Historia de la relojería

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Historia del reloj»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Un reloj de arena mantiene la noción del tiempo transcurrido. El reloj de arena era uno de los dispositivos de cronometraje anteriores y se ha convertido en un símbolo del concepto de tiempo.

Durante miles de años, los dispositivos se han utilizado para medir y hacer un seguimiento de tiempo. El actual Sistema sexagesimal de tiempo, la medición data de aproximadamente 2000 A.C. Los Egiptocios antiguos dividieron el día en dos períodos de 12 horas, y se utilizan grandes obeliscos para seguir el movimiento del Sol. También desarrollaron el reloj de agua, que probablemente fueron utilizados por primera vez en el recinto de Amón-Ra, y más tarde fuera de Egipto, así; que fueron empleados con frecuencia por la Antigua Grecia, quien los llamó clepsidras . Se cree que la dinastía Cho utilizó el reloj de agua de salida en la misma época, los dispositivos que se introdujeron a partir de Mesopotamia ya en 2000. Otros dispositivos de cronometraje antiguos incluyen el reloj de vela, que se utiliza en China, Japón, Inglaterra e Irak; el Reloj de sol, ampliamente utilizados en la India y el Tíbet, así como algunas partes de Europa; y el reloj de arena, que funcionaba de manera similar a un reloj de agua. El reloj de sol, un reloj de principios, se basa en las sombras para proporcionar una buena estimación de la hora en un día soleado. No es tan útil en días nublados o de noche y requiere recalibración como el cambio de las estaciones (si el gnomon no estaba alineado con el eje de la Tierra). El reloj más antiguo conocido con un mecanismo de accionamiento hidráulico escape, que transfiere energía de rotación en movimientos intermitentes,[1] se remonta al siglo 3 antes de Cristo de la antigua Grecia;[2] Ingenieros chinos más tarde inventaron los relojes que incorporan mercurio - impulsado mecanismos de escape en el siglo 10,[3] seguido de ingenieros árabes, inventaron los relojes de agua de impulsadas por engranajes y pesos en el siglo 11.[4]

Los primeros relojes mecánicos, empleando la punto de escape mecanismo con una trasgo o volante cronometrador, se inventaron en Europa en torno al comienzo del siglo 14, y se convirtió en el estándar dispositivo de cronometraje hasta que el reloj de péndulo fue inventado en 1656. la invención de la resorte a principios del siglo 15 permitió relojes portátiles que se construirán, desarrollándose en los primeros reloj de bolsillo es por el siglo 17 , pero estos no eran muy precisos hasta que se añadió el resorte de balance para la rueda de balance a mediados del siglo 17. El reloj de péndulo seguía siendo el cronometrador más precisa hasta la década de 1930, cuando se inventaron oscilador de cuarzo, seguido del reloj atómico después de la Primera Guerra Mundial. Aunque al principio se limitara a los laboratorios, el desarrollo de la microelectrónica en la década de 1960 reloj de cuarzo hecho tanto compacto y barato de producir, y por la década de 1980 se convirtieron en la tecnología de cronometraje dominante en el mundo, tanto en los relojes y relojes de pulsera. Los relojes atómicos son mucho más precisos que cualquier dispositivo de cronometraje anterior, y se utilizan para calibrar otros relojes y para calcular el momento adecuado en la Tierra; un sistema estandarizado civiles, Tiempo Universal Coordinado, se basa en el tiempo atómico.

Dispositivos de cronometraje de las primeras civilizaciones[editar]

El sol se levanta sobre Stonehenge en el solsticio de junio

Muchas civilizaciones antiguas observaron cuerpos astronómicos, a menudo el Sol y la Luna, para determinar los tiempos, fechas y estaciones.[5] [6] Métodos de cronometraje sexagesimal, ahora común en sociedad occidental, primero se originaron casi 4000 atras; hace años en Mesopotamia y Egipto;[5] [7] [8] un sistema similar fue desarrollado más adelante en Mesoamérica.[9] Los primeros calendarios pueden haber sido creados durante el último período glacial, por cazador-recolectores que empleaban herramientas como palos y huesos para el seguimiento de las fases de la luna o las estaciones.[6] Círculo de piedras, como Stonehenge de Inglaterra, fueron construidos en diferentes partes del mundo, especialmente en la Prehistoria Europea, y se cree que se han utilizado para el tiempo y predecir los eventos de temporada y anuales tales como equinoccio es o solsticio s.[6] [10] Como las civilizaciones megalisticas no dejaron historia, poco se sabe de sus calendarios o métodos de cronometraje.[11]

Antiguo Egipto[editar]

Antiguo reloj de sol de Egipto (c. 1500 aC) desde el Valle de los Reyes. Durante el día se divide en 12 partes.

El reloj de sol más antiguo conocido es de Egipto, que data de alrededor de 1500 aC (19a dinastía), y fue descubierto en el Valle de los Reyes en 2013.[12] Los relojes de sol tienen su origen en el reloj sombras, que fueron los primeros dispositivos que se utilizan para medir las partes de un día.[13] Obeliscos egipcios antiguos, construidos alrededor de 3500 aC, también se encuentran entre los primeros relojes de sombra.[6] [14] [15]

Relojes de sombra de Egipto, agrupada en diurnas de 12 partes con cada parte dividen en partes más precisos.[12] Un tipo de reloj sombra consistía en un largo tallo con cinco marcas de variables y un travesaño elevada que arrojó una sombra sobre esas marcas. Se posiciona hacia el este por la mañana, y se giró hacia el oeste al mediodía <- ¿Por qué -?> Obeliscos funcionaba de la misma manera:. La sombra proyectada en los marcadores alrededor de él permitió a los egipcios para calcular el tiempo. El obelisco también indicó si era por la mañana o por la tarde, así como el verano y invierno solsticios.[6] [16] Un tercer reloj sombra, desarrolló 1500 antes de Cristo, fue similar en forma a un doblado T-cuadrado. Se mide el paso del tiempo por la sombra proyectada por el travesaño en una regla no lineal. La T se orientó hacia el este por las mañanas, y se dio la vuelta en mediodía, de modo que pudiera emitir su sombra en la dirección opuesta.[17]

Aunque precisa, relojes de sombra se basó en el sol, y así eran inútiles por la noche y en días nublados.[16] [18] Por tanto, los egipcios desarrollaron una serie de instrumentos de cronometraje alternativas, incluyendo relojes de agua, y un sistema para el seguimiento de los movimientos de la estrella. La descripción más antigua de un reloj de agua es a partir de la inscripción de la tumba del siglo 16 antes de Cristo oficial de la corte egipcia Amenemhet, que lo identifica como su inventor.[19] Había varios tipos de relojes de agua, algunos más elaborados que otros. Un tipo consistía en un recipiente con pequeños agujeros en su parte inferior, que se flotó en el agua y se deja llenar a una velocidad casi constante; marcas en el lado de la taza indican el tiempo transcurrido, como la superficie del agua llegó a ellos. La clepsidra más antiguo conocido fue encontrado en la tumba de Faraón Amenhotep I (1525-1504BC), lo que sugiere que fueron utilizados por primera vez en el antiguo Egipto.[16] [20] [21] Otro método egipcio de determinar el tiempo durante la noche estaba usando plomada-lines llamado Merjet s. En uso desde al menos el año 600 aC, dos de estos instrumentos fueron alineados con Polaris, al norte estrella polar, para crear un eje norte-sur meridiano. El tiempo se mide con precisión mediante la observación de ciertas estrellas mientras cruzaban la línea creada con los merkhets.[16] [22]

Antigua Grecia y Roma[editar]

Ctesibio 's clepsidra del siglo tercero antes de Cristo. Clepsidra , literalmente ladrón de agua , es la palabra griega para reloj de agua .[23]

Reloj de agua, o clepsidras, se utilizan comúnmente en la antigua Grecia después de su introducción por Platón, quien también inventó una base de agua despertador.[24] [25] Una cuenta de despertador de Platón lo describe como dependiendo del desbordamiento de las noches de un recipiente que contiene bolas de plomo, que flotaban en una cuba columnar. La cuba celebró una cantidad cada vez mayor de agua, suministrada por una cisterna. Por la mañana, el barco habría flotado suficientemente alto como para caerse, produciendo las bolas de plomo a la cascada en un plato de cobre. El estruendo resultante sería entonces despertar estudiantes de Platón en la Academia.[26] Otra posibilidad es que constaba de dos tarros, conectados por un sifón. Agua vació hasta que alcanzó el sifón, que transporta el agua a la otra jarra. Allí, el agua que se levanta sería forzar el aire a través de un silbato, hacer sonar una alarma.[25] Los griegos y los caldeos registros de cronometraje mantenidos regularmente como una parte esencial de sus observaciones astronómicas.

Griego astrónomo, Andrónico de Cirro, supervisó la construcción de la Torre de los Vientos en Atenas en el siglo primero.

En la tradición griega, se utilizaron clepsidras en corte; más tarde, el Romanos adoptó esta práctica, también. Hay varias menciones de esta en los registros históricos y la literatura de la época; por ejemplo, en Teeteto , Platón dice que "Los hombres, por otro lado, siempre hablan a toda prisa, para que el agua que fluye en los exhorta".[27] Otra mención se da en Lucio Apuleyo 'El asno de oro' ':. "El Secretario de la Corte comenzó a llorar de nuevo, esta vez convocando el principal testigo de la acusación a aparecer hasta dio un paso a un anciano ., a quien yo no sabía que él fue invitado a hablar por el tiempo que había agua en el reloj, lo que fue un globo hueco en el cual el agua se vierte a través de un embudo en el cuello, y de la que escapó gradualmente a través de finas perforaciones en la base ".[28] El reloj en cuenta Apuleyo era uno de los varios tipos de reloj de agua utilizados. Otra consistía en un recipiente con un agujero en su centro, que se flotó en el agua. El tiempo se mantuvo observando cuánto tiempo tomó el tazón para llenar con agua.[29]

Aunque clepsidras eran más útiles que los relojes de sol-que podrían ser utilizados en interiores, durante la noche, y también cuando el cielo estaba nublado, no eran tan precisos; los griegos, por lo tanto, buscó una manera de mejorar sus relojes de agua.[30] Aunque todavía no es tan preciso como los relojes de sol, relojes de agua griegos se hicieron más precisas en torno a 325 aC, y fueron adaptados para tener una cara con una aguja de las horas, por lo que la lectura del reloj más preciso y cómodo. Uno de los problemas más comunes en la mayoría de los tipos de clepsidras fue causada por presión de agua: cuando el recipiente que contiene el agua estaba lleno, el aumento de la presión hizo que el agua fluya más rápidamente. Este problema fue abordado por los griegos y romanos horologists a partir de 100 aC, y la mejora continua que se hará en los siguientes siglos. Para contrarrestar el aumento del flujo de agua, contenedores-por lo general de agua del reloj cuencos o jarros fueron dados una forma cónica; posicionado con el extremo ancho hacia arriba, una mayor cantidad de agua tenía que fluir hacia fuera con el fin de dejar caer la misma distancia que cuando el agua fue menor en el cono. Junto con esta mejora, los relojes se construyeron más elegante en este período, con las horas marcadas por gongs, puertas que se abren a las estatuillas, campanas, o mecanismos en movimiento en miniatura.[16] Hubo algunos problemas pendientes, sin embargo, que nunca fueron resueltos, como el efecto de la temperatura. El agua fluye más lentamente cuando está frío, o incluso se puede congelar.[31]

Entre 270 aC y 500 dC, helenística (Ctesibio, Herón de Alejandría, Arquímedes) y romano horologists y astrónomo s comenzaron a desarrollar más elaborados relojes de agua mecanizadas. La complejidad añadida tiene por objeto regular el flujo y en la prestación de las pantallas más elegantes del paso del tiempo. Por ejemplo, algunos relojes de agua resonaban campanas y gong s, mientras que otros se abrieron las puertas y ventanas para mostrar figuras de personas, o se mueven los punteros, y diales. Algunos incluso muestran astrológicos o modelos del universo.

A pesar de que los griegos y los romanos hicieron mucho para avanzar la tecnología reloj de agua, todavía continuaron usando relojes de sombra. El matemático y astrónomo Teodosio de Bitinia, por ejemplo, se dice que ha inventado un reloj de sol universal que era exacta en cualquier lugar en la Tierra, aunque se sabe poco sobre ella.[32] Otros escribieron del reloj de sol en las matemáticas y la literatura de la época. Marco Vitruvio, el autor romano de De Architectura , escribió en las matemáticas de la gnomon s, o cuchillas reloj de sol.[33] Durante el reinado de Emperador Augusto, los romanos construyeron el mayor reloj de sol jamás construido, el Solarium Augusti. Su gnomon era un obelisco de Heliópolis.[34] Del mismo modo, se utilizó el obelisco de Campo de Marte como el gnomon de reloj de sol zodiacal de Augusto.[35] [[Plinio los] Mayores] registros que el primer reloj de sol en Roma llegaron a 264 antes de Cristo, saqueados de Catania, Sicilia; según él, le dio la hora incorrecta hasta que la marcas y ángulo adecuado para la latitud de Roma se utilizaron: un siglo después.[36]

Persia[editar]

Reloj persa antiguo. Kariz.zibad
Reloj persa antiguo.
La reconstrucción de la escena de un gestor de reloj de agua (Miraab), Irán

De acuerdo con Calístenes, los Persas estaban usando reloj de agua en 328 antes de Cristo para asegurar una distribución justa y exacta de agua a partir de qanat s de sus accionistas para el riego agrícola. El uso de relojes de agua en Irán, especialmente en Zeebad, se remonta al 500 aC. Más tarde también se utilizaron para determinar los días santos exactas de las religiones pre-islámicos, como el Nowruz , Chelah o Yalda - el más corto, más largas, y de igual longitud días y noches de los años. Los relojes de agua utilizados en Irán fueron una de las herramientas más prácticas antiguas para temporizar el calendario anual.[37]

Relojes de agua, o Fenjaan , en Persia llegaron a un nivel de precisión comparable a los estándares actuales de la hora normal. El fenjaan fue el dispositivo de cronometraje más precisos y comúnmente utilizado para el cálculo de la cantidad o el tiempo que un agricultor debe tomar agua de un qanat o bien para el riego de las fincas, hasta que fue sustituido por el actual reloj más exacto.[37] Relojes de agua persas eran una herramienta práctica y útil para los accionistas de la qanat para calcular la longitud de tiempo que podrían desviar el agua a su granja. El qanat era la única fuente de agua para la agricultura y el riego por lo que una distribución justa y equitativa del agua era muy importante. Por lo tanto una persona de edad muy justo e inteligente fue elegido para ser el gerente del reloj de agua, y se necesitaban al menos dos directores de tiempo completo para controlar y observar el número de fenjaans y anunciar la hora exacta durante los días y noches.[38]

El fenjaan fue una gran olla llena de agua y un recipiente con pequeño agujero en el centro. Cuando el recipiente se llene de agua, que se hundiría en la olla, y el gerente sería vaciar el recipiente y lo puso de nuevo en la parte superior del agua en la olla. Él sería registrar el número de veces que el tazón se hundió poniendo pequeñas piedras en un frasco.[38]

El lugar donde se encuentra el reloj, y sus directivos, se conocen colectivamente como khaneh fenjaan . Por lo general, este sería el último piso de una casa pública, con ventanas al oeste-y orientada al este para mostrar la hora de la puesta del sol y el amanecer. También había otra herramienta de tiempo de mantenimiento de la llamada un staryab o astrolabio, pero se utiliza sobre todo para las creencias supersticiosas y no era práctico para su uso como calendario de agricultores. El reloj de agua Zeebad Gonabad fue usado en hasta 1965, cuando fue sustituido por los relojes modernos.[37]

China[editar]

Joseph Needham especularon que la introducción de la clepsidra salida a China, tal vez de Mesopotamia, se produjo ya en el segundo milenio antes de Cristo, durante la dinastía Shang, y, a más tardar el 1er milenio antes de Cristo. A comienzos de la dinastía Han, en 202 aC, la clepsidra salida fue reemplazado gradualmente por la clepsidra de entrada, que contó con una varilla indicadora en un flotador. Para compensar la caída de presión de la cabeza en el depósito, lo que retrasó la hora normal como el vaso lleno, Zhang Heng añade un tanque adicional entre el depósito y el recipiente de entrada. Alrededor de 550 dC, Yin Gui fue la primera en China para escribir del tanque de desbordamiento o de nivel constante añadido a la serie, que se describe más adelante en detalle por el inventor Shen Kuo. Alrededor de 610, este diseño fue superado por dos Dinastía Sui inventores, Geng Xun y Yuwen Kai, que fueron los primeros en crear la clepsidra equilibrio, con posiciones estándar para el balanza romana.[39] Joseph Needham señala que: el equilibrio de clepsidra permite el ajuste estacional de la carga de presión en el depósito de compensación por tener posiciones estándar para el contrapeso se graduó en la viga, y por lo tanto se podría controlar la velocidad de flujo para diferentes longitudes de día y de noche. Con esta disposición se requiere ningún depósito de desbordamiento, y los dos asistentes fueron advertidos cuando la clepsidra necesario rellenar .[39]

Relojes por tipo[editar]

El término 'reloj' abarca un amplio espectro de dispositivos, que van desde relojes de pulsera al Reloj del Largo Ahora. La palabra reloj se dice que se derivan de la "clokke 'Inglés Medio' ', Old North francés' 'cloque' ', o holandés medio' 'clocke' ', todo lo cual significa' 'campana' ', y se derivan de la [[medieval] América]' 'clocca' ', que también significa campana.[40] [41] [42] De hecho, se utilizaron campanas para marcar el paso del tiempo; que marcan el paso de las horas en el mar y en abadías.

A lo largo de la historia, los relojes han tenido un variedad de fuentes de energía, incluyendo gravedad, muelles, y electricidad.[43] [44] Los relojes mecánicos se generalizó en el siglo 14, cuando se utilizaron en medieval monasterios para mantener el horario regulado de oraciones. El reloj continuó siendo mejorado, con la primera [reloj [péndulo]] siendo diseñado y construido en el siglo 17.

Relojes de vela[editar]

La primera mención de reloj de vela s proviene de un poema chino, escrito en 520 por Usted Jianfu. Según el poema, la vela se graduó fue un medio para determinar el tiempo en la noche. Velas similares se utilizaron en Japón hasta principios del siglo 10.[45]

El reloj de vela más comúnmente mencionado escrito y de se atribuye al rey Alfredo el Grande. Se componía de seis velas hechas de 72 pennyweight s de la cera, cada uno de altura, y de espesor uniforme, marcó cada pulgada (2,54 cm). A medida que estas velas quemadas durante unas cuatro horas, cada marca representa 20 & nbsp; minutos. Una vez encendida, las velas se colocaron en cajas de vidrio enmarcados de madera, para evitar que la llama de extinción.[46]

Los relojes de vela más sofisticados de su tiempo eran los de Al-Yazari en 1206. Uno de sus relojes de vela incluido un marcador para mostrar la hora y, por primera vez, empleó un cierre de bayoneta, un mecanismo de fijación todavía se utiliza en los tiempos modernos.[47] Donald Routledge Colina describen los relojes de vela de Al Jazarí de la siguiente manera:

La vela, cuya velocidad de combustión que se conocía, llevaba contra el lado inferior de la tapa, y su mecha pasa a través del agujero. Cera recoge en la indentación y podría ser retirado periódicamente para que no interfiera con la quema constante. La parte inferior de la vela descansaba en un plato poco profundo que tenía un anillo en su lado conectado a través de poleas a un contrapeso. Como la vela quemada, el peso empuja hacia arriba a una velocidad constante. Los autómatas fueron operados desde el plato en la parte inferior de la vela. No hay otros relojes de la vela de esta sofisticación se conocen. [48]

Un reloj de aceite de la lámpara

Una variación de este tema era el reloj de aceite de las lámparas. Estos dispositivos de cronometraje primeros consistían en un depósito de vidrio graduada para contener aceite - por lo general aceite de ballena, que se quemó limpiamente y de manera uniforme - suministrar el combustible para una lámpara incorporada. A medida que el nivel del depósito se redujo, proporcionó una medida aproximada del paso del tiempo.

Relojes de incienso[editar]

Además de agua, y los relojes mecánicos, velas [reloj incienso]] se utilizaron en la Lejano Oriente, y se formado en varias formas diferentes.[49] Incienso relojes se utilizó por primera vez en China alrededor del siglo sexto; en Japón, todavía existe en la Shosoin,[50] aunque sus personajes no son chinos, pero devanagari.[51] Debido a su frecuente uso de caracteres devanagari, sugerente de su uso en budista ceremonias, Edward H. Schafer especularon que los relojes de incienso se inventaron en India.[51] Aunque es similar a la del reloj de la vela, los relojes de incienso quemados de manera uniforme y sin una llama; por lo tanto, eran más precisos y más seguro para uso en interiores.[52]

Se han encontrado varios tipos de reloj de incienso, las formas más comunes incluyen el sello y el incienso palo de incienso.[53] [54] Un reloj de palo de incienso era un palo de incienso con las calibraciones;[54] la mayoría fueron elaboradas, a veces tiene roscas, con pesos atados, a intervalos regulares. Los pesos se reduciría en un plato o gong abajo, lo que significa que había transcurrido una cierta cantidad de tiempo. Algunos relojes de incienso se llevaron a cabo en bandejas elegantes; También se utilizaron bandejas de fondo se abren, para permitir que los pesos que se utilizarán junto con la bandeja decorativa.[55] [56] También se utilizaron los palillos de incienso con diferentes aromas, por lo que las horas fueron marcados por un cambio en la fragancia.[57] Las varitas de incienso pueden ser rectos o en espiral; los otros eran más largas en espiral, y por lo tanto estaban destinados a largos períodos de uso, y, a menudo cuelgan de los techos de las casas y templos.[58]

En Japón, un geisha fue pagado por el número de senkodokei (varitas de incienso) que se había consumido, mientras que ella estaba presente, una práctica que continuó hasta 1924.[59] Relojes sello incienso se utilizaron para ocasiones y eventos como el reloj stick similares; mientras fines religiosos eran de primordial importancia,[53] estos relojes también fueron populares en las reuniones sociales, y fueron utilizados por los académicos y los intelectuales chinos.[60] El sello era un disco de madera o de piedra con una o más ranuras grabadas en ella[53] en el que se colocó incienso.[61] Estos relojes eran comunes en China,[60] pero se produjeron en menor número en Japón.[62] Para señalar el paso de una cantidad específica de tiempo, pequeños trozos de maderas fragantes, resinas, o diferentes inciensos perfumados pueden ser colocados en los senderos de polvo de incienso. Diferentes relojes de incienso en polvo utilizan diferentes formulaciones de incienso, dependiendo de cómo fue presentado el reloj.[63] La longitud de la pista de incienso, directamente relacionado con el tamaño de la junta, era el factor principal en la determinación de cuánto tiempo el reloj duraría; todo quemado por largos períodos de tiempo, que van de entre 12 horas y un mes.[64] [65] [66]

Mientras que los sellos de incienso primeros eran de madera o de piedra, los chinos introdujeron gradualmente discos de metal, lo más probable comienzo durante la dinastía Song. Esto permitió a los artesanos para crear más fácilmente los sellos grandes y pequeñas, así como el diseño y decorar ellos más estéticamente. Otra ventaja era la capacidad de variar las rutas de los surcos, para permitir el cambio de longitud de los días en el año. Como los sellos más pequeños se hicieron más fácilmente disponible, los relojes crecieron en popularidad entre los chinos, y con frecuencia se les dio como regalo.[67] Relojes sello incienso a menudo buscados por los coleccionistas de reloj de hoy en día; Sin embargo, pocos quedan que todavía no se han comprado o ha colocado en exhibición en los museos o templos.[62]

Los relojes de sol[editar]

Un reloj de sol del siglo 20 en Sevilla, Andalucía, España

Los relojes de sol se habían utilizado para la hora normal desde Antiguo Egipto. Diales antiguos fueron Nodus basados horas con líneas rectas que indicaban-también llamados horas desiguales horas-temporales que varían con las estaciones. Cada día se dividió en 12 segmentos iguales, independientemente de la época del año; por lo tanto, las horas eran más cortos en invierno y más en verano. El reloj de sol fue desarrollado por astrónomos musulmanes. La idea de utilizar horas de igual duración a lo largo del año fue la innovación de Abul-Hasan Ibn al-Shatir en 1371, basada en desarrollos anteriores en trigonometría de Muhammad ibn Jabir al-Harrani Albatenio (Albategni). Ibn al-Shatir era consciente de que "el uso de un gnomon que es paralelo al eje de la Tierra va a producir relojes de sol cuyas líneas horas indicar igualdad horas en cualquier día del año". Su reloj de sol es el reloj de sol más antiguo eje polar todavía en existencia. El concepto apareció en los relojes de sol occidentales a partir de 1446.[68] [69]

Tras la aceptación de heliocentrismo y la igualdad de horas, así como los avances en la trigonometría, relojes de sol aparecieron en su forma actual durante la Renacimiento, cuando se construyeron en gran número.[70] En 1524, el astrónomo francés Oronce Fina construyó un reloj de sol [] [marfil], que todavía existe;[71] más tarde, en 1570, el astrónomo italiano Giovanni Padovani publicó un tratado que incluye instrucciones para la fabricación y colocación de murales (vertical) y relojes de sol horizontales. Del mismo modo, [[Giuseppe Biancani |] de Giuseppe Biancani] Construcció instrumenti anuncio horologia solarios (1620) analiza cómo construir relojes de sol.[72]

Relojes con engranajes y escapes[editar]

Lavabo griego autómata trabaja con el primer escape. El mecanismo también fue utilizado en relojes de agua griegos.[73]

La primera instancia de un escape de líquido impulsado fue descrito por el Griego ingeniero Filón de Bizancio (. Fl siglo tercero antes de Cristo) en su tratado técnico Neumática (capítulo 31), donde él compara el mecanismo de escape de un lavabo autómata con los que el empleado en (agua) los relojes.[73] Otro reloj pronto para uso de escape fue construido durante el siglo séptimo en Chang'an, por tántrico monje y matemático, Yi Xing, y funcionario del gobierno Liang Lingzan.[74] [75] Un instrumento astronómico que servía como un reloj, que se discutió en un texto contemporáneo de la siguiente manera:[76]

Fue hecho a la imagen de los cielos redondos y en ella se muestra las mansiones lunares en su orden, el ecuador y los grados de la circunferencia celestial. El agua, que fluye en cucharadas, giró una rueda de forma automática, girándola una vuelta completa en un día y la noche. Además de esto, había dos anillos instalados alrededor de la esfera celeste fuera, teniendo el sol y la luna roscado en ellos, y éstos fueron hechos para moverse en círculos órbita & nbsp; ... E hicieron una caja de madera de la superficie de lo que representa el horizonte, ya que el instrumento estaba medio hundido en ella. Se permitió que las determinaciones exactas de la época de amaneceres y atardeceres, llenas y nuevas lunas, demorarse y corriendo. Por otra parte, hubo dos tomas de madera que se colocan en la superficie de horizonte, que tienen uno una campana y el otro un tambor frente a ella, la campana de ser golpeada de forma automática para indicar las horas, y el tambor siendo golpeados automáticamente para indicar los barrios. Todos estos movimientos fueron provocados por la maquinaria dentro de la caja, cada uno dependiendo de ruedas y ejes, ganchos, pasadores y barras de enclavamiento, dispositivos y cerraduras de cheques mutuamente parar.[76]

El diagrama original de Su Song 's libro que muestra el funcionamiento interno de su torre del reloj

Desde el reloj de Yi Xing era un [reloj de agua []], que se vio afectada por las variaciones de temperatura. Ese problema se resolvió en 976 por Zhang Sixun mediante la sustitución del agua con mercurio, que permanece en estado líquido a -39 ° C. Zhang implementó los cambios en su torre del reloj, que estaba a punto 10 metros de alto, con escapes para mantener el reloj girando y campanas para señalar cada cuarto de hora. Otro reloj digno de mención, la elaborada Motor Cósmico, fue construido por Su Song, en 1088. Era aproximadamente del tamaño de la torre de Zhang, pero tenía una rotación automática de esfera armilar - también llamado un globo-de celeste que se pudieron observar las posiciones de las estrellas. También contó con cinco paneles con gongs maniquíes timbre o campanas, y tabletas que muestran la hora del día, o en otras ocasiones especiales.[16] Además, se contó con la unidad de la cadena interminable primero conocido de transmisión de poder en la relojería.[3] Originalmente construido en la capital de Kaifeng, que fue desmantelado por el Jin ejército y se envía a la capital de Yanjing (ahora [[Beijing] ]), donde no fueron capaces de poner de nuevo juntos. Como resultado, el hijo de Su Song Su Xie recibió la orden de construir una réplica.[77]

Las torres de reloj construido por Zhang Sixun y Su Song, en los siglos 10 y 11, respectivamente, también incorporan un mecanismo [] reloj [sorprendente], el uso de tomas de reloj para que suene la hora.[78] Un reloj llamativo exterior de China fue el Jayrun Reloj de Agua, en el Mezquita de los Omeyas en Damasco, Siria, que golpeó una vez cada hora. Fue construido por Muhammad al-Sa'ati en el siglo 12, y más tarde descrito por su hijo Ridwan Ibn al-Sa'ati, en su En la construcción de relojes y su uso (1203), cuando la reparación de la reloj.[79] En 1235, un reloj de alarma temprana monumental-alimentado de agua que "anunció la capital horas de oración y el tiempo tanto de día como de noche" se completó en el hall de entrada de la Mustansiriya Madraza en Bagdad.[80]

El primer reloj de engranajes fue inventado en el siglo 11 por los ingeniero árabe Ibn Khalaf al-Muradi en Iberia islámica ; se trataba de un reloj de agua que emplea un mecanismo complejo trenes engranajes, incluyendo tanto segmentaria y engranaje epicicloidal,[4] [81] capaz de transmitir alta par. El reloj fue rival en su uso de sofisticado engranaje complejo, hasta que los relojes mecánicos del siglo de mid-14th.[81] Reloj de Al-Muradi también empleó el uso de mercurio en su hidráulica enlaces,[82] [83] que podría funcionar mecánica autómatas.[83] El trabajo de Al-Muradi era conocido por los estudiosos que trabajan en Alfonso X de Castilla,[84] por lo tanto, el mecanismo puede haber jugado un papel en el desarrollo de los relojes mecánicos europeos.[81] Otros relojes de agua monumentales construidos por los ingenieros musulmanes medievales también emplean trenes de engranajes complejos y matrices de autómatas.[85] Al igual que los anteriores griegos y los chinos, los ingenieros árabes en el momento también desarrollaron un mecanismo escape líquido impulsado por los que trabajan en algunos de sus relojes de agua. Flotadores pesados se utilizaron como pesos y un sistema de carga constante se utilizó como un mecanismo de escape,[4] que estuvo presente en los controles hidráulicos se utilizan para hacer los flotadores pesados descienden a un ritmo lento y constante.[85]

Un reloj de mercurio, que se describe en el Libros del Saber de Astronomía , un español trabajo de 1277 que consta de traducciones y paráfrasis de obras árabes, es a veces citado como evidencia para el conocimiento musulmán de un reloj mecánico . Sin embargo, el dispositivo era en realidad un reloj de agua cilíndrico compartimentada,[86] que el Judio ish autor de la sección correspondiente, Rabino Isaac, construido con principios descritos por un filósofo llamado "Irán", identificado con Herón de Alejandría. (fl primero siglo I dC), en la forma en objetos pesados puede ser levantada.[87]

Relojes astronómicos[editar]

Astrolabes se utilizaron como Reloj astronómicos por astrónomos musulmanes en la mezquita y observatorios.

Durante el siglo 11 en la Dinastía Song, el astrónomo chino, horologista y el ingeniero mecánico Su Song crearon una impulsada por agua reloj astronómico por su torre del reloj de Kaifeng Ciudad. Se incorporó un mecanismo de escape, así como la unidad de la cadena más antigua conocida sin fin de transmisión de potencia, lo que llevó a la esfera armilar.

Contemporáneo astrónomos musulmanes también construyeron una variedad de relojes astronómicos muy precisos para su uso en sus mezquitas y observatorios,[88] tales como el reloj astronómico de accionamiento hidráulico por Al-Yazari en 1206,[89] [90] y el reloj astrolabic por Ibn al-Shatir a principios del siglo 14.[91] Los astrolabios de cronometraje más sofisticados eran los mecanismos de engranajes astrolabio ed diseñados por Abu Rayhan Bīrūnī en el siglo 11 y por Muhammad Ibn Abu Bakr en el siglo 13. Estos dispositivos funcionan como dispositivos de cronometraje y también como Calendarios.[4]

Reloj Castillo por Al-Yazari, copia del siglo 14

Un sofisticado reloj astronómico de accionamiento hidráulico fue construido por Al-Yazari en 1206. Este castillo reloj era un dispositivo complejo que estaba a punto 11 pies (3,3528 m) alta, y tenía múltiples funciones, junto con la hora normal. Incluía una pantalla de la zodiaco y los caminos solares y lunares, y un puntero en la forma de la luna creciente, que viajó a través de la parte superior de una puerta de enlace, movido por un carro escondido y haciendo que las puertas se abran, cada uno revelando un maniquí, cada hora.[48] [92] Era posible para restablecer la longitud del día y la noche con el fin de dar cuenta de los cambios en las longitudes de día y de noche durante todo el año. Este reloj también contó con un número de autómatas incluyendo halcones y músicos que tocaban música automáticamente cuando se mueve por palancas operadas por un oculto árbol de levas unido a un rueda de agua.[93]

Reloj de arena[editar]

Puesto que el reloj de arena era uno de los pocos métodos fiables de medir el tiempo en el mar, se especula que fue utilizado a bordo de buques ya en el siglo 11, cuando habría complementado la brújula magnética como una ayuda a la navegación. Sin embargo, la evidencia inequívoca más antigua de su uso aparece en la pintura Alegoría del Buen Gobierno , por Ambrogio Lorenzetti, a partir de 1338.[94] Desde el siglo 15 en adelante, se utilizaron relojes de arena en una amplia gama de aplicaciones en el mar, en las iglesias, en la industria, y en la cocina; ellos fueron los primeros confiable, reutilizable, razonablemente precisa y fácilmente construido dispositivos de tiempo de medición. El reloj de arena también adquirió significados simbólicos, como el de la muerte, la templanza, la oportunidad, y el Padre Tiempo, por lo general representado como un hombre con barba, viejo.[95] Aunque también se utiliza en China, el reloj de arena, la historia no es desconocida.[96] El [[Portugal |] Portugués] navegante Fernando de Magallanes utiliza 18 relojes de arena en cada buque durante su circunnavegación del globo en 1522.[97]

Relojes mecánicos[editar]

El uso en las iglesias medievales[editar]

El reloj astronómico de la Abadía de St Albans, construida por su abad, Richard de Wallingford

Los primeros relojeros medievales europeas eran monjes cristianos.[98] Instituciones religiosas medievales requieren relojes porque de oración y de trabajo horarios diarios estaban estrictamente reguladas. Esto se hizo por varios tipos de dispositivos de tiempo-que dicen y de grabación, como relojes de agua, relojes de sol y velas marcadas, probablemente utilizados en combinación.[44] [99] Cuando se utilizaron los relojes mecánicos, que se enrollan a menudo, al menos, dos veces al día para asegurar la exactitud.[100] Tiempos y duraciones importantes fueron difundidos por las campanas, peldaño, ya sea a mano o mediante un dispositivo mecánico, como un batidor de caer el peso o en rotación.

Pacifico da Verona, arcediano de Verona, fue creído por mucho tiempo que han construido un reloj de agua ( Horologium nocturnum ) ya en 850.[101] Recientemente, sin embargo, el reloj pacificus 'ha sido identificada como un tubo de observación utiliza para localizar estrellas con un libro de acompañamiento de las observaciones astronómicas, en lugar de un reloj mecánico o agua, una interpretación apoyada por ilustraciones de manuscritos medievales.[102] [103]

Las necesidades religiosas y la habilidad técnica de los monjes medievales fueron factores cruciales en el desarrollo de los relojes, como el historiador Thomas Woods escribe: Los monjes también cuentan relojeros hábiles entre ellos. El primer reloj grabado fue construido por el futuro Papa Silvestre II para la ciudad alemana de Magdeburgo, en torno al año 996. relojes mucho más sofisticados fueron construidos por los monjes posteriores. Peter Lightfoot, un monje de Glastonbury del siglo 14, construido uno de los relojes más antiguos todavía en existencia, que ahora se encuentra en excelentes condiciones en el Museo de Ciencias de Londres.[104]

La aparición de los relojes en escritos del siglo 11 implica que eran bien conocidos en Europa en ese período.[105] A principios del siglo 14, la florentino poeta Dante Alighieri se hace referencia a un reloj en su Paradiso ;[106] considerada como la primera referencia literaria a un reloj que golpeó las horas.[105] La descripción detallada más temprana de un reloj fue presentado por Giovanni da Dondi, profesor de Astronomía en la Padua, en su tratado 1364 Il Tractatus Astrarii .[107] Esto ha inspirado varias réplicas modernas, incluyendo algunos en [Museo de la Ciencia [(Londres) | Museo de la Ciencia]] de Londres y el Instituto Smithsonian.[107] Otros ejemplos notables de esta época fueron construidos en Milan (1335), Estrasburgo (1354), Lund (1380), Rouen (1389 ), y Praga (1462).[107]

Reloj de la catedral de Salisbury, que data de alrededor de 1386, se afirma que es el reloj en funcionamiento más antiguo del mundo. Todavía tiene la mayoría de sus piezas originales,[108] aunque su original de punto y trasgo se pierde el mecanismo de cronometraje, que ha sido convertida en un péndulo, que fue sustituida por una réplica a punto en 1956. No tiene ninguna línea, ya que su propósito era golpear una campana en tiempos precisos.[108] Las ruedas y los engranajes están montados en una, estructura de hierro en forma de caja abierta, que mide alrededor de 1.2 metros cuadrados. El marco se lleva a cabo junto con tacos de metal y estacas. La energía es suministrada por dos grandes piedras, colgando de las poleas. Como los pesos caen, cuerdas descansar de las barricas de madera. Un barril acciona la rueda principal, que está regulada por el escape, y el otro acciona el mecanismo de percusión y el freno de aire.[108]

Peter Lightfoot del reloj de la catedral de Wells, construido en 1390, es también de nota.[109] [110] La esfera representa una vista geocéntrica del universo, con la Sol y Luna que gira en torno a un Tierra fija centralmente. Es el único que tiene su cara medieval original, que muestra un modelo filosófico de la pre - copernicana universo.[111] Por encima del reloj es un conjunto de cifras, que golpeó las campanas, y un juego de caballeros justas que giran alrededor de una pista cada 15 minutos.[111] [112] El reloj se convirtió en péndulo y escape de áncora en el siglo 17, y se instaló en el Museo de Ciencia de Londres en 1884, donde sigue funcionando.[112] Relojes astronómicos similares, o horologes , se puede ver en Exeter, Ottery St Mary y Wimborne Minster.

La cara de la Reloj astronómico de Praga (1462)

Un reloj que no ha sobrevivido hasta nuestros días es la de la Abadía de St Albans, construido por el abad del siglo 14 Richard de Wallingford.[113] Pudo haber sido destruida durante Enrique VIII 's disolución de los monasterios, pero las notas del abad en su diseño han permitido una reconstrucción a gran escala. Además de mantener el tiempo, el reloj astronómico podría predecir con exactitud eclipse lunar s, y puede haber mostrado los Sol, la Luna (la edad, la fase, y el nodo), las estrellas y los planetas, así como un rueda de la fortuna, y un indicador del estado de la marea en el London Bridge.[114] De acuerdo con Thomas Woods, "un reloj que igualó en sofisticación tecnológica no apareció durante al menos dos siglos".[104] [115] Giovanni de Dondi fue otro relojero mecánica temprana, cuyo reloj no sobrevivió, pero se ha replicado en base a los diseños. Reloj de De Dondi era una construcción de siete cara con 107 piezas en movimiento, que muestra las posiciones del Sol, la Luna y los cinco planetas, así como fiestas religiosas.[114] Alrededor de este período, los relojes mecánicos fueron introducidos en abadías y monasterios para celebrar eventos y momentos importantes, reemplazando gradualmente relojes de agua que habían servido para el mismo propósito.[116] [117]

Durante la Edad Media, los relojes fueron utilizados principalmente con fines religiosos; la primera empleada para la hora normal secular surgió alrededor del siglo 15. En Dublín, la medición oficial del tiempo se convirtió en una costumbre local, y por 1466 un reloj público se puso de pie en la parte superior de la Tholsel (el tribunal de la ciudad y la cámara del consejo).[118] Probablemente fue la primera de su tipo en Irlanda, y sólo habría tenido una aguja de las horas.[118] La creciente lavishness de castillos llevó a la introducción de los relojes de la torreta.[119] Un ejemplo sobrevive desde 1435 castillo de Leeds; su rostro está decorado con las imágenes de la Crucifixión de Jesús, María y San Jorge.[119]

Torre del reloj en Europa occidental en la Edad Media eran también a veces en huelga de reloj. El más famoso original sigue en pie es, posiblemente, Reloj de San Marcos en la parte superior de Torre del Reloj en la Plaza de San Marcos, Venecia, reunidos en 1493, por el relojero Gian Carlo Rainieri de Reggio Emilia. En 1497, Simone Campanato moldea la gran campana que cada lapso de tiempo definido es golpeado por dos estatuas de bronce mecánicos (h. 2,60 m.) Llamado Due Mori ( Dos moros ) , el manejo de un martillo. Posiblemente antes (1490 por maestro relojero Ene Růže también llamado Hanuš) es el Reloj astronómico de Praga, que de acuerdo a otra fuente fue montado ya en 1410 por el relojero Mikuláš de Kadaň y matemático Jan Šindel . El desfile alegórico de esculturas animadas suena cada hora todos los días.

Diales de reloj Los primeros no utilizaron minutos y segundos. Un reloj con una esfera minutos se menciona en un manuscrito 1475,[120] y los relojes que indica los minutos y segundos existido en Alemania en el siglo 15.[121] Relojes que indicaban minutos y los segundos se han utilizado ocasionalmente desde este momento, pero esto no era común hasta que el aumento de la precisión hecha posible por el reloj de péndulo y, en los relojes, la espiral del volante espiral. El astrónomo del siglo 16 Tycho Brahe relojes usados con minutos y segundos para observar las posiciones estelares.[120]

El ingeniero otomano Taqi al-Din Muhammad ibn Ma'ruf describe un reloj impulsado por peso con un punto-y-trasgo escape, un tren llamativo de engranajes, un Alarma, y una representación de las fases de la luna en su libro la más brillante de las estrellas por la construcción de relojes mecánicos ( al-Kawākib al-durriyya fî IPDH 'al-bankāmat al-dawriyya' '), escrito alrededor de 1556.[122]

Reloj de péndulo[editar]

Innovaciones en el reloj mecánico continuaron, con la miniaturización que conduce a los relojes internos en el siglo 15, y los relojes personales en el siglo 16.[107] En la década de 1580, el italiano erudito Galileo Galilei investigó la oscilación regular de la péndulo, y descubrió que podría ser utilizado para regular un reloj.[44] [123] Aunque Galileo estudió el péndulo ya en 1582, que en realidad nunca construyó un reloj basado en ese diseño.[44] El primer reloj de péndulo fue diseñado y construido por Holandés científico Christiaan Huygens, en 1656.[44] Las primeras versiones se equivocaron en menos de un minuto por día, y las posteriores sólo por 10 segundos, muy precisos para su tiempo.[44]

En Inglaterra, la fabricación de relojes de péndulo fue rápidamente absorbido.[124] El reloj longcase (también conocido como el reloj de pie ) fue creado para albergar el péndulo y trabaja por el relojero Inglés William Clemente en 1670 o 1671; esto se convirtió en factible después Clemente inventó el mecanismo escape de áncora[125] en aproximadamente 1670.[126] Antes de eso, los relojes de péndulo utilizan la mayor [[escape] punto] mecanismo, que requiere péndulo oscila muy anchas de unos 100 °. Para evitar la necesidad de un caso muy grande, la mayoría de los relojes utilizando la fuga del borde tenían un corto péndulo. El mecanismo de anclaje, sin embargo, reduce oscilación necesaria del péndulo a entre 4 ° a 6 °, lo que permite a los relojeros utilizan péndulos más largos con ritmos más lentos en consecuencia. Estos se requiere menos energía para moverse, causó menos fricción y el desgaste, y eran más precisos que sus predecesores más cortos. Mayoría de los relojes longcase utilizan un péndulo sobre un metro (39 pulgadas) de largo del centro de la sacudida, con cada oscilación teniendo un segundo. Este requisito de altura, junto con la necesidad de un espacio de tiempo para la caída de los pesos que potencian el reloj, dio lugar a la altura, caso estrecho.[127]

Clemente también introdujo el resorte de suspensión del péndulo en 1671. La parte concéntrica minutos esta en el reloj por Daniel Quare, un relojero de Londres, y la segunda mano se introdujo.

El Jesuitas eran otro importante contribuyente al desarrollo de los relojes de péndulo en los siglos 17 y 18, de haber tenido un "inusualmente aguda apreciación de la importancia de la precisión".[128] [129] En la medición de una precisión de un segundo péndulo, por ejemplo, el astrónomo italiano Padre Giovanni Battista Riccioli convenció a nueve compañeros jesuitas "para contar casi 87.000 oscilaciones en un solo día".[129] Nos sirvieron un papel crucial en la difusión de las ideas y las pruebas científicas de la época, y colaboraron con científicos contemporáneos, como Huygens.[128]

Reloj de Bolsillo[editar]

En 1675, Huygens y Robert Hooke inventó el equilibrio espiral, o la espiral, diseñado para controlar la velocidad de oscilación de la volante. Este avance crucial finalmente hizo relojes de bolsillo exacta posible.[123] Esto dio lugar a un gran avance en la precisión de los relojes de bolsillo, de tal vez varias horas por día a 10 minutos por día, similar al efecto del péndulo en los relojes mecánicos.[16] [130] La gran relojero Inglés, tapabocas de Thomas, fue uno de los primeros en utilizar este mecanismo con éxito en sus relojes de bolsillo, y él adoptó el minutero que, después se probó una variedad de diseños, con el tiempo se estabilizó en el moderno-día de configuración.[124]

El reverendo Edward Barlow inventó la cremallera y caracol, mecanismo sorprendente para un relojs, lo cual fue una gran mejora con respecto al mecanismo anterior. El Reloj de repetición, que suena el número de horas (o incluso minutos) fue inventado por cualquiera Quare de Barlow en 1676. George Graham inventó el escape incumplidores de relojes en 1720.

Reloj Ecuación[editar]

A finales de los 17 y 18 siglos, se hicieron relojes ecuación, lo que permite al usuario ver o calcular aparentemente el tiempo solar, como se muestra por un reloj de sol. Antes de la invención del reloj de péndulo, relojes de sol fueron los únicos relojes precisos. Cuando se dispuso de buenos relojes, aparecieron inexacta a las personas que estaban acostumbrados a confiar en los relojes de sol. La variación anual de la ecuación del tiempo hizo un reloj de hasta unos 15 minutos rápido o lento, en relación con un reloj de sol, dependiendo de la época del año. Relojes de ecuaciones satisfechas la demanda de relojes que siempre estaban de acuerdo con los relojes de sol. Se diseñaron varios tipos de mecanismo de reloj ecuación. que se puede ver en los ejemplos que sobreviven, la mayoría en museos.

Cronómetro[editar]

Dibujos de H4 cronómetro de Harrison de 1761, publicado en Los principios del cronometrador del señor Harrison de 1767.[131]

Cronómetros de Marina son los relojes usados en el mar como estándar de tiempo, para determinar longitud por la navegación astronómica.[132] Un estímulo importante a la mejora de la precisión y la fiabilidad de los relojes era la importancia del tiempo de mantenimiento de la precisa para la navegación. La posición de un barco en el mar se pudo determinar con exactitud razonable si un navegante podría referirse a un reloj que pierde o gana menos de unos 10 segundos por día. El cronómetro marino tendría que mantener el tiempo de una ubicación fija por lo general meridiano de Greenwich - autorizar a los marinos para determinar la longitud mediante la comparación del mediodía local para el reloj.[132] [133] [134] Este reloj no puede contener un péndulo, lo que sería prácticamente inútil en un barco de balanceo.

Un cuadro de cronómetro de doble cañón.

Después del desastre naval Scilly de 1707, donde cuatro barcos encallaron debido a errores de navegación, el gobierno británico ofreció una gran [premio [longitud | Premio]] de £ 20,000, equivalente a millones de libras de hoy, para cualquier persona que pudiera determinar la longitud con precisión. La recompensa fue finalmente reclamó en 1761 por Yorkshire carpintero John Harrison, que dedicó su vida a mejorar la precisión de sus relojes.

En 1735 Harrison construyó su primer cronómetro, que constantemente ha mejorado en los próximos treinta años antes de presentarlo para su examen. El reloj tenía muchas innovaciones, entre ellas el uso de rodamientos para reducir la fricción, balances ponderados para compensar el tono de la nave y rodar en el mar y el uso de dos metales diferentes para reducir el problema de la expansión del fuego.

El cronómetro se probó en 1761 por el hijo de Harrison y por el final de los 10 semanas, el reloj era un error de menos de 5 segundos.[135]

Reloj de pulsera[editar]

Una de las primeras referencias a un reloj de pulsera - un 'reloj brazo' dado a la reina Isabel I por su favorito Robert Dudley.

El concepto del reloj de pulsera vuelve a la producción de los muy primeros relojes en el siglo 16. Isabel I de Inglaterra recibió un reloj de pulsera de Robert Dudley en 1571, describió como un reloj brazo. Desde el principio, los relojes fueron usados casi exclusivamente por mujeres, mientras que los hombres utilizan relojes de bolsillo hasta el siglo 20. Esto no era sólo una cuestión de moda o perjuicio; relojes de la época eran notoriamente propensos a la suciedad de la exposición a los elementos, y sólo podían confiablemente mantenerse a salvo de daños si se lleva de forma segura en el bolsillo. Cuando el chaleco se introdujo como una moda varonil en la corte de Carlos II en el siglo 17, el reloj de bolsillo estaba metido en su bolsillo. El príncipe Alberto Víctor, duque de Clarence y Avondale, la consorte de la reina Victoria, introdujo el accesorio "cadena Albert ', diseñado para asegurar el reloj de bolsillo de outergarment del hombre por medio de un clip . A mediados del siglo XIX, la mayoría de los fabricantes de relojes produjeron una gama de relojes de pulsera, a menudo comercializados como brazalete s, para las mujeres.[136]

Relojes de pulsera fueron usados por primera vez por los militares hacia el final del siglo XIX, cuando se reconoce cada vez más la importancia de la sincronización de maniobras durante la guerra sin potencialmente revelar el plan al enemigo a través de la señalización. Estaba claro que el uso de relojes de bolsillo, mientras que en el fragor de la batalla o mientras está montado en un caballo era poco práctico, por lo que los oficiales comenzaron a atar los relojes a su muñeca. La Compañía Garstin de Londres patentó el diseño de un 'reloj del mitón' en 1893, a pesar de que probablemente estaban produciendo diseños similares de la década de 1880. Claramente, un mercado para los relojes de pulsera de los hombres, venía a ser en el momento. Oficiales en el Ejército británico comenzaron a usar relojes de pulsera durante las campañas militares coloniales en la década de 1880, como durante la Anglo-Birmania Guerra de 1885.[136]

Durante la Guerra Boer, la importancia de la coordinación de los movimientos de tropas y la sincronización de los ataques contra los insurgentes Boer altamente móviles era de suma importancia, y el uso de los relojes de pulsera, posteriormente se generalizó entre la clase oficial. La empresa Mappin y Webb comenzó la producción de su éxito 'reloj campaña' para los soldados durante la campaña en el Sudán en 1898 y en rampa hasta la producción para la guerra de los bóers unos años más tarde.[136]

Planificación de mapa para una andanada rastrero aliada en Passchendaele - una táctica que requiere una sincronización precisa entre la artillería y la infantería.

Planificación de mapa para una andanada rastrero aliada en Passchendaele - una táctica que requiere una sincronización precisa entre la artillería y la infantería.[137] [138] Hans Wilsdorf se trasladó a Londres en 1905 y estableció su propio negocio con su cuñado Alfred Davis, Wilsdorf & Davis, ofreciendo relojes de calidad a precios asequibles - la compañía se convirtió más tarde Rolex.[139] Wilsdorf era un converso temprano para el reloj de pulsera, y contrató a la firma suiza Aegler para producir una línea de relojes de pulsera. Su reloj de pulsera Rolex de 1910 se convirtió en el primero de estos reloj para recibir la certificación como un cronómetro en Suiza y que ganó un premio en 1914 de Observatorio de Kew en Greenwich.[140]

El impacto de la Primera Guerra Mundial cambió radicalmente la percepción del público sobre la conveniencia de reloj de pulsera de hombre, y se abrió un mercado de masas en la era de la post-guerra. El [aluvión] [rastrero] táctica de artillería, desarrollado durante la guerra, requiere una sincronización precisa entre los artilleros de la artillería y la infantería avanzando detrás de la barrera. Servicio relojes producidos durante la guerra fueron especialmente diseñados para los rigores de la guerra de trincheras, con diales luminosos y vidrio irrompible. También se encontraron de pulsera que se necesiten en el aire tanto como en el terreno: los pilotos militares encontraron más conveniente que los relojes de bolsillo para las mismas razones que Santos-Dumont tenía. El Departamento de Guerra británico comenzó a emitir los relojes de pulsera a los combatientes desde 1917.[141]

Un reloj ´´Cortébert´´ de la década de 1920.

La empresa H. Williamson Ltd, con sede en Coventry, fue uno de los primeros en sacar provecho de esta oportunidad. Durante 1916 la compañía [junta general [anual | AGM]] se señaló que "... el público está comprando las cosas prácticas de la vida Nadie puede contender con la verdad de que el reloj es un lujo Se dice que un soldado en cada.. cuatro lleva un reloj de pulsera, y los otros tres significa obtener una tan pronto como les sea posible ". Para el final de la Guerra, los hombres casi todos reclutas llevaban un reloj de pulsera, y después de su desmovilización, la moda pronto atrapados en - los británicos Relojería Diario , escribió en 1917 que ".. .el reloj pulsera fue poco utilizado por el sexo fuerte antes de la guerra, pero ahora se ve en la muñeca de casi todos los hombres en uniforme y de muchos hombres vestidos de civil. "Dentro de una década, las ventas de relojes de pulsera habían superado las de los relojes de bolsillo.[136]

Industria de la relojería[editar]

Los primeros relojeros profesionales vinieron de las alianzas de cerrajeros y joyerías. Relojería desarrollado a partir de un oficio especializado en una industria de producción en masa durante muchos años.[142]

París y Blois fueron los primeros centros de la relojería en Francia. Relojeros franceses como Julien Le Roy, relojero de Versalles, fueron los líderes en el diseño de la caja y los relojes ornamentales.[142] Le Roy pertenecía a la quinta generación de una familia de relojeros, y fue descrito por sus contemporáneos como "el relojero más hábil en Francia, posiblemente en Europa". Él inventó un mecanismo de repetición especial que mejora la precisión de los relojes y relojes, una cara que podría ser abierta para ver el reloj en el interior, e hizo o supervisó más de 3.500 relojes. La competencia y la rivalidad científica resultante de sus descubrimientos más alentado a los investigadores a buscar nuevos métodos para medir el tiempo con más precisión.[143]

Entre 1794 y 1795, en las postrimerías de la Revolución Francesa, el gobierno francés ordenó brevemente relojes decimales, con un día dividido en 10 horas de 100 minutos cada una.[144] El astrónomo y matemático Pierre-Simon Laplace, entre otras personas, modificaron el dial de su reloj de bolsillo al tiempo decimal.[144] Un reloj en la Palacio de las Tullerías tiempo decimal mantenido en fecha tan tardía como 1801, pero el costo de la sustitución de todos los relojes del país impidieron relojes decimales se convierta generalizada.[145] Debido a que los relojes decimalized sólo ayudaron a los astrónomos en lugar de ciudadanos de a pie, que era uno de los cambios más impopulares asociadas a la sistema métrico, y que fue abandonado.[145]

En Alemania, Nuremberg y Augsburgo fueron los primeros centros de relojería, y la Bosque Negro llegó a especializarse en madera relojes de cucu.[146]

Un movimiento de reloj de bolsillo antiguo, de una enciclopedia 1891.

El Inglés se convirtió en los relojeros predominantes de los siglos 17 y 18. Los principales centros de la industria británica estaban en la Ciudad de Londres, el West End de Londres, Soho donde muchos franceses hugonote s cualificados y más tarde se instaló en Clerkenwell . El Gremio de Relojeros se estableció en 1631 como una de las compañías de librea de la ciudad de Londres.

Thomas Tompion fue el primer relojero Inglés con una reputación internacional y muchos de sus alumnos llegaron a ser grandes horologists por derecho propio, como George Graham que inventó el escape no cumplidores , planetario y el mercurio péndulo, y su alumno Thomas Mudge que crearon el primer escape de áncora. Relojeros famosos de este periodo incluyen José Molinos de viento, Simon de Charmes que estableció la firma de relojero De Charmes y Christopher Pinchbeck que utiliza la aleación Pinchbeck .[147]

Más tarde horologists famosos incluyen John Arnold que hizo el primer reloj moderno práctico y preciso por cronómetro refinación de Harrison, Thomas Earnshaw, que fue el primero en ponerlos a disposición de la opinión pública, Daniel Quare, que inventó un movimiento de reloj de repetición, un barómetro portátil e introdujo la mano concéntrica minutos.

Control y normas de calidad se impusieron a los relojeros por el Gremio de Relojeros, un gremio que licencia relojeros para hacer negocios. Por el aumento de consumismo en el siglo 18, los relojes, especialmente los relojes de bolsillo, se convirtió considerados como accesorios de moda y se hicieron cada vez más en estilos decorativos. Por 1796, la industria alcanzó un punto alto con casi 200.000 relojes que se producen anualmente en Londres, sin embargo por la mitad del siglo 19 la industria había entrado en declive escarpado de la competencia suiza.[148]

Suiza se estableció como un centro de relojería a raíz de la afluencia de hugonote artesanos, y en el siglo 19, la industria suiza "ganó la supremacía mundial en relojes hechos a máquina de alta calidad". La empresa líder de la jornada fue Patek Philippe, fundada por Antoni Patek de Varsovia y Adrien Philippe de Berna.[142]

Reloj Electrico[editar]

Uno de los relojes electromagnéticas principios de Alexander Bain, desde la década de 1840

En 1814, Sir Francis Ronalds (1788) de Londres inventó el precursor de un reloj eléctrico, el electrostática reloj. Su prototipo fue alimentado con una [pila] [seco] de la batería. Se demostró poco fiable en el cronometraje, sin embargo, a causa de una fuerte dependencia de una temperatura ambiente estable y 'condiciones climáticas.

Alexander Bain, un relojero escocés e instrumento, fue el primero en inventar y patentar el reloj eléctrico en 1840. El 11 de enero de 1841, Alexander Bain junto con John Barwise, un fabricante de cronómetro, sacó otra patente importante que describe un reloj en el que un péndulo electromagnético y una eléctrica actual se emplea para mantener el reloj va en lugar de resortes o pesos. Patentes posteriores ampliaron sus ideas originales.

Reloj de cuarzo[editar]

La construcción interna de un moderno de alto rendimiento HC-49 paquete de de cristal de cuarzo.

El piezoeléctrico propiedades del cristalino cuarzo fueron descubiertos por Jacques y Pierre Curie en 1880.[44] [149] La primera de cuarzo oscilador de cristal fue construida por Walter G. Cady en 1921, y en 1927 la primera reloj de cuarzo fue construido por Warren Marrison y JW Horton en Bell Telephone Laboratories en Canadá.[150] [151] Las décadas siguientes vieron el desarrollo de los relojes de cuarzo como dispositivos de medición de tiempo de precisión en el laboratorio ajustes de la electrónica de conteo voluminosos y delicados, construidos con un tubo de vacío, limitan su utilización práctica en otros lugares. En 1932, se desarrolló un reloj de cuarzo capaz de medir pequeñas variaciones semanales en la tasa de rotación de la Tierra.[151] La Oficina Nacional de Normas (ahora NIST) basa el estándar de tiempo de los Estados Unidos en los relojes de cuarzo desde finales de 1929 hasta la década de 1960, cuando se cambió a los relojes atómicos.[152] En 1969, Seiko producido primero de cuarzo del mundo Reloj de pulsera, el Astron.[153] Su exactitud inherente y bajo costo de producción ha dado lugar a la proliferación posterior de los relojes de cuarzo y relojes.[44]

Reloj Atomico[editar]

Reloj atómico s son los dispositivos de cronometraje más precisos conocidos hasta la fecha. Una precisión de unos pocos segundos durante muchos miles de años, que se utilizan para calibrar otros relojes e instrumentos de cronometraje.[154]

La idea de utilizar las transiciones atómicas para medir el tiempo fue sugerida por primera vez por Lord Kelvin en 1879,[155] aunque sólo fue en los años 1930 con el desarrollo de [resonancia magnética nuclear [| resonancia magnética]] que había un método práctico para hacer esto.[156] Un prototipo amoniaco Maser dispositivo fue construido en 1949 en el Oficina Nacional de Normas de los Estados Unidos (NBS, ahora NIST). A pesar de que era menos preciso que reloj de cuarzo existente, sirvió para demostrar el concepto.[157] [158] [159]

El primer reloj atómico preciso, un estándar de cesio basada en una cierta transición del átomo de cesio-133, fue construido por Louis Essen en 1955 en la Laboratorio Nacional de Física en el Reino Unido.[160] La calibración del reloj atómico de cesio estándar se llevó a cabo mediante el uso de la escala de tiempo astronómico tiempo de efemérides (ET).[161]

El Sistema Internacional de Unidades estandarizó su unidad de tiempo, el segundo, sobre las propiedades de cesio en 1967.[159] SI define el segundo como 9,192,631,770 ciclos de la radiación que corresponde a la transición entre dos niveles de energía de spin electrónico del [Estado [suelo]] de los 133 átomos.[162] The cesium atomic clock, maintained by the National Institute of Standards and Technology, is accurate to 30 billionths of a second per year.[159] Los relojes atómicos han empleado otros elementos, tales como hidrógeno y rubidio de vapor, que ofrece una mayor estabilidad en el caso de los relojes y de hidrógeno menor tamaño, menor consumo de energía, y por lo tanto un menor coste (en el caso de relojes de rubidio).[159]

Ver también[editar]

Notas de Pie[editar]

  1. David Landes: "Revolution in Time: Clocks and the Making of the Modern World", rev. and enlarged edition, Harvard University Press, Cambridge 2000, ISBN 0-674-00282-2, p.18f.
  2. Lewis, 2000, pp. 356f.
  3. a b «Science and Civilization in China». Physics and Physical Technology, Part 2: Mechanical Engineering (Taipei: Caves Books, Ltd) 4:  p. 411. 1986. 
  4. a b c d Hassan, Ahmad Y, Transfer Of Islamic Technology To The West, Part II: Transmission Of Islamic Engineering, History of Science and Technology in Islam
  5. a b Chobotov, p. 1
  6. a b c d e Bruton, Eric (1979). The History of Clocks and Watches. New York: Crescent Books. ISBN 0-517-37744-6. 
  7. Barnett, p. 102
  8. Knight & Butler, p. 77
  9. Aveni, p. 136
  10. «Ancient Calendars». National Institute of Standards and Technology. Archivado desde el original el April 9, 2008. Consultado el 30 April 2008.
  11. Richards, p. 55
  12. a b One of world's oldest sundials dug up in Kings' Valley, Upper Egypt
  13. Major, p. 9
  14. «Sundial». Encyclopædia Britannica. Consultado el 4 April 2008.
  15. Bruton, Eric (1979). The History of Clocks and Watches (1982 edición). New York: Crescent Books. ISBN 0-517-37744-6. 
  16. a b c d e f g «Earliest Clocks». A Walk Through Time. NIST Physics Laboratory. Archivado desde el original el March 16, 2008. Consultado el 2 April 2008.
  17. Barnett, p. 18
  18. «How does an hourglass measure time?». Library of Congress. Consultado el 31 March 2008.
  19. Berlev, p. 118
  20. Philbin, p. 128
  21. Cotterell, pp. 59–61
  22. Whitrow, p. 28
  23. Levy, Joel (2002). Really Useful: The Origin of Everyday Things. Firefly Books. p. 63. ISBN 1-55297-622-X. Consultado el 20 June 2008. 
  24. O'Connor, J. J.. «Plato biography». School of Mathematics and Statistics, University of St. Andrews. Consultado el 29 November 2007.
  25. a b Hellemans, Alexander; Bunch, Bryan H. (2004). The History of Science and Technology: A Browser's Guide to the Great Discoveries, Inventions, and the People Who Made Them, From the Dawn of Time to Today. Boston: Houghton Mifflin. p. 65. ISBN 0-618-22123-9. 
  26. Barnett, p. 28
  27. Humphrey, John William (1998). Greek and Roman Technology: A Sourcebook. Routledge. pp. 518–519. ISBN 0-415-06136-9. Consultado el 11 April 2008. 
  28. Apuleius, Lucius (1951). The Transformations of Lucius, Otherwise Known as The Golden Ass. Translated by Robert Graves. New York, New York: Farrar, Straus & Giroux. p. 54. ISBN 0-374-50532-2. 
  29. Rees, Abraham (1970). Rees's clocks, watches, and chronometers (1819-20); a selection from the Cyclopaedia, or Universal dictionary of arts, sciences, and literature. Rutland, Vt: C. E. Tuttle Co. ISBN 0-8048-0901-1. 
  30. Aveni, Anthony F. (2000). Empires of Time: Calendars, Clocks, and Cultures. Tauris Parke Paperbacks. p. 92. ISBN 1-86064-602-6. Consultado el 22 June 2008. 
  31. Collier, James Lincoln (2003). Clocks. Tarrytown, NY: Benchmark Books. p. 25. ISBN 0-7614-1538-6. 
  32. O'Connor, J. J.. «Theodosius biography». School of Mathematics and Statistics, University of St. Andrews. Consultado el 1 April 2008.
  33. «Marcus Vitruvius Pollio: de Architectura, Book IX». The Latin text is that of the Teubner edition of 1899 by Valentin Rose, transcribed by Bill Thayer (7 July 2007). Consultado el 7 September 2007.
  34. «Solarium Augusti und Ara Pacis» (en German). Römische Mitteilungen (Berlin) 83 (2):  pp. 319–375. 1976. 
  35. National Maritime Museum; Lippincott, Kristen; Eco, Umberto; Gombrich, E. H. (1999). The Story of Time. London: Merrell Holberton in association with National Maritime Museum. ISBN 1-85894-072-9. 
  36. Barnett, p. 21
  37. a b c Conference of Qanat in Iran - water clock in Persia 1383, in Persian
  38. a b سايه‌ي شهرداري نجف‌آباد بر كهن‌ترين «ساعت آبي»‌ شهر Amordad News (in Persian)
  39. a b «Science and Civilization in China». Physics and Physical Technology, Part 2: Mechanical Engineering (Taipei: Caves Books, Ltd) 4:  pp. 479–480. 1986. 
  40. «Clock Etymology». Online Etymology Dictionary. Consultado el 27 April 2008.
  41. «Merriam-Webster Online: Clock». Webster's Dictionary. Consultado el 20 June 2008.
  42. executive editor, Joseph P. Pickett (1992). The American Heritage Dictionary of the English Language (Fourth edición). Houghton Mifflin. ISBN 0-395-82517-2. Consultado el 4 December 2007. 
  43. «Mechanical Timekeeping». St. Edmundsbury Borough Council. Consultado el 10 December 2007.
  44. a b c d e f g h «A Revolution in Timekeeping». NIST. Archivado desde el original el April 9, 2008. Consultado el 30 April 2008.
  45. Flamer, Keith (2006). «History of Time». International Watch Magazine. Consultado el 8 April 2008.
  46. «Clockworks: Candle clock». Encyclopædia Britannica. Consultado el 16 March 2008.
  47. Ancient Discoveries, Episode 12: Machines of the East. History Channel. Consultado el 7 September 2008. 
  48. a b Routledge Hill, Donald, "Mechanical Engineering in the Medieval Near East", Scientific American, May 1991, pp. 64–9 (cf. Donald Routledge Hill, Mechanical Engineering)
  49. Richards, p. 52
  50. Pagani, Catherine (2001). Eastern Magnificence and European Ingenuity: Clocks of Late Imperial China. University of Michigan Press. p. 209. ISBN 0-472-11208-2. Consultado el 21 June 2008. 
  51. a b Schafer, Edward (1963). The Golden Peaches of Samarkand: A Study of T'ang Exotics. University of California Press. pp. 160–161. ISBN 0-520-05462-8. 
  52. Chang, Edward; Lu, Yung-Hsiang (December 1996). «Visualizing Video Streams using Sand Glass Metaphor». Stanford University. Consultado el 20 June 2008.
  53. a b c Fraser, Julius (1990). Of Time, Passion, and Knowledge: Reflections on the Strategy of Existence. Princeton University Press. pp. 55–56. ISBN 0-691-02437-5. Consultado el 21 June 2008. 
  54. a b «Time Activity: Incense Clock». Chicago: Museum of Science and Industry. Consultado el 29 April 2008.
  55. Levy, p. 18
  56. «Asian Gallery – Incense Clock». National Watch and Clock Museum. Consultado el 28 April 2008.
  57. Richards, p. 130
  58. Rossotti, Hazel (2002). Fire: Servant, Scourge, and Enigma. Dover Publications. p. 157. ISBN 0-486-42261-5. Consultado el 21 June 2008. 
  59. Bedini, Silvio (1994). The Trail of Time: Shih-chien Ti Tsu-chi: Time Measurement with Incense in East Asia. Cambridge University Press. p. 183. ISBN 0-521-37482-0. Consultado el 21 June 2008. 
  60. a b Bedini, pp. 103–104
  61. Fraser, p. 52
  62. a b Bedini, p. 187
  63. «The Scent of Time. A Study of the Use of Fire and Incense for Time Measurement in Oriental Countries». Transactions of the American Philosophical Society (Philadelphia, Pennsylvania: American Philosophical Society) 53 (5):  pp. 1–51. 1963. doi:10.2307/1005923. 
  64. Bedini, p. 105
  65. Fraser, J. A. (1987). Time, The Familiar Stranger. Amherst: University of Massachusetts Press. p. 52. ISBN 0-87023-576-1. 
  66. Fraser, p. 56
  67. Bedini, pp. 104–106
  68. «History of the sundial». National Maritime Museum. Consultado el 2 July 2008.
  69. «The Sundial And Geometry». North American Sundial Society 12 (4). December 2005. 
  70. Mayall, Margaret W.; Mayall, R. Newton (2002). Sundials: Their Construction and Use. New York: Dover Publications. p. 17. ISBN 0-486-41146-X. 
  71. O'Connor, J. J.. «Fine biography». School of Mathematics and Statistics, University of St. Andrews. Consultado el 31 March 2008.
  72. Plantilla:La icon Aked, Charles K. (1997). «Bibliografia della Gnomonica» (PDF). British Sundial Society. Consultado el 21 June 2008.
  73. a b Lewis, Michael (2000). «Theoretical Hydraulics, Automata, and Water Clocks». En Wikander, Örjan. Handbook of Ancient Water Technology. Technology and Change in History 2. Leiden: Brill. pp. 343–369 (356f.). ISBN 90-04-11123-9. 
  74. American Society of Mechanical Engineers (2002). Proceedings of the 2002 ASME Design Engineering Technical Conferences. American Society of Mechanical Engineers. ISBN 0-7918-3624-X. 
  75. Schafer, Edward H. (1967). Great Ages of Man: Ancient China. New York: Time-Life Books. p. 128. ISBN 0-900658-10-X. 
  76. a b «The mechanical clock – history of Chinese science». UNESCO Courier. 1988. Consultado el 16 April 2008. 
  77. Tomczak, Matthias. «The Water Clock of 1088». Flinders University (es.flinders.edu.au). Consultado el 29 April 2008.
  78. Needham, Volume 4, Part 2, p. 165
  79. Donald Routledge Hill (1991). «Arabic Mechanical Engineering: Survey of the Historical Sources». Arabic Sciences and Philosophy: A Historical Journal (Cambridge University Press) 1 (2):  pp. 167–186 [174]. doi:10.1017/S0957423900001478 
  80. Donald Routledge Hill (1991). «Arabic Mechanical Engineering: Survey of the Historical Sources». Arabic Sciences and Philosophy: A Historical Journal (Cambridge University Press) 1 (2):  pp. 167–186 [180]. doi:10.1017/S0957423900001478 
  81. a b c Donald Routledge Hill (1996). A history of engineering in classical and medieval times. Routledge. pp. 203, 223, 242. ISBN 0-415-15291-7. 
  82. Donald Routledge Hill (1991). «Arabic Mechanical Engineering: Survey of the Historical sources». Arabic Sciences and Philosophy: A Historical Journal (Cambridge University Press) 1 (2):  pp. 167–186 [173]. doi:10.1017/S0957423900001478 
  83. a b Mario Taddei. «The Book of Secrets is coming to the world after a thousand years: Automata existed already in the eleventh century!». Leonardo3. Consultado el 31 March 2010.
  84. Juan Vernet & Julio Samso. «Development of Arabic Science in Andalusia». En Roshdi Rashed & Régis Morelon. Encyclopedia of the History of Arabic Science 1. Routledge. pp. 243–275 [260–1]. ISBN 0-415-12410-7. 
  85. a b Donald Routledge Hill (1996), "Engineering", p. 794, in (Rashed y Morelon, 1996, pp. 751–95)
  86. Silvio A. Bedini (1962), "The Compartmented Cylindrical Clepsydra", Technology and Culture, Vol. 3, No. 2, pp. 115-141 (116-118)
  87. «The mercury clock of the Libros del Saber». Annals of Science 45 (4):  pp. 329–344 [332]. 1988. doi:10.1080/00033798800200271. 
  88. Ajram, K. (1992). «Appendix B». Miracle of Islamic Science. Knowledge House Publishers. ISBN 0-911119-43-4. 
  89. «Mechanical Engineering in the Medieval Near East». Scientific American:  pp. 64–69. May 1991. 
  90. Hill, Donald R.. «Mechanical Engineering». Consultado el 22 January 2008.
  91. «The Astronomy of the Mamluks». Isis 74 (4):  pp. 531–555 [545–546]. 1983. doi:10.1086/353360. 
  92. Howard R. Turner (1997), Science in Medieval Islam: An Illustrated Introduction, p. 184. University of Texas Press, ISBN 0-292-78149-0.
  93. Ancient Discoveries, Episode 11: Ancient Robots. History Channel. Consultado el 6 September 2008. 
  94. Frugoni p. 83
  95. Macey, Samuel L. (1994). Encyclopedia of Time. New York: Garland Pub. p. 209. ISBN 0-8153-0615-6. Consultado el 22 June 2008. 
  96. Blaut, James Morris (2000). Eight Eurocentric Historians. Guildford Press. p. 186. ISBN 1-57230-591-6. Consultado el 22 June 2008. 
  97. Bergreen, Laurence (2003). Over the Edge of the World: Magellan's Terrifying Circumnavigation of the Globe. New York: Morrow. p. 53. ISBN 0-06-621173-5. Consultado el 22 June 2008. 
  98. Kleinschmidt, Harald (2000). Understanding the Middle Ages. Boydell & Brewer. p. 26. ISBN 0-85115-770-X. Consultado el 22 June 2008. 
  99. Payson Usher, Abbot (1988). A History of Mechanical Inventions. Courier Dover Publications. ISBN 0-486-25593-X. 
  100. Usher, p. 194
  101. "A history of mechanical inventions", Abbott Payson Usher(1929), p.192 [1]"
  102. Gerhard Dohrn-van Rossum, History of the Hour: Clocks and Modern Temporal Orders, (University of Chicago Press, 1996), p 54. [2]
  103. St. Gallen, Stiftsbibliothek, Cod. Sang. 18: Composite manuscript, astronomical clock of Pacificus of Verona [3]
  104. a b Woods, p. 36
  105. a b Reid, p. 4
  106. "Then, as a horologe that calleth us / What time the Bride of God is rising up". «Paradiso – Canto X – Divine Comedy – Dante Alighieri – La Divina Commedia». About.com. Consultado el 11 April 2008.
  107. a b c d Davies, Norman; p. 434
  108. a b c «Oldest Working Clock, Frequently Asked Questions, Salisbury Cathedral». Consultado el 4 April 2008.
  109. «Wells Cathedral Clock – BBC». British Broadcasting Corporation. Consultado el 22 June 2008.
  110. «Catholic Encyclopedia: Glastonbury Abbey». Kevin Knight. Consultado el 10 December 2007.
  111. a b «Wells Cathedral History». WellsCathedral.org.uk. Consultado el 21 June 2008.
  112. a b «Wells Cathedral clock, c.1392». Science Museum (London). Consultado el 11 February 2008.
  113. Gransden, Antonia (1996). Historic Writing in England. Routledge. p. 122. ISBN 0-415-15125-2. Consultado el 22 June 2008. 
  114. a b Burnett-Stuart, George. «De Dondi's Astrarium». Almagest. Computastat Group Ltd.. Consultado el 21 April 2008.
  115. Macey, p. 130
  116. North, John David (2005). God's Clockmaker: Richard of Wallingford and the Invention of Time. Hambledon & London. p. xv. ISBN 1-85285-451-0. Consultado el 22 June 2008. 
  117. «The St. Albans Clock of Richard of Wallingford». Antiquarian Horology (Antiquarian Horological Society) 11 (6):  pp. 372–384. 1979. 
  118. a b Clarke, p. 60
  119. a b Bottomley, p. 34
  120. a b p. 529, "Time and timekeeping instruments", History of astronomy: an encyclopedia, John Lankford, Taylor & Francis, 1997, ISBN 0-8153-0322-X.
  121. p. 209, A history of mechanical inventions, Abbott Payson Usher, Courier Dover Publications, 1988, ISBN 0-486-25593-X.
  122. Ahmad Y al-Hassan & Donald R. Hill (1986), "Islamic Technology", Cambridge, ISBN 0-521-42239-6, p. 59
  123. a b Davies, Eryl (1995). Pockets: Inventions. London: Dorling Kindersley. ISBN 0-7513-5184-9. 
  124. a b «HISTORY OF CLOCKS».
  125. «The History of Mechanical Pendulum Clocks and Quartz Clocks». about.com (2012). Consultado el 16 June 2012.
  126. Derry, T. K. (1993). A Short History of Technology: From the Earliest Times to A.D. 1900. Courier Dover Publications. p. 293. ISBN 0-486-27472-1. Consultado el 22 June 2008. 
  127. Brain, Marshall. «How Pendulum Clocks Work». HowStuffWorks. Consultado el 10 December 2007.
  128. a b Woods, pp. 100–101
  129. a b Woods, p. 103
  130. Milham, Willis I. (1945). Time and Timekeepers. New York: MacMillan. p. 226. ISBN 0-7808-0008-7. 
  131. The principles of Mr Harrison's time-keeper
  132. a b «Marine Chronometers Gallery». National Association of Watch and Clock Collectors. Consultado el 20 May 2008.
  133. Marchildon, Jérôme. «Science News – The Marine Chronometer». Manitoba Museum. Consultado el 20 May 2008.
  134. «Chronometers, precision watches, and timekeepers». Greenwich: National Maritime Museum. Consultado el 20 May 2008.
  135. Gould, Rupert T. (1923). The Marine Chronometer. Its History and Development. London: J. D. Potter. p. 66. ISBN 0-907462-05-7. 
  136. a b c d «THe Evolution of the Wristwatch».
  137. Prochnow, Dave (2006). Lego Mindstorms NXT Hacker's Guide. McGraw-Hill. ISBN 0-07-148147-8. 
  138. Silva de Mattos, Bento. «Alberto Santos-Dumont». American Institute of Aeronautics and Astronautics. Consultado el 21 June 2008.
  139. Rolex Jubilee Vade Mecum published by the Rolex Watch Company in 1946.
  140. John E. Brozek. «The History and Evolution of the Wristwatch.». International Watch Magazine.
  141. Hoffman, Paul (2004). Wings of Madness: Alberto Santos-Dumont and the Invention of Flight. Hyperion Press. ISBN 0-7868-8571-8. 
  142. a b c Davies, Norman; p. 435
  143. «Julien Le Roy». Getty Center. Consultado el 5 April 2008.
  144. a b Alder, pp. 149–150
  145. a b Alder, pp. 150–162
  146. Shull, Thelma (1963). Victorian Antiques. C. E. Tuttle Co. p. 65. 
  147. «CLOCK AND WATCH-MAKING». British History Online.
  148. «England: Where watchmaking all began».
  149. «Pierre Curie». American Institute of Physics. Consultado el 8 April 2008.
  150. «Precision determination of frequency». I.R.E. Proc. 16 (2):  pp. 137–154. February 1928. doi:10.1109/JRPROC.1928.221372. 
  151. a b Marrison, vol. 27 pp. 510–588
  152. Sullivan, D.B. (2001). «Time and frequency measurement at NIST: The first 100 years» (PDF). Time and Frequency Division, National Institute of Standards and Technology.
  153. «Electronic Quartz Wristwatch, 1969». IEEE History Center. Consultado el 31 August 2007.
  154. Dick, Stephen (2002). Sky and Ocean Joined: The U.S. Naval Observatory, 1830–2000. Cambridge University Press. p. 484. ISBN 0-521-81599-1. Consultado el 20 June 2008. 
  155. Sir William Thomson (Lord Kelvin) and Peter Guthrie Tait, Treatise on Natural Philosophy, 2nd ed. (Cambridge, England: Cambridge University Press, 1879), vol. 1, part 1, page 227.
  156. M.A. Lombardi, T.P. Heavner, S.R. Jefferts (2007). «NIST Primary Frequency Standards and the Realization of the SI Second». Journal of Measurement Science 2 (4):  pp. 74. http://tf.nist.gov/general/pdf/2039.pdf. 
  157. D.B. Sullivan (2001). «Time and frequency measurement at NIST: The first 100 years». 2001 IEEE International Frequency Control Symposium. NIST. pp. 4–17. 
  158. «Time and Frequency Division». National Institute of Standards and Technology. Consultado el 1 April 2008.
  159. a b c d «The "Atomic Age" of Time Standards». National Institute of Standards and Technology. Archivado desde el original el April 12, 2008. Consultado el 2 May 2008.
  160. Por favor, pon la referencia que aparece aquí.
  161. W. Markowitz, R.G. Hall, L. Essen, J.V.L. Parry (1958). «Frequency of cesium in terms of ephemeris time». Physical Review Letters 1:  pp. 105–107. doi:10.1103/PhysRevLett.1.105. Bibcode1958PhRvL...1..105M. 
  162. «What is a Cesium Atomic Clock?». National Research Council Canada. Consultado el 26 March 2008.

Referencias[editar]

Otras Lecturas[editar]

  • Andrews, William J. H. (1996). The Quest for Longitude. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press. ISBN 978-0-9644329-0-1. OCLC 59617314. 
  • Audoin, Claude; Guinot, Bernard (2001). The Measurement of Time: Time, Frequency, and the Atomic Clock. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 0-521-00397-0. 
  • «The Adoption of Standard Time». Technology and Culture (Technology and Culture, Vol. 30, No. 1) 30 (1):  pp. 25–56. January 1989. doi:10.2307/3105430. 
  • Breasted, James H., "The Beginnings of Time Measurement and the Origins of Our Calendar", in Time and its Mysteries, a series of lectures presented by the James Arthur Foundation, New York University, New York: New York University Press, 1936, pp. 59–96.
  • Cowan, Harrison J. (1958). Time and Its Measurements. Cleveland: World Publishing Company. 
  • Dohrn-Van Rossum, Gerhard (1996). History of the Hour: Clocks and Modern Temporal Orders. Chicago: University of Chicago Press. ISBN 0-226-15510-2. 
  • «Keeping Time». American Heritage of Invention & Technology 8 (2):  pp. 8–17. Fall 1992. 
  • Goudsmit, Samuel A.; Claiborne, Robert; Millikan, Robert A. (1996). Time. New York: Time Inc. 
  • Hawkins, Gerald S. (1965). Stonehenge Decoded. Garden City, N.Y.: Doubleday. ISBN 978-0-385-04127-0. 
  • «Time, Frequency and Physical Measurement». Physics Today 23 (12):  pp. 23–30. December 1978. doi:10.1063/1.2994867. 
  • Hood, Peter (1955). How Time Is Measured. London: Oxford University Press. ISBN 0-19-836615-9. 
  • Howse, Derek (1980). Greenwich Time and the Discovery of the Longitude. Philip Wilson Publishers, Ltd. ISBN 978-0-19-215948-9. 
  • Humphrey, Henry; O'Meara-Humphrey, Deirdre (1980). When is Now?: Experiments with Time and Timekeeping Devices. Doubleday Publishing. ISBN 0-385-13215-8. 
  • «Accurate Measurement of Time». Scientific American 269 (1):  pp. 56–65. July 1993. doi:10.1038/scientificamerican0793-56. Bibcode1993SciAm.269...56I. 
  • «Special Issue on Time and Frequency». Proceedings of the IEEE 74 (7). July 1991. 
  • Jespersen, James; Fitz-Randolph, Jane (2000). From Sundials to Atomic Clocks: Understanding Time and Frequency 2nd (revised) edition. Mineola, New York: Dover Publications. ISBN 0-486-40913-9. 
  • Jones, Tony (2000). Splitting the Second: The Story of Atomic Timekeeping. Bristol, UK: Institute of Physics Publishing. ISBN 978-0-7503-0640-9. 
  • Landes, Davis S (2000). A Revolution in Time: Clocks and the Making of the Modern World. Cambridge, Massachusetts: Harvard University Press. ISBN 978-0-674-76800-0. 
  • Lombardi, Michael A., NIST Time and Frequency Services, NIST Special Publication 432*, revised 2002.
  • «The Origins of Feedback Control». Scientific American 223 (10):  pp. 110–118. October 1970. doi:10.1038/scientificamerican1070-110. 
  • Merriam, John C., "Time and Change in History", Time and Its Mysteries, (see Breasted above), pp. 23–38.
  • Millikan, Robert A., "Time", Time and Its Mysteries, (see Breasted above) pp. 3–22.
  • Morris, Richard (1985). Time's Arrows: Scientific Attitudes Toward Time. New York: Simon and Schuster. ISBN 978-0-671-61766-0. 
  • Needham, Joseph; Ling, Wang; deSolla Price, Derek J. (1986). Heavenly Clockwork: The Great Astronomical Clocks of Medieval China. Cambridge: Cambridge University Press. ISBN 978-0-521-32276-8. 
  • Parker, Richard Anthony (1950). The Calendars of Ancient Egypt. University of Chicago. OCLC 2077978. 
  • Priestley, John Boynton (1964). Man and Time. Garden City, New York: Doubleday. 
  • Seidelmann, P. Kenneth, ed., Explanatory Supplement to the Astronomical Almanac, Sausalito, Calif.: University Science Books, 1992.
  • Shallies, Michael (1983). On Time: An Investigation into Scientific Knowledge and Human Experience. New York: Schocken Books. ISBN 978-0-8052-3853-2. 
  • Snyder, Wilbert F. and Charles A. Bragaw, "In the Domains of Time and Frequency" (Chapter 8), Achievement in Radio, NIST Special Publication 555*, 1986.
  • Sobel, Dava (2005). Longitude. London, England: HarperPerennial. ISBN 978-0-00-721422-8. OCLC 60795122. 
  • Thompson, David, The History of Watches, New York: Abbeville Press, 2008.
  • Waugh, Alexander (1998). Time: Its Origin, Its Enigma, Its History. Carroll & Graf Publishing. ISBN 0-7867-0767-4. 

Links Externos[editar]