Higiene de manos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Niños lavándose las manos

La higiene de manos es el término general que se aplica a cualquier lavado de manos, lavado antiséptico de manos, antisepsia de manos por frotación o antisepsia quirúrgica de manos, que se realiza en los centros sanitarios para prevenir las infecciones relacionadas con la atención sanitaria (IRAS).

Las IRAS se definen como la infección que afecta a un paciente durante el proceso de atención en el hospital u otra instalación de atención sanitaria que no estaba presente ni se estaba incubando en el momento del ingreso. En la aparición de las IRAS influyen múltiples factores.

No obstante la falta de higiene de manos siempre antes y después de estar en contacto con un paciente, es probablemente el único factor relacionado con la transmisión de los microorganismos común a la mayor parte de las infecciones.

Por ello, se considera desde hace mucho tiempo, la medida de prevención más eficiente para evitar las enfermedades infecciosas.

Historia[editar]

En Octubre de 1846, el doctor Ignacio Felipe Semmelweis tras observar la muerte de mujeres en las maternidades, tras ser atendidas por doctores que provenían desde las morgues, dispone de un lavatorio para el lavado de manos del personal médico. La medida será curiosamente criticada y denostada y terminará con la destitución del doctor Semmelweis. Sin embargo con los años se impondrá su postura entre la ciencia médica, principalmente por sus buenos resultados.

En octubre de 2002 fue publicada por los CDC (Centers for Diseases Control and Prevention) en el Morbidity and Mortality Weekly Report la Guía para la higiene de las manos en el medio sanitario.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) a través de la Alianza Mundial para la Seguridad del Paciente lanzó en 2005 el primer Reto Mundial en pro de la Seguridad del Paciente Una atención limpia es una atención más segura con el objetivo de reducir las IRAS. Estaba integrada por varias acciones siendo la principal la promoción de la higiene de manos.

En 2006, España se adhirió oficialmente a este reto de la Alianza Mundial por la Seguridad del Paciente y el Plan de Calidad para el Sistema Nacional de Salud, marcaba entre sus prioridades estratégicas, el desarrollo de políticas dirigidas a la Seguridad del paciente.

En 2009, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó la guía sobre la higiene de manos en los centros sanitarios que explica el modelo de los cinco momentos. Los momentos en que los profesionales de los centros sanitarios de todo el mundo deben realizar la Higiene de manos.

Indicaciones[editar]

En los cinco momentos que indica la OMS

  1. Antes del contacto con el paciente.
  2. Antes de realizar una tarea limpia/aséptica.
  3. Después del riesgo de exposición a líquidos corporales.
  4. Después del contacto con el paciente.
  5. Después del contacto con el entorno del paciente.

El personal de salud debe lavarse las manos con agua y jabón antibacterial, en las siguientes ocasiones:

  1. Al inicio y término de la jornada laboral.
  2. Cuando estén visiblemente sucias o contaminadas con sangre u otros líquidos corporales.
  3. Cuando exista sospecha o prueba de exposición a organismos infectocontagiosos.
  4. Inmediatamente después a una exposición accidental con punzo cortantes.
  5. Antes de ingerir alimentos.
  6. Antes y después de ir al baño.

Condiciones generales del lavado de manos[editar]

  • Mantener las uñas cortas y limpias, sin esmaltes y sin postizos. Las uñas largas aumentan el riesgo de rotura de guantes.
  • No usar anillos, relojes ni pulseras. Estos elementos actúan como reservorio y dificultan la limpieza de manos y antebrazos.
  • El uso de cremas hidratantes después de la actividad laboral se considera recomendable porque aumenta la resistencia de la piel y al mantenerse íntegra disminuye la contaminación por gérmenes.
  • Usar preferiblemente los jabones con dosificador.
  • No reutlizar los envases del jabón ya que se contaminan fácilmente.
  • Usar toalla de papel ya que la de tela se contamina fácilmente.
  • El uso de guantes no suple el lavado de manos.

Tipos de lavado de manos[editar]

  • Lavado de manos rutinario
  • Lavado antiséptico
  • Lavado quirúrgico

Lavado de manos rutinario[editar]

Su objetivo es eliminar la flora transitoria de las manos y la suciedad y materia orgánica si la hubiera.

Técnica con agua y jabón[editar]

De elección cuando las manos están visiblemente sucias.

Se utiliza agua, jabón líquido (mejor con dosificador o dispensador), lavabo y toalla de papel desechable.

  1. Humedecer las manos con agua, preferiblemente templada.
  2. Aplicar una dosis de jabón preferiblemente con dosificador.
  3. Frotar palma contra palma, palma sobre dorso, espacios interdigitales y muñecas durante al menos 10 segundos
  4. Aclarar con abundante agua.
  5. Secarse con toalla desechable y cerrar el grifo con la misma toalla evitando tocarlo.

Técnica con solución alcohólica[editar]

De elección cuando las manos están visiblemente limpias. Se necesita solución alcohólica.

  1. Con las manos secas aplicar una dosis de solución alcohólica adecuada al tamaño de nuestras manos, aproximadamente entre 3 y 5 ml.
  2. Frotar suavemente durante 20 ó 30 segundos hasta que se evapore la solución palma contra palma, palma con dorso, zona interdigital, rotación de las manos, pulgar con el puño cerrado, rotar la punta de los dedos de una mano sobre la palma de la otra.

Lavado de manos antiséptico[editar]

Su objetivo es eliminar la suciedad, materia orgánica y flora bacteriana transitoria superficial y parte de la flora bacteriana residente de las manos, consiguiendo además una cierta actividad antimicrobiana residual.

Técnica con agua y jabón[editar]

Se necesita agua, jabón antiséptico, lavabo y toalla de papel.

  1. Es igual que la del lavado de manos rutinario, lo que cambia es el tipo de jabón que se usa.
  2. Humedecer las manos con agua, preferiblemente templada.
  3. Aplicar una dosis de solución jabonosa del clorhexidina al 4% o povidona yodada al 7,5%.
  4. Frotar palma contra palma, palma sobre dorso, espacios interdigitales y muñecas durante al menos 10 segundos.
  5. Aclarar con abundante agua.
  6. Secarse con toalla desechable y cerrar el grifo con la misma toalla evitando tocarlo.

Técnica con solución alcohólica[editar]

Se necesita agua, jabón, lavabo, toalla de papel y solución alcohólica.

Es una combinación del lavado rutinario y aplicación posterior de solución alcohólica.

  1. Humedecer las manos con agua, preferiblemente templada.
  2. Aplicar una dosis de jabón preferiblemente con dosificador.
  3. Frotar palma contra palma, palma sobre dorso, espacios interdigitales y muñecas durante al menos 10 segundos y aclarar con abundante agua.
  4. Secarse con toalla desechable y cerrar el grifo con la misma toalla evitando tocarlo.
  5. Frotar suavemente con solución alcohólica durante 30 segundos hasta que se evapore la solución palma con palma, palma con dorso, zona interdigital, rotación de las manos, pulgar con el puño cerrado, rotar la punta de los dedos de una mano sobre la palma de la otra.

Lavado de manos quirúrgico[editar]

Su objetivo es eliminar la flora bacteriana transitoria y al máximo la flora bacteriana residente de las manos previo a un procedimiento invasivo que por su especificidad o su duración requiere un alto grado de asepsia y efecto residual antimicrobiano prolongado.

Técnica con agua y jabón[editar]

Para practicarla se necesita lavabo con grifos de pedal o codo, agua, jabón antiséptico (clorhexidina al 4% o povidona yodada al 7,5%), cepillo de uñas desechable (preferiblemente impregnado con solución antiséptica), toalla o compresa estéril.

  1. Abrir el grifo y humedecer las manos y antebrazos con agua.
  2. Aplicar jabón antiséptico.
  3. Lavado mecánico de manos y antebrazos limpiando con el cepillo solo debajo de las uñas. No frotar con el cepillo el resto de la piel para evitar lesiones.
  4. Aclarar con abundante agua corriente.
  5. Aplicar de nuevo jabón antiséptico en manos y antebrazos friccionando al menos durante 2 minutos.
  6. Aclarar con abundante agua.
  7. Secar por aplicación, sin frotar, con una compresa o toalla desechable estéril, comenzando por los dedos y bajando hasta los codos.

Durante todo el proceso mantener las manos por encima de los codos.

Técnica con solución alcohólica[editar]

Se necesita lavabo con grifos de pedal o codo, agua, jabón líquido, cepillo de uñas, toalla de papel desechable y solución alcohólica.

  1. Lavado de manos usando un jabón dermoprotector durante al menos un minuto y aclararlas bien.
  2. Realizar un secado de las manos con una toalla de papel.
  3. Verter el desinfectante en las manos ayudándose del dispensador, apretando con el codo.
  4. Aplicar la solución alcohólica en cantidad suficiente para mantener húmedas de 2 a 3 minutos, friccionando las manos, poniendo especial atención en espacios interdigitales, pulgares y uñas.
  5. Repetir el mismo procedimiento en la mano contraria.
  6. El sobrante serña friccionado sobre los antebrazos.
  7. No secarse las manos, dejar que se evapore el producto y no colocarse los guantes hasta su total secado.

Enlaces externos[editar]