasta la decadencia final de la historiografía griega, la historia sobre Roma fue la temática dominante y, según algunos autores, fue esa falta de renovación una de las causas de ese deterioro.[15]

Crónicas locales[editar]

Tanto autores antiguos (Dionisio de Halicarnaso) como modernos (Wilamowitz) defendieron que los cronistas locales precedieron a los primeros historiadores, como sucedió en la historiografía romana. En cualquier caso, a partir del siglo V a. C. se encuentran crónicas de ciudades y santuarios. Sin apenas rigor histórico, se conciben, en general, como forma de exacerbar el orgullo local, proyectando en ocasiones el presente sobre el pasado, distorsionándolo.[16] Existiendo hasta la decadencia final, los más conocidos fueron los atidógrafos, en el siglo IV a. C.

Teorías cíclicas[editar]

Algunas obras presentan ideas cíclicas o de sucesión de imperios, como Heródoto al expresar que los imperios se introducen siempre en una dinámica de expansión insaciable. Pese a que en ocasiones se ha considerado que los historiadores griegos tenían concepciones cíclicas del tiempo histórico,[17] especialmente Polibio, Tucídides y Heródoto, Momigliano lo niega rotundamente.[18] Para ese autor, que Tucídides expresara que su historia servía como modelo para el futuro no implica ninguna idea de eterno retorno. Acepta que Polibio es más ambiguo, pero tampoco presenta ninguna teoría cíclica en su obra.[19]

Era más común una visión orgánica de la historia, una periodización mediante sucesión de ciclos ejemplificada en una sucesión vital: infancia, madurez y vejez. Esta era la visión que daba, por ejemplo, Lucio Anneo Floro. Otras visiones cíclicas son las de las edades (plata, bronce, heroica y de hierro) de Hecateo de Mileto, basadas en la progresiva degradación, salvo el paréntesis heroico, y finalmente un esquema de progreso cultural y tecnológico que abarcaba desde la barbarie a la civilización. Estos esquemas nacieron antes que la propia historiografía siendo luego adaptados y perfeccionados a gran escala por los historiadores.[19] El primer autor griego en plasmar este marco fue el poeta Hesíodo en Trabajos y días.[20]

Estilo y fuentes[editar]

Schrader determina tres elementos típicos principales. En primer lugar, la existencia de un proemio autobiográfico donde se destaca la importancia del hecho a tratar. Este proemio aparece ya en Hecateo de Mileto. En segundo lugar, se establece la metodología histórica, explicando el autor sus fuentes y qué pasos seguirá para contar su historia. En tercer lugar, la articulación de la obra en partes narrativas y discursivas. Estos discursos son en general invención de los autores, aunque ateniéndose al sentido original.[21] Por último, hay otros elementos típicos menos comunes y más variables, tales como las escenas tipificadas en la narración de batallas o los excursos típicos de Heródoto.[22]

Sobre las fuentes, en general, hubo un predominio de las orales sobre las escritas, lo cual determinó en parte la preeminencia de la historia contemporánea, por la dificultad de recoger información oral, que no consistiera en mitos, sobre tiempos remotos. Además, historiadores como Tucídides o Jenofonte se basaron en su memoria al describir hechos en los que participaron.[4] Por su parte, el uso de fuentes escritas aumentó en función del incremento del material disponible.

La elección de las fuentes, cuando había más de una con contenidos contradictorios, se hacía según la más probable.[23] Esa elección no tiene por qué significar una creencia de que esa versión es la cierta y así lo señalaba Heródoto,[24] quien en ocasiones se limitaba a dar varias versiones sin preocuparse en la validez de cada una. rosa lessa

Situación del historiador[editar]

Los historiadores griegos no obtenían ningún beneficio social de su labor.[25] La mayoría eran expatriados o exiliados, como por ejemplo Tucídides de Atenas o Heródoto de Halicarnaso, lo cual contrasta con la posición de los historiadores romanos, que formaban parte de la élite dominante. Sin embargo, esta situación daba mayor libertad de crítica a los autores griegos, dándose pocos casos de persecuciones. El más conocido es el de Calístenes, que fue mandado ejecutar por conjurar contra Alejandro Magno. Dentro de la propia historiografía se consideraba de menor importancia la antiquaria, que hacía referencia al estudio de los tiempos remotos.[26]

En cuanto a la transmisión de su obra, hasta el siglo V a. C. al público se le atraía mediante recitales de lectura. Esta costumbre decayó tras Tucídides, quien consideraba que su obra estaba hecha para permanecer en el futuro.[27] Las lecturas volvieron a hacerse muy comunes en el periodo helenístico como una forma de presentación de la obra. Además, eran una forma de conseguir un sustento económico por la labor historiográfica.[28] En esa época no existían libros como en la actualidad, escribiéndose sobre papiro que se almacenaba en rollos. La lectura era difícil ya que no se marcaban ni los comienzos de capítulo ni párrafos y, en general, no había separación entre las palabras. Como cada obra se copiaba a mano no existía una gran disponibilidad de los textos historiográficos. Hay constancia de la existencia de algunas tiendas de libros, pero se trataba de pequeños negocios familiares sin circulación a escala comercial.[29]

Historia[editar]

Orígenes[editar]

Busto de Heródoto, en Atenas.

El descubrimiento del otro, el exotismo, más que alguna especie de conciencia nacional, están en el origen de las primeras reflexiones históricas.[30]

Roussel, Denis. Los historiadores griegos.

La historiografía griega nace en el siglo V a. C. de la mano de Heródoto.[2] Para algunos autores, se trata de un nacimiento tardío por el mayor peso del mito y la falta de interés por descubrir unos orígenes más racionales.[31] Antes ya había textos de carácter histórico pero según Bravo, entre otros, no son fuentes historiográficas al carecer de espíritu crítico.[32] Para Burrow, estas primeras descripciones históricas se centraban en historias locales sobre sus supuestos orígenes.[33] Schrader determina tres elementos básicos y definitorios de la historiografía griega:[34]

  • El mito y la literatura arcaica. La historia primitiva arcaica la constituían los relatos legendarios, siendo Homero el mayor exponente de ese periodo. Aunque se rechaza que sea un "primer historiador", algunos autores lo consideran el "posibilitador" de la historiografía posterior.[35] Otros reducen su importancia, considerándolo el precursor de la cronografía y de que en él nace la concepción de sucesión cronológica.[36] La presencia del mito solo empezó a reducirse con Hecateo de Mileto al constatar la larga historia oriental en comparación con la historia griega.
  • El afán explorador e investigador que daría origen a los periplos.
  • El nacimiento de una concepción racional del mundo que llevó por un lado al surgimiento de una geografía representativa o cartográfica. Por otro lado, posibilitó la sustitución del mito por esquemas racionales, surgiendo los logógrafos. Además, ayudó al nacimiento de la historiografía una necesidad de afirmación personal, creando genealogías que rastreaban los antepasados de las familias. Entre los logógrafos destacaron Cadmo de Mileto, Helánico de Lesbos y especialmente Hecateo de Mileto.[37] Además se realizaron anales rudimentarios, como la relación cronológica de los vencedores de los juegos olímpicos realizada por Hipias.

Otros autores señalan como fundamental para el nacimiento de la historiografía griega la influencia oriental. El contacto con el imperio persa vuelve conscientes a los griegos de lo que les rodea y de su herencia cultural, siendo un estímulo para contar su historia.[38] Por tanto, se deja en un segundo grado la importancia de una conciencia nacional para el surgimiento de la historiografía.[30]

Heródoto[editar]

Posible visión del mundo según la Historia de Heródoto.

Fue considerado por sus sucesores tanto el "padre de la historia" como el "mayor embustero".[39] En la actualidad está mejor considerado y, aunque con reservas, se le considera fiable.[40] Sus críticos en la antigüedad lo creían amigo de los bárbaros, considerando sus escritos historias interesantes pero ajenas a la verdad.[14]

Heródoto nació entre los años 490 y 480 a. C., en una familia de notables de Halicarnaso. Implicado en una conjura, debió exiliarse marchando primero a la isla de Samos y posteriormente a recorrer el mundo conocido, quedando reflejado ese peregrinaje en su obra. El lugar de su muerte, acaecida en 425 a. C., no es seguro, aunque en la Suda se fija en Turios.

Hay una serie de características que convierten a Heródoto en algo nuevo, diferente a todo lo anterior: se trata de un autor personal claramente definido y no cuenta ninguna historia narrada por musas, sino el resultado de una investigación. Además su obra narra los sucesos del hombre; los dioses dejan de tener cabida en la historiografía, al menos de forma directa o personal.[41] Para Schrader, la obra de Heródoto está integrada por una Historia de Lidia, una Historia de Persia y una Historia de las Guerras Médicas. Su Historia, dividida en nueve libros en la biblioteca de Alejandría, se articulaba según un criterio ternario. Asimismo, cada pasaje se articula en tres partes: una introducción, una digresión y la narración del episodio de que se trate pudiendo haber digresiones adicionales en algunas partes.[42] La propia investigación de Heródoto tenía un criterio ternario.[43]

La Historia se basa principalmente en las fuentes orales y en caso de obtener distintas versiones, exponía las que más fundamento tenían para que cada uno eligiera.[44] En cuanto a las fuentes escritas, destacaron por su uso tres grupos: los datos aportados por poetas; inscripciones, listas oficiales y administrativas así como oráculos; las informaciones de logógrafos y literatura de su época. El desconocimiento del idioma de algunas inscripciones y listas oficiales hacía que en ocasiones Heródoto cometiera errores en su interpretación por una mala traducción. En cuanto a influencias de autores anteriores, la crítica distingue unos treinta pasajes basados en Hecateo de Mileto.[45] En su obra destacan también sus descripciones geográficas y etnográficas, en mayor parte fruto de su propia experiencia como viajero.[46]

Otros historiadores menores[editar]

Las únicas obras que pueden ser consideradas históricas en el principio y mediados del siglo V a. C. provienen de los logógrafos. Se conocen gracias a la labor compiladora de Dionisio de Halicarnaso y a otros autores como Plutarco en los que se encuentran fragmentos de las obras de los logógrafos.[47] En este siglo destaca entre ellos Helánico de Lesbos.[48] Su importancia se observa también en el hecho de que es mencionado por Tucídides y aunque sea una mención crítica, sólo a él y a Heródoto tiene la consideración de mencionarlos. Tucídides destaca que Helánico es el único que trata la historia de Ática reciente, aunque sin exactitud cronográfica y de forma demasiado breve.[49] Helánico, quien escribió sobre la historia de Atenas, fue un precursor de las crónicas locales de historia contemporánea, superando además a Heródoto en cuestiones de cronología. Su labor la continuaron en el siglo siguiente los atidógrafos. El último logógrafo conocido fue Ferécides de Leros, que murió en el año 400 a. C., siendo más mitógrafo que historiador. Es suya la versión más antigua que se conoce del mito de Procris.

Tucídides[editar]

Tucídides de Atenas.

Tucídides nació en torno al 460 - 455 a. C. en Atenas, en una familia noble con concesiones de minas. Es posible que al iniciarse la guerra contra Esparta, Tucídides prestara servicio en su ciudad. En el año 424 a. C. fue elegido estratego y ante una derrota militar fue considerado el culpable, teniendo que exiliarse. Su muerte acaeció probablemente en el 398 a. C.. Esa fecha está en consonancia con la afirmación de Marcelino (Vita, 34) de que Tucídides murió en la cincuentena.[50] Algunos investigadores modernos niegan su condición de exiliado, viéndolo como una muestra de la intromisión posterior de Jenofonte en la obra de Tucídides.[51]

Su trabajo ha llegado a la actualidad sin nombre definido y dividido en ocho libros, pero se suele conocer como la Historia de la Guerra del Peloponeso.[52] La obra quedó inacabada, al sorprender la muerte a Tucídides. El momento en el que se realizó la obra ha generado un intenso debate historiográfico, denominado la "cuestión tucidídea". La discusión se centra en dos teorías: analítica y unitaria. La primera propone que la obra se escribió en diversas fases, mientras que la segunda, que se ha impuesto en la actualidad, expone que toda la obra se escribió de manera continuada, debatiéndose entonces en qué momento empezó Tucídides a escribir la obra.[53]

Su obra supone un avance al diferenciar las causas políticas de la guerra en causas "superficiales" y "verdaderas o la razón profunda". Además, rechaza cualquier intervención divina, distanciándose así de Heródoto. Tucídides quiso mostrar la guerra como inevitable siendo para él la razón profunda el temor de Esparta al poderío ateniense. Algunos investigadores consideran que el estudio de las causas de Tucídides era aún poco elaborado y se limitaba a señalar los sentimientos profundos de las poblaciones.[54] Tucídides apenas influyó en los historiadores inmediatamente posteriores, pero con el paso de los siglos se convirtió en un modelo y con él se iniciará el lenguaje histórico, con su jerga particular, que luego imitarán historiadores romanos como Suetonio o Tácito.[55]

En cuanto a las fuentes, al igual que Heródoto usa principalmente fuentes orales, aunque también hace uso de inscripciones para conocer cifras exactas, que en caso de que no conociera no se inventaba. Él mismo asegura hacer una selección crítica de los informes orales, aprovechándose además de haber vivido muchos de los acontecimientos como testigo directo.[56]

Historiadores del siglo IV a. C.[editar]

Pese a que en este siglo se cuentan más de un centenar de historiadores, apenas se han conservado fragmentos o algunas citas de la mayoría de ellos. Sólo de Jenofonte se ha conservado su obra completa, por la alta consideración que tenían sus escritos en la antigüedad, lo que contrasta con el poco reconocimiento de los investigadores actuales.[57] En este siglo tuvo mayor éxito la filosofía, que no prestó interés por los trabajos históricos ni metodologías rigurosas. En este contexto quedan los trabajos históricos de Platón en los que desdibuja la separación entre realidad y mito, inventando incluso toda una región como la Atlántida. Otros historiadores de este siglo son Teopompo, Éforo, Ctesias y los atidógrafos.

Jenofonte y la Helénicas de Oxirrinco[editar]

Jenofonte, busto en Berlín.

Nació el 431 a. C. en Atenas, en el seno de una familia acomodada. De entre sus obras destaca la continuación de la obra inacabada de Tucídides, las Helénicas. También hizo una biografía de Ciro II el Grande, la Ciropedia y diversas obras sobre el proceso que se instruyó contra Sócrates. Además escribió la Anábasis donde narra la expedición militar de Ciro el Joven contra Artajerjes II. El propio Jenofonte participó en esa expedición. La Anábasis contrasta con las obras anteriores sobre la historia griega al centrarse en un periodo corto y en un sólo personaje, el propio Jenofonte.[58]

Sus diferencias con Tucídides son notables; por ejemplo, recupera las influencias divinas en las Helénicas.[59] El estilo de Jenofonte es decadente y pesimista, con mucha influencia retórica y poca metodología histórica. Aunque se le considera un historiador menor, su estudio es fundamental por la conservación de todas sus obras, siendo la base de muchas teorías historiográficas sobre esa época.[60]

Jenofonte no fue el único continuador de la obra de Tucídides. Además de unas Helénicas poco conocidas de Teopompo, destacan las denominadas Helénicas de Oxirrinco. A lo largo del siglo XX se fueron descubriendo en Oxirrinco unos papiros que contenían esta historia.[61] Según Lérida, su principal característica es la falta de estilo, pero se conjuga con una correcta objetividad y presentación de los hechos, que los hacen una fuente más fiable que Jenofonte.[61] La identidad del autor de estos papiros no está clara, aunque para muchos investigadores podría tratarse de un tal Cratipo de Atenas.[62] También se piensa en Teopompo,[63] aparte de otras opciones menos plausibles como Éforo de Cime,[64] Androción, Anaxímenes o Démaco.[65]

Teopompo[editar]

Nacido en Quíos en 380 a. C., se lo considera el mejor historiador de este siglo.[66] Aunque se ha perdido toda su obra, quedan muchos fragmentos copiados por otros autores. De su obra más temprana, las Helénicas, apenas quedan fragmentos. Es una continuación de la obra de Tucídides, considerada de poca importancia y propia de la maduración como autor de Teopompo.[67] Desde sus inicios, se aprecia la influencia de Heródoto, Isócrates y Antístenes.[68]

Su obra más importante son las Filípicas, conocida por los numerosos fragmentos en obras de otros autores. Teopompo fue el primer historiador que apreció el agotamiento de las tesis de Tucídides y el cambio de escenario por el acceso al poder de Filipo de Macedonia, desapareciendo la principal lucha entre Esparta y Atenas. En sus Filípicas combina la crítica moral a Filipo por su comportamiento, que le llevó a su asesinato, con alabanzas a sus acciones políticas como defensor del panhelenismo. Asimismo muestra su odio por la democracia y las instituciones atenienses, considerándolas culpables de la degeneración de las sociedades.[69]

Otros historiadores[editar]

Gracias a Estrabón, aquí según un grabado del siglo XVI, se conoce a varios autores como Éforo o Posidonio.

Entre el resto de historiadores destaca Éforo que, aunque su obra esté perdida, fue citado y plagiado por Diodoro y Estrabón entre otros. Escribió una Historia en treinta libros, una historia general del mundo griego, desde el siglo XI a. C. hasta el 340 a. C., que mereció el elogio de Polibio como primera historia universal.[70] Su obra estuvo muy influida por los conceptos retóricos de Isócrates, del que fue discípulo. Esto se refleja en sus discursos, completamente inventados.[70] Además su obra tiene un prejuicio patriótico que le llevaba a acusar a Heródoto de "filobarbarismo" por contar la historia de regiones ajenas a Grecia.[71]

Otros autores fueron Filisto de Siracusa y Ctesias. El primero escribió una Historia de Sicilia desde los orígenes hasta el final de la guerra del Peloponeso, además de un estudio sobre Dionisio el Viejo y un apéndice sobre su hijo el Joven. De su obra sólo quedan pequeños fragmentos en citas de otros autores, siendo en la antigüedad muy reconocido.[72] Por su parte, Ctesias escribió Persica e Indica. Destacó por sus furibundas críticas a Heródoto, acusándolo de mentiroso, lo que no impidió que lo plagiara cuando escribió sobre periodos remotos. Gustó por su exotismo entre sus contemporáneos, pero es ajeno a cualquier metodología histórica.[73]

Además, en este siglo destacan los atidógrafos, que contaban la historia del Ática. Al perder Atenas su poderío, renació un interés por los tiempos pasados que se reflejó en autores como Clidemo que escribió Atthis en cuatro libros o Androción que publicó otra obra con el mismo nombre. Su característica principal era un patriotismo muy tradicionalista. Por último, quedan los historiadores que siguieron a Alejandro Magno, transmitiendo su periplo. Ese séquito de historiadores archivó todo lo que sucedía en unas Efemérides dirigidas por Eumenes de Cardia y Diodoto de Eritrea. Varios historiadores contaron la biografía de Alejandro: Calístenes de Olinto, que fue condenado a muerte acusado de conjura; Ptolomeo tras su coronación en Egipto; y Aristóbulo. Estos dos últimos autores fueron considerados en la antigüedad como la fuente más fiable.[74]

Por último, hay que mencionar la influencia de una filosofía en auge sobre la historiografía. La historia se considera un medio más para mostrar la filosofía. Así por ejemplo lo hace Platón, dividiendo la historia en una era anterior al diluvio y una etapa poscataclismo. De este modo puede "inventar" toda una historia del mundo anterior, del que no quedarían pruebas físicas, mostrándolo como su modelo político. Sobre el mundo poscataclismo también hace una historia Platón, aprovechándola para sus motivaciones filosóficas, presentando un cuadro pesimista y decadente.[75]

Periodo helenístico[editar]

Desde el comienzo de este periodo, la historiografía perdió su carácter político, orientándose hacia la superficialidad y la ficción novelesca. El número de historiadores es muy alto, pero destacan por su metodología y trascendencia Polibio, Posidonio y Timeo. Además del suyo es el periodo de la "historiografía trágica", representada por ejemplo por Filarco. Este tipo de historiografía es el más representativo del momento, al realzarse más el valor literario que la historiografía en sí.[76] Estos historiadores fueron duramente criticados por Polibio, pues pensaba que los recursos trágicos obstruían la búsqueda de precisión y veracidad. Por otro lado también destaca por la magnitud de su obra Diodoro Sículo, que realiza una antología de la historiografía anterior en la Bibliotheca Historica, formada por 40 libros y que trata desde el remoto universo mítico hasta las campañas de César en la Galia. Al ser un resumen, su obra es, según Grant, superficial y poco original, aunque destaca por su rechazo a la introducción de discursos en la trama.[77]

Timeo[editar]

Era natural de Sicilia pero tuvo que exiliarse a Atenas, permaneciendo allí al menos unos cincuenta años, donde se dio a conocer por sus duras críticas, siendo apodado “Timeo el denigrador”. Murió en Sicilia en 260 a. C. Es considerado el historiador más destacable de los comienzos del periodo helenístico. Escribió una Historia Siciliana de treinta y ocho libros y, al final de su vida, una historia de Pirro. Su principal característica es el uso mayoritario de las fuentes escritas, lo que le valió duras críticas de Polibio, que se convirtió en su mayor crítico.[78] Tuvo otros críticos como Polemón, que escribió un Contra Timeo en el siglo II a. C..

La obra de Timeo está perdida. Pese a sus críticas se conoce en su mayor parte por Polibio. Así, en la Historia Siciliana, primero había una introducción de cinco libros y antes de la parte narrativa un libro dedicado a la naturaleza de la historia. El resto del libro trataba de la historia siciliana propiamente dicha, con alusiones a la Magna Grecia. Según Momigliano, las líneas principales de la historia eran la lucha contra las tiranías y el conflicto entre griegos y cartagineses.

Por otro lado, Timeo introduce un tema inédito en su obra: la historia de Roma. Se cree que, brevemente en la Historia Siciliana y de forma más amplia en su monografía sobre Pirro, estudió los orígenes de la incipiente civilización romana. Timeo fue el primer historiador en comprender el ascenso de una nueva potencia.[79] También es destacable por ser el primero en establecer una cronología con el cómputo de las Olimpiadas.[80]

Polibio[editar]

Fue el primer historiador griego en tratar el fenómeno romano, influido por Timeo, con profundidad. Nació en el año 200 a. C. en Megalópolis. Poco después de la conquista romana fue deportado a Roma junto a otros notables de su ciudad. Durante su estancia allí hizo amistad con los Escipión, pudiendo seguir a Publio Cornelio Escipión Emiliano en sus conquistas. En cuanto a su labor historiográfica, escribió unas Historias en cuarenta libros de las que sólo se conservan casi completos los cinco primeros, quedando del resto únicamente fragmentos. Su obra trata de la historia del progreso romano y abarca desde la Primera Guerra Púnica hasta el año 146 a. C., tras la destrucción de Corinto y Cartago.[81]

La principal crítica a Polibio es su excesiva alabanza de la política romana.[82] Como mucho llega a ver injusta la invasión de Cerdeña,[83] pero lo considera como algo puntual y no como una muestra de la política general romana. Igualmente hace críticas individuales como a Marco Claudio Marcelo, al que acusa de poco prudente,[84] pero no hay crítica general como puede haberla contra la política de los estados griegos. Para Momigliano esto puede deberse a una identificación, en parte, de Polibio con el éxito romano, aunque no a una capitulación completa.[85]

Por otra parte, a Polibio se le reconoce un avance en el estudio de las causas de los sucesos históricos. Polibio tenía en cuenta tres conceptos:[86]

  • Causa: conjunto de operaciones mentales que predisponen a actuar una vez se ha hecho abstracción de los acontecimientos previos.
  • Pretexto: el detonante o el imperativo ineludible que obliga a pasar de inmediato a la acción.
  • Comienzo: suele coincidir con un suceso especialmente memorable.

Con este esquema teórico ganan importancia los individuos y las decisiones que toman. En todo caso, este esquema no era del todo sólido ni era válido en cualquier circunstancia.[87] Polibio destaca además por sus constantes alusiones a su método y a su elección por la historia contemporánea, justificada según él por la constante renovación de la materia y por su utilidad.[88]

Posidonio[editar]

Vivió entre el siglo II y el siglo I a. C. y se dedicó a múltiples materias como la geografía y la filosofía. De su labor histórica no se conserva nada, pero fue utilizado por muchos autores posteriores como Estrabón, Tito Livio, Diodoro o Apiano. Continuó la obra de Polibio narrando un periodo comprendido entre el 135 o el 145 a. C. y los comienzos de la dictadura de Sila. Destaca en él su crítica a la esclavitud, llegando a celebrar que los ciudadanos de Quíos sean convertidos en esclavos por haberla introducido previamente en el mundo helénico.

Para algunos investigadores, Posidonio cometió el mismo error que Polibio al tratar a los romanos con poca profundidad, obviando las diferencias culturales entre romanos y griegos.[89] Tampoco hizo demasiadas críticas a la política imperialista romana, pero sí es más duro que Polibio, criticando por ejemplo el expolio comercial.[90]

Historiografía en la época imperial[editar]

La historiografía griega no desapareció por la dominación romana. Según Momigliano, fue el ascenso y consolidación del cristianismo lo que llevó a la decadencia del mundo griego y, por tanto, de su historiografía. Entonces surgió un nuevo tipo historiográfico, la historiografía cristiana. En todo caso, otros autores, como Roussel, consideran que la historiografía griega no tenía más que contar y su agotamiento era patente tras demostrarse el poderío romano.[15]

En cualquier caso, en el periodo comprendido entre el siglo I a. C. y el siglo V d. C. la historiografía griega mantuvo aún muestras de viveza con autores como Dionisio de Halicarnaso (aun en el siglo I a. C.), Apiano, Dion Casio o Flavio Arriano. Como signo de decadencia historiográfica se multiplicaron las obras pseudohistóricas, entre cuyos autores destaca Pausanias.

Historia de Roma[editar]

A partir del siglo I a. C. Roma se convierte en el imperio más potente del mundo conocido gracias a una agresiva política de expansión. La historiografía del momento no es ajena al poderío romano y la mayor parte de los historiadores griegos viajan a Roma para contar la historia del nuevo imperio. Además, en una clara diferenciación con los autores helenísticos, los historiadores de este periodo se introducen más en el modo de vida romano, conociendo el latín por ejemplo, aunque en un principio todavía no se considera una realidad ajena al mundo griego. En todo caso, Dionisio de Halicarnaso, al conocer el idioma, pudo consultar con mayor facilidad las fuentes originarias, realizando una Historia antigua de Roma, compuesta por veintidós libros, de los que se conservan diez. Su obra carecía de espíritu crítico y abusaba de la retórica, pero en cualquier caso era aún ajena a cualquier forma de pseudohistoria.[91]

Apiano y Dion Casio también se dedicaron a la historia romana. El primero escribió en el siglo II una Historia romana en veinticuatro libros que se inicia con la llegada de Eneas a Italia. Por su parte, Dion Casio, ya en el siglo III, volvió a escribir otra Historia romana, demostrando la falta de temas y la repetición en la que caía la historiografía griega. En este caso, contaba con ochenta libros, desde la época mítica de Eneas hasta el segundo consulado. En la obra de Dion Casio es cada vez más patente la falta de crítica historiográfica, siendo una obra ideada para contentar más que con fines históricos.[92]

El único autor destacable ajeno al tema de la historia de Roma fue Flavio Arriano. Procedente de la asiática Bitinia, escribió una historia oriental en el siglo II, la Anábasis de Alejandro. Con siete libros tiene influencias de Heródoto, Tucídides y, en menor medida, de Jenofonte. Pese a su original elección de tema, Arriano también muestra signos de la decadencia del género, siendo su obra pobre desde el punto de vista científico y cayendo con frecuencia en el encomio.[93]

Decadencia[editar]

Hubo otros autores menos destacables que son únicamente muestras de la progresiva degeneración del género y de la derivación a la pseudohistoria y a la literatura. Algunos de estos fueron Herodiano, que escribió una historia de Roma muy específica, tras la muerte de Marco Aurelio; Publio Herenio Dexipo, que se centró más en los prólogos que en la obra en sí misma; Eunapio de Sardes autor de Vida de filósofos y sofistas y una Crónica continuadora de Dexipo.

El último historiador griego reconocido fue Zósimo, que vivió durante el reinado de Anastasio I. Escribió una Historia Nueva contemporánea en seis libros, centrada en las sucesiones imperiales. Atribuyó la decadencia romana al rechazo de los dioses paganos y es comparable en cuanto a su metodología a Polibio.[94]

Limitaciones[editar]

La principal problemática de la historiografía griega es la pérdida de la mayor parte de las obras. De la mayoría de los historiadores solo se conservan fragmentos en otros autores, en ocasiones sin señalar claramente su origen. Se ha perdido la obra de autores como Hecateo de Mileto, Ctesias, Éforo, Teopompo y un largo etcétera.[95] Otro tipo de limitaciones son las estrictamente historiográficas, referentes al uso de los historiadores griegos como fuente para los autores modernos. Grant señala diversos problemas, entre ellos: preferencia por la calidad literaria sobre la historiográfica, justificación personal de lo hecho en el pasado, influencias familiares y políticas, presencia de anacronismos, chovinismo o el gusto moralizante.[96] El mismo autor concluye en cualquier caso que no hay que rechazar su uso como fuente, sino simplemente ser cautelosos con la información que suministran, sin dejar por ello de poder ser, asimismo, apreciables desde el punto de vista artístico.[97]

Sobre las limitaciones de los autores griegos, el filósofo francés Châtelet señala además su deficiente cronología y el rechazo de los hechos objetivos cuando estos no permiten restaurar un orden claro.[98] Señala, por ejemplo, que en Heródoto hay más preocupación por mostrar la magnitud de lo que se cuenta que de determinar los sucesos de una época determinada.[99] El francés atribuye asimismo las diferencias científicas entre la historiografía actual y la griega a la diferente concepción del pasado y la temporalidad, pues los griegos no consideraban al hombre como sujeto de la historia, sino que tenían la idea de un "devenir cósmico" prefijado.[100]

Sesgos personales[editar]

La obra de los historiadores griegos no fue ajena a sus vidas. Así, en la obra de la mayoría se pueden apreciar justificaciones de errores cometidos, lagunas en ese sentido o incluso invenciones. Esta tendencia será la tónica general en las autobiografías.[101] Asimismo, son constantes las difamaciones personales de enemigos del autor. De este modo Tucídides atacó a Cleón, quien contribuyó a su exilio,[102] o Jenofonte a Menón.[103] Del mismo modo hay que entender el ataque de Polibio a Timeo, a fin de consolidarse como el principal historiador de Grecia y Roma.[104] Por el lado contrario, también existían sesgos personales favorables, como Polibio con los Escipión. Estas deformaciones históricas fueron ya visibles en la antigüedad, y el mismo Cicerón llamó la atención sobre ellas.[105]

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Esta es la opinión de los historiadores actuales. Así lo expresa por ejemplo Finley, en Uso y abuso de la historia, p. 11: "Los padres de la Historia fueron griegos".
  2. a b

    Heródoto es para nosotros el padre de la historia como lo era para Cicerón.

    Momigliano, La historiografía griega, p. 9
  3. Traducción de Schrader en Los orígenes de la oratoria y la historiografía en la Grecia clásica p. 123.
  4. a b Grant, Hist... p. 54-58
  5. Roussel, Los historiadores griegos (p. 90-100)
  6. [Polibio] se vanaglorió de que el periodo principal de su historia cayese dentro de la duración de la vida de personas a las cuales se les podía preguntar.

    Momigliano, La historio... p. 48
  7. Los griegos llegaron a aceptar la guerra como un hecho natural, como el nacimiento y la muerte, con los que nada hay que hacer. Se interesaban por las causas de la guerra, no por las causas de la guerra como tal.

    Momigliano, La historio... p. 161
  8. En el libro I (1-5), Heródoto enmarca las primeras diferencias entre griegos y persas en los raptos míticos, como el Ío.
  9. Roussel, Los historiadores griegos, p. 181
  10. Crearon la doctrina, hoy no aceptada, de que la historia es un asunto esencialmente político (y también un asunto militar).

    Grant, Hist... p. 94
  11. Muchos de ellos [los historiadores griegos y romanos] eran conscientes de los factores económicos, aunque los consideraban menos significativos que los hechos políticos; en consecuencia, apenas existen datos estadísticos en el mundo antiguo.

    Grant, Hist... p.82
  12. En general, la dignidad de los historiadores clásicos les impedía hablar de los sirvientes y de los pescadores al modo como lo hace por ejemplo el Nuevo Testamento.

    Grant, Hist... p. 86
  13. Grant, Hist... p. 84
  14. a b "Sobre la malevolencia de Heródoto" de Plutarco, publicado en Moralia (vol IX), Editorial Gredos (2002)
  15. a b

    Después de la revelación de la potencia de Roma, la historiografía griega ya no podía crear nada nuevo.

    Roussel, Los hist... p. 202
  16. En algunos casos proyectaban el presente sobre el pasado y así hicieron de Teseo un rey democrático.

    Momigliano, La hist... p. 58
  17. Burrow Hist... p. 213
  18. De vez en cuando se ha sostenido que Heródoto, Tucídides y naturalmente Polibio tenían una concepción cíclica del tiempo. Intentaré demostrar que no es verdad.

    Momigliano, La hist... p. 78
  19. a b Momigliano, "El tiempo en la historiografía griega", incluido en La hist...
  20. Shotwell, Hist... p. 182-183
  21. Los he redactado tal y como, a mi juicio, cada orador debió de haber expresado lo más apropiado sobre los diversos avatares, ateniéndome lo más escrupulosamente posible al sentido general de lo que realmente se dijo.

    Tucídides (I 22, 1-2)
  22. Schrader Los origenes... p. 110-121
  23. Cuando disponen de dos fuentes contradictorias, los historiadores griegos y romanos suelen optar por la que les parece la versión más probable.

    Grant, Hist... p.63
  24. Heródoto, VII, 152
  25. Momigliano, La hist... p. 107
  26. Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso I, 21 critica a los autores anteriores por su poca fiabilidad, al remontarse demasiado en los tiempos remotos.
  27. En resumen, mi obra ha sido compuesta como una adquisición para siempre más que como una pieza de concurso para escuchar un momento.

    Tucídides (I, 22)
  28. Momigliano, La hist... p. 109-113
  29. Finley, M. I. Los griegos de la antigüedad (1975, V edición), Editorial Labor, Barcelona, p. 95-96
  30. a b Roussel, Los histo... p. 20
  31. Shotwell, Hist... p. 183-184
  32. Ninguno de estos documentos puede ser considerado fuente historiográfica, puesto que no hay en ellos intención de interpretar los hechos relatados, lo que hoy denominaríamos espíritu crítico

    Bravo, Historia del mundo antiguo... p. 148-149.
  33. Estos precursores y, quizá, contemporáneos [de Heródoto] parece que escribieron sobre los pueblos y las ciudades, en general acerca de sus supuestos orígenes.

    Burrow, Hist... p. 42
  34. Schrader, Los orig... p. 162-186
  35. López, La historiografía en Grecia... p. 9
  36. Schrader, Los orig... p.164
  37. Momigliano, "Il razionalismo di Ecateo de Mileto" en Terzo contributo alla storia degli studi classici e del mondo antico (Roma, 1966) p. 323-333
  38. Momigliano, La hist... p. 133
  39. Quamquam et apud Herodotum patres historiae et apud Theopompum sunt innumerabiles fabulae

    Cicerón, pasaje obtenido de Momigliano, La hist... p. 131
  40. Digamos rápidamente que Heródoto tuvo éxito en su empresa. Hemos recogido ahora suficientes testimonios para poder decir que merece confianza.

    Momigliano, La hist... p. 136
  41. Según Schrader, en su introducción a la Historia (libros I y II).
  42. Schrader, Los oríg... p. 132-133
  43. La descripción geográfica de un país; descripción de las costumbres del pueblo establecido en el país en cuestión; y atención [...] a las cosas destacables

    Schrader, Los oríg... p. 132-133
  44. Oh rey, si no se expresan los diferentes puntos de vista, no es posible para el que debe optar elegir el mejor camino, sino que debe seguir el que se le sugiere. Cuando, por el contrario, ambas opiniones son expresadas, es posible reconocer la mejor, del mismo modo en que sólo se puede reconocer el oro puro cuando se lo frota contra aquél que no lo es.

    Heródoto, Historia (libro III, 10)
  45. Schrader, Los orig... p. 137
  46. Burrow, Hist p. 42-43
  47. Burrow, La hist... p. 41-42
  48. En realidad, la primera historia de Grecia como tal es debida a Helánico de Lesbos, hacia finales del siglo V, que elaboró una crónica de acontecimientos siguiendo la lista de sacerdotisas del templo de Hera en Argos.

    Bravo, Historia del... p. 148
  49. Tucídides, Historia de la Guerra del Peloponeso (libro I, 97)
  50. Torres Esbbarranch, J. J. en la introducción a la Historia de la Guerra del Peloponeso.
  51. Canfora, L'historien Thucydude n'a jamais été exilé, DHA VI 1980, 287-289.
  52. La tradición nos ha legado [la Historia de la Guerra del Peloponeso] en ocho libros y -perdóneseme, pues, por haber imitado la inercial costumbre de tantos editores- sin un título definido.

    López, La hist... p. 24
  53. Ramon Palerm, Estudios... p. 6-18
  54. Roussel, Los hist... p. 94
  55. Shotwell, Hist... p. 233
  56. En cuanto a las acciones realizadas en el curso de esta guerra, he evitado tomar mis informaciones del primero que llegó y de fiarme de mis impresiones personales. Tanto con respecto a los hechos de los que yo mismo he sido testigo como a aquellos que otros me han relatado, he procedido en todos los casos a efectuar verificaciones lo más escrupulosas posibles.

    Tucídides (I, 22).
  57. Shotwell, Hist... p. 234
  58. Burrow, Hist... p. 81
  59. Para hallar a quien matar, los lacedemonios sólo tenían dificultades en la elección. Sin duda, fue un dios el que, en esta ocasión, les ofreció una tarea como no habrían soñado nunca en pedirla en sus plegarias.

    Jenofonte (IV, 4, 12).
  60. Menor, pues para algunos, [...] su extensa y variada obra sigue siendo un filón tanto para comentarios históricos como para teorías historiográficas de todo tipo.

    López, La hist...
  61. a b Lérida, Comen... p. 9-10
  62. Lérida, Comen... p. 161-178
  63. Lérida, Comen... p. 123-160
  64. Lérida, Comen... p. 179-193
  65. Lérida, Comen... p. 194-202
  66. Teopompo fue, al parecer, el más importante de los historiadores del siglo IV

    Roussel, Los hist... p. 137
  67. Momigliano, La hist... p. 173
  68. Heródoto le presentaba aspectos historiográficos que podían ser renovados útilmente; Isócrates, además de confirmar el panhelenismo, le indicaba el valor de la 'forma literaria'; Antístenes le clarificaba teóricamente la adhesión a la mentalidad espartana y con ello le armaba el juicio con la intrépida seguridad de los convencidos.

    Momigliano, La hist... p. 187
  69. Los bizantinos habían llegado a la incontinencia y a habituarse a las compañías y a beber en las tabernas, porque vivían desde hacía tiempo en régimen democrático. [...] Los calcedonios [...] después gustaron la democracia de los bizantinos, se desmoronó su voluntad, tornándose en la vida diaria beodos y pródigos, de sabios y mesurados que eran.

    fragmento 62 [65], obtenido de Momigliano, La hist... p. 191
  70. a b Shotwell, Hist... p. 243
  71. Momigliano, La hist... p. 23
  72. Es un autor de primer orden, pleno, penetrante, conciso, casi un Tucídides en pequeño.

    Cicerón, obtenido de Roussel, Los hist... p. 136
  73. Utilizó [...] relatos de valor dudoso y chismes de corte, pero no por ello tuvo menos éxito.

    Roussel, Los hist... p. 137
  74. Cada vez que Ptolomeo, hijo de Lago, y Aristóbulo, hijo de Aristóbulo, autores ambos de una 'Historia de Alejandro', están de acuerdo sobre un punto, relataré lo que ellos han dicho como un hecho seguro.

    Arriano, obtenido de Roussel, Los hist... p. 153
  75. Châtelet, "La filosofía platónica de la historia" en Nac...
  76. Estos historiadores 'secuestran' el intelecto del lector mediante relatos fantásticos, inventan y atribuyen a los protagonistas de la historia discursos inverosímiles, y dan pie a excursos que se apartan de los motivos principales.

    López, La hist... p. 38
  77. Grant, Hist... p. 142
  78. [Polibio] lo acusó de mentiroso y de tonto, le reprochó no haber sido más que un historiador de gabinete, perdido en los libros y los documentos acumulados sin espíritu crítico, sin el menor conocimiento sobre las realidades de la política y la guerra.

    Roussel, Los hist... p. 162-163
  79. [Timeo] se apercibe de que Roma, por efecto de la victoria sobre Pirro, estaba sustituyendo a los griegos en la posición de enemiga de Cartago. [...] Timeo reconocía que Cartago y Roma estaban en el mismo plano.

    Momigliano, La hist... p. 218
  80. Shotwell, Hist... p. 245
  81. Cruz Andreotti, Polibio. Historias. (introducción) p. XVI-XIX.
  82. Momigliano, "Polibio, Posidonio y el imperialismo romano". Incluido en La historiografía griega.
  83. Polibio, Historias (III, 28, 2).
  84. Polibio, Historias (X, 32, 7-12).
  85. Esto no ha de interpretarse de modo banal, como si Polibio hubiese capitulado moralmente e intelectualmente frente a los romanos y se hubiese transformado en su agente.

    Momigliano, La hist... p. 230
  86. Según López, La hist... p. 39-40
  87. A pesar de su aparente rigor, los ensayos teóricos de Polibio no eran siempre muy sólidos.

    Roussel, Los hist... p. 181
  88. He optado por la historia pragmática, ante todo porque se trata de una historia cuya materia se renueva sin cesar y que exige un tratamiento muy original, por el hecho de que nuestros precursores no estaban capacitados para revelarnos lo que iba a suceder después de ellos y, en segundo lugar, porque es el género que siempre ha sido más útil

    Polibio (IX, 2), pasaje obtenido de Roussel, Los hist... p. 178
  89. Polibio y Posidonio estuvieron en condiciones de explicar el ánimo de los griegos dominados por Roma -también de razonar, desde su personal perspectiva, las fases de la expansión de aquella nueva potencia en relación al entorno (Cartago, estados helenísticos, pueblos bárbaros)-, pero de ningún modo fueron capaces de entender a Roma en su complicado entramado sociocultural.

    López, La hist... p. 42
  90. Es duro contra los publicanos y en particular ataca la explotación de Hispania y de la Galia por parte de comerciantes y financieros romanos.

    Momigliano, La hist... p. 233
  91. [Dionisio] realizó su trabajo sin espíritu crítico, pero con mucha seriedad, a pesar del abuso de los discursos y otros procedimientos retóricos.

    Roussel, Los hist... p. 201
  92. No procede ver en su obra ni el más mínimo atisbo de crítica historiográfica; al contrario, una evidente inclinación ideológica a la monarquía hace de ella el producto inofensivo que los tiempos demandaba.

    López, La hist... p. 144
  93. Según López, en La hist... p. 130-150
  94. Zósimo había sido el Polibio de la Decadencia romana.

    Momigliano, La hist... p. 243
  95. Véase como ejemplo la lista incompleta de Grant, Hist... p. 150-164
  96. Grant, "Desinformación y desaciertos" en los Hist...
  97. Grant, Hist... p. 175-176
  98. Châtelet, Nac... p. 21
  99. [Heródoto] confunde la majestad y la amplitud de una civilización con su antigüedad, [...], sin esforzarse casi nunca por determinar el lapso de tiempo que separa los acontecimientos.

    Châtelet, Nac... p. 22
  100. Châtelet, "El espíritu historiador y la concepción griega del devenir humano" en Nac...
  101. Grant, Hist... p. 89
  102. Tucídides, tan interesado en mantenerse atento a la objetividad, critica al estadista y financiero Cleón basándose no solo en razones objetivas sino dejándose arrastrar por ciertos motivos personales.

    Grant, Hist... p. 88
  103. El retrato que en ella [la Anabasis] se nos hace de otro líder griego, Menón, resulta completamente una difamación, por tratarse de un enemigo personal del autor.

    Grant, Hist... p. 89
  104. Grant, Hist... p. 89-90
  105. Grant, Hist... 93

Bibliografía[editar]

General[editar]

  • Bravo Castañeda, Gonzalo: Historia del mundo antiguo: Una introducción crítica. Alianza, Madrid, 1994. ISBN 84-206-2773-9
  • Burrow, John: Historia de las Historias: de Heródoto al siglo XX. Crítica, Barcelona, 2009. ISBN 84-7423-699-6
  • Grant, Michael: Historiadores de Grecia y Roma: información y desinformación. Alianza Editorial, Madrid, 2003. ISBN 84-206-5606-2
  • López López, Matías: La historiografía en Grecia y Roma: Conceptos y autores. Departament de Geografía i Historia, Universitat de Barcelona, Lleida, 1991.
  • Momigliano, Arnaldo: La historiografía griega. Crítica, Barcelona, 1984. ISBN 84-7423-243-0
  • Roussel, Denis: Los historiadores griegos. Siglo XXI, Buenos Aires, 1975.
  • Shotwell, James T.: Historia de la historia en el mundo antiguo. Fondo de Cultura Económica, Madrid, 1982. ISBN 84-375-0215-2

Monografías[editar]

  • Andrade, Nora (editora): Discurso y poder en la tragedia y la historiografía griegas. Editorial Universitaria de Buenos Aires, 2003. ISBN 950-23-1264-3
  • Châtelet, François: El nacimiento de la Historia: la formación del pensamiento historiador en Grecia. Siglo XXI, 1978. ISBN 84-323-0322-4
  • Lérida Lafarga, Roberto: Comentario histórico de la Helénicas de Oxirrinco. Institución Fernando el Católico, Diputación de Zaragoza, 2007. ISBN 84-7820-912-5
  • López Eire, Antonio y Schrader, Carlos: Los orígenes de la oratoria y la historiografía en la Grecia clásica. Departamento de Ciencias de la Antigüedad de la Universidad de Zaragoza. 1994. ISBN 84-600-8987-8
  • Ramón Palerm, Vicente: Estudios sobre Tucídides. Ensayo de un repertorio bibliográfico (1973-1995). Departamento de Ciencias de la Antigüedad de la Universidad de Zaragoza. 1996. ISBN 84-920431-2-1

Fuentes primarias[editar]

  • Heródoto (1987/1992). Historia. Obra completa. Madrid: Editorial Gredos.
    • Volumen I: Libros I-II. Trad. y notas de C. Schrader. Intr. de F. Rodríguez Adrados. Rev.: M. Jufresa Muñoz, 1992 [1ª edición, 4ª impresión]. ISBN 978-84-249-3482-8.
  • Tucídides (1990/1992). Historia de la Guerra del Peloponeso. Madrid: Editorial Gredos.
    • (1990) Libros I-II. Trad. y notas de J. J. Torres Esbarranch. Intr. general de J. Calonge. Rev.: E. Rodríguez Monescillo. ISBN 84-249-1443-0.