Hiperinflación argentina de 1989

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La hiperinflación argentina de 1989 fue un aumento de precios desmedido en los productos, que decantó en la renuncia del presidente Raúl Alfonsín y en una transición adelantada al presidente electo Carlos Menem.

Con la devaluación del Austral, miles de personas pasaron hacia la pobreza: la hiperinflación «devoró salarios, generó revueltas, impulsó saqueos y terminó por destronar al primer gobierno desde la vuelta de la democracia».[1]

«La hiperinflación abrió un surco profundo en la mentalidad colectiva: angustia, impotencia y búsqueda desesperada de soluciones que alivianaran tan pesada carga».[2]

Evolución de la pobreza durante el gobierno de Alfonsín.

Este proceso provocó un aumento en el porcentaje de personas viviendo en la pobreza del 25% a comienzos de 1989, al récord histórico de 47,3 % en octubre del mismo año.[3]

Plan Austral[editar]

El Plan Austral fue un programa argentino de estabilización monetaria que se ejecutó durante el gobierno de Raúl Alfonsín por su segundo ministro de economía, Juan Vital Sourrouille, por el cual se sustituyó al peso argentino, que había sido introducido en 1983, por el austral.

El programa, iniciado en 1985, fue del tipo «política de shock» y logró contener la inflación rápidamente sin frenar el crecimiento económico. El programa terminó en los hechos cuando hacia 1988 un rebrote inflacionario forzó a crear un nuevo programa, conocido como «Plan Primavera», que no lograría evitar la escalada de precios.

Referencias[editar]

  1. «La Argentina, a 20 años de la hiperinflación», artículo en el diario La Nación.
  2. «A contramano del mundo», artículo en el diario Página/12 (Buenos Aires) del 18 de septiembre de 2004.
  3. INDEC.gov.ar (Instituto Nacional de Estadística y Censos, datos para el Gran Buenos Aires).

Enlaces externos[editar]

Véase también[editar]