Hipertrigliceridemia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hipertrigliceridemia
Clasificación y recursos externos
CIE-10 E78.1, E78.2, E78.3
CIE-9 272.1
DiseasesDB 6372
eMedicine med/2921
MeSH D015228
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

El término hipertrigliceridemia se usa para denominar el exceso de concentración sérica de triglicéridos. De este modo una cantidad de triglicéridos superior a 200 mg/dL en sangre es considerada hipertrigliceridemia. Esta afección no tiene por qué estar asociada a un aumento significativo en los niveles de colesterol.

El origen puede ser genético, afectando a varios miembros de una misma familia, secundario a una enfermedad o a unos hábitos alimentarios y de vida poco saludables.

Un nivel alto de triglicéridos puede provocar ateroesclerosis, lo cual incrementa el riesgo de problemas cardiovasculares.

Para la determinación del nivel de triglicéridos es necesario realizar un análisis sanguíneo precedido de 12 horas de ayuno.

Las personas diagnosticadas de hipertrigliceridemia deben someterse a un seguimiento y educación por parte del personal sanitario.

Tratamiento de la hipertrigliceridemia[editar]

Si la hipertrigliceridemia es muy alta y, por consiguiente, está en riesgo la persona de un problema cardiovascular fatal, entonces el tratamiento a elegir será sin duda farmacológico. Los fármacos de primera elección frente a este problema son los fibratos, y la segunda elección son las estatinas. Se estima que el uso de los primeros genera un descenso de entre el 20 y el 50 por ciento de los triglicéridos, y que el empleo de estatinas provoca un descenso de entre el 10 y el 25 por ciento. El descenso será mayor si los valores iniciales de triglicéridos eran superiores a 250 mg/dL.

Para aquellos casos en los que la hipertrigliceridemia no sea excesiva (y no esté en riesgo la vida del paciente), pero también como un tratamiento adicional para quienes sí requieran el consumo de fármacos, será necesario enseñar al paciente a que aprenda a modificar el estilo de vida, es decir, la práctica de ejercicio físico, el abandono del hábito tabáquico y la modificación de la dieta. Algunas recomendaciones dietéticas son: reducir la ingesta de alcohol, de azúcares refinadas y de féculas refinadas y limitar el consumo de frituras, rebozados, grasa visible, derivados lácteos con contenido graso y pastelería. Además, las personas con sobrepeso deberán someterse a un régimen especial. Todo ello con el fin de reducir al mínimo el riesgo de un problema cardiovascular.

Dieta para Hipertrigliceridemia

  • Suprimir los alimentos fritos. Explorar alternativas con alimentos cocinados al vapor, el aceite se puede usar pero al servir los alimentos.
  • Berenjena cocinada al vapor y después mezclada con aceite, evitar calentarlo después de agregado el aceite.
  • Jugo de Pepino, se puede hacer licuado con algún otro jugo de frutas.