Historia de los judíos en Venezuela

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Star of David.svg Judíos en Venezuela Bandera de Venezuela
יהודי ונצואלה (en hebreo)
Otros nombres judeo-venezolanos
Regiones de origen Europa
Idiomas español venezolano, hebreo, ladino, yidis
Religiones judaísmo
[editar datos en Wikidata ]

La historia de los judíos en Venezuela comenzó muy probablemente a mediados del siglo XVII, cuando algunos expedientes sugieren que grupos de judíos fueron a vivir a Caracas y Maracaibo. Aunque muchos eruditos dicen que no hay evidencia con todo lo descubierto para probar que una comunidad judía existió dentro de Venezuela desde el siglo XVII, la creencia popular venezolana dice que grupos de sefarditas fueron a Caracas y Maracaibo desde Tucacas a partir de 1693, y desapareció sin dejar detrás ningún rastro. Sin embargo, debido a la proximidad geográfica de Venezuela a los países que habían organizado comunidades judías, por ejemplo las colonias holandesas, puede asumirse que judíos de Curazao hayan viajado a Venezuela para comerciar.

Después de la desaparición de los judíos de Tucacas, la comunidad no comenzó a establecerse permanentemente en Venezuela sino hasta mediados del siglo XIX. Al final de ese siglo, Venezuela y Colombia luchaban contra los colonizadores españoles en guerras de independencia.

Simón Bolívar, Libertador de Venezuela, encontró refugio y ayuda material para su ejército en los hogares de judíos de Curazao. Mordejai Ricardo y los hermanos Ricardo y Abraham Meza ayudaron a Bolívar en su lucha contra el poderío español, estableciendo relaciones fraternales entre los judíos y la república de Venezuela nuevamente independiente.

Varios judíos lucharon en las filas del ejército libertador de Bolívar durante la guerra de independencia. Estos lazos entre los judíos en las colonias holandesas y Venezuela aumentaron más dramáticamente entre 1819-1821 después de que su nueva constitución legalizara la libertad de cultos. En 1820, la primera familia judía se radicó de nuevo en la ciudad de Coro la cual tiene un cementerio judío con piedras sepulcrales que datan de 1832. Lamentablemente veintiocho años más tarde, un hecho violento de antisemitismo implicó que la entera población judía de 168 individuos fuese expulsada de nuevo a Curazao. Otras comunidades judías comenzaron a asentarse en Caracas y Puerto Cabello en la década de los 1840. En 1844, grupos de judíos marroquíes llegaron a la ciudad de Barcelona y, para 1875 se les concedió permiso para establecer un cementerio judío.

Hacia el final del siglo XIX, la comunidad judía venezolana estaba en la necesidad de un lugar permanente del culto. La asimilación demostró ser un problema grande para la nueva comunidad. Los inmigrantes judíos portugueses que vinieron a Venezuela por Curazao tenían una vida comunal, la tolerancia y aceptación religiosa para con los judíos era constante a través del país. Estos tres factores contribuyeron a la asimilación cada vez mayor de la comunidad y, antes de fin del siglo XIX, la porción holandesa del judaísmo venezolano había casi desaparecido. Pequeñas comunidades podían ser encontradas en ciudades tales como Puerto Cabello, Villa de Cura, Carúpano, Río Chico, Maracaibo, y Barquisimeto.

En junio de 1902 hubo otra erupción de xenofobia en Coro, y los judíos buscaron asilo en Curazao, el cual fue otorgado por el gobernador de la isla, J. O. de Jong van Beek, quien envío el buque de guerra "Koningin Regentesse" a protegerlos. De regreso a Curazao el buque trajo ochenta mujeres y niños a bordo. En Julio de ese mismo año, el mismo barco fue enviado a La Vela de Coro por el resto de los judíos, y tan solo unos pocos se quedaron allí para proteger las propiedades de los exiliados.

No fue hasta la llegada de judíos de Europa del Este escapando de las distintas guerras mundiales y norafricanos entre los años 20 y 30 del siglo XX, que la comunidad judía comenzó a desarrollarse completamente. Según un censo nacional tomado en el final del siglo XIX, solo 247 judíos vivieron en Venezuela como ciudadanos para 1891.[cita requerida] En 1907, se creó la sociedad de beneficencia israelita, que cambió en 1919 su nombre a Sociedad del Israelita de Venezuela, como organización para alutinar a todos los judíos que se fueron dispersando a través de varias ciudades y pueblos del país. Los servicios judíos de rezo y días sagrados ocurrían en casas pequeñas en Caracas y ciudades como Los Teques y La Guaira. El número de ciudadanos judíos se incrementó de 475 en 1917 a 882 para 1926.[cita requerida] De Europa del este y central creció el número a partir de 1934, pero para entonces, ya Venezuela había impuesto restricciones específicas ante la inmigración judía, que seguían existiendo hasta después de los años 50.

Monumento a la memoria de los caídos en el Holocausto, en Caracas.

.

En los años 1920 - 1937 cuando no había empezado la segunda guerra mundial muchos prominentes comerciantes Judíos de toda Europa llegaron a Maracaibo para estar involucrados en los negocios de petróleo que empezó a producirse en gran escala. En Maracaibo eran comunes matrimonios de diferentes religiones entre judíos a la vez como muchas familias sin registro de matrimonio. Maracaibo sigue siendo la ciudad con la más increíble mescla de religiones nombres y culturas.

En 1939 el gobierno nacional del general Eleazar Lopez Contreras ofreció asilo a 251 judíos errantes de los llamados "Barcos de la Esperanza" (el Caribia y el Königstein), cuya descendencia constituye una gran parte de la actual comunidad hebrea asquenazí de Venezuela.

Las familias nobles que emigraron de Europa a América Latina se destacaron en la ayuda a los Judíos que llegaban a Venezuela, casi todos los judíos de descendencia alemana, polaca, austriaca en los años 1939 – 1950 fueron ayudados por la familia Real Suizo Prusiana Karl Graf von Luxburg Furst zu Carolath-Beuthen und Prinz von Schoenaich-Carolath / Karl Ludwig Conde de Luxburg Príncipe de Carolath-Beuthen y Príncipe de Schoenaich-Carolath.

Antes de 1950, la comunidad había crecido a alrededor 6.000 personas. Con la salida del poder de Marcos Pérez Jiménez en 1958, más de 1.000 judíos entraron a Venezuela desde Egipto, Líbano, Siria, Salónica, Turquía, la Unión Soviética e incluso de Israel. Un número desconocido de judíos también inmigraron de otros países latinoamericanos, llegando a más de 15.000 por la década de los 70.[cita requerida]

Actualmente, hay más de 15.400 judíos viviendo en Venezuela, con más de la mitad de ellos viviendo en Caracas, la capital. La judería venezolana está repartida por igual entre sefarditas y asquenazíes[cita requerida]. Todas a excepción de una de las 15 sinagogas del país son ortodoxas.[cita requerida].

Políticos judíos venezolanos[editar]

En Venezuela la participación de los judíos y sus descendientes ha alcanzado distintos niveles de aceptación en la política nacional, regional y local, desde procuradores y concejales municipales pasando por directores del Banco Central, diputados, senadores, alcaldes, gobernadores y ministros hasta la propia presidencia de la República. He aquí un lista sucinta de algunos de ellos:

Véase también[editar]