Hematoma epidural

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hematoma epidural
Epidural hematoma.png
Hematoma Epidural no traumático en una mujer joven. El área gris en la parte superior externa es el hematoma, causando desviación de la línea media y compresión ventricular.
Clasificación y recursos externos
CIE-10 I62, S06.4
CIE-9 432
DiseasesDB 4353
MedlinePlus 001412
eMedicine emerg/2898
MeSH D006407
Sinónimos
Hemorragia extradural
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 

Un hematoma epidural es una acumulación de sangre que ocurre entre la duramadre que es la capa que rodea al sistema nervioso central y el cráneo.[1] Debido a que la duramadre también recubre a la médula espinal, un sangrado epidural puede también presentarse en la columna. En la mayoría de los casos se deben a traumas físicos y produce un aumento en la presión intracraneal e incluso puede verse reflejado en desviación de la línea media de las estructuras cerebrales, y puede llegar a ser mortal, por lo tanto, un hematoma epidural es una emergencia médica.[2] En la imagen por tomografía suele observarse una imagen biconvexa, a diferencia del hematoma subdural que muestra una imagen concava en su cara interna.

Etiología[editar]

Aproximadamente entre 15 y 20% de los pacientes con hematomas epidurales mueren como consecuencia del trauma.[3] En la mayoría de los casos, la hemorragia proviene de una ruptura de la arteria meníngea media que discurre por fuera de la duramadre. Tiende a tener una elevada asociación con fracturas del hueso temporal.

Cuando la sangre se acumula con rapidez se produce compresión cerebral y herniación transtentorial. En otros casos la sangre se acumula en cuestión de horas produciendo somnolencia, coma y muerte.[4] Una persona célebre que sufrió este hematoma epidural fue la difunta actriz Natasha Richardson.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. [MedlinePlus] (julio de 2006). «Hemorragia extradural» (en español). Enciclopedia médica en español. Consultado el 2 de octubre de 2008.
  2. Mishra A, Mohanty S (2001). «Contre-coup extradural haematoma : A short report». Neurology India 49 (94). http://www.neurologyindia.com/article.asp?issn=0028-3886;año=2001;volumen=49;número=1;spage=94;epage=5;aulast=Mishra. 
  3. Sanders MJ and McKenna K. 2001. Mosby’s Paramedic Textbook, 2nd revised Ed. Chapter 22, "Head and Facial Trauma." Mosby.
  4. Manual Merck de Información Médica para el Hogar (2005-2008). «Traumatismos» (en español). Consultado el 2 de octubre de 2008. «En un adulto, los síntomas de un hematoma epidural pueden ser una pérdida inicial del conocimiento, recuperación posterior del mismo (intervalo lúcido) y finalmente un nuevo empeoramiento de los síntomas de presión sobre el cerebro, como somnolencia y pérdida de la sensibilidad o de la fuerza. Sin embargo, en un niño pequeño, no se presenta el intervalo lúcido sino más bien una pérdida gradual de conocimiento que se desarrolla en minutos u horas, debido al incremento de la presión en el cerebro.».