Historia interna e historia externa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

En historia de la ciencia, Imre Lakatos entiende por historia interna de una ciencia a su reconstrucción racional; esta reconstrucción explica el modo en que unas primeras teorías han sido sustituidas por otras, dando así lugar a un progreso científico. Por historia externa entiende la ídentificación de las circunstancias sociales, políticas, económicas, etc. que han podido influir en el desarrollo de esa ciencia. Por supuesto, y así lo reconoce este autor: "la historia de la ciencia es siempre más rica que su reconstrucción racional. Pero la reconstrucción racional o historia interna es primaria, la historia externa es solo secundaria ya que los problemas más importantes de la historia externa son definidos por la historia interna".

La historia crítica[editar]

La crítica interna y externa son técnicas del método crítico de investigación que antienden a la consideración previa de que los productos culturales del hombre, materiales y espirituales, ocurren en el tiempo y en espacio. Otra técnica de la investigación crítica de la historia consiste en la heurística que se ocupa de recoger toda la información escrita sobre el asunto investigado. La crítica interna se ocupa de analizar la información que se obtiene del objeto en sí mismo, trátese de documentos escritos o no.

La crítica interna tiende al conocimiento de lo particular y para ello ha desarrollado sutiles y precisos instrumentos que recogen del objeto los asuntos relativos a propiedades, cantidades, cualidades, estructura, arquitectura y todo lo qu69e contribuya a establecer objetivamente su naturaleza. Se vincula con la Mayéutica socrática que proponía que la verdad se encontraba dentro del ser.

La crítica externa se ocupa de poner al objeto en el contexto de su espacio y de su tiempo. Para ello evalúa las contradicciones, inconsistencias e incoherencias, lógicas y metodológicas en el dato, en el manejo de los datos y en las conclusiones que se extraigan de ellos. Esta técnica de investigación tiene sus orígenes en la hermenéutica.

Para dar un ejemplo, la Historia Crítica puede tomar los datos aportados por varias ramas del conocimiento sobre el átomo y establecer que nuestra idea del átomo ha variado en el tiempo en la medida en que los instrumentos para su observación se perfeccionaron, podemos decir que de su estudio surgieron varias hipótesis que tratan de explicar el mundo atómico. También podemos poner a esas hipótesis en un contexto amplio y señalar que las incongruencias, inexactitudes, contradicciones e incoherencias entre las hipótesis de Newton, Einstein, Maxwell, indican que no hay un conocimiento positivo, experimentalmente comprobable y suficientemente consistentes para afirmar que las explicaciones actuales al comportamiento de la materia son verdades objetivas.

También pudiera la Historia crítica destacar que el pensamiento científico del siglo XIX y XX se fundamenta en paradigmas, entre ellos la consideración inclusiva de los objetos materiales, excluyendo cualquier otro objeto de estudio. Es por ello que el cientificismo racionalista ignora lo metafísico, lo espiritual, lo parasíquico, lo psicológico y con ello la relación del hombre consigo mismo y su entorno.