Historicidad del Libro de Mormón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La cuestión de la historicidad del Libro de Mormón ha sido durante mucho tiempo una fuente de contención entre miembros del Movimiento de los Santos de los Últimos Días y los no miembros. Los mormones, aunque no todos, sostienen que existe una conexión entre el Libro de Mormón y la historia de la América Antigua, siendo el asunto un artículo de fe. Sin embargo, fuera del mormonismo, dicha visión no tiene aceptación y se encuentra fuera del campo académico convencional.

Contenido del libro[editar]

El Libro de Mormón habla del pueblo de Jared (jareditas), formado por varias familias después del incidente de la Torre de Babel, que emigraron a América desde el Viejo Mundo después de la época de Abrahám; un grupo que incluía a la familia de Lehi emigró a América desde Jerusalén sobre el 600 a.C.; y el pueblo de Mulek (Mulekitas), que emigraron a América desde Jerusalén en algún momento después. Según el texto, estas civilizaciones ascendieron y cayeron desde el año 2500 a.C. hasta el 400 d.C. ocho mil con este libro

Puntos de vista de los santos de los últimos días[editar]

El punto de vista dominante entre los Santos de los Últimos Días es que el Libro de Mormón es un registro verdadero y preciso de estas antiguas civilizaciones americanaes cuya historia religiosa documenta. Joseph Smith, Jr., de quien la mayoría de mormones piensa que tradujo la obra, indicó que "Declaré a los hermanos que el Libro de Mormón era el más correcto de todos los libros sobre la tierra, y la clave de nuestra religión; y que un hombre se acercaría más a Dios por seguir sus preceptos que los de cualquier otro libro". Algunos temas sin resolver de la historicidad del libro y la falta de evidencias arquológicas han llevado a muchos adherentes a adoptar una posición en la cual el Libro de Mormón no sería más que una creación de Joseph Smith pero que, sin embargo, había sido divinamente inspirada. Entre estos dos puntos de vista se encuentra el que afirman otros mormones que es que el Libro de Mormón es una obra divina de naturaleza espiritual, escrita en la antigua América, pero que tiene como objetivo enseñar sobre Cristo; no ser usada como una guía de historia, geología, arqueología o antropología.

Arqueología[editar]

Los debates sobre la historicidad del Libro de Mormón a menudo se centran en temas arqueológicos, algunos de los cuales se relacionan con el tamaño y la larga duración de las civilizaciones mencionadas en el libro. El punto de vista de los mormones actuales es que esas civilizaciones se elevaron y cayeron en Mesoamérica.[1] De civilizaciones de su magnitud y reputación se esperaría que dejaran grandes registros arqueológicos. Varias civilizaciones mesoamericanas existieron de hecho en el periodo de tiempo que cubre el Libro de Mormón, incluyendo los olmecas, zapotecas y mayas. Los olmecas y zapotecas desarrollaron un sistema de escritura que ha servido como modelo para el sistema de escritura maya posterior, que tuvo un gran desarrollo. Los mayas desarrollaron un calendario complejo y tenían avanzados conocimientos de astronomía y matemática.[2]

Sin embargo a pesar de coincidir las fechas del libro mormón con el desarrollo de varias civilizaciones mesoamericanas o sudamericanas, no se ha reportado ninguna evidencia arqueologica, ni genética, ni lingüística que demuestre la relacion de los pueblos americanos con los hebreos puesto que el Libro de Mormón postula que los ameriindios son descendientes directos de una tribu de Israel. Por otra parte en muchos relatos del libro de mormón son mencionados animales domesticos como ovejas, caballos y corderos los cuales eran desconocidos para los ameriindios hasta antes de la colonizacion europea, así como se mencionan espadas y otros objetos sofisticados de hierro y bronce siendo que la metalurgia era en su mayor parte desconocida para los ameriindios. Tampoco se han encontrado sitios arqueológicos que coincidan con las descripciones de ciudades dadas por el Libro de Mormón

Lingüística[editar]

Una crítica adicional concierne a la lingüística. Según el texto, los nefitas y lamanitas en un pricnipio hablaban hebreo (600 a.C.) y habrían hablado una lengua semítica modificada hasta al menos el 400 d.C., cuando acaba el Libro de Mormón. El párrafo no canónico de la edición de la IJSUD del Libro de Mormón afirmaba que los lamanitas eran los "ancestros principales de los indios americanos". Sin embargo, ninguna lengua semítica es hablaba por los nativos americanos hoy en día y no hay evidencias de que ninguna lengua nativa americana haya sido influida por ninguna lengua semítica en ningún punto de la historia. La lingüística histórica especializada en las lenguas de América concuerda con que las lenguas nativas de América no pueden estar relacionadas entre ellas hasta al menos unos ocho o diez mil años, siendo independientes tan sólo en el último milenio. Un contrargumento común es que el Libro de Mormón menciona contactos con otras civilizaciones con sus propios lenguas no semíticas que podrían haber influido o suplantado cualquier lengua no semítica hablada. Los apologistas señalan que la introducción dice que los pueblos mencionado en el Libro de Mormón son los principales ancestros de los nativos americanos, pero no dice que sean los únicos.

Anacronismos históricos[editar]

Jeremías en prisión[editar]

En los primeros capítulos del Libro de Mormón Nefi lamenta que el profeta Jeremías ha sido encarcelado [3] tiempo antes del ocatavo año del reinado de Sedequías. [4] Sin embargo, la Biblia no menciona que Jeremías sea encarcelado antes del décimo año del reinado de Sedequías. [5]

Citando a Isaías[editar]

Los profetas del Libro de Mormón en América citan el los capítulos 40 y 66 del Libro de Isaías después de haber dejado el área de Jerusalén sobre el 600 a.C. Sin embargo, los investigadores modernos creen que estos capítulos fueron escritos durante el cautiverio de Babilonia, que habría tenido lugar enre el 586 a.C. y el 538 a.C. (entre 14 y 82 años después de que Lehi y su familia abandonaran Jerusalén), porque se refieren a los eventos que ocurrieron durante esa época. Los investigadores mormones están conformes con la creencia cristiana tradicional de que estos pasajes son obra de Isaías, que vivió unos 150 años antes.

Transcripción de Anthon[editar]

La "Transcripción de Anthon" es una pequeña pieza de papel en la cual Joseph Smith escribió varias líneas de caracteres. Según Smith, estos caracteres estaban en las planchas de oro (el antiguo registro del cual Smith dijo haber traducido el Libro de Mormón) y representan la escritura del egipcio reformado que estaba en las planchas. Este papel fue enviado al profesor Charles Anthon, un conocido investigador de la antigüedad clásica del Columbia College, para una opinión experta de la autenticidad de los caracteres y de la traducción. Lo adherentes al Libro de Mormón dicen que Anthon testimonió la autenticidad de los caracteres en una escrito a Martin Harris pero que luego abandonó su certificación después de haber oído el relato de Smith y las planchas. Los críticos dicen que Anthon creía que cualquier idea de egipcio reformado era un engaño y que Harris estaba siendo engañado. Sin embargo, Anthon nunca hizo una demanda pública.

Declaración de la Institución Smithsonian sobre el Libro de Mormón[editar]

La Institución Smithsonian emite una respuesta estándar a las peticiones de su opinión sobre el Libro de Mormón como una guía arqueológica o científica. Antes de 1998, la declaración negó cualquier evidencia de contacto precolombino entre el Viejo y Nuevo Mundo. "Ciertamente hubo contacto con los antiguos egipcios, hebreos y otros pueblos del oeste de Asia o el Oriente Próximo". En 1998, el Smithsonian comenzó a emitir una carta más corta, sin la respuesta detallada que se encuentra en la primera carta, y limitó su comentario a la breve negación de cualquier uso del Libro de Mormón como una guía arqueológica de la institución.

Modelo de limitación geográfica[editar]

La IJSUD no ha hecho una declaración oficial de las localizaciones exactas de los lugares referidos en Libro de Mormón.

Mapa que muestra las posibles tierras y lugares del Libro de Mormón en Mesoamérica.

Desde su publicación, muchos SUD han visto y explicado el Libro de Mormón como una historia de todos los nativos americanos;[6] esta visión del Libro de Mormón es referida como "modelo hemisférico". Sin embargo, otros SUD creen que el modelo hemisféricos es una asunción no apoyada por una lectura especializada del texto. B.H. Roberts afirma que la insuficiencia del modelo hemisférico en Studios of the Book of Mormon:

[C]ould the people of Mulek and of Lehi ... part of the time numbering and occupying the land at least from Yucatan to Cumorah...live and move and have their being in the land of America and not come in contact with other races and tribes of men, if such existed in the New World within Book of Mormon times? To make this seem possible the area occupied by the Nephites and Lamanites would have to be extremely limited, much more limited, I fear, than the Book of Mormon would admit our assuming.[7]

La localización de las ciudades mencionadas en el Libro de Mormón no han sido identificadas de forma conclusiva. Algunos grupos de investigadores y apologistas mormones, incluyendo la Foundation for Apologetic Information & Research (FAIR) y la Foundation for Ancient Research and Mormon Studies (FARMS), han propuesto que la ciudad de Zarahemla está localizada en algún lugar de América Central por la desscripción dada en Alma 22:27 como un estrecho cuello de tierra con mar al este y al oeste. Este acercamiento, a veces referido cmo el Modelo de Limitación Geográfica, argumenta que una visión más limitaa del Libro de Mormón sugiere que el libro es una historia de un pequeño grupo de nativos americanos en América Central.

Esta teoría ha ido ganando un apoyo considerable entre los expertos de la Iglesia desde mediados de 1980, ya que representa con mayor precisión las descripciones que figuran en el texto mismo. Por ejemplo, las poblaciones y las civilizaciones que se describen en el Libro de Mormón probablemente demasiado pequeñas (sólo unos pocos millones) para cubrir continentes enteros y, además, hay mucha evidencia de que una suposición común del pasado -que las civilizaciones del Libro de Mormón estaban solas en el continente- es probablemente incorrecta. La mayoría de los autores mormones tienen la creencia de que los eventos del Libro de Mormón se llevó a cabo dentro de una región limitada en Mesoamérica, y que otros estaban presentes en el continente en el momento a la llegada de Lehi. Este modelo geográfico y poblacional se publicó formalmente en una revista oficial de la Iglesia, Ensign, en una serie de dos partes publicada en septiembre y octubre de 1984. Fue seguido de un libro sobre el tema por el antropólogo mormón John L. Sorenson en 1985.


Referencias[editar]

  1. Sacred Sites: Searching for Book of Mormon Lands. by Joseph L. Allen Published: October 2003
  2. Martha J. Macri. 1996. "Maya and Other Mesoamerican Scripts," The World's Writing Systems. Ed. Peter T. Daniels and William Bright. Oxford: Oxford University Press. Pages 172-182.
    Henry Rogers. 2005. Writing Systems: A Linguistic Approach. Oxford: Blackwell Publishing.
  3. 1 Nefi 7:14
  4. Los editores del Libro de Mormón han datado este comentario entre el 600 a.C. y el 592 a.C. (véase el encabezamiento de 1 Nefi capítulo 7), con el primer año del reinado de Sedequías datado en el año 600 a.C.
  5. Jeremías 32:1-2
  6. Mauss, 2003
  7. Roberts, 1985, p. 93