Historia de Tijuana

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Los primeros nativos[editar]

Tijuana fue poblada originalmente por los kumiai (k'miai) o los tipai (Alta California) y ipai (Baja California) una de las familias indígenas que junto con los cucapá, paipai, y kiliwa, poblaron el norte de la península de Baja California.

Los primeros Europeos[editar]

El primer explorador cecatianos que navegó frente a las costas de lo que hoy es el municipio de Tijuana fue Juan Rodríguez Cabrillo, quien recorrió la costa del puerto de Ensenada, Baja California, México, a San Diego, en seis días, de septiembre 23 al 28, del año de 1542. El valle de Tijuana geográficamente forma parte del valle de San Diego.

En 1602, Sebastián Vizcaíno al frente de la Expedición y Levantamiento Cartográfico de la Costa de California, pasó frente a lo que hoy conocemos como Islas Coronado, así como frente a lo que actualmente es Punta Bandera y Playas de Tijuana. En su recorrido advirtió la presencia de los primitivos habitantes del lugar, más adelante ingresó al puerto que nombró San Diego.

Los primeros misioneros[editar]

En 1769 encontramos de nuevo noticias sobre la región que con el tiempo se llamaría valle de Tijuana; en el diario de Fray Junípero Serra encontramos la siguiente anotación: "Día 1° de Julio (1769) sábado, octava de San Juan Bautista, emprendimos de buena mañana nuestra última jornada [...] no lejos de la boca donde estaban dando fondo los paquebotes San Carlos y San Antonio". (estaban fondeadas las naves en la Bahía de San Diego).

El territorio era atendido material y espiritualmente por la Misión de San Diego de Alcalá que en su frontera sur llegaba a cinco leguas antes del arroyo de San Juan Bautista y por lo tanto comprendía el Valle de Tijuana, esa era al mismo tiempo la frontera o demarcación entre la Alta y la Baja California establecida en el concordato firmado el 7 de abril de 1772, entre los frailes dominicos y franciscanos, acuerdo legalizado por el virrey Antonio Bucareli y Ursúa. Aún cuando la demarcación entre las dos Californias es confusa se da por sentado que el valle de Tijuana formaba parte de la Alta California.

En su paso hacia el territorio franciscano de la [Alta California], Fray Francisco Palou señaló físicamente el término entre ambas californias el 19 de agosto de 1773, con una gran cruz que colocó en las peñas del cerro que queda frente a los médanos, en lo que después se llamó "El Descanso". En tal virtud, pertenecían a la circunscripción territorial de la Misión de San Diego de Alcalá las rancherías o campamentos indígenas de La Punta, Milijó, Tía Juana, Otay, San Isidro, Quanayuel, San Antonio Abad o San Antonio de los Buenos, Rosario, Jamul y Tecate.

Los primeros Tijuanenses[editar]

En 1846 con motivo de la guerra México Estados Unidos inicia la marina de guerra de Estados Unidos la invasión de las californias, la lucha que se desató, bastante desigual, obligó a México a negociar la forma de concluir la catástrofe, la disyuntiva era aceptar la paz o continuar la guerra. Una vez firmado el armisticio la atención se centró en fijar los nuevos límites, México tras consultar al Congreso y a los gobiernos de la República se vio obligado a firmar el Tratado de Guadalupe-Hidalgo el 2 de febrero de 1848, perdiendo más de la mitad de su territorio, incluidos Alta California, Arizona y Nuevo México

Consecuencia de todo ello y de la solución que se dio a la ubicación del puerto de San Diego, fue que Tijuana quedó como frontera con California, razón a la que debe fundamentalmente su razón de existir.

Después de 1848, en que el valle de Tijuana como zona fronteriza pasa a ser parte de la Baja California participa de la inseguridad e incertidumbre de toda la región, el Valle de Tijuana es ahora nueva frontera entre México y Estados Unidos y es también camino obligado para llegar al interior de la península.

En esos años la violencia y el desorden tanto político como económico imperan en California, acontecimientos agravados por el descubrimiento de enormes yacimientos de oro que atrajeron a una inmensa muchedumbre de aventureros, todo ello aunado a la guerra civil que se desató en Estados Unidos a partir de 1861 hizo que la región del Valle de Tijuana viviera en condiciones especiales.

En esa época los propietarios del Rancho de la Tía Juana decidieron aprovechar el boom que vivía el sur de California y decidieron fraccionar parte de la propiedad, a tal efecto encomendaron la elaboración de un plano que sirviera de traza urbana a la nueva población, esa nueva población se llamaría Pueblo de Zaragoza y con tal objeto hicieron un convenio al que anexaron el citado plano de urbanización y el cual fue sancionado por la autoridad el 11 de julio de 1889, dicha fecha es considerada actualmente como fecha oficial de la fundación de Tijuana.

Al llegar el siglo XX la región vivía un ambiente de paz al igual que el sur de California de quien dependía, en 1882 el ferrocarril llegó a San Diego (California) y con ello la región fronteriza quedó comunicada con el resto de Estados Unidos. La presencia del ferrocarril provocó un intenso flujo migratorio del este de Estados Unidos hacia California y por rebote hacia Tijuana.

Todavía hay mucho por descubrirse sobre los verdaderos "primeros tijuanenses" que fueron relegados por el olvido histórico.

Rebelión de Baja California[editar]

La Rebelión de Baja California o Liberación de Baja California fueron los sucesos que formaron parte de una campaña militar de carácter anarquista impulsada por el Partido Liberal Mexicano (PLM) al norte de Baja California en 1911, en el contexto de la Revolución mexicana. Los rebeldes enfrentaron a las fuerzas del régimen dictatorial de Porfirio Díaz y más tarde del gobierno provisional de Francisco León de la Barra apoyado por grupos maderistas.

La División del Ejército Liberal en Baja California, tomó dos plazas importantes en la frontera con Estados Unidos, Mexicali, en enero de 1911 y Tijuana, en mayo de ese mismo año. En junio las fuerzas federales de Francisco I. Madero con apoyo del gobierno estadounidense derrotó la rebelión del PLM en Tijuana.

El Casino de Agua Caliente[editar]

Desde la época prehispánica y durante el periodo misional, los indígenas nómadas de los alrededores ocasionalmente se asentaban junto a los manantiales posteriormente llamados Agua Caliente. Después el lugar quedó comprendido dentro del área correspondiente al rancho Tía Juana, concedido a don Santiago Argüello por el gobernador José María Echeandía en 1829.

Los descendientes de don Santiago Argüello, al resolver su litigio sobre el rancho, el 11 de julio de 1889, por carecer de recursos para explotar por sí mismos los mencionados manantiales, rentaron esa parte del predio al doctor estadounidense David Hoffman, quien formó una compañía conocida como Agua Caliente Sulphur Hot Spring. Después arrendó el lugar la familia Mizony y aunque duraron algún tiempo ahí, posteriormente los Argüello administraron por su cuenta el negocio, que ya contaba con un hotel de madera.

Después de los hechos de armas en el año 1911, la vida transcurrió pacíficamente en la región, y el hotel Hidalgo de Agua Caliente siguió siendo frecuentado por el turismo. En 1926 don Alberto Argüello vendió al general Abelardo L. Rodríguez una fracción del rancho de Tía Juana, que incluía los manantiales de Agua Caliente. El nuevo propietario obtuvo permiso para explotar un balneario, asociándose con Baron Long, Wirt G. Bowman, y James N. Crofton, para la construcción de un complejo turístico. El día 4 de julio de 1927, formaron la Compañía Mexicana de Agua Caliente, con un capital de $750,000 dólares. El diseño de la obra quedó a cargo de Wayne Douglas y Corine McAllister, quienes incluyeron diversos estilos en el proyecto, como el misional californiano, el mudéjar, el bizantino, el renacentista italiano y el Luis XV, que tenía derroche de lujo.

El centro turístico se inauguró el 23 de junio de 1928 con el hotel que comprendía 50 habitaciones, casino, restaurante y galgódromo. Más tarde se reorganizó la compañía con el nombre de Jockey Club y construyó un hipódromo que se inauguró el 28 de diciembre de 1929, también se instaló un campo de golf, ambos ofreciendo elevados premios en sus eventos. Se contaba asimismo con un aeródromo donde los domingos salían y aterrizaban los aviones trimotores "Ford", cada media hora, en sus vuelos a San Diego y Los Ángeles. En el restaurante estaba el famoso Patio Andaluz, donde empezaron su carrera artística muchas luminarias de Hollywood, entre ellas Rita Cancino, después Rita Hayworth, los De Marco y actuaciones de Jimmy Durante, Buster Keaton, Laurel y Hardy y muchos más. Había una orquesta que interpretaba toda la música de moda en aquellos tiempos, dirigida por don Benny Serrano, orquesta que semanalmente era transportada en avión a Los Ángeles, California, en donde tocaba en un lujoso centro social. Además existía marimba de los hermanos Olvera y en el Patio de las Palmas se encontraba Benigno Pérez, con su gran cantidad de loros, cacatúas, papagayos, y cuervos amaestrados.

Se contaba también con una estación de radio, XEBG Voz de Agua Caliente, con 750 kilociclos y 5,000 watts de potencia, en donde participaban la orquesta y muchos artistas.

Los principales clientes de los juegos azar eran los artistas de la Colonia de Hollywood. Entre ellos los más famosos visitantes encontramos a la élite de las grandes estrellas como Clark Gable, Douglas Fairbanks padre e hijo, Jean Harlow, Los Hermanos Marx, Jimmy Durante, Buster Keaton, Johnny Weissmüller y Buster Crabbe, Bing Crosby, Dick Powell y muchos más. Por otra parte también concurrían algunos nobles europeos y marajás de la India. ('Historia de Tijuana', Centro de Investigaciones Históricas UNAM-UABC, 1985)

Juan Soldado, la primera leyenda urbana de Tijuana[editar]

En la tarde-noche del 13 de febrero de 1938, desapareció de frente de su casa la menor de ocho años Olga Ramacho Violetta German, en ese tiempo la ciudad de Tijuana contaba con no más de 19,000 habitantes, razón por lo cual todos los vecinos se conocían. Al día siguiente de la desaparición de la niña, la pequeña ciudad era un caos, todos los vecinos estaban buscando la niña y hacia las diez de la mañana del día siguiente unos niños encontraron el cuerpecito degollado y ultrajado de la menor.

Entre los sospechosos estaba el soldado Juan Castillo Morales, conocido posteriormente como Juan Soldado, un soldado raso quien al ser encarado se desplomó, lloró y pidió perdón, confesó que había cometido el crimen bajo la influencia del alcohol y la marihuana. La mujer de Juan Castillo Morales relató al investigador que una semana antes había sorprendido a su amasio Castillo Morales en el intento de violar a una sobrina suya.

La noche en que desapareció la niña Olga Camacho, Juan Castillo Morales (alias) Juan Soldado apareció en la casa de su amasia manchado de sangre, se quitó la ropa y le pidió que la lavara. Al revisar la ropa la policía encontró fibras de tela que correspondían con las encontradas en las uñitas de la niña asesinada.

(...) el reo fue trasladado la mañana del 17 de febrero de 1938 al panteón municipal conocido como Puerta Blanca (panteón municipal No. 1) y le aplicaron la Ley fuga (una arbitrariedad que consistía en darle la oportunidad al preso de correr en búsqueda de su salvación antes de ser abatido). Eso ocurrió a la vista de los vecinos de la ciudad que se congregaron en las partes altas del panteón para atestiguar la muerte de Juan Soldado.

Es necesario resaltar que la imagen que se venera en el panteón municipal no.1 no corresponde con la fotografía que se conoce de él, en la imagen venerada aparece un militar a un lado de una mesa que sostiene un cristo crucificado, el mensaje subliminal es "lo mataron por ser creyente", nada más lejos de la realidad.

Se ignora a qué persona pertenece la imagen que se venera, lo que está fuera de duda es quien se muestra en la imagen venerada no es el soldado Juan Castillo Morales.

La Ley Seca[editar]

A principios del pasado siglo XX surgió en Estados Unidos un movimiento moralista, que cobró rápidamente fuerza en el país, En 1911 se prohibieron en California las cantinas y las carreras de caballo, esos avances del movimiento reformista se reflejaron de inmediato en la joven población de Tijuana, los promotores estadounidenses del juego, el alcohol y la disipación empezaron a trasladarse a esta población que por su cercanía con las ciudades californianas de Los Ángeles y San Diego resultaba ideal para atender a los numerosos vecinos de esas ciudades afectos a las diversiones prohibidas en su localidad. Y así Tijuana empezó a crecer, se levantó un hipódromo, la ciudad se llenó de bares, licorerías y tiendas de curiosidades, en enero de 1920 entró en vigor la llamada ley seca en todos los Estados Unidos, dicha ley prohibía la producción, venta y consumo de bebidas alcohólicas, y toda Baja California se convirtió en una gran cantina a la que acudían los vecinos del otro lado a consumir cerveza y licor.

De la noche a la mañana brotaron en Tijuana casinos, hoteles, bares, restaurantes, casas non sanctas y hasta fábricas de cerveza, bodegas de vino y destilerías. Y Tijuana no llegaba aún a los 20,000 habitantes, la locura, se dice que el dinero se barría en las calles. Todas las estrellas de Hollywood visitaban la Baja California, principalmente el corredor Tijuana - Ensenada, muchos de los gangsters de los años 30´s visitaron Tijuana, entre ellos el tristemente célebre Al Capone.

Sin embargo, como la mayor parte de los negocios instalados en Tijuana eran de estadounidenses que vivían en San Diego, los millones de dólares gastados en TJ (Tijuana) beneficiaron principalmente a la vecina ciudad de San Diego A fines de 1933 se derogó en Estados Unidos la "ley seca" y la ciudad tuvo que buscar otra forma de mantener su ritmo económico, esa forma fue el comercio que empezó a crecer por el intercambio comercial entre fronteras.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]