Historieta en Colombia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historieta o cómic colombiano, popularmente conocida como caricaturas, monos o monachos, carece de una tradición continuada a lo largo del tiempo; de tal manera que su desarrollo ha sido intermitente, además de tardío. Daniel Rabanal justifica la precariedad de la historieta colombiana por:

  • La inexistencia de un público potencial para las mismas, debido al tardío desarrollo de una cultura urbana, que vino a coincidir en el tiempo con la extensión de la TV.
  • La falta de apoyo institucional.
  • El menor coste del material importado.[1]

Historia[editar]

En sus inicios consistió básicamente en una imitación del cómic estadounidense y mexicano que sirvió para familiarizar al público en esta peculiar forma de comunicación. Aunque lenta e intermitentemente, sólo empezó a desarrollarse a partir de los años 1960 con trabajos como los de Ernesto Franco, Carlos Garzón o Jorge Peña entre otros y posteriormente se le sumarían diversos dibujantes en las siguientes décadas. Pese a ello, la historieta colombiana ha sido relegada a la sombra en beneficio de la literatura y del humor gráfico (sobre todo de tipo político). La idea de que el cómic no es otra cosa que un escalón hacia la "literatura seria" ha hecho que se hayan perdido muchos años y talento. Además, como en muchas partes del mundo, una buena parte de los aficionados y creadores del momento se han entregado al estilo manga sin que su trabajo logre trascender la simple imitación. Actualmente, los creadores colombianos siguen luchando por encontrar una voz que los identifique entre las corrientes foráneas que los rodean.

Orígenes (1924-1960)[editar]

En 1924 surge Mojicón, una adaptación de la tira estadounidense "Smitty" de Walter Berndt, publicada en el "Chicago Tribune-New York News Syndicate", a la que se considera el primer cómic colombiano.[2] Su autor, Adolfo Samper, la publicaría en el periódico independiente Mundo al día hasta 1930. Con el tiempo, este mismo autor publicaría en 1943 otras historietas como Misiá Escopeta y Don Amacise con relativo éxito en el periódico independiente Sábado en la segunda sección. También se editan las revistas infantiles Chanchito (1933), El Fuete (1942), Merlín (1940), Michín (1945) y Pombo (1948).[2]

Un tardío desarrollo (1962-1978)[editar]

En los años sesenta, surgen nuevos autores como Ernesto Franco, célebre por su trabajo en la tira de prensa "Copetín", publicada desde 1962 hasta 1994 en el diario El Tiempo, la cual marcó un nuevo comienzo para las tiras cómicas nacionales porque tuvo una fuerte aceptación entre los lectores y quedaría marcada en la memoria colectiva del país al punto de convertirlo en el símbolo de la historieta nacional. En sus viñetas, Franco, se dedicadaba a narrar la vida cotidiana de los habitantes de las calles de Bogotá desde el punto de vista de un gamín, término que designaba al niño habitante de calle de la época.[2]

Por su parte, Carlos Garzón publicaría Calarcá (1969), una historieta inspirada en las narraciones coloniales que Fray Pedro Simón hizo del cacique indígena. Algunos años después, la tira dedicada al héroe indígena quedaría a cargo de Jorge Peña cuando Al Williamson reclute a Garzón para trabajar en el mercado estadounidense, donde llegaría a realizar series como la Star War (cómic) adaptación a historieta de Star Wars y Flash Gordon. Para esta última década, también se destacan personajes de origen autóctono creados por otros autores como La Gaitana (1970) de Serafín Díaz, Ibana de M. Puerta/Mc Cormic, Teniente Colombiano y El Castillo de los Frailes.

Iniciativas más recientes (1979-2009)[editar]

A finales de los años 1970 llegaría la tendencia del género underground gracias a publicaciones como Click! o Mala Compañía de los hermanos Campo, ambas revistas radicadas en la Ciudad de Cali. Esta nueva tendencia cambió el tono nacionalista histórico por trabajos de protesta urbana y ciencia ficción. Además, por primera vez se dan los primeros intentos por darle al medio nacional material teórico asociado al arte secuencial.

En los años ochenta se dieron varias iniciativas de publicación que impulsaron la creatividad de los autores colombianos. Primero a cargo de los periódicos de circulación nacional y regional y, sobre todo en los noventa, las publicaciones privadas.

  • Los dos grandes periódicos nacionales, El Tiempo y El Espectador en Bogotá y "El Mundo" en Medellín y " El Occidente" y "el Pueblo" en Calí, dieron inicio a la difusión de historietas como Calarcá, Teniente Colombiano, Clubman, Balita (1980), entre otras. Se publica material independiente como La Tomata de la Embajada (1981) y "El año espantoso" de Jorge Duarte y la revista "Los Monos" (1981) del El Espectador, dirigida por Jorge Peña, cuna de muchos historietistas, publicará "La colonia", de Bernardo Ríos; "Tukano", del propio Jorge Peña, o Las Aventuras de Gato 199598) de Daniel Rabanal, entre muchas otras obras. Asimismo el periódico el Universal de la ciudad de Cartagena publica "Historia del Boxeo" (1978), john sullivan, Galaxtica, Jesús y Calarca el príncipe pijao, de autoría los guiones y dibujos de Fabián Tuñon Benzo. El mismo autor en 1990 publica "El Nuevo Fútbol de Colombia", "Joaquín Gutiérrez Orgullo de Colombia", "Juan Pablo II el Papa viajero".
  • En cuanto a las publicaciones de editoriales independientes, se destacan revistas como la ya citada Click! (1979-84) y W.C. (1986) esta última un esfuerzo de Fernando Mancera, Jorge Grosso y Bernardo Rincón. En los ochenta también empezaron a surgir grupos de difusión, exposición y enseñanza de la caricatura, el humor gráfico y la historieta como El Taller de Humor, en la aulas de la (Universidad Nacional de Colombia) y su fanzin Humorún (desde 1982, creado por Jorge Grosso y Bernardo Rincón), luego aparece el "Cartel del Humor" y se funda la Escuela Nacional de la Caricatura. Las publicaciones de corte universal que inundaron el mercado en sus principales ciudades. Son El Bus(1991)Acme Comics (1992), "TNT" (1994), AGENTE NARANja y Zape Pelele de 1993, Top Comics Internacional (1996) y Mara, entre otras. Entre 1995 y 1999 se imprime un número nunca antes visto de propuestas jóvenes que demuestran el gran nivel de interés y talento con el que cuenta el medio colombiano. Sin embargo, la falta de apoyo de las instituciones del Estado y la intolerancia de algunos autores, hicieron que esta época de bonanza llegara a su fin.

En el 2000 Fabián Tuñon Benzo crea "seguridad Ciudadana" historieta que enseña a los vecinos de la comunidad a defenderse de la delincuencia y "Pepito y Tilin No estamos solos", tema sobre Los Derechos de los Animales, ambas revistas patrocinadas por la Alcaldía de su ciudad natal Cartagena. El mismo año se inaugura la primera página web referente a la historieta en Colombia Museo Virtual de la Historieta Colombiana (Universidad Nacional de Colombia).

También es importante mencionar el aporte que espacios como el de la revista Shock, liderado por Pablo Guerra (Elamigolucho) y la historieta El Drake que le ha brindado a los creadores nacionales nuevas opciones de difusión masiva desde principios del 2003, y el de la revista Piedepágina que, desde diciembre de 2004, en cada número presenta un cómic de Muyi Neira con un tema alrededor del mundo de los libros.

Hoy, propuestas de tipo independiente como la revista ComicBuk de Cali, el Grupo Leyenda de Pereira, Teléfono 4, el colectivo Cara de Perro, la Editorial Culturas, entre muchos otros, le están dando un nuevo impulso al medio nacional. Por su parte, Rodolfo León creó en 2005 El Increíble Homo-Pater, un cómic sobre el Papa Juan Pablo II que con motivo de la muerte del sumo pontífice ha generado mucho interés entre la prensa pero poco respaldo por parte de los fanáticos de arte secuencial. También en 2005 se publicó la "Biblia Shock del Cómic" de Pablo Guerra: un texto especializado en el tema que vendió más de 80.000 unidades y fue considerado por la revista Pie De Página como uno de los 50 libros más importantes del año.

En Bucaramanga, en agosto de 2006, nació el Expocómic de Bucaramanga, evento artístico que ha expuesto medios de expresión como la ilustración, caricatura y escultura, en diferentes géneros y tendencias. junto con el apoyo del Instituto Municipal de Cultura y Turismo y la Casa de la Cultura Francisco Mantilla de los Ríos de Girón, ha creado espacios de enseñanza, exploración y difusión del arte secuencial e ilustrativo. Desde el 2008 (Expocómic de Bucaramanga), expandió más sus espacios desarrollándose en el municipio de San Juan Girón, la 1.ª Muestra de Caricatura y cómic, como difusión sociocultural con las instituciones académicas y en Cartagena de indias en julio de 2009, apoyado por la Alcaldía distrital de la ciudad mencionada.

Por otro lado, en el 2007 nace el grupo de cómic llamado Dreamtales el cual propone publicaciones de cómic en formato digital con las historias de sus perosnajes Falom de Jaime Roa, Euri de Hernando Diaz, Secta de Carlos Cañas y Wulf & Tormentor! de Felipe Uribe mostrando gran aceptación ante los lectores. Por otro lado, Dreamtales tuvo crossovers con empresas de cómic independiente estadounidense como bluewater con los crossovers falom/10th muse, euri/judo girl y Wulf & Tormentor!/Gearz, y yunque rojo con secta/penance de dave ryan. También, tuvo personajes invitados independientes como minx, shattered soul y el homo-pater de rodolfo león entre otros. En el mismo 2008, hacía finales del mes de julio surge el grupo Clan Nahualli y con este una propuesta de historieta en línea.

El arte secuencial de Bucaramanga en el 2009, ya ha brindado nuevos personajes en la etapa de desarrollo visual entre dibujantes, diseñadores e ilustradores donde se resalta la gestión cultural del dibujante Arlef Aparicio Padilla, director de Expocómic de Bucaramanga, la obra gráfica de Juan Felipe Salcedo, dibujante del proyecto de cómic Chehuahua, apoyado por la Warner Brothers, Pedro Méndez con el proyecto de semilleros de investigación del cómic (Ilusoria), y Vaslak Rojas (Artefactoria), éste último, creador a la vez de los inicios del desarrollo de cómic independiente en Bucaramanga, con la revista Primiparo, entre 1999 hasta el 2003.

En el 2010 con Guiones, Dibujos y Color Digital de Fabian Tuñon Benzo, la Gobernación del Departamento de Bolívar en la Conmemoración del Bicentenario de la Inedependencia publica SIMON BOLIVAR, El Libertador, Comic que narra Vida y Gesta Emancipadora del Genio de América, y SANTA CRUZ DE MOMPOX, Ciudad Valerosa y Benemérita de la Patria, Historietas ambas de Género Biografico.

En el 2011 Fabian Tuñon Benzo publica CLINICA LAS PEÑITAS, Derechos y Deberes, Comic de uso interno y Promocional para la Clinica con sede en la Ciudad de Sincelejo.

Sofa 2011:en este evento de corferias se vieron distintos estrenos de cómic colombiano como lo fueron los 3 cómics de La editorial de historietas asociadas con el comic en linea:la saga Exo-gen (con 3 números) Doppler en el género de ciencia ficción y Pumaki 1 en el género humorístico. también estuvo el estreno de Exegesis por parte de avenegra.

Medellín 2003 2011: En Medellín desde febrero del 2003 se ha impreso una gacetilla de cómics llamada Robot, En ese entonces eran tres quienes iniciaban el proyecto que tenía mas que ver con la divulgación de la historieta en medellin. Es una hoja mensual impresa por ambos lados con un contenido en donde prima la historieta totalmente gratis para la gente de medellin. Desde entonces y hasta los días que corren robot sigue existiendo y en su haber se encuentra un libro, por él se han pasado una gran cantidad de artistas del cómic de la ciudad y sigue creciendo, hay influido mucho a nuevas generaciones a ver el cómic con otros ojos y con acercamiento y a día de hoy ha inspirado al nacimiento de nuevas gacetillas en la ciudad a las que se han criticado de un excesivo parecido a robot pero que sin embargo tienen gran valor en el engrosamiento de la producción de cómics en la ciudad y son expresiones muy valiosas que están configurando géneros y lenguajes en la ciudad.

Referencias[editar]

  1. Daniel Rabanal, Panorama de la historieta en Colombia, publicada en Revista latinoamericana de estudios sobre la historieta. La Habana, Cuba (2001)
  2. a b c GARZÓN, Mario (09/2007). Tarzanes y Gamines: Breve Historia del cómic colombiano. "Sacapuntas" #10, Asociación de Dibujantes de Argentina.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]