Historia del Distrito Federal (México)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historia del Distrito Federal (ciudad capital de México, también llamada Ciudad de México) comienza propiamente a partir de su creación oficial en 1824, con la promulgación de la primera Constitución Federal Mexicana. En este artículo se presenta un panorama histórico desde los tiempos prehispánicos hasta la actualidad.

Época prehispánica[editar]

Desde la llegada de los seres humanos al valle de México, el territorio que actualmente ocupa el Distrito Federal ha sido un punto medular en el desarrollo de las sociedades que han vivido en lo que hoy se conoce como México. Los restos más antiguos de ocupación humana en el Distrito Federal proceden de sitios ribereños de lo que fue hace mucho tiempo el sistema lacustre conocido como Lago de Texcoco. Los más antiguos indicios de ocupación humana de este territorio proceden de San Bartolo Atepehuacan (Azcapotzalco), y corresponden al período Cenolítico Inferior (9500-7000 a. C.).

Posteriormente, bajo el influjo o a la sombra de la cultura olmeca, en los tres primeros milenios antes de Cristo se desarrollaron en el territorio del Distrito Federal varias poblaciones que con el tiempo adquirieron gran importancia en la historia de Mesoamérica. Entre ellas están Tlatilco, localizada en la ribera norte del Lago de Texcoco, y Cuicuilco, en las faldas de la sierra del Ajusco. Hacia el final del período Preclásico, habían decaído muchos siglos después de la decadencia de Tlatilco, y por el inicio de la era cristiana, Cuicuilco había comenzado a ceder su hegemonía en el valle de México a la gran ciudad de Teotihuacan, localizada al noreste del lago de Texcoco.

Durante el período Clásico, Teotihuacan fue un imán que atrajo a la mayor parte de los pobladores de la cuenca lacustre, razón por la cual muchos antiguos pueblos preclásicos quedaron relativamente olvidados. Sin embargo, algunos de ellos hubieron de sobrevivir como satélites del área nuclear teotihuacana. Azcapotzalco fue el más importante de ellos, seguramente habitado por pueblos de ascendencia otomí. En el oriente del lago, el cerro de la Estrella fue la sede de un pequeño pueblo teotihuacano cuyos restos ya se conocían desde hace mucho tiempo. Los hallazgos arqueológicos en 2006 en el sitio revelan que este pueblo fue más importante y mayor de lo que se pensaba.

Durante la época de decadencia de Teotihuacan (siglo VIII), sus antiguos habitantes la abandonaron paulatinamente. Algunos de ellos se fueron a radicar a las riberas del lago, donde fundaron pueblos como Culhuacán, Coyoacán y Copilco. Entre los siglos VIII y XIII, el territorio del actual Distrito Federal fue el destino de varias tribus chichimecas. Una de ellas, la de los toltecas, pasó por Culhuacán, donde recibió la herencia teotihuacana de sus pobladores. Años más tarde, la fusión de los toltecas y los colhuas dio lugar a la gran cultura tolteca, que dominó el valle de México y buena parte de Mesoamérica entre los siglos XI y XIII. Cuando cayó Tula, la capital de los toltecas, algunos grupos volvieron a radicar a Culhuacan, y convirtieron a esta población en el poder dominante en el sur del lago de Texcoco.

Hacia el siglo XIV habían llegado los últimos remanentes de los pueblos chichimecas. Se establecieron en las orillas del lago. Los últimos en arribar fueron los mexica que luego de merodear por la ribera y ser mal recibidos en la mayor parte de los señoríos, finalmente se establecieron en el islote de México. En ese sitio fundaron Tenochtitlan, la más grande metrópoli que conoció Mesoamérica. Tenochtitlan, junto con sus aliados de Tlacopan y Texcoco, ocupó un territorio amplísimo, de cerca de 300 mil kilómetros cuadrados. El florecimiento de Tenochtitlan fue interrumpido debido a la conquista española.

Conquista[editar]

Los españoles llegaron al territorio que actualmente es el Distrito Federal por Itztapalapan, en julio de 1519. Allí los recibió Cuitláhuac, que a la postre fue tlatoani de Tenochtitlan. Posteriormente siguieron su camino por la calzada de Itztapalapan, que unía la ribera sur de Xochimilco con el islote de México. En lo que hoy es la esquina de las calles de Pino Suárez y República de El Salvador, en el Centro Histórico de México, se encontraron Moctezuma Xocoyotzin y las tropas de Hernán Cortés el 8 de noviembre de 1519. Moctezuma les dio alojamiento en el Palacio de Axayácatl, su padre difunto, en contra de los consejos de Cuitláhuac y Cacamatzin. Seis días después, el tlatoani mexica fue preso por Cortés. Unos meses más tarde, en 1520, Pedro de Alvarado (en ausencia de Cortés, que partió a Zempoala a combatir a Pánfilo Narváez) orquestó la famosa matanza de Tóxcatl, donde arremetió contra los tenochcas, que a la sazón se encontraban celebrando una festividad en honor de Tezcatlipoca.

Sitio de Tenochtitlan, según el Códice Florentino

Este hecho fue el punto por el cual los mexicas rompieron hostilidades contra los invasores europeos. A consecuencia de ello fue muerto el tlatoani Moctezuma, en compañía de Itzcuauhtzin, señor de México-Tlatelolco. La muerte de ambos señores ocurrió en mayo de 1520. Según las crónicas españolas, Moctezuma fue muerto de una pedrada propinada por el pueblo enardecido. Según las crónicas indígenas, los españoles fueron los asesinos del tlatoani.

En sustitución de Moctezuma, Cuitláhuac, señor de Itztapalapan, fue elegido tlatoani de Tenochtitlan. Encabezando la resistencia contra la ocupación española, derrotó a los invasores y sus aliados tlaxcaltecas y zempoaltecas el 30 de junio de 1520, aunque no de manera contundente. Por aquella época también tuvo lugar una desastrosa epidemia de viruela, que se cobró miles de vidas, entre ellas la de Cuitláhuac. Como sustituto de Cuitláhuac fue elegido Cuauhtémoc.

Los españoles se dirigieron al valle de Puebla-Tlaxcala para reponerse de la derrota. Allí se planeó la fase final de la conquista militar. Fueron construidos 13 bergantines, con los que atacaron Tenochtitlan por el lago. Las poblaciones del sureste de la cuenca fueron arrasadas. Los españoles destruyeron el albarradón de Nezahualcóyotl y el acueducto de Chapultepec. El 30 de junio de 1521 arrasaron Tlatelolco. En julio, fue derrotado Coanácoch, señor de Texcoco. Finalmente, Cuauhtémoc se rindió el 13 de agosto de 1521.

La Colonia[editar]

El actual Palacio Nacional, originalmente fue la sede del gobierno de Nueva España
Pedro Villegas. "Paseo de la Viga con la iglesia de Iztacalco". 1706, México, óleo sobre lienzo.

Puesto que la ciudad de Tenochtitlan había quedado en un estado lastimoso, Cortés decidió establecer el gobierno español en la población de Coyoacán, al sur del lago de Texcoco. Desde allí gobernó con el título de Capitán General y Justicia Mayor y estableció el primer cabildo y ayuntamiento de América. Desde Coyoacán partieron las expediciones de conquista con el propósito de someter a los pueblos indígenas de los diversos rumbos de lo que sería el virreinato de Nueva España. En 1528 fue establecida la Primera Audiencia de México, encabezada por Nuño de Guzmán. En 1535 se creó el virreinato de Nueva España, y fue su primer virrey Antonio de Mendoza.

La Ciudad de México fue dividida en barrios (que se asentaron sobre las estructuras territoriales de los calpullitin mexicas). Las tierras situadas alrededor del lago fueron divididas en encomiendas, que luego se transformaron en ayuntamientos. Los pueblos de indios estaban situados originalmente en las orillas de las ciudades españolas, aunque con el paso del tiempo los límites fueron cada vez menos claros y los indios llegaron a vivir en los pueblos españoles, casi siempre por razones de trabajo. Al mismo tiempo que se fundaron diversas instituciones políticas en los nuevos dominios españoles, también tuvo lugar un proceso de aculturación de los naturales. Hubo una intensa campaña de hispanización de los indios, encabezada primero por los franciscanos, que establecieron instituciones como el Colegio de Indios de Santiago de Tlatelolco. En ellos, los nobles indígenas aprendieron español y el latín (el antiguo idioma de la Latio, de Roma, que era el idioma de la Iglesia y de las élites europeas), la doctrina de la iglesia y numerosos artes y oficios.

Durante la época colonial, la Ciudad de México se llenó de suntuosas construcciones, ya fuera para el culto religioso, como edificios destinados a la administración, o bien residencias de la élite criolla y peninsular. En contraste, la mayor parte de la población, indígena, vivía en la miseria en los barrios de la periferia y los pueblos ribereños o montañeses. Mientras el centro de la ciudad era objeto de constantes "hermoseamientos" (como las remodelaciones del Zócalo, o la pavimentación de las calles, a costa de los viejos canales); en las orillas la gente vivía en casas de bahareque asentadas sobre cenagales.

La ciudad virreinal tuvo varias inundaciones (1555, 1580, 1607, 1629, 1707, 1714, 1806), resultado de la destrucción de los diques que la protegían durante el sitio de Tenochtitlán, de las cuales la mayor fue la de 1629. El 22 de septiembre de ese año, luego de 36 horas de lluvia, la ciudad amaneció anegada. Este hecho llevó a tomar la decisión de desecar el sistema lacustre de la cuenca, por medio de la construcción de un canal y un tajo para dar salida a la cuenca por el río Tula.

Independencia[editar]

Tras la ocupación francesa en España, el ayuntamiento de la ciudad de México se declaró simpatizante de la independencia de Nueva España. Las posiciones de los miembros del cabildo iban desde los muy moderados, que consideraban la separación debía ser temporal, hasta los más radicales, como Francisco Primo de Verdad y Melchor de Talamantes, quienes pensaban que la independencia debía ser definitiva. La Junta de México contaba con el apoyo del virrey José de Iturrigaray. Sin embargo, un movimiento reaccionario puso presos a los miembros del ayuntamiento el 15 de septiembre de 1808 y consiguió la destitución del virrey. El licenciado Verdad fue asesinado el 4 de octubre de ese año, y Talamantes fue enviado a la prisión de San Juan de Ulúa.

Tras el inicio de la revolución independentista en Dolores, Guanajuato, el objetivo de las tropas insurgentes era la captura de la capital. Sus caminos los llevaron a las inmediaciones de la ciudad. Miguel Hidalgo y Costilla y su ejército llegaron a Cuajimalpa poco tiempo después de proclamar la independencia en Dolores. Derrotaron a los realistas en la batalla del Monte de las Cruces, y a pesar de ello, los insurgentes decidieron volver al Bajío sin tomar la capital.

A partir de entonces, el valle de México no volvió a ser objetivo militar de los independentistas, y se había convertido en la plaza fuerte del ejército realista. Hacia 1820, cuando la revolución popular estaba casi extinguida, la Ciudad de México fue la sede de nuevos movimientos contra el gobierno virreinal. Esta vez, los conspiradores eran los mismos que habían logrado la destitución de Iturrigaray, que tras la aprobación de la Constitución de Cádiz vieron amenazados sus privilegios. Entre ellos estaba Agustín de Iturbide, quien selló un pacto con Vicente Guerrero (jefe de la insurgencia en el sur de México) y luego obligó a Juan O'Donojú a firmar el Acta de Independencia de México. El Ejército Trigarante entró triunfante a la Ciudad de México el 27 de septiembre de 1821.

Creación del Distrito Federal[editar]

Tras la independencia, la Ciudad de México era parte y capital del Estado de México. El 18 de noviembre 1824 el Congreso decidió crear un Distrito Federal, una entidad distinta a los demás estados, para albergar los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, territorio que no perteneciese a ningún estado en particular y así evitar la influencia excesiva de un estado sobre los demás de la federación sino a todos por igual.

El territorio del Distrito Federal se conformó por la Ciudad de México y otros seis municipios: Tacuba, Tacubaya, Azcapotzalco, Mixcoac y Villa de Guadalupe, con un área de 220.6 km², superficie que se escindió del Estado de México. El 20 de febrero de 1837, al cambiar a un gobierno central, el Distrito Federal, como tal, desapareció; pero en 1846, la Constitución Federal fue restablecida y con ello reapareció el Distrito Federal. En 1854, Antonio López de Santa Anna expandió la superficie del Distrito Federal de 220.6 km² hasta aproximadamente 1,700 km², anexando grandes zonas rurales y montañosas del Estado de México, con el fin de controlar los pasos montañosos estratégicos hacia la ciudad.

Finalmente, entre 1898 y 1902 los problemas con los Estados de México y Morelos terminaron con el establecimiento de los límites definitivos del Distrito Federal, y disminuyó así su superficie a 1,479 km².

En la década de 1930 el gobierno decidió reconformar la administración interna del Distrito Federal, eliminando los ayuntamientos que lo conformaban, uniéndolos bajo el gobierno de la entidad, denominada el Departamento Central, que en las reformas de la década de 1970 se convertiría en el Departamento del Distrito Federal. En esta década también se aprobó la creación de las delegaciones en las que está dividida la ciudad. De los barrios (San Pablo, San Antonio Abad, el Salto del Agua, Santa María la Redonda, Peralvillo, del Carmen, San Lázaro, Candelarita de los Patos), el Distrito Federal se fue transformando para dar paso a las nuevas colonias: Juárez, Roma, Condesa de Miravalle, Cuauhtémoc, Escandón, Daniel Garza, Santa Julia, del Carmen y la de Obreros entre otras. Las demandas por mayor autonomía de sus residentes hicieron que en 1993 se aprobasen leyes de gobierno propias, la creación de una Asamblea Legislativa y la posibilidad de elegir directamente al jefe de gobierno de la entidad. También fue en ese año cuando se modificó por última vez el artículo 44 de la Constitución para establecer el carácter jurídico de la Ciudad de México, que se erige como Distrito Federal en la federación mexicana; es decir, sólo existe una población en la entidad, la Ciudad de México, que a la vez es el Distrito Federal, como sede de los poderes de la Unión.

Siglo XX[editar]

Numerosas fuentes establecen como el inicio del siglo XX mexicano el comienzo de la Revolución. Esta guerra civil puso punto final al período conocido como Porfiriato. En esa época, el Distrito Federal fue ocupado sucesivamente por los maderistas, los zapatistas y villistas y, finalmente, los carrancistas. Esta última facción sería sustituida por el llamado Grupo Sonora, que a su vez daría lugar al Partido Revolucionario Institucional (y sus antecedentes), que dominó el gobierno de México desde 1929 hasta el año 2000.

En 1929 fue suprimido el régimen municipal en el Distrito Federal, con lo que las trece municipalidades existentes en su territorio desaparecieron. Más tarde sería promulgada una ley que dividió la entidad en dieciséis delegaciones políticas, cuyos pobladores estaban imposibilitados de elegir representantes y gobiernos locales hasta el 2000.

Con el período de apogeo económico conocido como Milagro mexicano (décadas de 1950 y 1960), la ciudad de México vivió una época de urbanización sin precedentes en el país. Su población se duplicaba en menos de veinte años, y fue absorbiendo poco a poco a los poblados cercanos, hasta desbordarse del territorio del Distrito Federal. Se inauguraron numerosas obras públicas en ese período. Entre ellas se puede citar a la Ciudad Universitaria o el Estadio Azteca.

También a partir de 1950, la ciudad de México fue el escenario de numerosas expresiones de inconformidad con el gobierno priísta. En la década de 1950 tuvo lugar la protesta de los ferrocarrileros, que terminó con el encarcelamiento de varios de sus líderes (como Demetrio Vallejo). En 1968, los estudiantes de numerosas escuelas públicas y privadas también iniciaron una serie de protestas que concluyeron con la matanza de Tlatelolco, el 2 de octubre, por un grupo denominado Olimpia, perteneciente al Estado Mayor Presidencial. Tres años más tarde, el 10 de junio de 1971, un grupo de estudiantes de la Escuela Normal Superior que se manifestaban fueron atacados por un grupo paramilitar denominado Halcones, en lo que se conoce como la matanza del Jueves de Corpus. El 19 de septiembre de 1985, la ciudad de México fue semidestruida por un terremoto de 8,1 grados Richter. A partir de entonces, la sociedad civil capitalina comenzó a tomar cada vez más en sus manos el control de aquellos espacios que el Estado había dejado abandonados. Como resultado de lo anterior, en las controvertidas elecciones federales de 1988, el PRI fue derrotado ampliamente en el Distrito Federal por el Frente Democrático Nacional.

En diciembre de 1970 se publicó la ley que estableció la nueva división política de la ciudad. Nace entonces la Delegación Miguel Hidalgo como un reconocimiento a la lucha del "Padre de la Patria", símbolo de la libertad y la independencia.

En 1987 son declarados patrimonio de la humanidad el Centro Histórico y la zona lacustre de Xochimilco.

Para 1997, el Distrito Federal eligió a su jefe de gobierno por primera vez desde 1929. En esa ocasión el PRI perdió el control de la ciudad a manos del Partido de la Revolución Democrática (PRD). Este partido ha ganado las elecciones para jefe de gobierno del Distrito Federal en cuatro ocasiones consecutivas (1997, 2000, 2006 y 2012).

Siglo XXI[editar]

En la elección federal del domingo 2 de julio del 2006, de 71 millones 300 mil electores registrados en el padrón electoral, votaron 41 millones 791 mil 322 ciudadanos, que representó el 58.61% del padrón electoral. Fueron éstas, así, quizá las elecciones generales más concurridas y vigiladas de la historia del país.

En esta contienda se tuvo la victoria de Marcelo Ebrard en la elección para Jefe de Gobierno del Distrito Federal. A su vez, en la elección para candidatos a la presidencia de la República se obtuvo una cerrada diferencia de apenas 0.56% entre el candidato de la Coalición por el Bien de Todos, que conformaban el Partido de la Revolución Democrática, el Partido del Trabajo y Convergencia, y el candidato del Partido Acción Nacional.

Esto desencadenó una serie de manifestaciones en la Ciudad de México que pedían un recuento de los votos emitidos en las casillas de todo el país. Así fue como los simpatizantes de la Coalición por el Bien de Todos instalaron un campamento desde el Zócalo hasta la Fuente de Petróleos, a lo largo de la avenida Paseo de la Reforma, la más importante de la ciudad. Dicha manifestación se instaló el 30 de julio del 2006 y se levantó el 15 de septiembre del mismo año. El recuento de los votos fue negado y solo hubo una apertura parcial de los paquetes electorales, lo que significó un 9 por ciento del total. La ocupación de las calles y el cierre total de estas por parte de los manifestantes causaron que se polarizaran las opiniones de los habitantes de la ciudad y de todo el país.

En abril del 2007, el Distrito Federal se convirtió en la primera entidad federativa en despenalizar el aborto antes de las 12 semanas de gestación. La propuesta, votada en la Asamblea Legislativa, contó con aprobación amplia de los partidos representantes, y sólo los miembros del Partido Acción Nacional (PAN) y del Partido Verde (PVEM) votaron en contra de la propuesta.

Véase también[editar]