Historia de Brasilia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Historia de Brasilia, la capital de Brasil, localizada en el Distrito Federal, en el corazón del país, se inicio con las primeras ideas haber sido sugerida por primera vez empleados del siglo XVIII, por el Marquês de Pombal, con el cartógrafo genovés Francesco Tosi Colombina (n. 1701) a su servicio. La idea fue retomada pelos Inconfidentes, y fue reformada luego de la llegada de la corte portuguesa a Rio de Janeiro en 1808, cuando esta ciudad era la capital de Brasil.

La primera mención al nombre de Brasília para la futura ciudad aparece en un folleto anónimo publicado en 1822,desde entonces sucesivos proyectos aparecerán proponiendo a interiorizar la capital. La primera Constitución de la República, de 1891, fue legalmente la región donde debería ser instalada la futura capital, más fue solamente en 1956, con la elección de Juscelino Kubitschek, que tuvo inicio la efectiva construcción de la ciudad, inaugurada incompleta el 21 de abril de 1960 después de un apretado cronograma de trabajo, siguiendo un plano urbanístico de Lúcio Costa y la orientación arquitectural de Oscar Niemeyer.

A partir de esta fecha se comenzó la transferencia de los principales órganos de administración federal para la nueva capital, a comienzos de la década del 1970 estaba en pleno funcionamiento.Como capital nacional, fue testigo de una serie de eventos importantes y fue palco de grandes manifestaciones populares. Planeada para recibir a 500 mil habitantes en el 2000, según datos de IBGE en esta fecha poseía 2,05 millones, siendo 1,96 millones en el área urbana y cerca de 90 mil en el área rural. Esta es apenas una de las paradojas que componen la historia de Brasilia. Concebida como un ejemplo de orden y eficiencia urbana, como una propuesta de vida moderna y optimista, que debería ser un modelo de convivencia armoniosa e integrada entre todas Las clases sociales, Brasília sufrió en la práctica importantes distorsiones y adaptaciones en su propuesta idealista original, permitiendo un crecimiento desordenado e explosivo, segregando las clases bajas hacia la periferia y consagrando el Plano Piloto para el uso de viviendas de las élites, alma de su organización urbana no ter-se revelado tão convidativa para um convívio social espontâneo e familiar como imaginaran sus creadores, por lo menos para sus primeros de sus habitantes, que estaban habituados a tradiciones diferentes.

Controvertida desde sus inicios, costo a las arcas fiscales una fortuna, jamas calculada exactamente, la que estuvo probablemente entre las causas de la crisis financiera nacional de los años siguientes a su construcción. El proyecto fue criticado como una insensatez por muchos, y por muchos aplaudido como una respuesta visionaria y grandiosa al desafío de la modernización brasilera. A construcción de Brasília tuvo un impacto importante en la integración del Centro-Oeste de la vida económica y social de Brasil, mas se enfrentó, como todas las grandes ciudades, ahora enfrenta actualmente serios problemas de vivienda, empleo, salud, seguridad y otros mas. Por otro lado, a despertado polémicas a su alrededor, se consolidó definitivamente su función como capital en torno a un centro verdadero de vida en la nación, se transformó también en un ícono internacional a partir de su consagración como Patrimonio da Humanidad en 1987, siendo reconocida por muchos autores como uno de los más importantes proyectos urbanístico-arquitectónicos de la historia.