Historia de la astronáutica en la Argentina

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La historia de la astronáutica en la Argentina es aquella crónica que engloba temas relacionados con la proyección, diseño y creación de los primeros vehículos aeroespaciales argentinos. Sus comienzos se pueden remontar en los años 40, cuando durante el gobierno de Juan Domingo Perón (1946-1955) comenzaron los primeros ensayos de motores de cohetes, empleando diferentes combustibles. Pero la crisis y su derrocamiento llevaron al cierre temporal de estas actividades. Las experiencias tomaron mayor impulso cuando el presidente Arturo Frondizi (1958-1962) creó el primer organismo para hacerse cargo de las actividades astronáuticas, se trataba de la CNIE, con el ingeniero Teófilo Tabanera como Presidente. Durante los años 60 y 70 se emprendieron muchos lanzamientos de vehículos con heterogéneos fines, casi siempre con resultados positivos y con importantes contribuciones del Comodoro Aldo Zeoli. Si bien el Estado fue el creador de los medios, el mismo no proyectaba ni intervenía en las actividades. La Argentina trazó importantes hitos mundiales en su historia astronáutica, como ser el cuarto país en lograr llevar a un ser vivo al espacio y retornarlo con vida a la tierra y convirtiéndose así en el cuarto país en emprender dicha hazaña, a su vez fue la tercer república en lanzar cohetes desde la Antártida, más exactamente desde la Antártida Argentina.

El proyecto más ambicioso fue el Cóndor II, con participación de Alemania, Irak y Egipto. Se trataba de un misil diseñado para llevar una carga útil de media tonelada y recorrer una trayectoria de 1000 km. Pero el misil fue desmantelado y sus planos destruidos por orden del presidente Carlos Menem, producto de la presión de Estados Unidos y el FMI. En 1991 se disolvió la CNIE para formar la CONAE. La construcción de cohetes se estancó hasta el 2007, cuando se lanzó un cohete en Bahía Blanca, el Tronador.

Primeros usos de los cohetes[editar]

El más remoto uso de cohetes por parte de la Argentina data del 22 de mayo de 1821, siendo empleados para fines militares cuando en Mirabé (sur de Perú), las tropas libertadoras de José de San Martín usaron tubos lanzadores Congreve para atacar al enemigo. Cinco años después, el buque San Martín de la Armada Argentina ya estaba dotado con lanza cohetes. Se tiene conocimiento que el navío hizo uso de este armamento especial en 1841, cuando siete barcos de la Armada Argentina se enfrentaron contra cuatro de la Armada uruguaya, en una contienda acontecida en el Río de la Plata: el San Martín alcanzó con dos de sus cohetes al Cagancha.[1]

También se usaron cohetes durante la Guerra del Brasil en 1827, las tropas encabezadas por el almirante Guillermo Brown dispararon cohetes desde la isla Martín García. También tropas al mando del general Juan Manuel de Rosas usaron este tipo de artillería en 1842.[1]

Comienzos de la industria durante el peronismo[editar]

El comienzo de la industria astronáutica coincidió con la etapa de industrialización del general Juan Domingo Perón.

Entre los años 1947 y 1948, un grupo de técnicos del Instituto de Investigaciones Científicas de la Fuerza Aérea Argentina comandados por el ingeniero Ricardo Dyrgalla, desarrollaron un motor de combustible líquido para propulsar proyectiles con fines científicos y militares. Se lo nombró AN-1, tenía una fuerza suficiente para impulsar una masa de 320 kg con un tiempo de combustión de cuarenta segundos. El propelente era ácido nítrico y anilina, para el ensayo se construyó un banco de pruebas, en donde se realizaron numerosos ensayos, todos con éxito.[2] En mayo de 1950 fue propulsado el Tábano en las Salinas Grandes (entre las provincias de Córdoba y La Rioja), precisamente con el motor de combustible líquido AN-1. Alcanzó una velocidad de aproximadamente 850 km/h. Fue guiado por infrarojo y sonido. El motor se probó por primera vez el 20 de octubre de 1949. A partir del lanzamiento del Tabano, la actividad se estancó abruptamente, hasta principio de la década entrante.[3]

La División Proyectos Especiales en el Instituto Aerotécnico se creó en 1947. Sin embargo, la caótica década de 1950 no permitió que el proyecto aeroespacial argentino avance, terminando en el lanzamiento del cohete Martín Fierro en 1956, sin carga, alcanzó una altura de 2 km. Al año siguiente, la Unión Soviética se convirtió en la primera nación en llevar un ser vivo al espacio, siendo la perra Laika. Éste no fue un hecho aislado, ya que a partir de aquí, muchos países pusieron interés en la astronáutica.[4]

Periodo de consolidación a partir del desarrollismo[editar]

Equipo de lanzamiento del Alfa Centauro.
El presidente Arturo Frondizi felicita al Comodoro Aldo Zeoli.
Día del lanzamiento del Alfa Centauro. En la foto (de derecha a izquierda): el ingeniero aeronáutico Comodoro Aldo Zeoli junto al R.P. López y hombres de la Fuerza Aérea, después del éxitoso e histórico lanzamiento del Alfa Centauro en Pampa de Achala.

Dicho anteriormente, en Argentina algunos de los más grandes avances se produjeron en la década entrante. Durante el desarrollismo de Arturo Frondizi (1958-1962) las investigaciones tomaron mayor importancia, empezando con el desarrollo de motores a propulsante sólido, en diciembre de 1959. La investigación fue emprendida por el Instituto de Investigaciones Aeronáuticas y Espaciales.[5] Este creó la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CNIE), primer organismo para hacerse cargo de las tripulaciones de cohetes, por medio el decreto n.º 1164 del 28 de enero de 1960. Se designó al ingeniero Teófilo Tabanera como Presidente de la comisión.[6] El 27 de junio de 1961 el Poder Ejecutivo creó por decreto el Centro de Experimentación y Lanzamiento de Proyectiles Autopropulsados Chamical bajo las siglas de CELPA. Contaba con un campo libre de 200 km.[2] El gobierno había creado los organismos para la investigación del cosmos, pero el mismo, no intervenía ni supervisaba las actividades, dándole una importante libertad y autonomía a los científicos.

Familia de cohetes Centauro[editar]

Una vez creados los organismos correspondientes, se empezó por crear la primera familia de cohetes, el IIAE comenzó a desarrollar la serie de los Centauro. El primero de ellos fue el Alfa Centauro, de una etapa, el Beta Centauro, dos etapas y el Gamma Centauro, también de dos etapas. La familia de cohetes estaban dotados de motores a combustible líquido.[5]

Alfa Centauro[editar]

El primero de la serie, el Alfa Centauro contaba con unas dimensiones de 2705 mm de largo por 101 mm de diámetro (su ojiva), en total tenía un peso máximo de 28 kg. No poseía mucho peso de carga útil, únicamente 3,3 kg. El primer lanzamiento dio lugar el 2 de febrero de 1961,[7] desde la localidad de Santo Tomás en Pampa de Achala, provincia de Córdoba. Este lanzamiento significo el primero de una aeronave construida íntegramente en la Argentina.[3] Aquel primer cohete lanzado se lo nombró APEX A1-02 Alfa Centauro, fue la primera vez que la Fuerza Aérea trabajaba para crear una familia de cohetes. El Comodoro Aldo Zeoli, encargado de la Dirección de Desarrollos del Instituto Aerotécnico (DDIA) -dependiente de la Dirección Nacional de Fabricaciones e Investigaciones Aeronáuticas (DINFIA)- fue quien realizó el conteo y oprimió el botón de emisión. En el sitio, había aproximadamente unos treinta hombres, entre civiles y militares, además de un fotógrafo reportero de Clarín.[5] El cohete alcanzó una altura de 20 km[7] y el experimento se produjo sin ningún problema.[8] [9]

Beta Centauro[editar]

El 30 de septiembre de 1961 se lanzó el cohete sonda de dos etapas Beta Centauro, bajo la denominación APEX-A1-S2-015, en la Base Santo Tomás, en Pampa de Achala, provincia de Córdoba. Se buscaba con este lanzamiento, experimentar la separación de las dos etapas. También se probó los mediciones y los instrumentos del vehículo: velocidad de vuelo, alcance y presión atmosférica, entre otras cosas.[10] La aeronave alcanzó los 25 km.[7]

En el lanzamiento se encontraban presentes el Brigadier Mayor Juan Carlos Pereyra Presidente de DINFIA, quién posteriormente al exitoso lanzamiento se acercó a informarle al Secretario de Aeronáutica Brigadier Mayor Ramón Amado Abrahin, para que este último se contacte telefónicamente en el mediodía con el presidente Arturo Frondizi para informarle sobre la exitosa misión. El 13 de octubre de 1961 el Instituto Aeroespacial produjo el segundo lanzamiento de la aeronave en la misma base. Se volvió a lanzar un cohete de la familia Centauro el 10 de mayo de 1962, siendo esa fecha el comienzo de recurrentes actividades en la base CELPA de Chamical, en La Rioja. Estas actividades terminaron trayendo el perfeccionamiento del despegue de cargas útiles y la medición de altitudes, actividades investigadas hasta 1964, cuando los científicos desarrollaron el cohete sonda Orión.[2]

Otros lanzamientos de Centauro[editar]

El 19 de febrero de 1962 se efectuaron cinco nuevos lanzamientos en Pampa de Achala, provincia de Córdoba, en donde se probó por primera vez los nuevos motores Scar 2,65 rescatando en todos los casos, las cápsulas con sus cargas útiles, lo que permitió la medición de la altitud en donde se producía la separación.[2] Los días 15, 27 y 30 de noviembre se lanzaron cohetes Centauro, los últimos dos con finalidad aeronomía, los tres fueron lanzados desde la base CELPA Chamical, provincia de La Rioja.[3] Los días 8 y 9 de diciembre se volvieron a lanzar cohetes Centauro, otra vez con finalidad aeronomía y con resultados exitosos. A lo largo de aquel año los experimentos fueron exitosos y arrojaron importante avances, con un total de 18 lanzamientos efectuados.[3]

El 25 de mayo de 1963 se emprende el lanzamiento del Centauro 35 para el operativo "nube de sodio", como resultado, se obtuvieron mediciones de vientos y turbulencias, alcanzando una altura de 189 km.[5] Pese a la complicada situación política (el 29 de marzo del 1962 Arturo Frondizi fue apresado por los militares a la isla Martín García), la actividad aeroespacial no cesó.[2]

Gamma Centauro[editar]

Cohete Gamma Centauro en pleno vuelo.

Para la construcción del cohete Gamma Centauro de dos etapas, se comenzó haciendo una prueba el día 6 de diciembre de 1962. Al año siguiente, en CELPA, se hicieron varios ensayos de los modelos I y II. Por medio de teodolitos se pudo medir la trayectoria. Las naves hacían una estela de humo producida por un generador de iodo y sodio puesto a la cabeza del cohete.[11]

El "Operativo Matienzo" fue planeado por el IIAE. Primero, y el 27 de agosto de 1964 se llevó a cabo la misión "Operación Inca", en la provincia de Mendoza (más precisamente cerca del Puente del Inca). Durante la operación se propulsó un vehículo a 35 km de altura, la carga útil se recuperó mediante un paracaídas. El modelo sirvió para probar los equipos que más tarde formarían parte del próximo proyecto que se concretaría en la Antártida en 1965, entre otras se probó la torre de lanzamiento y la cubierta de polietileno con calefacción que mantenía el habitáculo a una temperatura de 25 ºC.[11]

Las pruebas del Gamma Centauro siguieron en febrero de 1965, cuando por primera vez se propulsaron en simultáneo dos cohetes de la familia Gamma Centauro desde el Centro de Experimentación CELPA, y otros dos desde la Base Matienzo en la Antártida, también se probaron dos globos sonda que armó la Universidad Nacional de Tucumán, se logró llegar a 24 km de altitud. Así la Argentina se convirtió en el tercer país después de la Unión Soviética y los Estados Unidos en emprender actividades aeroespaciales desde la Antártida.[11] Las experiencias resultantes, sirvieron para analizar el vuelo y estudiar los rayos X en la atmósfera.[2] En agosto se efectuaron cuatro ensayos con los cohetes Gamma Centauro desde la base CELPA, todos con éxito.[5]

Cohete sonda Prosón M1[editar]

En 1960 el CITEDEF por medio de su Laboratorio de Armamentos, emprendió el desarrollo de un prototipo de cohete sonda experimental destinado a recolectar información atmosférica y alcanzar una altitud de 60 km, límite exterior de la estratosfera. Esto coincidía con las recomendaciones del Cospar (Committee on Space Research), respecto de vigilar los fenómenos meteorológicos que pudieran ser vinculados con la actividad aeroespacial.[12] [13]

El motor lo aportó el CITEDEF que entre 1960 y 1962 había realizado pruebas exitosas en Córdoba, mientras que la Fábrica Militar de Villa María proveería el propulsante, a base de pólvora bibásica, conteniendo principalmente nitrocelulosa y nitroglicerina. Por otro lado la fábrica civil Dálmine radicada en Campana y primera productora de tubos de acero sin costura en América latina, aportaría las conos y toberas, fabricados en acero API-N80 con un inserto de grafito para darles mayor protección térmica. Las cuatro aletas trapezoidales de duraluminio fueron hechas por el Taller Regional Quilmes, organismo dependiente de la Fuerza Aérea, y el Arsenal Naval Buenos Aires construiría la rampa de lanzamiento, un tubo de acero de 295 mm de diámetro y 9500 de longitud con tres guías de bronce.[12] [13] El diseño estuvo a cargo de los ingenieros Ricardo Dyrgalla, José María Telechea, Rolando Amore, Rubén Carrasco y Ezio Lorenzelli.[1]

En agosto de 1963 el proyecto estaba finalizado. Bautizado Prosón M1 (Prototipo de Sonda), entre el 23 y el 26 de agosto se efectuaron cuatro lanzamientos exitosos desde el Celpa 1. No obstante, la tecnología del vector era ya obsoleta e inadecuada para llevar cargas útiles a la alta atmósfera por lo que el desarrollo fue discontinuado.[12] [13]

El cohete tenía un diámetro de 200 mm en su primera etapa y de 110 mm en la segunda. Las longitudes eran de 1678 mm y 1583 mm respectivamente y el peso de 38,5 kg (35 del propulsante) y 13,3 kg (8,5 de propulsante). La carga útil (fumígena en las pruebas para medir la trayectoria) era de 5 kg. La velocidad máxima alcanzada era de M4. La separación se produciría por resistencia aerodinámica.[13]

Seres biológicos al espacio con cohetes Orión y Canopus[editar]

Lanzamiento del cohete Orión II O-10.
Últimos preparativos para otro lanzamiento del Orión II O-14.

Cohete Orión[editar]

Luego de pruebas y satisfactorios resultados obtenidos con los Centauros -particularmente con los ensayos del cohete de dos etapas Beta Centauro- la siguiente meta fue diseñar y construir un vector de mayor envergadura, además, se había producido la necesidad de alcanzar mayores alturas. Empezaron las investigaciones para el cohete Orión I, el cual produciría estudios más allá de la atmósfera terrestre, como también para hacer experimentaciones con seres biológicos.[2] Para ello hubo dos ensayos de vuelo: el primero se produjo en octubre de 1965, y el segundo en julio de 1966, en CELPA Chamical, provincia de La Rioja. En su ojiva, con una carga útil de 16 kg, se encontraba dotada con un delicado instrumental para mediciones.[14] Se comprobó su rendimiento y se observó sus pormenores de vuelo.[2]

Se lo rediseñó dando origen al Orión II, capaz que llevar 25 kg de carga útil, con el empleo de 85 kg de combustible, cuando el Orión I tenía solo 64 kg. Media 3770 mm de largo y 206 mm de ancho. Además del aumento en la cantidad de combustible, se utilizó materia con mayor energía, lo que produjo un alcance de 114 km de altura, considerada el punto entre la atmósfera y principio del espacio. El nuevo diseño se logró a partir de las experiencias con el Orión I. Los materiales para la fabricación de la aeronave fueron cambiados, empleándose materiales más livianos con la finalidad de reducir el peso del vehículo. Un total de treinta y dos vuelos fueron realizados.[2] [15] Con ellos y con los DIM, se efectuaron mediciones atmosféricas y se registró la velocidad del viento, a una altura de 80 km. Para finales de octubre de 1966 se habían lanzado tres cohetes Orión II en CELPA, desde la base Chamical, en La Rioja, siguiendo las experiencias con los técnicos estadounidenses, lanzando desde la misma base, en noviembre, cohetes Nike-Cajun 02 que volaron hasta los 130 km de altitud.[2]

El ICTE puso en marcha en 1963 el "Programa Felino", con la finalidad de educar y adiestrar personal, también para analizar materiales para trabajos posteriores. Se realizaron un total de ochenta y siete lanzamientos en cinco años bajo aquel programa, de los cuales, solo ocho no tuvieron éxito. Destacándose lanzamientos como el Gato Negro A-1, el Tigre A-2, el Jaguar A-3, el Leopardo A-4 y el Sonda Pantera A-5. Estas misiones produjeron importantes avances en la detección del granizo.[2] Después de encabezar numerosos lanzamientos exitosos, en 1970 el Comodoro Aldo Zeoli fue nombrado presidente del Instituto de Investigación Aeronáutica y Espacial.[5]

Cohete Canopus[editar]

Continuando con el desarrollo de cohetes sonda, posterior a las evaluaciones brindadas por los programas Centauro y Orión, estaba presente la idea de diseñar un cohete de dos etapas, con suficiente potencia para cargar 30 kg y alcanzar una altura de 200 km. La segunda etapa era el mismo cohete Orión II, dando inicio a lo que más tarde sería el Rigel. El primer paso fue experimentar con un nuevo motor mucho más potente, dando origen al cohete Canopus, para luego dar vida al cohete sonda Canopus II. La primera prueba del prototipo fue posible en noviembre de 1966, mientras que el segundo ensayo fue en julio de 1967.[16]

El Canopus II se usó para probar tecnología que se emplearía en el futuro cohete Rigel. El 22 de diciembre de 1969 en CELPA en Chamical provincia de La Rioja, una prueba preliminar del cohete sonda Tauro fue efectuada. En el ensayo, el cohete rompió todas las barreras cuando voló a una sorprendente altura de 550 km. En este momento la Argentina se encontraba en la cima del mundo, alcanzando este tipo de metas.[17]

El mono Juan[editar]

Uno de los logros más grandes que obtuvo Argentina, se produjo el 23 de diciembre de 1969 (meses después de la llegada del hombre a la Luna), cuando en un lanzamiento de un cohete Canopus II se envió al mono Juan más allá de la atmósfera, a unos 82 km con total éxito, siendo además, la cuarta nación en enviar un ser vivo al espacio y retornarlo con vida, solo detrás de los Estados Unidos, la Unión Soviética y Francia.[7] Juan era un mono caí proveniente de la provincia de Misiones, tenía un peso de 1,5 kg y medía 45 centímetros de alto. Este experimento llamado Experiencia BIO II, contó con la ayuda y activa participación del Instituto Nacional de Medicina Aeronáutica y Espacial, y la CNIE.[18]

Poco después el cohete Canopus II fue propulsado, esta nave llegó más allá de la atmósfera. Entre los años 1960 a 1972 se fabricaron y lanzaron varias familias de sondas espaciales, ellas fueron la Orión, Canopus, Rigel y Castor.[18] La historia del mono Juan está relatada en el documental Juan, el primer astronauta argentino, de Diego Julio Ludueña.

El ratón Belisario[editar]

Justo cuando los ingenieros buscaban hacer un combustible producido enteramente en Argentina, se produjo el proyecto BIO, el cual consistía en mandar al espacio cohetes telemetrados con pequeños animales (ratas o monos) para recuperarlos con vida. Los científicos del ICTE se emprendieron en la experiencia de llevar vida al espacio exterior. Una camada de ratones de raza Wistar, fueron previamente seleccionados para el proyecto BIO. Se construyeron cápsulas especiales con el instrumental adecuado para analizar el comportamiento de los ratones durante el vuelo. El primer grupo de ratas astronautas se encontraba compuesto por: Alejo, Aurelio y Anastasio, el segundo grupo estaba constituido por: Braulio, Benito y Belisario, y el tercero por Celedonio, Cipriano y Coco. Después de rigurosas pruebas y estudios fisiológicos, Belisario, fue la rata elegida para la misión. Fue colocado y sujetado dentro de una cápsula en el interior de la ojiva del cohete Orión II. El lanzamiento se produjo el 11 de abril de 1967, en la Escuela de Tropas Aerotransportadas, provincia de Córdoba. Aquel vector se elevó y al minuto se separó su carga útil, luego se desplegó su paracaídas y comenzó a descender muy despacio a tierra firme. Los científicos pudieron ver al instante que Belisario se encontraba con vida, aunque algo nervioso. Durante el vuelo perdió ocho gramos.[2]

Cohetes de mayor alcance: Rigel, Castor y Tauro[editar]

El Rigel en su rampa de lanzamiento.

Rigel[editar]

Mediante el ensayo del Canopus I y II, el primer cohete corresponde a la primera etapa del Rigel, mientras que la segunda etapa era el Orión II. Para que en julio de 1967, se construya el Rigel, propulsado en diciembre del mismo año en la base CELPA, en Chamical, provincia de La Rioja.[3] Era el tercer cohete de dos etapas que se desarrollaba en Argentina, otros fueron el Beta Centauro y el Gamma Centauro. Esta aeronave significo la primera en su tipo en lograr alcanzar los 200 km de altura, superando el récord alcanzado en ensayos posteriores en toda Sudamérica.[19]

Paralelamente, se lanzaron cohetes para experimentar con la medición del viento, por medio del programa EXAMETNET. Se propulsó el Arcas el 15 de noviembre de 1967, y el Judi en 13 de diciembre del mismo año.[3]

Castor[editar]

Cohete Castor, voló a unos 500 km de altitud (vuelo espacial en órbita baja).

El cohete Castor fue el cuarto de la categoría de vehículos de dos etapas, planificado por el IIAE. La primera etapa se encontraba constituida por cuatro motores del tipo Canopus II en racimo: el empuje producido era de 10 toneladas, mientras que la segunda era de 2500 kg.[7] Si bien no posee un sistema de guiado, el cohete esta dirigido en sus dos etapas por cuatro aletas por etapa.[20] El propulsante empleado era perclorato de amonio, poliuretano y aluminio, y se propulsaba durante 220 segundos.[21] Las dos etapas estaban conectadas por medio de un aro cilíndrico, en su interior tenía un cordón explosivo de carga hueca, se encendía por dos detonadores eléctricos para la separación de las etapas.[7]

Un primer ensayo tuvo lugar el 22 de diciembre de 1969 en la base CELPA Chamical, este lanzamiento fue parte de la "Experiencia Navidad" (el lanzamiento se produjo horas antes del viaje del mono Juan). Pero esa vez solo se usó la primera etapa, alcanzando 70 km. El 16 de diciembre del año siguiente, se emprendió el "Operativo Ñahuí", cuando la Fuerza Aérea lanzó un cohete Castor X-2 desde la ya citada base Chamical CELPA. Su ojiva estaba dotada con instrumental fotográfico capturar imágenes a grandes alturas.[21]

El primer lanzamiento operativo de un cohete Castor se produjo un 22 de noviembre de 1973, desde la base CELPA Chamical, para el estudio de nubes de iones, la experiencia formó parte del programa llamado EGANI, proyecto cooperativo entre la Comisión Nacional de Investigaciones Espaciales (CNIE) y el Max Planck Institut für Extraterrestrisches Physik (MPE) de Alemania. Se construyó una versión perfeccionada del Castor a fines de 1975, en la base Vicecomodoro Marambio, en la Antártida Argentina, llevando una carga útil de 46 kg a una altura de 470 km.[7] [22] En 1979 se realizaron lanzamientos de este cohete desde Punta de Lobos, Perú.[3]

Tauro[editar]

El cohete Tauro, diseñado con fines científicos, fue el último desarrollado íntegramente en Argentina. La experiencia estuvo al mando del comodoro ingeniero Ricardo Vicente Maggi, fue lanzado el 10 de diciembre de 1981 desde la base de Chamical. Contaba con un sofisticado instrumental fotográfico y una tecnología sin procedentes en América del Sur, para estudiar la geografía y los recursos naturales del país.[1] [2]

El plan de satelización de 1979 y el primer satélite[editar]

El primer Plan de Satelización argentino fue idea del comandante en jefe Omar Rubens Graffigna, cuando el 10 de agosto de 1979 firmó la aprobación de dicho plan. Este fue el primer paso al proyecto Cóndor. Mientras tanto el IIAE comenzó diferentes proyectos para construir cohetes para poner en órbita satélites. Se llegaron a construir algunas maquetas a escala, pero nunca se terminaron de construir.[1]

El primer satélite argentino puesto en órbita fue el Lusat 1 en 1990. Este objeto tenía como objetivo proveer comunicaciones a todos los radioficionados del mundo. Fue diseñado por un grupo de radioaficionados argentinos, gracias a AMSAT Argentina, pero fue construido parte en Argentina y el resto en AMSAT NA, en Bouler, Colorado.[23]


Proyecto bélicos de envergadura - El Cóndor II[editar]

Poco tiempo después de la derrota de la guerra de Malvinas en el año 1982, se produjo una reunión secreta entre brigadieres y comodoros en la sede de la Fuerza Aérea. En aquel encuentro los comandantes se pusieron de acuerdo en desarrollar un misil balístico de alcance medio, el Cóndor II, el cual se estipulaba que sería capaz de llevar con sigo una carga explosiva de 500 kg. Tras el retorno de la democracia en 1983, el primer jefe de la Fuerza Aérea le comunico al presidente Raúl Alfonsín sobre el proyecto. El jefe de Estado firmo un decreto en secreto que avalaba su continuación. Pero luego del traspaso democrático producido precozmente en 1989, las presiones por los Estados Unidos y económicas por el FMI aumentaron, dando así el presidente Carlos Menem la orden de desarmar el misil Cóndor II y llevar sus partes a Estados Unidos para el desmantelamiento final.[24]

El ambicioso proyecto fue desarrollado conjuntamente con Alemania (quién proveyó la tecnología), Irak y Egipto (quienes financiaron el proyecto), mientras que Argentina colaboro aportando el personal científico e instalaciones. Dos años después se construyó un laboratorio subterráneo en Falda del Carmen, provincia de Córdoba. Para ese momento los servicios secretos de Israel y Gran Bretaña ya estaban enterados de la construcción del misil, al igual que la CIA estadounidense.[24] [25]

Los ingleses temían que Argentina ataque a las islas Malvinas con misiles, ya que el Cóndor II estaba hecho precisamente para llegar hasta el archipiélago. Por otro lado, la inteligencia israelita estaba preocupada por las contribuciones que estaban teniendo los países árabes en el proyecto. Había un gran temor por el posible traspaso de tecnologías y conocimientos entre Argentina y el país árabe.[26]

En su momento se estudio la construcción de una cabeza nuclear, pero no se disponía del material radioactivo adecuado. Paralelamente el cohete de gran envergadura se había proyectado para ser un lanzador de satélites, sin necesidad de ayuda externa.[26]

El Cóndor II era un vehículo de 16 metros de alto por 0,8 de diámetro, de dos etapas, con un sistema de control de todo el vector, por medio de una tobera basculante por cada etapa. Estaba diseñado con superficies aerodinámicas. Tenía sensores de control de altitud y sistema de control de velocidad. El cohete seria controlado por computadoras intercomunicadas, de haber sido lanzado, se calculaba que hubiera traspaso la barrera de los 1.000 km con una carga bélica de 500 kg.[27]

Transformación de la CNIE en la CONAE[editar]

Un prototipo del Tronador II exhibido en Tecnópolis.

La CNIE se disolvió para pasar a formar la CONAE en 1991, bajo la presidencia de Carlos Saúl Menem.[28]

A partir de esa época se reorganizó el sector. En 1996 se lanzaron dos satélites, el MuSat, diseñado y desarrollado por la Asociación de Investigaciones Tecnológicas de Córdoba AIT y el Instituto Universitario Aeronáutico, con la finalidad de tomar fotografías del país en baja resolución para el estudio meteorológico. En ese mismo año se lanzó el Sac-B desarrollado por la recientemente creada CONAE, pero este no llegó a prestar servicio ya que se incendió cuando llegó a la atmósfera. En 1997 fue lanzado con éxito el Nahuel 1-A, utilizado para telecomunicaciones al igual que el ArSat, pero con la diferencia que el Nahuel 1-A fue construido íntegramente en el exterior. Al año siguiente el Sac-A fue puesto en órbita, esta vez fue desarrollado por la CONAE y construido por INVAP. Este artefacto realizaba un seguimiento de ballenas Franca Austral y tomaba fotografías del país para el estudio de los intervalos de inundaciones y sequías. Sin embargo a pocos meses de entrado en funcionamiento, decayó de su órbita y se quemó en la atmósfera.[23]

El 21 de noviembre de 2000 fue lanzado el Sac-C para ser usado para teleobservación y se mantuvo en operación hasta el 15 de agosto de 2013. El 6 de diciembre de 2001, como parte de la misión STS-108 de la NASA, el Pade entró en órbita. Fue utilizado por la Asociación Argentina de Tecnología Espacial para emprender experimentos en el espacio, y volvió a la Tierra quince días más tarde. El Sac-D fue diseñado y construido prácticamente en Argentina, la CONAE declaró: "su objetivo científico principal está orientado a obtener información climática y una nueva visión de la circulación y procesos de mezcla de los océanos". El satélite fue puesto en órbita el 10 de junio de 2011.[23]

En julio de 2007 se empezó a lanzar la primera serie del cohete Tronador, desde una base en Bahía Blanca. Hubo dos ensayos, pero solo el segundo tuvo éxito.[29] Este era un cohete de una etapa, con una carga útil de 4 kg y un peso total de 60 kg y tenía una longitud de 3300 mm. Desde el año 1995 la CONAE se encontraba planficando el lanzamiento de una nave de combustible líquido para llevar pequeños satélites argentinos al espacio, esta experiencia formó parte del Plan Espacial Nacional.[30]

Fue a partir del año 2001 que el Instituto Universitario Aeronáutico comenzó a proyectar y calcular un vector para propulsar satélites. Realizándose el primer ensayo de un motor el 27 de mayo de 2004, en las instalaciones de CITEDEF (Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa) en Villa María, provincia de Córdoba. El motor ensayado usaba anilina y ácido nítrico. El experimento resultó exitoso dentro de los cálculos provistos. El inyector brindo mejores resultados que su antecesor.[30]

Tiempo después, la CONAE puso en órbita el 10 de junio de 2011 un satélite desarrollado y manufacturado en el país, se lo denominó SAC-D, con la finalidad de medir vientos, temperatura superficial de los mares, humedad y focos de temperaturas en los suelos, fue parte del Plan Nacional Espacial (2004-2015).[31] Aquel lanzamiento se logró gracias a una década de trabajo en conjunto con la NASA. La misma organización espacial estadounidense se encargo del lanzamiento del satélite SAC-D mediante el cohete Delta II, en la base de Vandenberg.[32] El satélite fue construido en Bariloche por doscientos hombres de la CONAE dedicados a esta ciencia. El satélite se ubico a unos 650 km de altura. El SAC-D es una estructura octogonal hecha en aluminio de 7 metros de alto y tiene un peso de 1300 kg. Alberga nueve instrumentos: el Aquarius (propiedad de la NASA) medidor de salinidad de mares y océanos, otros dos instrumentos de origen francés, uno proveniente de Italia y los cinco restantes producidos en Argentina. Los instrumentos argentinos fueron elaborados por la Invap, el Centro de Investigaciones Ópticas de La Plata (CIOp) y de la Facultad de Ingeniería de La Plata. Mientras que el software del SAC-D fue programado por la licenciada en sistemas Catalina Salvati, el artefacto espacial es monitoreado por una estación terrestre ubicada en Falda del Carmen, provincia de Córdoba.[32]

El vector Gradicom II fue propulsado el 11 de julio de 2011 con combustible, diseño, telemetría y electrónica producidos en Argentina por unas setenta personas. Los resultados de la misión serán usados para cohetes sonda, misiles y artillería de largo alcance, como también en aplicaciones civiles y militares.[33] El vehículo alcanzó una altura de 100 km, llegando a una velocidad máxima de 4900 km/h, descendió a 120 km de Chamical, Provincia de La Rioja. La próxima tarea del Instituto de Investigaciones Científicas y Técnicas para la Defensa (CITADEF), será diseñar un vehículo que supere el alcance del Gradicom II.[34] [35]

El Ministerio de Defensa informó que en diciembre de 2013 se lanzó el cohete sonda Experiencia Centenario en Chamical, Provincia de La Rioja, el proyectó se trata de un desarrollo totalmente local, fue concretado por Fuerza Aérea Argentina, Fabricaciones Militares, CITEDEF, Universidad Nacional del Comahue, Universidad Nacional de La Plata y Universidad Tecnológica Nacional, trabajaron 150 técnicos para realizar el proyecto. El cohete llevó a cabo experimentos para meteorología, además de aceleración y vibraciones en el vuelo. El cohete tiene 280 mm de diámetro.[36]

Actualidad[editar]

Tras siete años de desarrollo entre INVAP y Arsat, durante la presidencia de Cristina Fernández, el 16 de octubre de 2014 se lanzó el ArSat 1, el primer satélite geoestacionario argentino, que pasará a brindar servicios de comunicaciones a Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay. El lanzamiento se produjo en el Centro Espacial de Guayana, en la ciudad de Kourou. El cohete Arianne 5 dejó al satélite a 300 km sobre el nivel del mar. Luego los técnicos de INVAP se encargaron de transportarlo a lo posición geoestacionaria. Este lanzamiento permitió que la Argentina no perdiera la posición orbital 81, la cual enfoca desde Estados Unidos hasta las Islas Malvinas.[37]

Véase también[editar]

Fuentes[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e de León, 2008
  2. a b c d e f g h i j k l m «La reconquista del espacio» Reconquista y Defensa. Consultado el 29 de septiembre de 2011.
  3. a b c d e f g «Historia de la cohetería argentina» JPcohetería. Consultado el 7 de octubre de 2011.
  4. «Sobre la cohetería y la industria aeroespacial argentina»
  5. a b c d e f «Cohete Alfa Centauro»
  6. «Historia de la cohetería argentina»
  7. a b c d e f g Mono Juan (primer astronauta argentino). (diciembre de 2009). Juan, el primer astronauta argentino [producción de una universidad argentina]. República Argentina: Universidad Nacional de Córdoba. Consultado el 6 de octubre de 2011.
  8. «Cohete sonda Alfa Centauro» Grupo Artax.
  9. «Producción aeroespacial: 1955-1993» Crónicas y Testimonios. Consultado el 7 de octubre de 2011.
  10. «Cohete sonda Beta Centauro» Grupo Artax.
  11. a b c «Cohete sonda Gamma Centauro» Grupo Artax.
  12. a b c A cincuenta años de un hito en la cohetería nacional
  13. a b c d Cohete sonda Prosón M1
  14. «Cohete sonda Orión I» Grupo Artax.
  15. «Cohete sonda Orión II» Grupo Artax.
  16. «Cohete sonda Canopus I» Grupo Artax.
  17. «Cohete sonda Canopus II» Grupo Artax.
  18. a b «Un pequeño salto para el mono» Página 12.
  19. «Cohete sonda Rigel» Grupo Artax.
  20. «Cohete Castor» Jp cohetería.
  21. a b «Producción aeroespacial cohete Castor» Mincyt.
  22. «Cohete sonda Castor M1» Grupo Artax.
  23. a b c (18 de octubre de 2010). «El país envió ocho satélites al espacio antes del ArSat» Diario Clarín. Consultado el 20 de octubre de 2014.
  24. a b «El sueño del lanzador propio» Diario Página 12.
  25. «El recuerdo del plan Cóndor, que se desactivó por presión mundial» Diario La Nación.
  26. a b «Cóndor II»
  27. «Cóndor información técnica»
  28. «Decreto Nacional 995/91»
  29. «Probaron en secreto un cohete argentino» Diario La Nación.
  30. a b «Tronador» Grupo Artax.
  31. «Avances en el desarrollo del lanzador argentino Tronador II» Diario La Nación.
  32. a b «Histórico: la NASA lanzó un satélite argentino desde California» Diario La Nación.
  33. «Lanzan hoy desde Chamical el cohete Gradicom II» Prensa Argentina.
  34. «Lanzamiento exitoso del Gradicom» Página 12.
  35. «Tras 20 años, Argentina lanza otro cohete de dos etapas» La Voz.
  36. «Argentina lanza con éxito el cohete sonda Experiencia Bicentenario» (en español). Maquina de combate. Consultado el 20 de febrero de 2014.
  37. «Lanzaron con éxito el ArSat 1» (en español). Maquina de combate. Consultado el 20 de febrero de 2014.

Bibliografía consultada[editar]

Enlaces externos[editar]