Historia de Letonia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Historia de Letonia
Riga wodcut 1575.gif
Letonia antigua
Edad Media
Edad Moderna
Edad Contemporánea
Cronología de Letonia

A pesar de haber obtenido por primera vez su independencia en el siglo XX, la historia de Letonia incluye los hechos relevantes que acaecieron en el territorio de la actual República de Letonia desde la prehistoria hasta nuestros días. En este tiempo, el territorio formó parte de la URSS y estuvo dominado por los alemanes, polacos y rusos.

Letonia antigua[editar]

Los protobálticos llegaron a las llanuras letonas en el III milenio a. C.

Al principio de la nuestra era, el territorio de la actual Letonia era conocido como un lugar de paso. La famosa "ruta de los vikingos a los griegos", mencionada en las crónicas antiguas, se extendía desde Escandinavia, cruzaba el territorio letón navegando el río Daugava hasta la Rus de Kiev, y de ahí continuaba por el Dniéper hasta alcanzar el Mar Negro y Constantinopla (hoy Estambul) en el Imperio bizantino.

Los antiguos baltos de este tiempo participaron activamente en la ruta comercial (la ruta del ámbar). A través del continente europeo, la costa de Letonia fue conocida como un lugar para obtener ámbar. Hasta entrada la Edad media, el ámbar era más valioso que el oro; el ámbar letón fue conocido hasta en la Grecia antigua y el Imperio romano.

En el 900, los baltos se regían por monarquías tribales. Gradualmente, cuatro culturas bálticas tribales se formaron: curonios, latgalianos, selonios y semigalianos (en letón: kurši, latgaļi, sēļi y zemgaļi).

La más grande de las tribus era la de los latgalianos, que eran los más avanzados política y socialmente. En 1100 y 1200, los curonios mantuvieron actividades militares con invasiones que incluían saqueo y pillaje, siendo conocidos en la costa oeste del Mar Báltico como los vikingos bálticos. En cambio, los selonios y semgalianos fueron conocidos como amantes de la paz y prósperos granjeros.

Periodo alemán[editar]

Livonia.

Conocida principalmente como Livonia, el área que hoy constituye Letonia estuvo bajo la influencia de los Hermanos Livonios de la Espada alemanes a partir del siglo XIII.

Por su situación geográfica estratégica, el territorio letón siempre ha sido invadido por naciones más grandes, y esta situación ha definido el destino de Letonia y de su gente.

Al final de la década de 1100, Letonia fue visitada nuevamente por comerciantes de Europa. En estos años arribaron comerciantes alemanes trayendo misioneros que predicaron el cristianismo, con el deseo de convertir a los baltos paganos.

Los baltos no deseaban cambiar de religión, y se opusieron al cristianismo. Estas noticias llegaron a oídos del papa Celestino III, el cual decidió emprender las Cruzadas Bálticas.

Los alemanes de la Liga Hanseática fundaron Riga en 1201, que gradualmente se convirtió en la ciudad más atractiva del Mar Báltico. Con la llegada de los cruzados alemanes, las antiguas monarquias llegaron a su fin.

En el siglo XI, una confederación feudal se desarrolló bajo el mandato alemán, que se llamó Livonia. Livonia incluía a las actuales Estonia y Letonia. En 1282, Riga y después Cēsis, Limbaži, Koknese y Valmiera fueron incluidas en la Liga Hanseática. Desde entonces, Riga se convirtió en un importante punto entre este y oeste, llegando a ser el centro del Báltico oriental y formando grandes nexos culturales con occidente.

Letonia bajo Suecia y Polonia[editar]

El siglo XVI fue tiempo de grandes cambios para los letones, notable por la Reforma y la caída de Livonia después de la Guerra de Livonia (1558-1583), pasando a manos de la Mancomunidad polaco-lituana. La fe luterana fue aceptada en Kurzeme, Zemgale y Vidzeme, pero la fe católica se mantuvo dominante en Latgale. Ducado de Curlandia en 1561-1795 era parte Polonia, (República de las Dos Naciones). En los años 1600, el Ducado de Curlandia, una vez parte de Livonia, experimentó una explosión económica. Estableció dos colonias, una en una isla en el estuario de Gambia, a la que llamaron Isla de San Andrés donde el Duque de Curlandia, Jacob Kettler, construyó un fuerte llamado Fuerte Jacob, y otra en Tobago llamada Nueva Curlandia. La Isla Jacob cambió de nombre a Isla James cuando fue traspasada a [[Inglaterra].

Pero en la Guerra Polaco-Sueca (1600-1629) Riga fue tomada por Suecia en 1621. La ciudad se volvió la más grande y desarrollada de Suecia. Durante este tiempo Vidzeme fue conocida como “La caja de pan sueco” porque suplía al imperio sueco de su trigo. El resto de Letonia permaneció polaca hasta la Segunda partición de Polonia en 1793 (Ducado de Curlandia), cuando se volvió parte del Imperio ruso.

La consolidación de la nación letona ocurrió en 1600, con la unión de los curonios, latgalianos, selenios, semgalianos y livonios (fino-ugrios, en letón: lībieši o līvi), transformándose en una nación culturalmente unida y desarrollada.

Oscilación entre las potencias rusa y alemana[editar]

Escudo de armas de la antigua República Socialista Soviética de Letonia.

Después de ser conquistada por la Mancomunidad polaco-lituana, en el siglo XVIII y XIX, Rusia consiguió el control de Letonia y regiones vecinas.

Con Rusia devastada por la revolución y la Primera guerra mundial, el 15 de enero de 1918 los nacionalistas letones proclamaron la república, pero los ejércitos alemanes controlaban la región. Después de la firma por Alemania del armisticio de Compiègne, los letones proclamaron la independencia de Letonia el 18 de noviembre de 1918.

No obstante, Alemania recibió el apoyo de los Aliados para que algunos grupos germanos armados permanecieran en los territorios de Letonia,[1] frustrando los planes de un estado letón verdaderamente independiente.[1] Esto se hizo con el objetivo de proteger el Báltico de los bolcheviques rusos,[1] quienes ya estaban ocupando regiones al este de Letonia, incluyendo a Riga.[2]

Las fuerzas germanas, la Baltische Landeswehr inició entonces una lucha dual contra los rusos bolcheviques y los nacionalistas bálticos.[1] [2] Los estonios acudieron en ayuda de los nacionalistas letones,[1] y en la batalla de Wenden,[2] los derrotaron.

En la batalla de Daugavpils, los ejércitos de Polonia apoyaron a Lituania contra el Ejército Rojo, logrando una victoria decisiva. El 20 de agosto de 1920, la Rusia Soviética reconocería la independencia de Letonia.[1]

Este período de independencia duró poco, ya que en 1939, poco después de la invasión soviética de Polonia, Estonia, Letonia y Lituania fueron presionadas por la Unión Soviética para que permitieran el establecimiento de bases militares en sus territorios.[3] El gobierno de Letonia accedió el 5 de octubre de ese mismo año. El 16 de junio de 1940, al mismo tiempo que Alemania conquistaba Francia, la Unión Soviética invadió Letonia.[1] El presidente Kārlis Ulmanis fue arrestado y murió en 1941 en camino a una prisión en Turkmenistán. El 5 de agosto, Letonia fue anexada a la Unión Soviética bajo el nombre de República Socialista Soviética de Letonia, iniciando el "año del terror".[3] Esta agresión se realizó de acuerdo al Pacto Soviético-Nazi (pacto Ribbentrop-Mólotov) del 23 de agosto de 1939.[4]

El 10 de julio de 1941, los ejércitos alemanes ocuparon totalmente a Letonia, que fue administrada en conjunto con Lituania y Estonia por el Reichskommissariat Ostland.[3] [1] Los nazis emprendieron una campaña contra los judíos[3] gitanos[3] y "elementos comunistas". Muchos lituanos fueron reclutados por el ejército alemán para luchar en el frente ruso[3] (15ª División de Granaderos SS).

Conquista soviética en la Segunda Guerra Mundial[editar]

Al revertirse el curso de la guerra, los soviéticos avanzaron hacia Letonia, conquistando Riga el 13 de octubre de 1944. Muchas unidades del Grupo de Ejércitos Norte alemán no pudieron retirarse a tiempo y quedaron atrapadas en Curlandia, formándose la bolsa de Curlandia. Curlandia se llenó entonces de soldados alemanes y letonios, así como de civiles, que temían a la represión soviética.[3] Hitler nunca autorizó la evacuación de Curlandia, y el 9 de mayo de 1945, el Grupo de Ejércitos Curlandia se rindió. No obstante, unos 150.000 letones escaparon a Alemania y a Suecia en botes.[3]

En 1944, cuando los avances militares soviéticos llegaron a la zona,intensos combates tuvieron lugar en Letonia entre las tropas alemanas y soviéticas, que terminó con otra derrota de los alemanes. Durante el curso de la guerra, tanto las fuerzas alemanas como las soviéticas reclutaron letones para sus ejércitos, aumentando de esta manera la pérdida de "los recursos vivos de la nación". En 1944, una parte del territorio de Letonia, una vez más quedó bajo control soviético y los partisanos letones comenzaron su lucha contra el otro ocupante - la Unión Soviética. 160.000 habitantes de Letonia huyenron a Alemania y Suecia. Los primeros años después de la guerra se caracterizaron por la tristeza y el sombrío destino de la nación letona. El 25 de marzo de 1949, 43.000 habitantes de zonas rurales ( "kulaks") y los patriotas de Letonia ( "nacionalistas") fueron deportados a Siberia en una operación represiva efectuada en los tres Estados bálticos, que fue cuidadosamente planificada y aprobada en Moscú el 29 de enero de 1949. En total 120.000 habitantes de Letonia fueron encarcelados o deportados a campos de concentración soviéticos (el Gulag). Algunos lograron escapar de la detención y se unieron a los partisanos.

En el período posterior a la guerra, Letonia se vio obligada a adoptar métodos de producción soviética y la infraestructura económica desarrollada en los años 1920 y 1930 fue erradicada. Las zonas rurales se vieron obligadas a la colectivización. La afluencia masiva de trabajadores, administradores, personal militar y sus dependientes de Rusia y otras repúblicas de la URSS comenzó. En 1959 cerca de 400.000 personas llegaron de otras repúblicas soviéticas y la población de etnia letona había caído al 62%. [19] Un amplio programa para imponer el bilingüismo se inició en Letonia, la limitación del uso de la lengua letona, en favor de la rusa. Todas las escuelas de las minorías (judíos, polacos, bielorrusos, estonios, lituanos) se cerraron dejando sólo dos idiomas de instrucción en las escuelas;letón y ruso. [20] El idioma ruso se enseña acompañado de la literatura rusa, música rusa y la historia de la Unión Soviética (en realidad, la historia de Rusia).

El 5 de marzo 1953 Joseph Stalin murió y siendo su sucesor Nikita Kruschev. El período conocido como el deshielo de Kruschev comenzó, pero los intentos de los comunistas letones encabezados por Eduards Berklavs para obtener un grado de autonomía para la república y proteger la situación de rápido deterioro de la lengua letona no tuvieron éxito. En 1959, después de la visita de Kruschev a Letonia comunistas nacionales fueron despojados de sus puestos y Berklavs fue deportado a Rusia.

Debido a que Letonia aún mantiene una infraestructura bien desarrollada y especialistas en educación se decidió en Moscú que algunas de las fábricas más avanzadas de la Unión Soviética debían situarse en Letonia. Nueva industria se creó en Letonia, incluyendo una fábrica de maquinaria principal de la RAF en Jelgava, fábricas electrotécnicas en Riga, fábricas de productos químicos en Daugavpils, Valmiera y Olaine, así como alimentos y plantas procesadoras de aceite. [21] Sin embargo, no había suficientes personas para operar las fábricas de nueva construcción. Con el fin de ampliar la producción industrial, más inmigrantes de otras repúblicas soviéticas se transfirieron al país, disminuyendo notablemente la proporción de los letones étnicos.

En 1989, los letones étnicos constituían aproximadamente el 52% de la población (1.387.757), frente a la proporción del 77% (1.467.035) anterior a la Segunda Guerra Mundial. En 2005 había 1.357.099 letones étnicos, que muestra una disminución real en la población titular. Proporcionalmente, sin embargo, la etnia letona ya cuenta con aproximadamente el 60% de la población total de Letonia (2.375.000).

Final de la época soviética[editar]

En 1988 el Movimiento por la Independencia de Letonia (LNNK) exigió la libertad de prensa, el fin de la "rusificación" del país y la formación de partidos políticos independientes.

En 1989, el Congreso del Frente Popular de Letonia (LFT) ganó las elecciones y se aprobó la independencia económica y política, pese a la resistencia de Moscú.

Bajo la presidencia de Guntis Ulmanis, en 1993 se dio inicio a la liberalización económica, la cual provocó una grave crisis de desempleo de difícil recuperación. Pese a la privatización masiva de empresas estatales, la inestabilidad política y económica continuó hasta 1995, cuando las reformas en el comunismo soviético como la glásnost estimularon el movimiento de independencia letón, recobrando Letonia su independencia el 21 de agosto de 1991 a raíz de la llamada Revolución Cantada.

En 1990, el Congreso de la antigua URSS reconoció formalmente la independencia de las Repúblicas del Báltico, las cuales, tiempo después, también fueron admitidas como miembros de la ONU y en 2004 entraron a formar parte de la OTAN.

En los últimos años del siglo XX y comienzos del XXI, la sociedad letona se enfrenta con tensiones étnicas que se complican por la diversidad racial del país y por la fuerte influencia rusa.

Ingreso en la Unión Europea[editar]

El 20 de septiembre del 2003 se aprobó por referéndum (69,6 % de los letones, aproximadamente 1,4 millones) la adhesión de su país a la Unión Europea como ya realizaron Lituania y Estonia. La entrada oficial se realizó en mayo del 2004. El 1 de enero de 2014, se convirtió en el décimoctavo país de la eurozona.[5] [6]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g h Latvia Independence. Encyclopædia Britannica. Consultado el 07/02/2008.
  2. a b c The Fight for Independence and the Republic of Latvia. The University of Latvia. Consultado el 07/02/2008.
  3. a b c d e f g h The Loss of Independence, Second World War and Soviet Era in Latvia. The University of Latvia. Consultado el 07/02/2008.
  4. Plakans, Andrejs (1995). «8. The Loss of Independence. The Molotov Ribbentrop Pact.». The Latvians: a short history. (en inglés). Hoover Press. p. 142. ISBN 9780817993023. Consultado el 28 de agosto de 2009. 
  5. «Letonia, pese a sus reticencias, entra en 2014 con el euro como moneda». EFE. 31/12/2013. Consultado el 1 de enero de 2014. 
  6. Pérez, Cristina (31/12/2013). «Letonia entra en el euro con un brillo empañado». p. RTVE. Consultado el 1 de enero de 2014. 

Enlaces externos[editar]