Heinrich Müller

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Heinrich Müller
Bundesarchiv Bild 121-0126, Berlin, Besuch der ungarischen Polizeiabordnung.jpg
SS-Gruppenführer Müller (derecha de la imagen)
Años de servicio 19331945
Apodo Gestapo Müller
Lealtad Bandera Alemana Nazi Alemania Nazi
Mandos Flag Schutzstaffel.svg Gestapo
Participó en

Nacimiento 28 de abril de 1900
Múnich, Bandera de Alemania Alemania
Fallecimiento 1 ó 2 de mayo de 1945
Berlín, Bandera de Alemania Alemania
[editar datos en Wikidata ]

Heinrich Müller (Múnich, 28 de abril de 1900 – fecha de muerte desconocida, pero la evidencia apunta a mayo de 1945) fue un general de División de la SS, conocido como «Gestapo Müller». Jefe de la Sección IV de la RSHA, es decir, de la temida Gestapo alemana. Ejerció este cargo desde 1939 hasta el final de la guerra.

Biografía[editar]

Primeros tiempos[editar]

Müller sirvió como piloto durante la Primera Guerra Mundial. Tras ser desmovilizado, se incorporó a la policía de Múnich durante la República de Weimar en Alemania. Muy pronto Müller se hizo conocido como un hábil investigador anticomunista, que no solía respetar las normas legales para conseguir sus objetivos. Asimismo, combatió a los nazis con virulencia, lo que motivó que posteriormente se encontrase con grandes problemas para ser admitido en su partido antes de 1939, seis años después de la llegada de Hitler al poder. Después de la toma del poder por los nazis, Heinrich Himmler y Reinhard Heydrich fueron consolidando las unidades de policía regional con miras a construir una policía secreta del Estado, que sería conocida como Geheime Staats Polizei y cuyas siglas "Gestapo" serían el terror de Alemania. Müller ingresó en las SS en 1934 con el número 107.043 y comenzó una meteórica carrera como oficial de policía. Al crearse en 1939 la Oficina Central de Seguridad del Reich o RSHA, Müller fue nombrado Jefe de la Sección IV (la correspondiente a la Gestapo).

Segunda Guerra Mundial[editar]

Müller se vio obligado a ingresar en el Partido Obrero Alemán Nacional Socialista (Nazi) el 30 de mayo de 1939 con el número 4.583.199, como se lo exigía Heinrich Himmler, jefe de las SS, para continuar en el cargo. Al día siguiente (31 de mayo) fue condecorado con la Orden de la Sangre (Blutorder) Ad-Honorem, condecoración que se le otorgaba a los primeros nazis que participaron en el golpe de Estado del 9 de noviembre de 1923 o a quienes, como Müller, prestaron servicios especiales al Reich. Esta decisión fue muy criticada, al considerar los líderes nazis de mayor antigüedad que Müller, efectivamente, había participado en aquellos hechos, pero en el bando contrario. Los jerarcas nazis no tenían dudas de que estuvo asimismo implicado en la muerte de catorce militantes nacionalsocialistas durante aquellos sucesos.

Algunos altos cargos, como Hermann Göring y Rudolf Hess, lo detestaban. El propio Himmler no le profesaba simpatía alguna debido a algún grave encuentro personal con él en el pasado, pero Heydrich creía que Müller era un funcionario nato, decidido a servir fielmente al poder establecido, cualquiera que fuese su signo, y logró imponer su nombramiento. Como jefe de la Gestapo, Müller fue responsable de implantar las medidas de represión contra los judíos y contra otras minorías, además de identificar y perseguir a la oposición democrática y comunista que se enfrentaba al régimen nazi. Adolf Eichmann, que dirigía la Oficina de Reasentamiento judío de la Gestapo, fue subordinado directo de Müller. Una vez que empezó la Segunda Guerra Mundial, Müller y Eichmann fueron elementos claves para catalizar la deportación y exterminio de los judíos de Europa.

Fue también responsable del nombramiento de Joseph Meisinger, amigo personal suyo, como jefe de la oficina para la represión de los delitos llamados sociales, entre los que se incluían los juegos de azar, la homosexualidad y el aborto. Müller estuvo implicado directamente en otros asuntos criminales, como el relacionado con la emisora de Gleiwitz, en la Operación Himmler, en la frontera con Polonia, en el que simularon un enfrentamiento de soldados polacos contra Alemania y constituyeron la excusa para desatar la Segunda Guerra Mundial. Asimismo, participó en la organización y ejecución del incidente de Venlo, en el que fue desmantelada buena parte de la red de inteligencia británica en Europa.

Fue ascendido a SS Gruppenführer (General de División de las SS) el 9 de noviembre de 1941.

Müller (primero por la derecha), Heydrich, Himmler, Nebe y Huber, jefe de la Gestapo en Viena.

Como jefe de la Gestapo participó en la Conferencia de Wannsee el 20 de enero de 1942 para coordinar la llamada "Solución Final" del problema judío en Europa. Müller fue quien ordenó y firmó el "Decreto Bala" (Kugel Erlass) el 2 de marzo de 1944, mediante el cual estaba autorizado a ejecutar a balazos a los prisioneros de guerra que intentaran escapar. Igualmente autorizó la tortura de oficiales de la Wehrmacht que estuviesen implicados en el atentado contra Hitler el 20 de julio de 1944. Su celo por desmantelar la resistencia alemana después del atentado motivó que Hitler le condecorara con la Cruz de Caballero de la Cruz del Servicio de Guerra con espadas, en octubre de 1944. Müller dirigió asimismo operaciones de inteligencia y contraespionaje. Su éxito más espectacular fue el desmantelamiento de la red de espionaje soviética que funcionaba en Berlín y que el mundo conocería como "Rote Kapelle" ("Capilla Roja", más conocida como Orquesta Roja), que operó entre 1942 y 1945 en la capital del Reich. Esta red de información había sido exitosa en recabar información de interés político y militar dentro de Alemania y mandarla a Moscú. Müller y su equipo lograron capturar una buena parte de estos agentes secretos y "voltearlos" a su servicio para enviar informes falsos a la URSS.

Últimos tiempos[editar]

Hacia finales de la guerra, Müller aún creía en la derrota de los aliados, señalando incluso que la Batalla de las Ardenas de diciembre de 1944 ocasionaría la recuperación de París por los nazis. Fue visto por última vez el 29 de abril de 1945 cuando coordinaba el interrogatorio y ejecución del general de División SS Hermann Fegelein en el búnker de Berlín. Posteriormente desapareció y, aunque se declaró su muerte en mayo de 1945, al ser investigada la tumba se comprobó que su cuerpo no se encontraba allí. En los años siguientes se dijo que Müller se había enrolado en la NKVD soviética y que había muerto en 1952 en Moscú. También se publicaron unos supuestos interrogatorios de Müller, según los cuales había estado en poder de la CIA en 1947, pero algunos expertos mantuvieron posteriormente que estaban manipulados.

En los años noventa circuló la versión de que al finalizar la guerra había huido a la Argentina y que en la década del sesenta fue secuestrado y raptado por un grupo de elite del ejército checoslovaco, al estilo "Operación Eichmann", que finalmente lo ejecutó.

El profesor Johannes Tuchel, director del memorial de la resistencia alemana, cree saber donde esta enterrado, de acuerdo con un certificado de defunción, Heinrich Müller murió en los últimos días de la guerra, cerca de la sede de la Luftwaffe (Wehrmacht). Los documentos muestran "casi con certeza" que Müller fue enterrado en agosto de 1945 en el jardín de la sede de la Luftwaffe, y luego llevados al cementerio judío en Grosse Hamburger Strasse. Sin embargo, el director del Centro Simon Wiesenthal en Jerusalén, Efraim Zuroff, conocido por su desempeño de la busqueda de criminales de guerra nazis, dijo que hay que tener cautela que solo una prueba de ADN corfirmaría si fue enterrado en Berlín. Zuroff citó: "Los nazis que querían escapar muchas veces tomaron medidas para crear documentos falsos fingiendo su muerte. Yo sería muy cuidadoso de los informes de ese tipo sin pruebas forenses", dijo en una entrevista telefónica desde Londres.

Todavía no se sabe si se harán todos los esfuerzos para encontrar los huesos de Müller en Berlín.

Testimonios sobre Müller después de la guerra[editar]

Uno de los elementos más determinantes fue el testimonio de su amante, una berlinesa de nombre Anne Schmid, quien vio a Müller por última vez el 24 de abril de 1945. El testimonio además de Heinz Pannwitz, quien fuera uno de sus ayudantes en Berlín durante los últimos días, capturado por los rusos y puesto en libertad en 1957, aseguró que vio y examinó el cadáver de Müller en el subterráneo de Berlín con dos disparos en la espalda. Sin embargo, este testimonio nunca fue tomado en cuenta. Su secretaria, una joven llamada Barbara Hellmuth, tampoco volvió a saber de él.

Premios y promociones[editar]

Ascensos en la SS[editar]

En el escalafón de Rangos de la SS, Müller tuvo las siguientes ascensos:

Condecoraciones[editar]

En la ficción[editar]

  • Es el protagonista histórico en El informe Müller novela de Antonio Manzanera, (Umbriel 2013) tras la desclasificación de importantes documentos en EE.UU.
  • Aparece en las populares novelas de Philip Kerr que pertenecen a su serie Berlin Noir.
  • Es el protagonista de la novela La crin de Damocles, de Javier Pérez Fernández, Premio Azorín de novela 2006. En esta obra aparece aún como comisario de policía durante la República de Weimar. Protagoniza también la novela La espina de la amapola, del mismo autor y también en los años de la República de Weimar.
  • El parecido físico con el protagonista de la película alemana La vida de los otros es tan impresionante que se hace imposible pensar que se trate de una casualidad, aun a pesar de que este film se ocupe de las actividades de la Stasi en la República Democrática Alemana.

referencia[editar]

Plantilla:Http://www.huffingtonpost.com/2013/10/31/heinrich-muller-death n 4182038.html

Enlaces externos[editar]