Hidrocución

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La hidrocución, popularmente conocida como corte de digestión (término inapropiado, ya que no se trata en absoluto de un fallo del proceso digestivo[1] ), es un shock termodiferencial (diferencia brusca de la temperatura) caracterizado por un estado sincopal provocado por el contacto brusco de la piel y de las vías respiratorias superiores con el agua fría, lo que desencadena un reflejo de inhibición de la respiración y la circulación generando una sobrecarga cardíaca derecha que ocasiona en la mayoría de los casos una parada cardiorrespiratoria.[2] Al contrario de lo que muchos creen, no está directamente relacionado con ningún proceso digestivo. No existe ningún caso clínico contrastado que verifique la relación directa entre la digestión y la hidrocución, aunque una comida copiosa antes del choque térmico puede aumentar las posibilidades de padecerla.[1]

Ante las analogías clínicas que presentaban los accidentes mortales por el agua y por la electricidad, el profesor G. Lartigue creó las palabras hidrocución e hidrocutado, análogas a electrocución y electrocutado, términos que vienen a significar la "ejecución por el agua" y la "ejecución por la electricidad".

..:Factores Correspondientes:.. Son factores predisponentes:

  • Temperatura del agua inferior a los 27 °C.
  • Exposiciones largas al sol antes del baño.
  • Hipertermia. Es decir aumento de la temperatura corporal que puede estar originado por diferentes circunstancias, como trabajos físicos con temperaturas ambientales elevadas.
  • Ejercicios físicos violentos con gran sudoración.
  • Ingesta de psicofármacos.
  • Traumatismos previos a la entrada al agua:
Por ejemplo al saltar desde cierta altura y caer directamente sobre el vientre se puede producir una pérdida brusca del conocimiento y paro cardiorrespiratorio por inhibición nerviosa refleja.
  • Estado digestivo: Las ingestas copiosas de alimentos previas a la inmersión. [3]

    Síntomas[editar]

    La mayoría de las veces el síncope es precedido por unos síntomas llamados "señales de alarma". Estos son:

    • Estado de sopor o de obnubilación.
    • Sensación de vértigo y zumbido en los oídos.
    • Dolor de cabeza.
    • Fatiga.
    • Enrojecimiento de la piel con picazón y sensación de calor, generalmente en el abdomen y la cara interna de brazos y piernas.
    • Déficit de agudeza visual con visión borrosa.
    • Dolores de localización variable que se presentan en forma de hinchazón, calambres musculares o dolores articulares.
    • Erección de folículos pilosos (piel de gallina).

    Véase también[editar]

    Enlaces externos[editar]