Hirjuf

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hirjuf
en jeroglífico
H Hr
r
x w f

ḥr.w-ḫw.f [nota 1]

Hirjuf o Harjuf (circa 2300 a. C.) fue un alto funcionario egipcio y nomarca de Asuán, durante los reinados de los faraones Merenra I y Pepi II de la sexta dinastía. Natural y residente en Elefantina, llevó a cabo cuatro expediciones más allá de las fronteras del Antiguo Egipto, hasta la tercera catarata del Nilo; siendo, según él, el primero en explorar el país de Iam. Su actividad principal era el comercio con Nubia, forjar vínculos políticos con los líderes locales y prepar el terreno para la expansión egipcia en Nubia.[1] Viajó una distancia considerable hasta una tierra llamada Iam, que probablemente corresponde a la llanura que se abre al sur de la actual Jartum, donde el Nilo Azul se une al Blanco. Sin embargo, Yoyotte mantiene que Iam se encuentra más al norte, en el desierto de Libia.[2]

En su tumba figuran entre otros títulos los de Primero en la acción (ḥ3.tj-ˁ), Portador del Sello real, Sacerdote lector, Juez de Nejen, Conductor de caravanas, Consejero privado de todos los asuntos del Sur, Gobernador de todos los países del Sur, El favorito de su señor.

Expediciones[editar]

Están narradas en su tumba. Realizó tres viajes al sur durante el reinado de Merenra I y un cuarto con Pepi II en el trono, para abrir rutas comerciales a las caravanas de objetos de lujo como oro, marfil, incienso o ébano. Consiguió que los líderes tribales aceptasen la soberanía de los faraones, de modo que Egipto mantuvo en la zona una profunda influencia cultural durante siglos. Según escribió en su tumba, fue el primero en comerciar con Iam, y abrió rutas nuevas por el desierto para evitar a los salteadores de caravanas.

Primer viaje[editar]

Merenra le envió, junto con su padre Iri, Único amigo y Sacerdote lector, a Iam, para explorar rutas comerciales. Regresó a los siete meses cargado de regalos.[3]

Segundo viaje[editar]

A la segunda expedición ya no fue su padre. Siguió el camino de Irjet, Mejer, Tereres, Irjeth en un viaje de ocho meses. Estuvo explorando la zona y volvió con gran cantidad de regalos que le entregaron los jefes de Irtjet y Setju.[3] [nota 2]

Tercer viaje[editar]

El tercer viaje fue una vez más a Iam partiendo de Uhet, y se encontró con que el jefe estaba guerreando en Temeh; lo siguió y lo apaciguó, por el bien del rey. Volvió con 300 asnos cargados con incienso, ébano, grano, panteras, marfil, y rebaños de bueyes y ovejas. El regreso lo hizo por la sierra de Irjet y Setju.[3]

Cuarto viaje[editar]

En el año 2 del rey Pepi II realizó un cuarto viaje, del que solo cuenta la misiva que el faraón le envió, agradeciéndole que trajera un enano o pigmeo bailarín[4] procedente de la tierra de los espíritus.[nota 3] En la carta, el faraón le pide que lo lleve a la corte de Menfis rápida y cuidadosamente:

Cuando baje contigo por el río, nombra a personas excelentes que estarán a su lado en cada sitio del buque; tened cuidado para que no caiga al agua. Cuando duerma por la noche, nombra a personas excelentes, que deberán dormir junto a él en su tienda, inspeccionando diez veces por noche.[3]

Entrada a la tumba de Hirjuf.

Tumba[editar]

Se construyó una tumba en la necrópolis de Qubbet el-Hawa, la numerada como 34n, descubierta e investigada en 1892 por Ernesto Schiaparelli. Excavada en la roca, tiene a la entrada una sala con pilares de unos 25 metros cuadrados en la que grabó un relato detallado de su vida, viajes y títulos, así como la misiva de Pepi II enviada tras su cuarto viaje.

Referencias[editar]

  1. Vernus y Yoyotte: op. cit. pág. 122.
  2. Jean Yoyotte: Pour une localización du pays de Iam, BIFAO 52 (1953), pp. 173 y ss.
  3. a b c d André Dollinger: op. cit.
  4. Vernus y Yoyotte: op. cit. pág. 74.

Notas[editar]

  1. Inscrito también como ḫw.f-ḥr.w, según Kurt Sethe: op. cit. pp.120-131.
  2. Irtjet y Setju se encuentran aparentemente en la Baja Nubia y el país de Iam más al sur o, como sugiere Yoyotte, en el desierto de Libia.
  3. probablemente era un enano nubio o un hombre del pueblo de Acre en Sudán. Aunque Vernus y Yoyotte afirman que era un pigmeo, esto se puede descartar ya que nunca las expediciones llegaron tan lejos en el interior de África como para encontrar uno. cif. Gabriele Höber-Kamel: op. cit. pp. 4-9.

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]