Escarcha

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Helada blanca»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Escarcha en las ramas de un árbol en un frígido día de invierno en Baja Sajonia, Alemania.
Ventana con escarcha.

Se denomina escarcha a la capa de hielo cristalino que se forma, en forma de escamas, agujas, plumas o abanicos, sobre superficies expuestas a la intemperie que se han enfriado lo suficiente como para provocar la deposición directa del vapor de agua contenido en el aire.[1] Es un sinónimo de helada blanca.[2] . Así pues, se trata de una forma de condensación (como el rocío) y no de precipitación.

Formación[editar]

La primera condición es que las superficies tengan una temperatura por debajo de 0 °C; otra condición para que la escarcha se produzca es que la humedad relativa del aire sea superior al 60 %, de lo contrario no habrá suficiente vapor de agua en la atmósfera para depositarse en las superficies. La última condición para que esto se produzca es que el viento no sea intenso, de lo contrario, el vapor de agua no podrá depositarse.

Helada blanca y rocío blanco[editar]

No se debe confundir la escarcha o helada blanca con el rocío blanco: éste es vapor de agua atmosférico condensado y congelado. La temperatura superficial debe estar bajo de 0 °C.

Efectos en las plantas[editar]

Briznas de pasto cubiertas de escarcha.

La vegetación puede no necesariamente dañarse en una noche en que las hojas se expongan a condiciones de congelación. Las hojas de las plantas forman una capa de estado líquido muy frío, asegurando temperaturas de −4 °C a −12 °C. Sin embargo, una vez que la escarcha se forma, las células vegetales de la superficie de la hoja pueden afectarse ante cristales de hielo filoso. Ciertas bacterias son particularmente efectivas ante la formación de escarcha.

Las plantas anuales, como los tomates, morirán una vez que sucumban a la primera helada del año. Las plantas caducifolias morirán también, pero volverán a brotar una vez que llegue la primavera. Finalmente, las plantas perennes, como las coníferas, permanecerán verdes todo el año, aunque su crecimiento es mayor en temporadas libres de escarcha.

Las diferencias en el clima pueden influir fuertemente en el daño que la escarcha le haga a la planta. Por ejemplo, una planta como el romero siempre morirá estando a la intemperie en áreas más frías, mientras que en lugares templados cálidos puede fácilmente sobrevivir.

Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Vocabulario meteórologico internacional. Ginebra: Secretaría de la Organización Meteorólogica Mundial. 1992. 
  2. English to Spanish Glossary

Enlaces externos[editar]