Heterónimo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Juan de Mairena, apócrifo de Antonio Machado (silueta a partir del óleo pintado por Cristóbal Ruiz Pulido en 1927, y dedicado al poeta español).

Heterónimo es, en su acepción literaria, el nombre falso adoptado por un autor para atribuirle parte de su producción. Así, por ejemplo, Juan de Mairena es un heterónimo de Antonio Machado. Como autor ficticio o pseudoautor, el heterónimo es también personaje.[nota 1] En oposición, al autor real se le denomina ortónimo.


Etimologías y sinónimos[editar]

"Heterónimo" procede de la reunión de dos términos griegos, el prefijo ἕτερος («hetero», diferente) y el sufijo ωνυμος («onymos», nombre), es decir, "otro nombre". En diferentes contextos, heterónimo puede confundirse al aparecer como sinónimo de alias, apodo, nombre artístico o sobrenombre. Tampoco debe confundirse con hipocorísticos, apócopes, aféresis o diminutivos de uso familiar.[1]

Seudónimo[editar]

Según la RAE, seudónimo es el nombre falso que usa un autor para enmascarar el suyo propio.[2] A menudo se considera que los heterónimos son seudónimos que poseen una personalidad definida e incluso una biografía inventada; sin embargo, no deben confundirse unos con otros. Los seudónimos son tan sólo nombres falsos con los cuales se firma una obra, máscaras que encubren a su autor.[3] [nota 2] Por ejemplo, Gabriela Mistral es el alias poético de Lucila Godoy Alcayaga y ambas se identifican, sólo cambia el nombre. Sin embargo, Álvaro de Campos, uno de los varios heterónimos de Fernando Pessoa, es un individuo literario autónomo, con personalidad, carácter, biografía y emotividad diferentes a su creador.[nota 3] Es decir, no es una máscara literaria sino una proyección de la personalidad creadora de Pessoa.[4]

Apócrifo[editar]

Apócrifo (del latín «apocryphus» y este del griego άπόκρυφος apokryphos, oculto), significa "falso", "supuesto" o "fingido". De aquí que algunos autores, como Machado, prefieran este término al de "heterónimo" para definir o nombrar a sus entes ficticios.[5]

Orígen y desarrollo[editar]

Algunos autores fijan los orígenes de los heterónimos en el Romanticismo, si bien hay ejemplos mucho más antiguos. Shakespeare, por ejemplo, fue considerado "poeta de poetas", en el sentido de que sus personajes proyectaron una poética individual, una cosmovisión diferente cada uno de ellos, si bien el dramaturgo inglés no dejó noticia de que se identificase con ellos.

Más clara y patente fue la actividad de falsarios prerrománticos como James Macpherson creador de Ossián, y de Thomas Chatterton, cuyo falso monje medieval Rowley firmó como autor de muy diversas obras y patrocinador de otros personajes inexistentes, en la línea de lo que más tarde haría el portugués Pessoa.[6]

En Fernando Pessoa[editar]

El poeta portugués Fernando Pessoa introdujo la noción de heterónimo en teoría literaria y es quizá el mayor y más famoso ejemplo de producción de heterónimos del siglo XX. Considerado por Pessoa otros de él mismo, con personalidades autónomas que vivían fuera de su autor con una biografía propia, constituyen una especie de alter ego u otro yo del autor. Como tales desdoblamientos fueron presentados: Álvaro de Campos, Alberto Caeiro, Ricardo Reis, Bernardo Soares, Antonio Mora, y muchos otros de menor importancia y desarrollo, algunos de ellos femeninos, hasta un número total de 70, escribiendo una obra poética para cada uno.[7]

En la literatura española[editar]

Una escritora anónima peruana, Amarilis, llamó "Belardo" a Lope de Vega en su célebre "Epístola de Amarilis para Belardo". El origen de tal bautizo era que Lope solía incluir como heterónimo suyo a un personaje, de nombre Belardo, en sus comedias y sus romances pastoriles, pues desde Virgilio existía la tradición en la égloga y la novela pastoril de que los pastores representasen a personajes reales. Otro heterónimo lopesco, fue el bachiller Tomé Burguillos, un poeta pobre enamorado de una lavandera llamada Juana, escritor burlesco de poesía cómica y paródica de herencia petrarquista.

Por su parte, Antonio Machado fue animador también de varios heterónimos, que él llamó apócrifos o complementarios. Los más importantes y conocidos fueron el profesor de gimnasia Juan de Mairena y su maestro Abel Martín, entre otros menos desarrollados o apenas esbozados.

Miguel de Unamuno engendró también al menos un par de posibles heterónimos: el poeta Rafael, un escritor becqueriano autor de Teresa, y Augusto Pérez, protagonista de Niebla.

Gonzalo Torrente Ballester ha desarrollado en su narrativa auténticos estudios de la mecánica literario del heterónimo. La propuesta más conocida quizá sea la lista de los J. B. en La saga/fuga de J. B., novela que protagoniza José Bastida al frente de tan singular elenco. Similares análisis del desdoblamiento del autor y sus personajes son expuestos por Torrente en Quizá nos lleve el viento al infinito, de 1984, y en especial en Yo no soy yo, evidentemente, de 1987, (donde el desdoblamiento de un apócrifo autor llamado Uxío Preto casi alcanza progresión geométrica).[8]

Otros ejemplos españoles del siglo XX han sido:

En la literatura iberoamericana[editar]

En su novela Rayuela, Julio Cortázar incluyó a un personaje llamado Morelli, un escritor a quien muchos consideran heterónimo del escritor fraco-argentino y otros una 'especulación narrativa'.[9]

En la época victoriana[editar]

El auge de los heterónimos y del tema del doble en la inglesa del siglo XIX, se relaciona con la crisis de identidad burguesa y la escisión entre la realidad represiva victoriana y la pulsión sexual subconsciente, escisión que se experimentó en esa sociedad entre la moral convencional y la real. Su ejemplo literario más conocidos es quizá El retrato de Dorian Gray, de Oscar Wilde.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Diccionario de ideas afines, Fernando Corripio. Barcelona. Editorial Herder, 1985. ISBN 84-254-1515-2
  2. "La ocultación de la propia personalidad en las escritoras del siglo XIX" Consultado en marzo de 2014
  3. Pessoa, Fernando (1978). Antología de Álvaro de Campos. Madrid: Editora Nacional. p. 36. ISBN 8427604483. 
  4. Barjau, Eustaquio (1975). Antonio Machado: teoría y práctica del apócrifo. Barcelona: Ariel. ISBN 9788434483187. 
  5. Grafton, Anthony: Falsarios y críticos: Creatividad e Impostura en la Tradición Occidental. Barcelona: Crítica, 2001. ISBN 9788484322672
  6. Apolinario Lourenco, Antonio (1997). Universidad de Salamanca. ed. Identidad y alteridad en Fernando Pessoa y Antonio Machado (Álvaro de Campos y Juan de Mairena). Salamanca. ISBN 978-84-7481-855-0. 
  7. "El juego de los heterónimos" Consultado en marzo de 2014
  8. "Un tal Morelli: Teoría y práctica de la lectura en "Rayuela" de Julio Cortazar" Consultado en marzo de 2014

Notas[editar]

  1. En el aspecto psíquico, constituye un interesante ejemplo de "desdoblamiento de personalidad", que en el campo de la literatura abordó con magistral acierto Stevenson en su Doctor Jekyll y Mr. Hyde.
  2. Universalmente conocidos son los seudónimos George Eliot, George Sand o Fernán Caballero, que enmascararon la identidad de mujeres como Mary Anne Evans, Amandine Aurore Lucile Dupin y Cecilia Böhl de Faber y Larrea, respectivamente.
  3. "Alvaro de Campos es alto (mide 1,75; dos centímetros más que yo), delgado, con cierta tendencia a encorvarse. Es entre pálido y moreno; vago tipo de judío portugués, aunque con el cabello liso y habitualmente peinado hacia un lado..." (ref. en op.cit. Antología de Álvaro de Campos, pág. 36)

Enlaces externos[editar]