Historia del paganismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Antes de entrar en materia conviene definir lo que significa la palabra paganismo: paganismo y pagano son palabras que provienen del latín "paganus" que era el término que designaba a una persona que residía en el campo o simplemente campesino. Es una referencia a una época en que los cultos urbanos del imperio se establecían como religión oficial, dándole así un carácter de élite a la espiritualidad del imperio, mientras que las personas del campo continuaban con los viejos ritos. Los cristianos urbanos de Roma utilizaban este término de forma peyorativa haciendo alusión a las religiones de los campesinos, lo cual hizo que con el tiempo adquiriese un nuevo significado, es decir "hombre sin Dios".

Paleopaganismo[editar]

La raíz de lo que hoy día se llama paganismo es el paleopaganismo, el cual se inició en la edad de piedra como culto a los Vanir, deidades de origen nórdico asociadas con el chamanismo, con el tiempo este culto fue evolucionando en cultos a la fertilidad y culto a los dioses de la caza. A comienzos de la edad de bronce aparece la escritura y de esa forma comienzan a registrarse los eventos y costumbres religiosas. En la época de mayor esplendor de esta edad comienza la adoración al sol y con ella la construcción de monumentos megalíticos cuyo símbolo más representativo es el Stonehenge, hecho por tribus adoradoras del sol.

Los Celtas[editar]

Llegada la edad de hierro los pueblos celtas impusieron su autoridad y sus cultos se fundieron con los cultos de los pueblos sometidos que usaban el bronce, y como resultado aparecen las civilizaciones nórdicas con adoraciones de héroes divinizados (Wothan, Thunder, Sigfried) continua la adoración de dioses y diosas antiguos de la fertilidad y un sinnúmero de personajes y deidades mágicas tales como elfos, gnomos, duendes, hadas, ninfas y Banshees que inspiraron montones de libros de historias y poesía. Es en esta época en que aparecen las runas aunque no fue sino hasta iniciada la edad media que estos tuvieron un gran apogeo.

La Ocupación Romana[editar]

A comienzos del siglo I A.C los romanos ocuparon gran parte de Europa y con ella introducen el culto a los dioses épicos post-griegos junto con toda su literatura; a pesar de su poder los romanos toleraron las religiones ya existentes en estas regiones, e incluso permitieron abrir templos de ellas en la propia Roma según se iban estableciendo en la metrópoli representantes de las diferentes regiones conquistadas.

El Cristianismo[editar]

La aparición de la religión cristiana ocurriría aproximadamente un siglo más tarde y con ella comenzaría su persecución por parte de las autoridades políticas y religiosos de la época. A medida que el imperio se hacía más débil y corrupto el cristianismo cobraba mayor influencia en este y pasa de ser una secta a una religión organizada. El cristianismo y las religiones paganas clásicas de la antigüedad son representadas popularmente como antagónicas, donde cada una persigue y destruye a la otra, pero esta es una simplificación muy grande. Tras el reinado de Constantino el emperador Juliano intenta restaurar el culto a las antiguas deidades y es asesinado por un devoto cristiano. Finalmente El Imperio romano se viene abajo y es invadido por una sucesión de pueblos de origen germano, los cuales, gracias a la astucia de los jerarcas cristianos, son convertidos a la religión cristiana, de esta forma se logra conservar el cristianismo como religión oficial en las regiones de Europa que antes pertenecían al imperio, mientras que las regiones limítrofes conservaban sus cultos nativos.

El caso de Britania es un caso particular digno de ser analizado aparte ya que esta región, al ser abandonada por las legiones de Roma a comienzos de la edad media, es invadida por los anglos y sajones, y estos en lugar de asimilarse a la cultura de los locales incluida su religión, decidieron conservar sus propias creencias. A pesar de su la creencia popular de que este fue uno de los periodos más oscuros de la historia británica se sabe a través de hallazgos arqueológicos que los sajones eran una civilización organizada y que eran capaces de ejecutar trabajos artísticos excelentes, entre los cuales encontramos el famoso broche de Kingston, descubierto en Kent. Fechado en el siglo VII, consiste en un diseño concéntrico, con una cruz en relieve decorada con discos y botones, también en relieve. En él fueron bañados en oro, granate, vidrio azul y conchas marinas blancas. Ese broche es un verdadero ejemplo de artesanía sajona en prueba de la mentira proclamada por aquellos que denominan los periodos sajones y escandinavo de la historia de Inglaterra como una edad oscura.

Absorción del Paganismo[editar]

Se debe de denotar que la transición de las antiguas religiones paganas al cristianismo fue un proceso bastante largo y complicado que tardó varios siglos en completarse. En toda Europa particularmente en las áreas rurales los paganos rehusaron aceptar el cambio aferrándose tenazmente a sus antiguas creencias. Percibiendo esto, los sacerdotes cristianos adaptaron estas creencias en sus dogmas religiosos y eficazmente las anularon por la absorción; ritos como el halloween e incluso la misma navidad tienen sus orígenes netamente paganos.

Para el final del siglo XI y después del XII las runas se convirtieron en un alfabeto místico usado para descubrir la vida de Jesús y sus discípulos. Un ejemplo clásico es la Cruz Ruthwel, encontrada en un cementerio de una Iglesia en Dumfries, con inscripciones rúnicas que cuentan la historia de la crucifixión mezcladas con símbolos paganos tales como pájaros y otros animales y flores silvestres. En el caso de las runas, estas fueron empleadas especialmente para los nombres de Jesús y los cuatro apóstoles: Mateo, Marco, Lucas y Juan. Eso demuestra la subsistencia de la práctica precristiana del uso de las runas para los nombres sagrados de los dioses. Las runas fueron encontradas en inscripciones hechas en el túmulo de un santo cristiano del siglo VII lo que demuestra que la fe en su poder mágico no diminuyó con la llegada de la nueva religión. Las oraciones cristianas frecuentemente usaron encantamientos paganos alterando apenas los nombres de los antiguos dioses paganos por aquellos santos y apóstoles. Folcloristas como Alexander Carmichael (1832-1912) pasaron la vida coleccionando oraciones gaélicas en uso en las tierras de la alta Escocia y en las Islas Hébridas. Muchas constituyen encantamientos paganos poco disfrazado para obtener buenas cosechas o para consagrar las semillas. Así como se invocaba a Jesús y los santos, esas oraciones también invocaban a Sta Brigida, que es una versión cristianizada de la diosa céltica de los fuegos sagrados y manantiales santos, Bridget. Ejemplos de tales oraciones pueden ser encontradas en los libros de Carmichael "The Sun Dances (Las Danzas Solares)" Floris Books,

La Quema de las brujas[editar]

También conocida como "The Burning Times" (nombre usado por muchas Brujas/os modernas practicantes de neopaganismo o wicca) la era de la Inquisición representó el mayor periodo de decadencia para las creencias paganas que fueron perseguidas casi hasta el borde del exterminio. Durante esta época, muchas mujeres y hombres fueron perseguidos por las prácticas opuestas a la Iglesia, especialmente brujería. El Malleus Maleficarum fue una guía de cómo torturar brujas/os obligando a la confesión de cualquier cosa que estuviesen acusados. Los resultados de todo el proceso fue la condena a las runas como símbolo de magia negra. En términos de la Edad Media, el conocimiento rúnico fue ampliamente disipado. La palabra runa degeneró y pasó a significar cualquier palabra o símbolo mágico usado en encantamientos. Fue apenas en el fin del siglo XIX que las runas reaparecieron en la consciencia pública, resultado de investigaciones por ocultistas germánicos, tentados por revivir el paganismo teutónico y escandinavo. Ya en Islandia, la historia relata que sus gobernantes tuvieron que tomar una decisión amarga. Sobre la presión política de la Europa Cristiana y encarando la necesidad del comercio se declaró Islandia como un país oficialmente cristiano.

Tras el final de la Inquisición y la legalización de la libertad de culto en la mayoría de los países muchas de este tipo de prácticas cayeron en desuso. Aunque, hoy en día muchos han afirmado e intentado hacer creer que el paganismo ha reaparecido y ha cobrado alguna importancia durante las últimas décadas, la mayoría de sus ritos y deidades olvidadas y varias deidades adquiridas de otras culturas (griega, prehispánica y oriental) las prácticas paganas han tomado algún grado de importancia reapareciendo en las últimas décadas del siglo XX y en el inicio del XXI.