Historia de Transilvania

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Fases de la ocupación de Transilvania entre los siglos X y XIII.

Transilvania es una región histórica localizada en el centro de Rumanía, rodeada por los Cárpatos, que transcurren por el país. La capital tradicional de la región, Cluj-Napoca, está situada en la meseta del mismo nombre, mientras que Braşov y Sibiu, otras dos ciudades principales, están al pie de los Cárpatos. En la famosa novela de Bram Stoker, Transilvania era el lugar de procedencia del conde Drácula.

Época Antigua[editar]

Restos de Sarmizegetusa, parte del Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

La región fue parte de la provincia romana de Dacia, después de la victoria del emperador Trajano frente al rey dacio Decébalo, en 106 d. C. (cuando empezó un proceso de romanización en la Dacia conquistada). Tras la retirada administrativa de Aureliano, en 271 d. C., sufrió invasiones de pueblos como los hunos, gépidos o ávaros.

Edad Media[editar]

Iglesia fortificada de Prejmer.
La ciudad medieval de Sibiu.
Iglesia de madera de Cizer en el Museo etnográfico de Transilvania en Cluj.

En 895 tribus húngaras (magiares) entraron en la llanura de Panonia. Después de la cristianización de su jefe San Esteban I de Hungría y el comienzo del Reino de Hungría, en 1003 los húngaros consiguieron su primera victoria importante frente a un Señor de Transilvania, Gyula, quien era tío de Sarolta, la madre de San Esteban. A partir de ese momento se creó el obispado de Transilvania, el cual incluiría a los otros 10 del resto del reino de Hungría. La incorporación de todo el territorio de Transilvania al reino de Hungría concluyó en el siglo XIII.[1] Como los húngaros eran principalmente una élite militar, tuvieron que traer colonos alemanes de Sajonia en los siglos XII y XIII. El cronista húngaro Simón de Kéza escribió que «no había más de 108 familias» de los magiares cuando estos entraron en Europa.[2]

El cronista húngaro Anonymous habla de la lucha de Gelu, líder de los rumanos (llamados «valacos» por los extranjeros) de Transilvania, contra los magiares en el siglo X.[3] Se han encontrado las ruinas de la fortaleza de Biharia, mencionada por Anonymous como la residencia del duque transilvano Menumorut,[4] quien era vasallo del emperador bizantino,[5] y se enfrentó a los magiares. Los rumanos de Transilvania se organizaron en Estados (llamados Universitas Valahorum) por lo menos desde el siglo XII. Los rumanos estaban gobernados por un voivoda y por nobles locales llamados cneaz, y la justicia se basaba en la Jus Valachicum (Ley Rumana).[6] Los rumanos perdieron gradualmente esos Estados y su nobleza se fue disolviendo entre la local, adoptando el idioma y cultura húngaras. Los que quisieron mantener su identidad tuvieron que renunciar a su condición de nobles, o marcharse allende los Cárpatos con sus vasallos. Este fue el caso de la familia de Basarab I, primer Señor del principado rumano Valaquia, y de Bogdan I (originario de Maramureş), primero del principado rumano independiente de Moldavia, después de derrotar al Reino de Hungría. Sin embargo, durante el siglo XIV, muchas de las principales familias nobles del Reino de Hungría, originarias de las regiones de Croacia, Eslovaquia, Eslavonia y Valaquia, se disputaron los altos cargos. Tras la muerte del rey Ladislao V de Hungría, el consejo real húngaro eligió rey a un joven conocido como Matías Corvino, quien era hijo de Juan Hunyadi, un conde de origen valaco que actuó como regente húngaro durante la infancia de Ladislao V.

Edad Moderna[editar]

El siglo XVI[editar]

Tras la derrota húngara ante los turcos otomanos en la batalla de Mohács, en 1526, el Reino de Hungría se dividiría en tres partes: una bajo el control austríaco, otra bajo el control turco y la tercera parte fue la región de Transilvania, que se convirtió en un Estado independiente conocido como el Principado de Transilvania, el cual pagaba tributos al Imperio otomano.

A lo largo del surgimiento del protestantismo, Transilvania desempeñó un papel de gran importancia, donde religiosos como Ferenc Dávid fundaron movimientos cristianos como el unitarismo transilvano. Tras los consejos de Ferenc Dávid, el rey y Príncipe Juan Segismundo Szapolyai de Transilvania dictó el primer Edicto de Tolerancia religiosa en la historia moderna de Europa, en 1568, para establecer una relación de equilibrio ante la influencia turca y el creciente florecimiento de las confesiones protestantes, permitiendo la libre práctica religiosa en su país, reconociendo el catolicismo, luteranismo, calvinismo y unitarismo. En este edicto, no obstante, la religión ortodoxa, profesada por las clases más humildes (en general de origen rumano), no fue incluida.[7] A pesar de esta discriminación, en las ideas protestantes hubo también una ventaja para los rumanos ortodoxos. En la ciudad de Braşov, que tenía un alcalde alemán protestante (Hans Benkner), el diácono rumano Coresi obtuvo permiso para publicar (el 12 de marzo de 1559) los primeros libros en idioma rumano, ya que todos los cristianos, según las ideas protestantes, debían escuchar y leer la palabra de Cristo en su propio idioma. A pesar de que publicó también obras de orientación católica y protestante, parte de los libros son de clara tendencia ortodoxa, y por lo tanto contribuyeron a mantener la fe ortodoxa entre los rumanos de Transilvania.[8]

Tras la muerte de Szapolyai en 1571, la Gran Asamblea transilvana escogió como Príncipe al conde Esteban Báthory de confesión católica, y en 1576 fue elegido Rey de Polonia. Durante el reinado de Esteban Báthory, Transilvania recibió gran influencia católica y, si bien entre los siguientes monarcas muchos serían protestantes, la influencia del Papa y el emperador germánico se mantendrá durante varios años. A la muerte de Esteban Báthory, su sobrino Segismundo Báthory fue su heredero, pero por conflictos de poder estalló entonces la Guerra de los Quince Años (1591-1606), durante la cual los ejércitos cristianos y los islámicos otomanos chocaron en muchas oportunidades. El emperador germánico Rodolfo II de Habsburgo intentó mantener su supremacía en varias ocasiones sobre el Principado de Transilvania, oponiéndose a protestantes y turcos por igual, pero al final no tuvo éxito. Sus ejércitos mercenarios serían expulsados, y Esteban Bocskai asumiría el título de Príncipe de Transilvania. Bocskai dirigió entonces la llamada Guerra de Independencia de Esteban Bocskai (1604-1606) contra los Habsburgo, la cual teminaría con la firma de un tratado de paz en otoño de 1606. Durante el gobierno del Príncipe Gabriel Bethlen (16131629), Transilvania se convirtió en un centro cultural de Centroeuropa. Bethlen, como Príncipe protestante, participó en la Guerra de los Treinta Años.

El siglo XVIII[editar]

Austria, que había reivindicado anteriormente Transilvania, obtuvo la posesión del Principado por el Tratado de Karlowitz de 1699, que puso fin a la guerra con Turquía, y también consiguió anexionarse los últimos restos del territorio de lo que había sido Hungría antes de su derrota frente a los otomanos, incluyendo el Principado de Transilvania, el cual permaneció bajo un regente de los Habsburgo.

En 1704 Francisco II Rákóczi fue elegido Príncipe de Transilvania y reinó hasta la derrota de la guerra de independencia húngara, en 1711.

La historia de la mayoría rumana de Transilvania en el siglo XVIII se centra en la religión, único aspecto de la vida pública donde se les permite cierta expresión propia.[9] El obispo uniata Ion Inochentie Micu (Klein), nombrado en 1729, es el primer paladín del nacionalismo rumano en Transilvania en la época moderna[9] y hubo de enfrentarse a las clases privilegiadas que dominaban desde la Dieta transilvana la vida de la región y eran hostiles a los cambios. En 1744 la petición de la emperatriz María Teresa de reconocer la Iglesia Uniata como igual a las cuatro religiones con reconocimiento oficial fue rechazada por la Dieta.[10] El mismo año Micu fue expulsado de su sede episcopal y hubo de exiliarse en Roma, donde murió.[10] A pesar de las presiones, en 1747 el sínodo vuelve a pedir el reconocimiento de la Iglesia y, además, de la nación rumana, alegando ser la más numerosa y la más antigua.[10] El general Preiss, encargado por el emperador Francisco I, informaba que había 677.308 rumanos, 130.884 sajones y 275 825 húngaros y székelys en la Transilvania del año 1733.[11]

El obispo uniata Micu, paladín de la causa nacionalista rumana a comienzos del siglo XVIII.

La minoría alemana (sajones) era también hostil a los rumanos, negándoles la igualdad de derechos en las poblaciones mixtas, defendiendo sus privilegios y llegando a la intimidación física para mantener su posición frente a ellos.[12]

Las reformas de José II ilusionan a los rumanos: el emperador declara la igualdad entre los ciudadanos en las poblaciones bajo control directo de la corona (Königsboden) en 1781.[12] Su visita a Transilvania en 1783 genera grandes esperanzas y el emperador se ve abrumado por las peticiones.[13] Al año siguiente se desencadena una brutal revuelta campesina contra los señores que, sin un programa, es aplastada.[13] Sus cabecillas, campesinos que en algún caso habían sido recibidos por el emperador, son ajusticiados en el potro.[13] Sofocada la rebelión, éste abole la servidumbre, ganándose definitivamente el favor rumano.[13] En 1790, sin embargo, con el fracaso de la política de reformas del monarca, regresa el sistema feudal.[13]

En la segunda parte del siglo, las cuestiones sociales pasan a un primer plano ante las eclesiásticas.[14] El territorio se halla bajo un sistema feudal de extremo rigor, del que los rumanos son las principales víctimas, aunque no las únicas.[14] En 1733, de las 135 000 familias de Transilvania que pagaban impuestos, 85 000 eran rumanas.[15] El campesinado, la abrumadora mayoría de la población, estaba obligado en su servidumbre a realizar duras labores para su señor además de deber pagar una renta en especie y otra en dinero y producir una cierta cantidad de tejido para su amo.[14] No podía en ninguna circunstancia poseer tierras[14] y no se le reconocía como persona jurídica,[14] teniendo los señores derecho de vida y muerte sobre sus siervos (ius gladii), y la baja nobleza sólo había de pagar una multa por su muerte.[14] El descontento era amplio entre la población.[14]

En 1765 la región se convirtió en un principado gobernado por la Casa de Habsburgo (desde 1806 el Imperio austríaco), pero también con una importante nobleza húngara.

En el siglo XVIII, un grupo de intelectuales rumanos de Transilvania fundaron la Şcoala Ardeleană (Escuela Transilvana), que pidió representación política para los rumanos en la Dieta de Cluj según su número, y a través del documento Supplex Libellus Valachorum de 1791 (basado en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano) pidió igualdad en derechos para los rumanos con las demás naciones de Transilvania (nobles, sajones y Székely).[16] [17] El documento fue enviado al emperador austriaco Leopoldo II y defendido por los dos obispos rumanos, el ortodoxo y el uniata.[17] El emperador lo envió a la Dieta, que lo rechazó.[17]

El siglo XIX[editar]

Francisco II, que gobernó Transilvania sin convocar la dieta.

Durante la primera mitad del siglo XIX, Transilvania es un reflejo provinciano de Hungría.[18] A lo largo del reinado del reaccionario emperador Francisco I, la Dieta no se reúne entre 1811 y 1834, y el gobierno actúa ilegalmente infringiendo la constitución en su ejercicio del poder.[18] La primera convocatoria de la Dieta tras el largo periodo de gobierno real se salda con su rápida disolución ante el cúmulo de protestas que recibe el soberano.[18] Tras la muerte de Francisco I, el poder se vuelve más moderado y se permite la reunión periódica de la Dieta.[18]

En los años 1840, el resurgir del nacionalismo magiar lleva a la pretensión de la unión política de Transilvania con Hungría, la adopción del húngaro como idioma oficial del gobierno (1840), la utilización de las iglesias como medios de propaganda nacionalista magiar y la aprobación de medidas represoras de otros nacionalismos, como el eslovaco o el rumano.[19] No hay ningún representante rumano en el parlamento de Presburgo, que únicamente cuenta con un eslovaco (1847) y tres croatas entre las minorías del reino.[20] La representación política de los rumanos en la propia Transilvania no es proporcional a su número ni se les toma en cuenta en las decisiones políticas.[20]

La revolución de 1848[editar]

Luis Kossuth, revolucionario húngaro, intransigente nacionalista, arruinó el posible entendimiento con los sajones y rumanos transilvanos.

Durante la revolución general europea de 1848, el gobierno húngaro aprueba una serie de medidas radicales: duración anual del parlamento, elecciones trianuales, ampliación del censo, abolición de los privilegios nobiliarios y de la servidumbre, libertad de prensa y de religión.[20] Se proclama además la unión de Transilvania con Hungría, animándose a la Dieta de Klausenburg (Cluj) a que tome la iniciativa para realizarla.[20] El 29 de mayo de 1848 la Dieta, con el voto favorable de los sajones (que pronto se arrepienten), aprueba la unión.[21]

Avram Iancu, líder de la revolución rumana en Transilvania (1848).

Por su parte, los revolucionarios rumanos de Transilvania organizaron el 3 de mayo una Gran Asamblea Nacional en Blaj, a la que acudieron 40.000 rumanos,[21] incluso los revolucionarios Alexandru Ioan Cuza (de la región de Moldavia) y Dimitrie Brătianu (de la región de Muntenia). Redactaron un documento llamado "Petiţiunea naţională", donde pedían la independencia nacional de los rumanos de Transilvania, la liberación de los siervos rumanos sin compensación para los nobles, el establecimiento de una guardia nacional rumana, la libertad individual y de expresión.[22] Fue organizado un Comité Nacional Permanente en Sibiu, y los revolucionarios presentes afirmaron que "Transilvania ya no es Transilvania, es simplemente Rumania.[23] Eso se refería al ideal de entonces de crear un Estado nacional unitario para todos los rumanos, aunque los revolucionarios de ese tiempo también estaban dispuestos a hacer algunos compromisos.

El extremismo del nuevo gobierno húngaro, opuesto a la más mínima concesión al resto de las nacionalidades,[21] hace que éstas se alíen con la corte reaccionaria.[21]

Los nobles húngaros no querían abolir la servitud y organizaron un ejército que atacó a las fuerzas rumanas de Transilvania, mandadas por Avram Iancu. Iancu logró varias victorias[24] y recibió promesas del emperador austriaco Francisco José I de que las demandas rumanas de derechos serían satisfechas.

Mientras, el dirigente húngaro Luis Kossuth instaura tribunales revolucionarios que ejecutan, sin juicio, a miles de supuestos opositores del nuevo régimen.[25] Su represión de los sajones transilvanos es feroz, llegando a disgustar a sus propios generales.[25]

Para cuando, en julio de 1849, el parlamento, ya en Szeged, sin posibilidad de llegar a acuerdo alguno con el emperador y a la espera de la intervención rusa a favor de este, redacta una ley que concede a las nacionalidades extensos derechos lingüísticos y religiosos, es demasiado tarde: los magiares no cuentan con crédito entre las mismas y su participación en la guerra se vuelve superflua ante la presencia del ejército ruso.[26]

La reacción[editar]

El gobierno reaccionario que se implantó tras el aplastamiento de la revolución entre 1849 y 1859 se basó en el centralismo, el clericalismo y la germanización del Imperio, ignorando las aspiraciones nacionalistas.[26]

La vuelta al gobierno constitucional después de las derrotas en Italia hacen resurgir la Dieta en 1861, a la que no acuden los húngaros alegando que la unión con Hungría de 1848 la hace imposible.[27] Sajones y rumanos cuentan con el poder por primera vez y aprueban una serie de medidas para lograr el reconocimiento de la nación rumana, su idioma y de sus iglesias en igualdad con las demás.[27] En 1865 la Dieta regresa de Sibiu a Cluj y la modificación del censo vuelve a asegurar la mayoría magiar, acción motivada por la negociación entre el emperador Francisco José y la nobleza húngara.[28] La nueva Dieta solicita el reconocimiento imperial de la unión con Hungría, a pesar de la oposición rumana y la postura ambigua de los sajones.[28]

Transilvania dentro del Imperio Austrohúngaro: regiones con mayoría rumana en color naranja, con mayoría húngara en color verde (en 1910).

Reunificación con Hungría[editar]

Con el Compromiso Austrohúngaro entre Francisco José I y los nobles húngaros, Transilvania pasa definitvamente a formar parte de Hungría.[29] La unión, consumada por la Ley XLIII de 1868, aseguraba en teoría la igualdad de los ciudadanos, sin discriminación por raza o religión, pero la práctica no fue tan igualitaria.[29]

Las autoridades austrohúngaras pusieron en práctica una política de "magiarización" de los rumanos y alemanes (sajones) de Transilvania, lo que suponía obligarles a cambiar sus nombres y apellidos por otros húngaros, e imponerles el idioma húngaro en las escuelas y la administración.[30]

Aun así, el censo llevado a cabo por las autoridades austrohúngaras en 1910 mostró que los rumanos eran la mayoría en el territorio que después de 1918 pasó a formar parte de Rumania.[31]

Edad Contemporánea[editar]

En diciembre de 1918, después de la victoria de la Triple Entente en la Primera Guerra Mundial, la Gran Asamblea Nacional de Alba Iulia, que representaba a todos los rumanos de Transilvania, Banato y Ţara Ungurească (el territorio entre Transilvania y el río Tisza), decretó la unión con Rumanía de todos los territorios con mayoría de población rumana. La Asamblea decidió también la creación de un Gran Consejo Nacional Rumano para representar a las tres provincias antes mencionadas y defender a la nación rumana «en cualquier momento y en cualquier lugar, frente a cualquier nación del mundo».[32]

Catedral ortodoxa de la unificación rumana, Alba Iulia.

La unión con Rumania, apoyada también por los sajones (alemanes) de Transilvania,[33] obtuvo el reconocimiento de las potencias de la Triple Entente el 4 de junio de 1920, con el Tratado de Trianon, aunque la frontera con Hungría quedó establecida más al este que lo pedido inicialmente. Para el momento del tratado de Trianon, la población rumana en Transilvania alcanzaba el 55 %, la húngara el 31 % y la alemana el 10 %.

Según Elek Fényes, importante investigador húngaro en la estadística descriptiva, se puede afirmar que entre 1830-1840, un 62,3 % de la población de la Transilvania de hoy era rumana, mientras que el 23,3 % de la población tenía el idioma húngaro como lengua materna.[34] Se estima que, en el tiempo del censo de 1869, el 59 % de la población transilvana era rumana, mientras que el 24,9 % era húngara.[35] Árpád Varga explica que la tasa de crecimiento de los húngaros en Transilvania fue el doble frente a la de la población global de Transilvania, debido a la política de magiarización que se puso en práctica entre la creación del dualismo austrohúngaro (1867) y la primera guerra mundial.[36]

Mapa de Rumania (1939), con el norte de Transilvania en amarillo.

Hungría mantuvo sus reivindicaciones sobre el territorio, y en 1940, durante la Segunda Guerra Mundial, el norte de Transilvania, con una superficie de 44 030 km² y una población de 2 578 100 habitantes (según el censo húngaro de 1941) fue otorgado a Hungría por el Segundo arbitraje de Viena de las potencias del Eje Roma-Berlín-Tokio, el 30 de agosto. En el sur de Transilvania permanecieron más de 2 millones de rumanos.[37] El historiador Keith Hitchins resumió de la siguiente manera la situación creada por el Arbitraje en su libro Rumania: 1866-1947, Oxford University Press (Oxford History of Modern Europe), 1994:

Lejos de resolver el asunto, el Arbitraje de Viena sólo consiguió empeorar las relaciones que había entre Rumania y Hungría. No consiguió separar a todos los rumanos de todos los húngaros. Entre 1 150 000 y 1 300 000 rumanos, mejor dicho, entre el 48 % y más del 50 % de la población del norte de Transilvania (dependiendo de la estadística que se tome como referencia) se vieron incorporados a Hungría, mientras que 500 000 húngaros siguieron viviendo en el sur de Transilvania, en Rumania.

Tras la Segunda Guerra Mundial, el territorio cedido por el Eje fue devuelto a Rumania. Después de la caída del régimen de Ceausescu, Transilvania se ha convertido en la región más dinámica del país desde el punto de vista económico, social y político.

Referencias[editar]

  1. Dobson, Barrie. Enciclopedia de la Edad Media. Parte 114, Vol 2. P. 1457
  2. Artículo sobre los aspectos funerarios de la Alba Iulia de los siglos X-XI
  3. La traducción oficial al inglés de la Gesta hungarorum de Anonymous, Transilvania y el líder rumano Gelu están en la página 14
  4. Fortificaciones en Rumania, la fortaleza de Biharia
  5. La Academia Rumana - Centro de Estudios Transilvanos (en inglés)
  6. Müller Friedrich: Haben 1288 im Hermannstadter Gau und im Burzenland neben den Sachsen auch ungarische Adlige, Szekler und Rumänen gewohnt?, Siebenbürgische Vierteljahrschrift, Hermannstadt, 58/1935 Nr 4, pp.281-296.
  7. Análisis del Edicto de Turda en inglés
  8. Texte româneşti din secolul al XVI-lea (Textos rumanos del siglo XVI). Coord. Ion Gheţie, Bucureşti, Ed. Academiei, 1982, p. 101
  9. a b Seton-Watson (1924), p. 304
  10. a b c Seton-Watson (1924), p. 305
  11. David Prodan, Transilvania y otra vez Transilvania (Cluj-Napoca: El centro de estudios transilvanos, 1996), 64.
  12. a b Seton-Watson (1924), p. 307
  13. a b c d e Seton-Watson (1924), p. 308
  14. a b c d e f g Seton-Watson (1924), p. 306
  15. Fiedler. Die Union der Walachen in Siebenbürgen, p. 351 (Sitzungsberichte der K. Akademie, phil.-hist. Classe). Viena, 1858.
  16. Capítulo sobre el Supplex Libellus Valachorum en el libro sobre la historia de Transilvania escrito por la Sociedad Cultural-Científica "George Bariţiu"
  17. a b c Seton-Watson (1924), p. 309
  18. a b c d Seton-Watson (1924), p. 310
  19. Seton-Watson (1924), p. 311
  20. a b c d Seton-Watson (1924), p. 312
  21. a b c d Seton-Watson (1924), p. 313
  22. Las peticiones rumanas en 1848
  23. [1] Breve historia de la revolución de 1848
  24. Aspectos militares de la revolución de 1848 en Transilvania
  25. a b Seton-Watson (1924), p. 314
  26. a b Seton-Watson (1924), p. 315
  27. a b Seton-Watson (1924), p. 316
  28. a b Seton-Watson (1924), p. 317
  29. a b Seton-Watson (1924), p. 318
  30. El proceso de magiarización (en inglés)
  31. Árpád Varga E., "Los húngaros en Transilvania entre 1870 y 1995, Título original: Erdély magyar népessége 1870–1995 között, Magyar Kisebbség 3–4, 1998 (Serie nueva IV), pp. 331–407. Traducido por Tamás Sályi, Teleki László Foundation, Budapest, 1999
  32. Rezoluţiunea Adunării Naţionale de la Alba Iulia, 8 noiembrie/1 decembrie 1918; se puede leer en rumano en Rezoluțiunea Adunării Naționale de la Alba Iulia, wikisource en rumano, ro.wikisource.org (última visita 6 de agosto de 2014).
  33. Artículo sobre los sajones de Transilvania en la Britannica Online
  34. Fényes, Elek El estado actual de Hungría y de sus territorios adjuntos, desde un punto de vista estadístico y demográfico, Trattner-Károlyi, Pest (1839-1840)
  35. Varga, Árpád E., «Evolución demográfica y la dinámica de las relaciones étnicas y confesionales en el territorio de la Transilvania contemporánea (1869-1920)», Erdélyi Múzeum 1-2, 1997 (LIX), págs. 40-87.
  36. Árpád Varga, Hungarians in Transylvania between 1870 and 1995 ('Los húngaros en Transilvania entre 1870 y 1995'), publicado originalmente en húngaro como «Erdély magyar népessége 1870-1995 között», en Magyar Kisebbség 3-4, 1998 (Nuevas series, IV), págs. 331-407. Traducción al inglés de Tamás Sályi. Edición de Rachel Orbell, Nándor Bárdi, László Diószegi y András Gyertyánfy, publicada en Budapest, Teleki László Foundation (Occasional Papers, 12), marzo de 1999.
  37. Rothschild, Joseph. East Central Europe Between the Two World Wars : A History of East Central Europe. University of Washington Press. p. 184 ISBN 978-0-295-95357-1

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]