Historia económica de Colombia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historia económica de Colombia, tuvo desarrollo de los sectorres derivados de Colombia, se encontraban en las producciones históricas tuvo consecuencia de la globalización, independecia, crisis económica. (JOSE ANTONIO OCAMPO)

Consecuencias económicas de la independencia[editar]

En medio del drama silencioso de la esclavitud de los indígenas y africanos, algunos personajes contradijeron la norma de la época como Pedro Claver en Cartagena de Indias, el principal mercado esclavista en América del Sur.
Acta de Independencia de la Provincia de Cartagena en la República de la Nueva Granada.

El Virreinato de la Nueva Granada logró un notable crecimiento económico durante la segunda mitad del siglo XVIII, que se frenó desde 1808 con el colapso de España a causa de la invasión y la guerra contra las fuerzas de Napoleón. El crecimiento luego se tornó negativo debido a la interrupción del comercio, las cruentas guerras de Independencia, la decadencia del esclavismo y el estancamiento del comercio internacional, hasta 1850. La inexperta burocracia criolla que remplazó a la de la Corona no tenía capacidad para solucionar los problemas; de modo que la Independencia inauguró un largo proceso de inestabilidad política que resultó muy costoso para la sociedad, aunque se inició una serie de reformas fiscales y legales que empezaron a modernizar la economía de la nueva república independiente.

El proceso de la Independencia produjo entonces costos y beneficios, en contra de la visión sesgada y unilateral de los criollos de la época y de los historiadores tradicionales, para quienes la Colonia fue un período de atraso económico y de oprobio político, y la emancipación el preámbulo de una historia republicana lineal y progresista. De acuerdo con otros economistas, la Independencia, en cambio, no dio lugar a nada nuevo y el sistema político que se construyó, cambió poco y constituyó un prolongado fracaso histórico.

Aunque los Borbones incentivaron el Libre comercio entre los virreinatos, nunca lograron consolidarlo; la Corona intentó limitar el poder de los consulados o gremios de comerciantes de Cádiz y Sevilla sobre el comercio con la metrópoli, y el del consulado de Cartagena sobre la distribución de las mercancías de ultramar en el interior de la colonia, pero no promovió una apertura a fondo ni propició una mayor competencia.

Se puede decir que lo que primó desde sus comienzos fue un intercambio comercial desigual para la recién conformada república. Llegaban más productos del extranjero, mercancías manufacturadas de Inglaterra, de lo que la Nueva Granada podía vender en otros países. Es decir, se importaba más y más caro de lo que se exportaba.

Colombia durante la primera Globalización[editar]

El café ha sido, tradicionalmente, uno de los principales productos de exportación de Colombia.
Bouquet printanier.jpg
Emerald crystal muzo colombia.jpg
Las flores, y las esmeraladas son también otros de los productos naturales más valiosos y exportados del país.

Dentro del comercio de exportación de Colombia durante el período de la primera Globalización se pueden identificar tres grupos de productos: productos principales (oro, café, tabaco y quina), productos secundarios (plata, cueros, algodón, caucho) y productos marginales (añil, cacao, azúcar, madera y platino). Los primeros se caracterizan porque durante períodos relativamente prolongados constituyeron gran parte de las exportaciones, y en algún momento llegaron a ser el producto principal de exportación del país. En el otro extremo los productos marginales, que no llegaron a representar el 2% de las exportaciones e incluso en ciertos períodos no lograron superar el 1%. A pesar de experimentar con una gama muy variada de productos, se pudo ver con claridad que sólo el café y los cueros (siglo XIX) y el oro junto al café un poco más adelante muestran una sistemática tendencia expansiva.[1] Al comenzar el siglo XX, el café ya había tomado posición como el producto básico de la economía de Colombia en el campo de las exportaciones. Sin embargo, existen varios sectores que hicieron que Colombia fuera uno de los países más reconocidos por su producción de esmeraldas y la floricultura. Entre otros, también se destacan los sectores de la agricultura, industria automotriz, textiles y un gran exportador oro, zafiros y diamantes, entre otros productos.[2]

Alemania, Reino Unido y Estados Unidos, fueron los principales compradores de los productos exportados por Colombia, ya que el resto (países como Italia, España, Panamá, etc.) presentan porcentajes insignificantes para una economía. Pero dentro de estos 3 países, sin duda, Estados Unidos representa el máximo porcentaje, alcanzando en algunos períodos, como por ejemplo en el año 1917 más del 80% de las exportaciones. Además, el abanico de los productos exportados era muy limitado: es verdad que el oro, las esmeraldas, entre otros, eran algunos de los productos colombianos, pero éstos no tomaron demasiada importancia. El café supuso casi el 85% de las exportaciones resultando este hecho empobrecedor para la economía exterior colombiana.[3]

Aplicación de políticas de sustitución de importaciones[editar]

Tradicionalmente en Colombia el proceso de desarrollo e industrialización ha estado sujeto a la disponibilidad de divisas como fuente de recursos para financiar el crecimiento a largo plazo. Hasta los años cincuenta e incluso hasta la década de los sesenta el principal medio para obtener divisas se centró principalmente en las ventas externas de café.

Incluso el desarrollo industrial en sus etapas iniciales estuvo muy ligado al desenvolvimiento del sector cafetero, especialmente en la zona occidental del país, lográndose un avance notable durante la segunda y tercera décadas del siglo. El desarrollo del sector cafetero hasta los años veinte permitió el crecimiento del estrecho mercado interno y un mejoramiento en la red de comunicaciones que favoreció una cierta integración de los diversos mercados regionales.[4]

El presidente Carlos Lleras Restrepo (1966-1970) y el político alemán Heinrich Krone. Lleras fue importante impulsor del modelo ISI.[5]

A mediados de los años veinte el país vivió una bonanza cafetera que finalizó en 1929, con el inicio de la crisis originada en el colapso de la bolsa de Nueva York. Se generó entonces una reducción de los términos de intercambio de Colombia, aunque la mayor cantidad de oro y de café exportado logró, en cierta medida, amortiguar la pérdida del poder de compra de las exportaciones. La producción cafetera durante los años treinta se mantuvo dinámica, gracias a las exportaciones realizadas a los Estados Unidos y a Alemania, pero la sobreproducción brasileña afectó negativamente los precios mundiales del grano.[6]

La crisis mundial iniciada con el colapso financiero de 1929 y su profundización causada por la Segunda Guerra Mundial, afectó significativamente el comportamiento económico no sólo de Colombia sino en general de todos los países latinoamericanos. En la década de los años treinta la industria manufacturera colombiana inició su despegue con base esencialmente en la producción de bienes de consumo, que resultaba adecuada para un mercado pequeño y estrecho como el colombiano, dada la imposibilidad de asumir la eventual producción de bienes intermedios y de capital.[7]

Los acontecimientos acaecidos auspiciaron la adopción de una serie de medidas proteccionistas, especialmente encaminadas a evitar la competencia contra industrias dinámicas en la época, como era el caso de la industria textil. Cabe destacar que las diversas medidas adoptadas en el frente monetario, cambiario, fiscal y externo -principalmente mediante el manejo de aranceles y el establecimiento de un control directo sobre las importaciones- y cafetero se llevaron a cabo al margen de cualquiera de los preceptos teóricos que florecían por la época, especialmente de las visiones keynesianas y más tarde las cepalinas.[8]

El comportamiento macroeconómico en la primera mitad de los años cincuenta se vio ampliamente beneficiado por los elevados precios del café, que favoreció la disponibilidad de recursos y, por tanto, el financiamiento de sectores como el industrial. El posterior colapso de los precios del café y la consiguiente ausencia de recursos para financiar el desarrollo industrial, llevaron a que a finales de los cincuenta y comienzos de los sesenta se reforzaran medidas proteccionistas como las que habían sido adoptadas años atrás. Sin embargo, la escasa diversificación de la base exportadora y la amplia evidencia de la excesiva dependencia del café para acceder a divisas, planteó la necesidad de iniciar un proceso de promoción de exportaciones. Así, en esta ocasión el fuerte proteccionismo implantado a finales de los años cincuenta, estuvo acompañado por una serie de medidas encaminadas a buscar promover las exportaciones de productos no tradicionales, especialmente industriales.[9]

Gracias a estas medidas, durante la segunda mitad del siglo XX el PIB se multiplicó por cuatro. Sin embargo, en relación al gasto público, durante los años 1950-80 se produjeron déficits seguidos de superávits, lográndose finalmente superar el nivel de superávit del inicio del periodo.[10]

Referencias[editar]

  1. Arango, Mariano (1982); El café en Colombia. 1930-1958. Producción, circulación y política, CIE,
  2. Fedesarrollo (1979); Economía cafetera colombiana (R. Junguito, director de proyecto y editor)
  3. Progreso, pobreza y exclusión, Thorp Rosemary 1998
  4. «El café y la autoridad estatal en Colombia» (en español).
  5. Pascual Amézquita Zárate , Revista de Globalización, Competitividad y Gobernabilidad. «[http://gcg.universia.net/pdfs_revistas/articulo_160_1280488659605.pdf La política de Industrialización por Sustitución de Importaciones: El contexto Colombiano]» (en español). Consultado el 19 de junio de 2012.
  6. José Antonio Ocampo. «Crisis Mundial y Cambio Estructural (1929-1945)» (en español).
  7. «La Crisis de 1929 y sus repercusiones en América Latina» (en español).
  8. «Medidas proteccionistas en Colombia» (en español).
  9. Luis Jorge Garay S , Biblioteca Luis Ángel Arango. «DE LA SUSTITUCIÓN DE IMPORTACIONES A LA APERTURA 1967-1996» (en español). Consultado el 19 de junio de 2012.
  10. Julio Silva Colmenares. «Colombia: crisis del crecimiento económico» (en español).