Historia de Tequixquiac

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Tequixquiac es un municipio con una historia muy longeva, los primeros acontecimientos y manifestaciones artísticas datan de 35,000 años a.C. la presencia de vestigios fósiles marca un periodo de tiempo para la historia del planeta y de la plataforma continental que hoy en día llamamos Continente Americano. Estas tierras fueron pobladas por tribus chichimecas provenientes de Norte, los otomíes fueron los primeros en asentarse sobre las laderas de las lomas; los mexicas en su peregrinar hacia el Valle de México se establecieron en la Mesa del cerro y posteriormente conquistaron a los de Tequixquiac.

Prehistoria[editar]

Hueso sacro encontrado en Tequixquiac, se considera una obra de arte prehistórico en América.
Mural de la Prehistoria en Tequixquiac.

El suelo del municipio ha sido habitado desde hace 35,000 años a.C. por humanos primitivos que cruzaron el Estrecho de Bering procedentes de Asia en dirección al sur y oriente del Continente Americano, en aquella época ocurrió el fenómeno de la glaciación y el clima frío predominaba en esta zona, los hielos permanentes de las zonas montañosas se extendieron hasta esta región y al descongelarse se fueron formando barrancas de arena por la erosión del agua glacial que surcaba hacia la parte norte como un cedazo natural, en esta región desembocaban las aguas de la Cuenca de México. Los primeros hombres y mujeres del continente eran nómadas, cazaban grandes animales y recolectaban frutos por evidencias arqueológicas encontradas en este lugar. Uno de los hallazgos más sobresalientes del arte primitivo en América fue encontrado en este municipio, tomó el nombre del Hueso sacro de Tequixquiac,[1] el cual no tiene utilidad alguna y que solo refleja el sentir ideológico del artista que talló la pieza de hueso de un camélido hace 22,000 años a.C.

Tequixquiac es un municipio donde se han hecho grandes descubrimientos en cuanto a material fósil se refiere, aunque con el paso del tiempo la tierra y la vegetación han sepultado restos de hombres y animales que posteriormente y de forma casual han sido encontrados, tal es el caso del “Sacro de Tequixquiac” hallado el 4 de febrero de 1870, a doce metros de profundidad, durante las obras de canalización del desagüe de la Ciudad de México; este fósil está considerado como ejemplo de arte prehistórico y al que se le dio valor científico para el continente debo a que la pieza no tiene utilidad alguna y se cataloga como una expresión artistíca.

Este municipio es una zona rica en fauna fósil, se han encontrado restos y material oseo de grandes mamiferos como glyptodontes, tigres dientes de sable, osos, equinos, camélidos y mammuts, por lo que muchas personas poseen muestras de ello en sus casas, actualmente hay un pequeño museo, abierto al público, al que se le ha llamado “Temoatzin” que significa curiosito. Todos los animales prehistóricos tienen una antigüedad de menos de 40,000 años.[2] [3] La historia primitiva de Tequixquiac ha sido documentada por diversos exploradores y científicos que argumentan sobre la existencia de una rica fauna y flora prehistórica gracias a la existencia de agua en el sub-suelo y en la superficie de la tierra, los yacimientos han trascendido fronteras y le han dado al país una tracendencia importante tanto para el arte como para la presencia humana del planeta hasta nuestros días.

En le museo nacional de antropología e Historia se exhiben piezas de la prehistoria en México, el Hueso Sacro de Tequixquiac es una pieza importante que forma parte de la colección del museo, así como un caparazón de gliptodonte y varios huesos de mammut hallados en el Tajo de Tequixquiac y otras zonas cercanas como Taxdho y El Refugio. En el municipio existen otras piezas como el cráneo de un protorohippus o caballo montés y algunas réplicas de huesos exhibidos en varios mueseos del país y del mundo.

Fauna prehistórica de Tequixquiac
F John Series 2 Protorohippus card 5.jpg Glyptodon old drawing.jpg Woolly mammoth (Mammuthus primigenius) - Mauricio Antón.jpg Aepycamelus Alticamelus hharder.jpg
Caballo montés Gliptodonte Mammuth Camello alto

Época prehispánica[editar]

Petroglifo hallado en el cerro Mesa Ahumada.
El glifo de Tequixquiac, apareció entre los lugares de peregrinación de los aztecas hacia el Valle de México.

Hay registro de talla de piezas de obsidiana de tipo punzo-cortante, piedras talladas para mortero y algunos objetos de barro, pero no fue una sociedad compleja, su antiguedad es de 3000 a.C., esta tierra fue principalmente de tránsito para tribus que iban del norte hacia el sur, los huastecos, mixtecos y totonacos cruzaron por Tequixquiac, eso es posible saber por las caracteristícas de los objetos arqueológicos hallados. El cerro de la Mesa Grande fue siempre un punto de vigilancia para el paso de estas tribus, una de las razones importantes que posiciona estratégicamente el territorio entre el Valle de México con el Valle del Mezquital.

El investigador William T. Senders ubica la ocupación de la región por civilizaciones más complejas entre los años 750 al 950 d.C. que fie contemporánea a la declinación de Teotihuacán y el principio de la floreciente cultura tolteca. Los toltecas dominaron la región y los pobladores les ofrecían recursos minerales que se encontraban en la zona como piedra cal y canteras. Lo que hoy conocemos como territorio de Tequixquiac, fue ocupado por tribus chichimecas de habla otomí asentados de manera dispesa en la zona de El Vije, Bomitza y Taxdho en modestas chozas de piedra apilada con techo de huizache o penca de maguey, con una antigüedad aproximada al año 1110 d.C., eran recolectores de frutos y se dedicaban a la caza, nunca vivieron agrupados y se conocen pocas evidencias de agricultura o desticación de plantas.

Según los Anales de Tlatelolco en 1152, los aztecas en camino hacia el Valle de México, procedentes de Tula Xicocotitlan deciden establecerse en Tequixquiac por un corto período en un lugar llamado Tepetongo. Fue ina tribu guerrera que venía de Aztlán y se decían descendientes de las tribus del mítico Chicomoztoc, pelearon contra los moradores otomíes de esta zona y posteriormente contra los de Zitlaltepec, al no tener opción de asentamiento en Tzompanco, se trasladaron hasta Xaltocan donde construyeron bordos para siembra de maíz, fríjol, tomate y chile sobre el lago.

La fundación de Tequixquiac data del año de 1168 d.C., por una tribu chichimeca, se creé que la primera población organizada debió tener una gran influencia olmeca ya que se han encontrado también gran cantidad de piezas originarias también en otros lugares del Mesoamérica. El altepetl de Tequixquiac, el cual contaba con aproximadamente 250 casas dispersas a lo largo y ancho de los lomeríos cercanos con aproximadamente 10,000 habitantes. Una de las evidencias del arte otomí son los petroglifo hallados en las faldas del cerro Mesa Ahumada.

Yacimiento arqueológico de Los Mogotes, en el Cerro Mesa Ahumada.
Piezas prehispánicas halladas en Tequixquiac.

En el cerro la Mesa Ahumada hay vestigios arqueológicos, conocidos como Los Mogotes, el arqueológo Luis Alberto López cataloga este vestigio arquitectónico como plataformas piramidales hechas a base de terrazas con piedra de forma circular, los cuales sirvieron para vigilar la región de grupos invasores o que pretendían atacar a los pobladores de México-Tenochtitlán; se sabe que fueron refugios de vigilancia donde se practicaba la agricultura. Al encontrarse restos humanos en posición fetal con accesorios personales, se supo que en la cima del cerro se celebraron rituales o ceremonias de tipo religioso. Estas construcciones son propias del clásico tardío, según las investigaciones arqueológicas, pero debido a su estado de conservación y saqueos no es muy preciso el periodo de construcción y la culminación de estos montículos sobre el cerro.

Consolodado el poder de la triple aliaza, los pueblos de Tequixquiac, Tetlapanaloyan estuvieron sujetos militarmente a los tepanecas que gobernaron los altépetl por mandato del tlahtoani Chiconquiauhtzin que se casó con la princesa Xicomoyahual, hija del señor de Xaltocan llamado Ohpantzin (también conocido comoOpantecutli). Luego bajo el mandato de Tezcapoctzin sujeto a Tacuba a través de Apaxco. Con las alianzas de acolhuas en el valle de México, adquiriendo a la vez un gran poder comercial que tributaban a los de Tequixquiac conjutamente con otros pueblos sometidos como Xilotzinco, Apaxco, Atocpan, Texcatepec y que dichos tributos se pagaron en Hueypoxtla. En 1272 acepta la sustitución de Coatlinchan por Tetzcoco en la Triple Alianza de esa época consolidando así los logros de su predecesor tezcocano los otomíes y nahuatlacas de la región utilizaron las planicies para la agricultura.

El pueblo de Tequixquiac fue conquistado por los aztecas bajo el gobierno del emperador Chimalpopoca en 1415, en una sangrienta lucha entre mexicas y lugareños que no fue fácil someterlos ya que eran muy rebeldes, los pobladores aparte de los mexicas tenían otros enemigos como los tlaxcaltecas, texcocanos y los de Otompan. Finalmente los mexicas decidieron establecerse en este lugar de manera definitiva por la abundancia de ríos y manantiales, fundaron una colonia llamada Cuetzomehuecan con casas de muros canteados y remozados con cal y un sistema de desagüe (estaba muy cerca la zona que se conoce como La Cinco), en esta colonia azteca no se permitía que los lugareños de Tequixquiac se relacionaran con los mexicanos por considerarlos indesentes y salvajes. Se dedicaron principalmente a la eleboración de ropa y armas de guerra, así como a una agricultura compleja y a la crianza de animales domésticos.[4]

El tlatoani tepaneca Acalmiztli fue muy respetado y querido por los lugareños de Tequixquiac, uno de los últimos gobernantes que logró apaciguar las luchas y enfrentamientos entre mexicanos y otomíes nativos de Tequixquiac, eso se debe a su nobleza y bien trato sin violencia o castigos. Siempre se respetó el código de honor y cumplimiento de las leyes mexicas, los colonos mexicanos de Tequixquiac enseñaron a los lugareños conocientos de medicina, de ingeniería, de lengua náhuatl, danza, disciplina de guerra e importantes costumbres morales y religiosas impuestas a los conquistados otomíes de la comarca o el Tlatocayotl de Teotlalpan que comprendía desde las riberas del gran lago de Zumpango hasta la Sierra de Tezontlalpa en Hueypoxtla. En 1519,Teotlalpan fue unos de las provincias indígenas más importantes al norte del poderoso imperio mexica.

Colonización española[editar]

Mapa de las encomiendas de la Nueva España en 1685.
Mapa de la zona que rodea la ciudad de México, centrada en la gran Laguna de México. Muchas de las aldeas se encuentran incluidas como Tequixquiac, Tacoma, Atlapilco, Tolodyuca, Tetlapanaloya y Apazco. Realizado en 1719 por Gemelli Careri.
Mural de la conquista espiritual de Tequixquiac.
Retablos de la parroquia de Santiago Apóstol, testigos de la conquista espiritual.

Después de la conquista española de la Ciudad de México, en 1521, Hernán Cortés en Coyoacán recompensó a los soldados españoles y tlaxcaltecas que participaron en la guerra cediéndoles encomiendas hasta que la corona española en 1523, prohibió por decreto real las encomiendas mayores a 30 hectáreas como la de Tequixquiac, siendo estas fraccionadas o sub-divididas para controlar los tributos, de manera inmediata en 1524 los frailes franciscanos mandaron construir una ermita en cada encomienda de la Nueva España. Martín López quien fuera constructor de barcos y Andrés Núñez un soldado español, se les entrega la encomienda de Tequixquiac, en 1534 es heredada a Gonzalo Portillo de quien se ceden los tributos de Tequixquiac para el marqués de Ariza en 1575. Los habitantes de Tequixquiac fueron muy belicosos contra los españoles que hubo bajas en el ejército, no fue fácil someterlos, una razón por la cual los españoles no quisieron establecerse de manera inmediata ni tomar posesión de sus encomiendas, el ejército español tuvo una difícil adaptación, ordenando a los frailes fortificar las primeras construcciones.

En 1552 se funda por segunda vez el pueblo de Tequixquiac, el virrey don Luis de Velasco sede la encomienda al calpixqui (encomendero) tlaxcalteca Francisco Mateos López Tlaxintlale las tierras con la condición de agrupar y cristianizar a los nativos bajo una tregua que terminara con la violencia entre indígenas y españoles. Se llevó a cabo la construcción de la primera ermita cristiana en Tequixquiac bajo el corregimiento de San Juan Zitlaltepec. No se sabe con certeza de dónde provino en patronímico de Santiago en la cabecera de este pueblo; pero se sabe, que tiene una relación con el viejo convento de Santiago Tlatelolco, ya que fueron los frailes de este convento quienes iniciaron la labor de evangelizaron en esta Región de Teotlalpan que en español se traduce como Lugar sobre tierra divina o País de Dios. Tequixquiac perteneció al corregimiento de Zitlatepec, en esta época el virrey Luis de Velasco y Ruiz de Alarcón reglamentó la encomienda para protección de los indígenas.

En el territorio de Tequixquiac, Apaxco y Hueypoxtla había yacimientos de cal, por medio de mercedes otorgadas a los españoles éstos implementaron una próspera industria utilizando la mano de obra indígena, diezmando a la población por las condiciones de pobreza extrema y trabajo forzado.

Con la ayuda de los frailes franciscanos se construyó el templo de Santiago Apóstol, primero fue un ermita muy modesta que se consolidó en un templo de grandes dimensiones cuando se creó el decanato más antiguo del del Valle de México bajo órdenes del arzobispo de la Ciudad de México (este decanato estaba muy vinculado con los parroquias de Tepotzotlán y Actopan), siendo esta una pequeña aldea que tenía sujetos a los habitantes de San Mateo Hueycalco, San Sebastián Tlalachco y algunos otros caseríos. Los primeros españoles que llegaron a colonizar la región se asentaron muy cerca de "La Cinco" donde había un grupo reducido de indígenas mexicanos de habla náhuatl que procedían del poblado de Xomeyuca.

Fueron congregadas las familias dispersas por el tlaxcalteca Francisco López de Tlaltzintlale por el año de 1552 para despojarlos de sus tierras y éstas fueran repartidas a los españoles mediante mercedes reales. El imperio español buscó justificar sus actos a través de la misión cristiana. Los franciscanos llegaron a la Nueva España en 1524 pero antes que ellos llegaron algunos clérigos a evangelizar a los indígenas construyendo una ermita en cada encomienda.

Detalles barrocos con influencia indígena en el templo de Santiago Apóstol.

La iglesia de Santiago Tequixquiac pasó a ser parroquia en 1590 ya que antes era vicaría. La construcción del templo fue realizada en diferentes etapas, el atrio parroquial era un gran espacio con una cruz atrial en el centro labrada de piedra, con símbolos indígenas y cristianos, en las cuatro esquinas sus capillas pozas y en el centro una capilla abierta con bellas columnas salomónicas y en la fachada dos jambas extraordinariamente labradas en piedra con manos indígenas quienes dejaron plasmada parte de su filosofía en ésta. El templo estaba dedicado a Santiago Apóstol, debido a que algunas familias principalmente gallegas, cántabras, andaluzas y asturianas se establecieron definitivamente en la región.[5]

Los españoles de Tequixquiac se dieron cuenta que el terreno era similar al de la Península Ibérica, inmediatamente mandaron traer viñas y olivos para consumo local, los olivos fueron plantados junto con hortalizas o en campos de cultivo; el olivo fue la última evidencia agrícola de la colonización española, pocos ejempleares sobrevivieron hasta el siglo XX. La crianza de cerdos, borregos, ganado, conejos, pavos y gallinas se dio en la región, los productos cárnicos como la longaniza, la morcilla, el chicharrón y tocino empezaron a elaborarse para enviarlos a la Ciudad de México.

Toda la comarca de Teotlalpan estuvo dividida en grandes haciendas y rancherías, las familias españolas se asentaron sobre las primeras calles al redor de los templos, todos los domingos se realizaban misas en la que los españoles de haciendas y ranchos llegaban en carretas para escuchar misa conjuntamente con los indígenas de sus encomiendas. Los encomenderos españoles tenían disputas entre ellos mismos, por ejemplo; Melchor de Chávez encomendero de Tlapanaloya denuncia ante el virrey que el encomendero de Tepeapulco Gonzalo Hernández, estar congregando indígenas en la cabecera y abandonando las tierras de magueyales que según él era devastador para el cultivo y el cuidado de las propiedades.

La población indígena era muy grande y no había modo de congregarlos por ningún modo, los españoles aprovecharon muy bien la situación para explotar los recursos naturales y no pagar contribuciones, era ya habitual que se mintiera a la autoridad virreinal y se notificara regularmente sin dar detalles. Santiago Tequixquiac contaba con la casa del encomendero, la sede de la alcaldía, la parroquia y algunas casas menores de colonos españoles y portugueses. Los estudios arqueológicos más recientes muestran que Santiago Tequixquiac y otros pueblos aledaños no fueron un sitios de gran jerarquía que desearan ser congregados para formar grandes localidades o ciudades, solo se limitaba a barrios segmentados de la cabecera con pequeñas capillas y casas rústicas rodeadas de corrales hechas por los propios nativos.

La capilla del Calvario fue construida a partir del año 1796 para la evangelización de los indígenas de la zona, esta capilla de indios fue construida para reagrupar a los nativos e iniciar la catequesis de sus hijos, así como la incorporación de ellos a las actividades religiosas del pueblo de Santiago. Comenzaron a manifestarse las irregularidades en el pueblo, los españoles ordenaron que se construyera la capilla sobre el montículo de una de las calles principales para que el templo de Santiago Apóstol solo diera acceso a los ciudadanos españoles del pueblo y sus hijos.

Inicia el moviento independentista de 1810, los nativos se unieron a la causa independentista bajo la imagen de virgen de Guadalupe como sucedía en el Bajío y en otros pueblos. En los inicios de la jurisdicción política de Tequixquiac abarcaba el territorio actual sin el pueblo de Tlapanaloya que se integró en el siglo XVIII. Por algún tiempo se agregó Apaxco ya que no tenía la infraestructura económica para ser una jurisdicción.

La Independencia[editar]

Tequixquiac fue de los últimos reductos que defendieron las aparaciones de la Virgen de Guadalupe.

Durante el movimiento de independencia las noticias llegaban a Tequixquiac por las danzas y la arriería como medios informativos.

Tequixquiac se crea como municipio el 29 de noviembre de 1820 por decreto del gobierno provincial de México en base a la Constitución de Cádiz emitido por los insurgentes, gracias al General Guadalupe Victoria se crea esta municipalidad que todavía dependía de la corona española; Tequixquiac fue uno primeros municipios del México independentista y su capital fue la Ciudad de México hasta 1824. fueron expulsados los encomenderos españoles y los corregidores a los que estaba sujeto el municipio, Feliciano Vera fue el primer presidente municipal.

Por Bando Municipal el 17 de diciembre de 1823, Tequixquiac hizo pública la forma de gobierno que regiría al país. “La Nación Mexicana adopta para su gobierno la forma de República Representativa Popular Federal”, publicándose del mismo modo el juramento a la Constitución Federal de los Estados Unidos Mexicanos en octubre de 1824. Los bandoleros aterraron a los pobladores por lo que se creó un Bando de policía y buen gobierno a partir de 1930, hubo alcaldes que a pocos días de su periodo fueron asesinados por caciques, aquellos que vendían pulque y tenían bastas propiedades que pertenecieron a los españoles, además estos caciques se pronunciaban alcaldes por varios periodos.

Por el decreto número 41, del 8 de abril de 1825, se agregó a Zumpango: Hueypoxtla y Tequixquiac que pertenecían al partido de Tetepango, basándose en la ley, en esa misma fecha, el prefecto de Tula separa a Tequixquiac y las haciendas de Teña y Rincón de Guadalupe de la municipalidad de Atitalaquia.

Por el año de 1830 llega la noticia de los intentos de revolución en la Ciudad de México. Previniendo a las autoridades de no ser sorprendidas. Carlos María Montero tomó cargo como nuevo admistrador de rentas del estado por el Partido de Zumpango para fungir como observador y encargado.

En 12 de agosto de 1834 nace Fortino Hipólito Vera y Talonia en el Barrio del Refugio del pueblo de Santiago Tequixquiac, fue un prelado mexicano de la colegiata de Guadalupe (hoy Basílica de Guadalupe) y uno de los principales defensores de las apariciones guadalupanas y fue el primer obispo de la Diosesis de Cuernavaca.[6] Los tequixquenses, sabedores de que el Vaticano dudaba de las apariciones de la Vírgen de Guadalupe, se reunieron con varios sacerdotes católicos de las parroquias para apoyar a los feligreses en Tepotzotlán, Teoloyucan, Cuautitlán y Tlaxomulco que fueron el último reducto de apoyo al movimiento guadalupano.

Pasando algunos años, en 1856 en Tequixquiac, Narciso Vargas, juez auxiliar del barrio de San Miguel, preocupado por la educación de los niños y los peligros y sufrimientos a los que se exponían al tener que asistir al colegio hasta Santiago Tequixquiac construyó una escuela en ese lugar.

En sesión de cabildo con fecha 3 de diciembre de 1856, se designan diversas comisiones y se acuerda la construcción de la bóveda del templo parroquial.

Hacia 1824 Acatlán fue el nombre de un Rancho, luego convertido en hacienda, que apenas albergaba a 7 familias, se ubicaba a un costado de la misma barranca, al desaparecer la Hacienda por 1875, y al verse más poblados sus alrededores, el lugar paso a formar un barrio, bajo el mismo nombre. Es hasta 1886 que se mantiene noticia de que el Bo de Acatlán cambia su nombre por “El Refugio”.

La evidencia más fiel de la antigüedad del poblamiento de El Refugio es el “Sacro de Tequixquiac”, encontrado en las excavaciones para el desagüe, en el tajo. Es un hueso sacro camélido al que se le dio forma de una cabeza de coyote. Siendo el ejemplo más antiguo de manifestación artística de los primero pobladores en Mesoamérica.

El Porfiriato[editar]

Extracción de aguamiel para producción pulquera en Tequixquiac, 1895.
Las vías del ferrocarril y los túneles del canal de desagüe fueron licitados por compañías inglesas.
El túnel del canal de Desagüe de la Ciudad de México, en El Tajo de Tequixquiac fue terminado el 17 de marzo de 1900 siendo inaugurada esta obra por el presidente Porfirio Díaz.

Conocido como “Túnel Viejo” forma parte de las obras del desagüe del Valle de México, cuya construcción fue necesaria debido a las inundaciones que constantemente sufría la ciudad de México desde su fundación, por el aumento de los niveles de agua de los lagos que le rodeaban. La obra comprendía tres puntos simultáneos un Tajo abierto (nombrado Gran Canal), “El Túnel de Tequixquiac” y “El Tajo”. Los trabajos comenzaron durante El imperio de Maximiliano de Habsburgo, en julio de 1866.

El Tajo se excavó de 1868 a 1870. El túnel debía tener más de 10 kilómetros de longitud con 24 lumbreras a intervalos de 400 metros, y profundidades de 30 a 98 metros. Los trabajos fueron lentos y tropezando, hasta que Porfirio Díaz le dio al impulso final, para ello opto por entregar a una empresa inglesa: “ (Compañías que trajeron unos 3000 trabajadores igualmente extranjeros), ambas fracasaron en la obra, debido a los gastos improvistos y la maquinaria insuficiente para desaguar las lumbreras.

Fue el ingeniero Luis Espinosa y la mano de obra mexicana, quienes concluyeron el Túnel en 1894. La inauguración oficial de las obras del desagüe, fue el 17 de marzo de 1900, fecha en que Don Porfirio Díaz visito “El Tajo” de Tequixquiac para conmemorar la hazaña de Maximiliano.

Para los trabajos del Túnel se instaló un tren, en 1886, nombrado “Ferrocarril del Desagüe del México”, también como los pobladores de la zona “La cucaracha” muy probablemente porque el corrido popular del mismo nombre, debido a su lentitud y a su torpeza para caminar (Tardaba 8 horas en llegar a la ciudad de México y constantemente se volteaba).

Partía de San Lázaro, Distrito Federal a un costado del Gran Canal, primeramente llegaba a la Estación del Tajo, siguiendo por la avenida Ferrocarril (de ahí su nombre), pasaba por detrás del Calvario, luego por el ex Campo Zaragoza, rumbo a La Cinco, se dirigía a Apaxco, para seguir hasta progreso Hidalgo Fue desmantelado en 1942.

El tren se encargaba de transportar a trabajadores del Túnel, herramientas, maquinaria y materiales para la misma obra. Al terminar la obra, el tren sirvió también para el comercio del pulque elaborado en las diferentes haciendas de Tequixquiac, que se vendía en la Ciudad de México, o en el Estado de Hidalgo.

Sobre la misma vía se instaló un autovía, para un pequeño carro de pasajeros, También se colocó la primera línea telefónica en 1897. Existen aún personas que trabajaban como maquinistas en el ferrocarril, o que se transportaron en él.

Para la obra del túnel, el Ministerio de Fomento de la República, instalo dos fabricas de ladrillos y una de cal (1866), la primera producía 60 mil ladrillos por semana y la segunda 30 carretadas, material que la obra del desagüe consumía en su totalidad. El horno de cal, aunque no funciona, continúa en perfectas condiciones.

La construcción propicio el establecimiento de “puertos” o “cantinas” a un costado de las lumbreras. El comercio y la producción del pulque se reactivó, Tequixquiac fue uno de los principales productores de pulque en toda la región y las haciendas vendían muchos litros a las pulquerías de Zumpango.

Siglo XX[editar]

Otilio Montaño y la repartición de tierras a los ejidatarios en 1915.


Defensores del ejido de Tequixquiac.

Durante el porfiriato se destaca la terminación de los túneles que desaguan la cuenca del Valle de México a causa de las graves inundaciones acaecidas desde épocas remotas. El proyecto fue del ingeniero Francisco Garay bajo la dirección del ingeniero Miguel Iglesias. El 4 de febrero de 1870 el ingeniero Tito Rosas, durante las excavaciones a su cargo del tajo de Tequixquiac es hallado el hueso sacro, a doce metros de profundidad. El ambicioso proyecto fue terminado el 17 de marzo de 1900 siendo inaugurada esta obra por el general Porfirio Díaz.[7]

En otro aspecto de la historia de Tequixquiac en ese tiempo la hacienda de San Sebastián gran productora de pulque era de las más prósperas de la región.

Durante la revolución hubo inestabilidad política en el municipio, hasta que fue electo democráticamente el primer alcalde, Román Gutiérrez gana la elección por voto efectivo dado solo a los varones mayores de edad, ya que debido al analfabetismo solo se colocaba la huella digital en la papeleta.

A partir de 1928 los periodos de gobierno fueron de dos años, Severo Vázquez fue el primer alcalde con este sistema y en 1946 se extendió a tres años de gobierno con posibilidades de reelección dejando pasar un trienio. Cada tres años se realizan elecciones democráticas en el mes de marzo para la elección de presidentes municipales o alcaldes.

Por las necesidades de la ciudad de México en 1917 se prolongó el ferrocarril y el desagüe del valle de México hasta Progreso Hidalgo, se construyó la estación del tren en la actual calle Alfredo del Mazo contribuyendo al desarrollo económico de la región y que fue desmantelado por razones políticas en el año de 1945.

Por órdenes del general Emiliano Zapata llegó a Tequixquiac, una coronela con la misión de entregar al pueblo la hacienda de San Sebastián, regresando ésta nuevamente a sus dueños durante el gobierno de Carranza, quien en el año de 1915 entregó al pueblo de Tequixquiac 275 hectáreas de tierra pobre para la agricultura y en 1929 se repartió el ejido a Tequixquiac beneficiando a 684 ejidatarios con 3,338 hectáreas entregadas a campesinos por el presidente de la república Emilio Portes Gil.

En 1930, la pobreza y la miseria provocó que las enfermedades se desarrollaran, miles de tequixquenses fallecieron por causas desconocidas a raíz de la gripe, el abandono del municipio por parte de las autoridades del estado no atendió la región en cuestiones sanitarias y el panteón municipal empezó a ocuparse de manera rápida; la inestabilidad económica generó que bandoleros y criminales asecharan los caminos para saltar a los que transitaban hacia la Ciudad de México o hacia el Estado de Hidalgo, uno de ellos era el pistolero conocido como Don Odilón y sus diligencias.

Por el año de 1937 se detuvo en las faldas de la meseta de La Ahumada el tren olivo presidencial del cual descendió el general Lázaro Cárdenas del Río presidente de la república, y preguntó al presidente municipal sobre las necesidades más apremiantes de la población. Éste solicitó agua para el riego del ejido. El general Cárdenas regresó un año más tarde para otorgar un bomba para sacar el agua del canal y poder hacer uso de ella.

La falta de oportunidades en el municipio, hizo que muchos tequixquenses salieran de su pueblo para buscar trabajo en la Ciudad de México, el crecimiento de la capital mexicana demandaba obreros y empleados lo que provocó el exódo masivo de tequixquenses, madres solteras dejaron hijos y padres para trabajar como sirvientas u obreras durante la semana y regresar al pueblo los fines de semana en un trayecto de cuatro horas; muchos varones emigraron a los campos de cultuvo de Texas y California como jornaleros, otros llevaron consigo sus familias hacia el norte del país para después cruzarlos como ilegales.

En aquella época el viejo túnel del tajo resultaba insuficiente y en el año 1954 el presidente de la república Adolfo Ruiz Cortines puso en marcha el túnel nuevo que desemboca en la lumbrera número cinco. En ese mismo año llegaron al pueblo de Tequixquiac, algunas familias del norte de España que huían de la Guerra Civil bajo protección de los presidentes Lázaro Cárdenas y Manuel Ávila Camacho decidieron establecerse en San Sebastián y Santa María Cuevas, del municipio de Zumpango y otros también se establecieron en Tequixquiac.

Este suceso impulsó la economía del municipio y aumentó la superficie de cultivo obteniendo más y mejores cosechas, promovió la pavimentación de la carretera a Zumpango, Tequixquiac, Apaxco, hasta los límites con el estado de Hidalgo.

En 1978, Perfecto Monroy Gutiérrez Gestor y responsable de que Tequixquiac tenga Ejido, murió asesinado en su casa (Av. 20 de Noviembre número 4, Col Centro) por personas traidoras que estaban a la lado de la ex Hacienda de San Sebastián a quien se le expropiaron sus tierras para dicha dotación.

En 1984, durante el gobierno municipal de Raúl Vásquez Pineda, se introdujo el servicio telefónico en el municipio, se implementó una caseta telefónica.

En 1991 pierde el PRI por primera vez en el municipio y obtiene el triunfo de la alcaldía el ciudadano Juan Talonia Villalobos por el PRD. En 1994 se modeniza la red telefónica en todo el municipio dando la posibilidad de tener teléfono en casa controlado por un conmutador general, posteriormente se construyó una central para meter líneas en todas las calles del municipio.

Después de los movimientos campesinos, inició el proceso de modernización del municipio, se ampliaron las redes de infratectura como energía eléctrica, cableado telefónico, red de drenajes, canales de riego y asfaltado de las vialidades principales, empezó a llegar los créditos bancarios, la seguridad social o asistencia médica y mejoramiento del sistema de transporte.

En 1998 se puso en marcha el Sistema Telecom Telegrafos con todos los servicios de correo y envío de paquetería, logrado así logros en telecomunicaciones.

Siglo XXI[editar]

Festejos del Bicentenario celebrados en Tequixquiac, presido por la primer alcadesa del municipio.

A partir de la década de los 50 Tequixquiac ha evolucionado hacia la urbanización mal planificada; a pesar de ello, cuenta con los servicios necesarios para su desarrollo sin perder sus valores provincianos. La causa es la especulación de las autoridades del gobierno del estado de México sobre el suelo tequixquense que impulsó el ex-gobernador Arturo Montiel Rojas a través de la empresa Wilk SA.[8] A pesar de lo que marca la ley quedó revocada la propuesta de crear un plan de desarrollo urbano debido a una alta especulación que se generó por la corrupción de los alcaldes del PAN y PRI ante las autoridades estatales, no se hicieron consultas públicas o ciudadanas para ver cuáles eran las posturas y demandas de los propios habitantes de municipio, sino que fue más bien un plan hecho en un despacho privado con intereses de militantes priístas y panistas que aseguraban ser propietarios de terrenos dentro de suelo ejidal para asociarse con desarrolladoras de unidades habitacionales, igual que sucedió con Huehuetoca o Zumpango de Ocampo que recientemente fueron decretadas ciudades bicentenario.

El día 1 de febrero de 2008, el pueblo católico de Tequixquiac se manifiesta en contra de su párroco Castulo Teherán Mendoza, pidiéndole a la Diosesis de Cuautitlán la destitución inmediata del ministro religioso por discrepancias incongruentes hacia los feligreses, entre ellas: la perdida de sus tradiciones y costumbres aunado a agresiones y perverciones hacia las creyentes del pueblo de Santiago Tequixquiac.

El 5 de julio de 2009 gana las elecciones la primera mujer presidente municipal de Tequixquiac; de nombre propio, Xóchitl Ramírez Ramírez de militancia priísta en medio de unas elecciones competidas. Tomó posesión el 1 de octubre de 2009. El cual se destacó por una mayor participación de la mujer y gente de la tercera edad.

Manifestación pacífica contra la inseguridad y la impunidad en el municipio.

En el pueblo de Santiago Tequixquiac se tenía la creencia arraigada de que al construir un cementerio nuevo, el primer sepultado daría nombre al panteón, pero la ola de violencia que se desencadenó en el país hizo que esto no ocurriera así, se sepultaron dos inmigrantes centroamericanos de origen hondureño, los cuales no fueron reclamados ni por familiares o alguna embajada de algún país, el gobierno municipal aceptó que se inhumaran en el nuevo cementerio municipal cambiando así la costumbre por razones ajenas. En los primeros meses del año 2010,coincidiendo con la inseguridad que priva en todo el País, se efectuaron robos a casas habitación durante varias noches, esto nunca había sucedido en el municipio, la población civil no se había reunido a favor de los intereses comunitarios desde que terminó el movimiento agrario contra la ex-hacienda de San Sebastián y la expulsión del párroco Cástulo Teherán.

El 16 de septiembre de 2010, se celebró los festejos del Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Méxicana conjuntamente con todos las municipalidades del país; se trajo al municipio el fuego del Bicentenario que había salido del pueblo de Dolores, Guanajuato, portado en un xiuhcalli prehispánico de madera por las calles del pueblo.

El 20 de marzo de 2011 apareció un círculo sobre un sembradío de avena en el ejido de Tlapanaloya, lo que recuerda un poco a los que han aparecido en Europa y Estados Unidos, sin embargo;[9] este fenómeno no corresponde al descendimiento de una nave espacial,[10] [11] algunas investigaciones hacen pensar en una táctica política del gobierno de Estado de México en tiempo de elecciones para elegir gobernador y así distraer a la población local cuando el ayuntamiento de este municipio se encuentra en problemas con los ejidatarios.[12]

Con mayor escepticismo entre la población, en el 25 de noviembre del mismo año aparecen otros círculos en los cultivos hacia el norte de Tlapanaloya, la imagen fue más nítida en forma de explosión o estrella nuclear.

Durante los últimos años el municipio se vio envuelto en escándalos de corrupción, entre ellos el soborno que cometió la empresa Walmart de México en el municipio mexiquense para instalarse como Mi Bodega Aurrera, esto generó problemas de cambio de uso en el suelo y el cierre de cabildos abiertos. El gobierno municipal que históricamente tiene una deuda pública fuerte lo cual ocasionó fallas administrativas, obras tardías, violación a los estatutos de la ley agraria y una inseguridad que no pudo controlar el aumento de secuestros por celulas de crimen organizado y establecimientos de narcomenudeo en zonas de mayor marginación. La Inestabilidad del PRI del estado en la región Zumpango por los proyectos fallidos de unidades habitacionales, así como la campaña peñista se dio a conocer acarreo y soborno a profesores del sindicato de trabajadores del estado, compra de votos por programas de gobierno y tráfico de influencias para elegir a sucesor del partido, el cual perdió y el panismo municipal recupera la alcaldía.

Bibliografía[editar]

  • La conquista espiritual en Tequixquiac, Miguel Ángel Olvera Vázquez y Gerardo García Martínez (El señor de la capilla) Enero-Marzo de 2007.
  • Monografía Municipal de Tequixquiac, Pélaez Vásquez, Guillermina,, Toluca, 1986.
  • Monografía Municipal de Tequixquiac, Rodríguez Peláez, María Elena, Toluca, 1999.
  • El Refugio un lugar con historia, Rodríguez Reyes, María Jazmín, Tequixquiac, 2003.
  • Expresión antropológica, Ed. Nueva Época; de divulgación científica, Número. 33, Mayo-Agosto 2008. Hueypuchtla, Tequixquiac, Xilotzingo y Tetlapanaloya bajo el dominio tenochca, Palma Linares, Vladimira. Universidad Autónoma del Estado de México.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]

  • [3] Haciendo historia, Tequixquiac.
  • [4] Tequixquiac, cuna de la cultura.