Heavy metal

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Heavy Metal»)
Saltar a: navegación, búsqueda

No debe confundirse con heavy metal tradicional, el primer género de la música metal.

Heavy metal
Orígenes musicales Blues rock
Rock psicodélico
Hard rock
Orígenes culturales A fines de los años sesenta en el Reino Unido y Estados Unidos
Instrumentos comunes voz, guitarra eléctrica, bajo eléctrico, batería y teclados
Popularidad Alta en los setenta y los ochenta. Declive en la década posterior debido al auge del grunge. Popularidad moderada en la actualidad (principalmente en Estados Unidos, Europa, Japón y Latinoamérica).
Subgéneros
ver subgéneros del metal
Enlaces
Grupos - Otros artículos
[editar datos en Wikidata ]

El heavy metal[1] [2] [3] —en español traducido literalmente como «metal pesado»— o simplemente metal, es un género musical que nació a mediados de los sesenta y principios de los setenta en el Reino Unido y en los Estados Unidos, cuyos orígenes provienen del blues rock, hard rock y del rock psicodélico. Se caracteriza principalmente por sus guitarras fuertes y distorsionadas, ritmos enfáticos, los sonidos del bajo y la batería son más densas de lo habitual y por voces generalmente agudas.

Hasta el día de hoy no existe un consenso preciso que defina cual fue la primera banda del heavy metal, algunos mencionan a Led Zeppelin y Deep Purple; mientras que otros dejan ese sitial exclusivamente a Black Sabbath. A mediados de los setenta, Judas Priest introdujo la combinación del doble bombo con ritmos rápidos en semicorchea de bajo y guitarra, y eliminaron las últimas influencias del blues que llegaron a definir el género. Por su parte Motörhead incluyó algunos elementos del punk rock, dándole un nuevo énfasis en la agresividad y velocidad. De igual manera la Nueva ola del heavy metal británico liderada por Iron Maiden y Saxon, siguieron la misma corriente durante fines de los setenta y principios de los ochenta.

Con la llegada de los ochenta comenzaron a aparecer los primeros subgéneros del metal; por un lado el glam metal que lideró las ventas y las listas musicales de los principales mercados y por el otro el metal extremo que provenía de la escena underground. De este último surgió con una amplia popularidad el thrash metal liderada por Metallica, Megadeth, Slayer y Anthrax. Sin embargo en la década posterior dicho éxito comercial decayó ante el auge de nuevos sonidos alternativos, principalmente por el grunge.

Actualmente existe una infinidad de subgéneros, cada uno con características específicas y con influencias de otros estilos como la música clásica, música industrial, funk y el rap por ejemplo, que han ampliado la definición de metal. A su vez su popularidad se ha incrementado durante los últimos años principalmente en Europa, Estados Unidos, Latinoamérica y Japón.

Etimología[editar]

Hasta el día de hoy el origen exacto del porqué se usa el término heavy metal en el ámbito musical es desconocido. Lo que si es cierto es que durante varios siglos dicha frase se empleó en la química y en la metalurgia, y hace alusión a algunos elementos químicos que poseen ciertas características en común (metal pesado). Uno de los primeros usos en la cultura popular ocurrió en 1961, cuando el escritor estadounidense William Burroughs creó el personaje Uranian Willy: The Heavy Metal Kid en su novela The Soft Machine.[4] En su siguiente obra Nova Express de 1964, Burroughs volvió a desarrollar el término para identificar a una raza de alienígenas de Urano y también a un tipo de música que escuchaba una segunda raza; la gente insecto.[5]

El escritor William Burroughs, uno de los primeros en utilizar el término heavy metal, en sus obras The Soft Machine y Nova Express.

Según el historiador de música Ian Christe su definición provendría del lenguaje hippie; heavy sería un sinónimo de potente o profundo y metal describiría un estado de ánimo como la pesadez.[6] En ese sentido la palabra heavy haría referencia a las bandas que tocaban con una amplificación mayor a lo que interpretaba la música popular de mediados de los sesenta. En cuanto a su contexto musical las primeras referencias al heavy metal sería el álbum debut de Iron Butterfly llamado precisamente Heavy, y su primer uso en las líricas de una canción sería en «Born to Be Wild» de los estadounidenses Steppenwolf publicado en junio de 1968.[7]

Por otro lado el primer documento escrito que utilizó el término para identificar a un tipo de música rock, apareció en una revisión de la revista Rolling Stone cuyo autor fue Barry Gifford. Dicha revisión se escribió el 11 de mayo de 1968 y trató sobre el disco A Long Time Comin' de la banda The Electric Flag donde Gifford comentó; «nadie que haya escuchado a Mike Bloomfield —como cantante o instrumentista— en los últimos años esperó algo como esto. Esta es una nueva música soul, la síntesis del white soul y el rock heavy metal».[8]

Hasta mediados de 1970 varios críticos de revistas como la mencionada Rolling Stone, The Village Voice o Creem acuñaron la definición downer rock que en nuestro idioma se definió como un rock decepcionante, es decir un tipo de música que iba en contra de lo que hasta ese entonces se conocía, como la música de The Beatles por ejemplo. De acuerdo a la publicación Classic Rock, el downer rock giraba en torno al uso excesivo de metacualona y de vino.[9] Sin embargo ese término no duró mucho, siendo reemplazado en su totalidad por el heavy metal.[10] Cabe mencionar que durante la primera parte de la década de los setenta, la prensa expresaba que el hard rock y el heavy metal eran sinónimos, por ello muchas de las bandas que hoy se conocen como heavy metal eran consideradas como hard rock y viceversa.[11]

Características[editar]

Desde un principio el heavy metal se caracterizó por poseer guitarras fuertes y distorsionadas, ritmos enfáticos, los sonidos del bajo y la batería son más densas de lo habitual y voces generalmente agudas.[12] Con el pasar de los años y con el surgimiento de sus subgéneros dichas características se enfatizaron, alteraron u omitieron, e incluso en ciertas ocasiones se agregaron nuevos atributos. Según el periodista Jon Pareles de New York Times; «en la taxonomía de la música popular el heavy metal es una de las principales subespecies del hard rock, una raza con menos síncopa, menos blues, más talento para el espectáculo y fuerza más bruta».[13] La típica formación de una banda consta de un baterista, un bajista, un guitarrista líder, un guitarrista rítmico y un cantante que en ocasiones puede ser instrumentista. También puede incluir a un teclista para engrosar el sonido en los conciertos en vivo o en las producciones de estudio, sin que este sea necesariamente un miembro activo de la agrupación.[14]

La guitarra eléctrica y la potencia que proyecta a través de la amplificación ha sido históricamente el elemento clave del género, cuyo sonido proviene de un uso combinado de altos volúmenes y una gran distorsión.[15] [16] A lo largo de los años los guitarristas han innovado en las técnicas y efectos que produce el instrumento como el tresillo, seisillo, palm mute, bend, hammer-on, tapping y el sweep-picking principalmente. Además es muy importante el riff, el power chord y sobretodo el solo que definen a una canción y al subgénero en la que se interpreta. También el guitarrista cumple un rol importante en el heavy metal que en ocasiones provoca una tensión amistosa con el vocalista, para definir quién es el frontman de una agrupación.[14]

El fallecido vocalista Ronnie James Dio en el año 2009.

Por otro lado y como ya se mencionó anteriormente una banda puede tener a dos guitarristas; uno líder y otro rítmico, pero hay casos donde es uno solo o en situaciones específicas pueden ser incluso tres. Además en algunas bandas los guitarristas aplican el término twin-guitars —guitarras gemelas en nuestro idioma— donde ambos pueden ser líderes, tocando simultáneamente un solo o intercalando su participación dentro de este. Una de las primeras bandas que aplicó dicho concepto fue Wishbone Ash, sin embargo varios críticos sitúan a Judas Priest y a Scorpions —estos últimos durante sus primeros años— como las agrupaciones que realzaron y engrosaron dicha técnica.[17] [18]

Otro de sus elementos importantes es la voz que de acuerdo al crítico Simon Frith; «...el tono [de la voz] es mucho más importante que las letras de las canciones».[19] La voz se caracterizó en un principio por ser aguda, con un gran uso del vibrato y una amplitud enorme de octavas. Algunos de los cantantes que cumplen con dichos factores son Ian Gillan de Deep Purple, Bruce Dickinson de Iron Maiden y el fallecido Ronnie James Dio por ejemplo. Otra de las técnicas que se utiliza y que no poseen todos los cantantes es el falsete, algunos de ellos tienen un dominio perfecto de esta técnica sin afectar su voz como por ejemplo Rob Halford de Judas Priest y King Diamond. Adicional a ello algunos poseen influencias directas de los intérpretes de la ópera, como es el caso de Freddy Mercury de Queen.

Con el pasar de los años algunos vocalistas emplearon un tono más rudo y más alejado a la agudeza propia del género. Uno de los primeros fue Lemmy Kilmister de Motörhead, que incluyó una voz rasposa y que fue un punto clave en los posteriores cantantes del thrash metal, death metal y del black metal. Estos se caracterizan por tener una voz gutural; una técnica que utiliza sonidos graves, similares a gruñidos y que en ocasiones provoca una difícil comprensión de las letras de sus canciones.[20] A pesar que las voces del metal son principalmente masculinas, las mujeres también han incursionado en el género como es el caso de Kim McAuliffe de Girlschool y la alemana Doro, considerada como la «reina del heavy metal».[21]

Una clásica configuración de batería, en este caso la de Simon Phillips.

Por su parte el bajo, los teclados y la batería cumplen un rol importante en la sección rítmica. El bajo proporciona una gama de sonidos bajos que son cruciales en la música, que varían en complejidad desde ser solo acompañamiento rítmico a participar en la interacción de la guitarra líder y rítmica.[22] Al igual que en la guitarra, el bajista puede utilizar algunas técnicas en las cuerdas como el tapping y el número de ellas pueden variar desde las cuatro a seis dependiendo del subgénero que se interpreta. En ciertas situaciones también el bajista suele ser el músico principal de una agrupación como en Motörhead por ejemplo. En cuanto a la batería, esta debe crear un ritmo fuerte y constante basándose en la velocidad, potencia y precisión. Según los autores Mick Berry y Jason Gianni; «el baterista requiere una cantidad excepcional de resistencia, una velocidad considerable, una coordinación y una destreza absoluta para tocar los intrincados patrones del metal».[23] Una de las características propias del batería del metal es la utilización del cymbal choke, que es tocar los platillos y silenciarlos rápidamente con la mano.[23] En adición a ello la configuración del número de tambores, bombos y platillos es normalmente mayor a lo que se emplea en otros tipos de música rock.[22]

Por último los teclistas pueden engrosar el sonido de una canción con el órgano, los sintetizadores y los teclados propiamente tal. Su sonido proviene principalmente del rock psicodélico y se efectúa en su gran mayoría como acompañamiento rítmico para dar un ambiente más oscuro.[24] Aún así hay casos donde el teclista puede interpretar solos como por ejemplo Jon Lord en Deep Purple y Mic Michaeli en Europe. También otro músico de la banda puede cumplir dicho rol, como es el caso del guitarrista Eddie Van Halen de la banda del mismo nombre. Además existen situaciones donde el teclista puede ser un músico de sesión en las producciones de estudio o en los conciertos en vivo.

Lenguaje musical[editar]

Ritmo y tiempo[editar]

Un ejemplo de un típico patrón rítmico usado en el heavy metal, creado por la guitarra rítmica y la batería.
rhythm audio

Según la socióloga enfocada en la cultura musical, Deena Weinstein, el ritmo del género es enfático y posee tensiones deliberadas. Weinstein observa que los diferentes efectos sonoros disponibles en los bateristas, proporcionan un patrón rítmico que asume una gran complejidad.[22] En muchas de sus canciones el groove principal es corto, de dos a tres notas, que generalmente se componen de corcheas y semicorcheas. Esta estructura rítmica principalmente se acompaña de varios staccatos, hechos por la técnica del palm mute del guitarrista rítmico.[25]

La principal característica del ritmo es el riff que crea el gancho temático de una canción denominada hook. Esta estructura también se emplea de manera más lenta, añadiéndoles redondas y acordes enteros para así crear una power ballad.[22] En cuanto a su tempo era generalmente lento durante sus primeros años, pero a partir de mediados de los setenta este aumentó dando origen al speed metal y posteriormente al power metal. Los tempos del metal varían desde la lentitud de una balada (sesenta pulsaciones por minuto) a extremadamente rápidos creados por el blast beat (350 pulsaciones por minuto).[23]

Estructura típica de la armonía[editar]

El heavy metal se basa generalmente en el riff que es creado a partir de tres rasgos armónicos principales; progresiones de la escala modal, tritono y/o progresiones cromáticas y el uso del pedal point. El heavy metal tradicional o también llamado clásico tendió a utilizar las escalas modales, en especial el modo eólico y el modo frigio, que en términos prácticos y para dar un ejemplo sería (la, si, do, re, mi, fa, sol y la) y (fa, sol, la, si, do, re, mi y fa) respectivamente.[26]

El tritono se ha empleado en el metal en varias progresiones de acordes y que se define como un intervalo que abarca tres tonos enteros, por ejemplo do y fa.[1] Dicha disonancia fue prohibida en la música eclesiástica medieval, ya que los monjes consideraban que eran tonos del diablo a lo que ellos titularon como diabolus in música, que al español se traduce como «el diablo en la música». Desde el principio el género utilizó el tritono tanto en los riff como en los solos de guitarra, y debido a ello y durante sus primeros años, se apodaba como música diabólica.[27]

Por su parte el pedal point generalmente se ha usado como base armónica de muchas de las canciones del metal. En simples palabras se puede definir como un tono bajo sostenido, por la cual se mueve a través de otros (tonos) brindando un cambio en la armonía.[28]

Volumen[editar]

La necesidad del aumento de volumen provino de artistas como Cream, Jimmi Hendrix, The Who y en especial de Blue Cheer, que en palabras de su vocalista Dickie Petersen; «lo único que sabíamos era que queríamos más poder».[29] Según el sicólogo Jeffrey Arnett en su libro Metalhead considera que el volumen de los conciertos es como «el equivalente sensorial de la guerra».[30] Por su parte la doctora Weinstein aclara que es vital para cualquier banda de metal y además argumenta que: «...de la misma manera que la melodía es el elemento principal del pop y el ritmo es el foco principal de la música house; el sonido, timbre y volumen potente son los puntos claves del heavy metal».[15]

Yngwie Malmsteen uno de los principales exponentes del metal neoclásico.

A mediados de los ochenta el volumen era tan importante como el show mismo para algunos grupos como Accept, Motörhead y Manowar. Incluso estos últimos ingresaron al Libro Guinness de los récords en 1984 como la «banda más ruidosa del mundo».[31] Sin embargo y diez años más tarde rompieron su propio récord ya que durante una presentación en vivo en Hanover, tocaron a 129.5 decibelios generados por diez toneladas de amplificadores.[32] Aún así el récord no fue registrado en el libro Guinness luego que retiraron dicha categoría, afirmando que no alentarán los daños auditivos.

Relación con la música clásica[editar]

Desde un principio el heavy metal ha tenido una fuerte relación con la música clásica, que de acuerdo al musicólogo Robert Walser; «es la mayor influencia para el género desde sus primeros años». Él argumenta que los guitarristas son los más influenciados y que la adaptación y apropiación de la música clásica desarrolló el virtuosismo de dichos músicos.[33] En un artículo escrito para Grove Music Online, Walser menciona; «...los años ochenta trajeron una adaptación generalizada de las prácticas de acordes de los modelos europeos del siglo XVIII, especialmente de Johann Sebastian Bach y de Antonio Vivaldi».[34] Por su parte Kurt Bachmann de la banda Believer opina que; «la música clásica y el metal son probablemente los géneros que tiene más en común en cuanto a sentimiento, textura y creatividad».[35]

El guitarrista Ritchie Blackmore de Deep Purple se ha considerado como el primer interlocutor entre la música clásica y el heavy metal, para dar paso posteriormente a Jason Becker, Uli Jon Roth, Marty Friedman, Eddie Van Halen, Randy Rhoads y Yngwie Malmsteen. Estos dieron un mayor hincapié en la mezcla de ambos estilos musicales y que llevaron a mediados de los ochenta a la creación definitiva del subgénero; metal neoclásico.[34] Mención aparte son los ingleses Queen que desde un principio tuvieron una relación con la música clásica y que se vio notoriamente en el álbum A Night at the Opera de 1975 y en especial en su canción «Bohemian Rhapsody». Ya a fines de los noventa y principios del siglo XXI, diversos grupos han relacionado su música con orquestas sinfónicas para producciones de estudio o conciertos en vivo como es el caso de Scorpions, Metallica y Kiss entre otros.

Temas[editar]

Rammstein es uno de los grupos que ha causado más polémica a nivel mundial por sus letras y su imagen, Suelen tocar tabúes y temas controvertidos como el sadomasoquismo, el incesto, la violación, el abuso sexual por parte del clero, la necrofilia, el canibalismo y los símbolos religiosos.

El contenido temático del heavy metal ha sido durante mucho tiempo un objeto de críticas, cuyas opiniones van de que solo son temas juveniles y banales a que son defensores del ocultismo y de la misoginia.[36] Según los críticos David Hatch y Stephen Millward las bandas del metal han concentrado sus letras «en la materia oscura y deprimente, en una medida sin precedentes hasta ahora para cualquier forma de música popular».[37] De acuerdo a ellos el disco Paranoid de Black Sabbath sería el precursor de las letras oscuras, cuyas líricas van desde el trauma personal en «Paranoid» y «Fairies Wear Boots» a temas de guerras como en «War Pigs».[37]

Cabe mencionar que los temas que se tratan en las canciones dependen exclusivamente de las bandas y del subgénero que se interpreta. Durante los años setenta agrupaciones como los mencionados Black Sabbath, Led Zeppelin, Deep Purple, Rainbow, Blue Öyster Cult, Judas Priest, Scorpions y Kiss entre otros, emplearon en varias de sus canciones temas como el ocultismo, la violencia, el sexo, la muerte, la fantasía, el alcoholismo, la drogadicción y el amor. Con la llegada de los ochenta y con la creación de los respectivos subgéneros, dichos conceptos fueron abordados con mayor especificación como es el caso del metal extremo (la violación, la aniquilación, el suicidio y la inquisición, etc), el glam metal (el sexo, orgías, fiestas y prostitución) y en la Nueva ola del heavy metal británico (velocidad, motocicletas, mitología y ciencia ficción).

A pesar de la diversidad de conceptos que tratan las bandas, estas no estuvieron ausentes de problemas legales. Durante la década de los ochenta el organismo Parents Music Resource Center pidió al Congreso de los Estados Unidos, regular los contenidos de la industria musical en especial las canciones del heavy metal.[36] Además crearon la lista Filthy Fifteen, las quince asquerosas en español, que eran canciones que según ellos debían ser censuradas y de las cuales nueve son de agrupaciones del género, entre ellas «Possessed» de Venom e «Into the Coven» de Mercyful Fate.[38]

Por último en algunos países musulmanes, el heavy metal se ha denunciado como una amenaza a los valores tradicionales de la religión. En ciertos estados como Marruecos, Egipto, Líbano y Malasia, se han dado casos de músicos y fanáticos del género que han sido arrestados y encarcelados por tratar, o según sus legislaciones «defender», los temas ya mencionados.[39] [40]

El heavy metal como subcultura[editar]

La doctora Weinstein argumenta que el heavy metal ha sobrevivido a muchos otros géneros del rock, en gran parte debido a la aparición de una extensa subcultura mayormente masculina.[41] En sus propias palabras; «esta es solo tolerante con los que siguen sus códigos de vestimenta, apariencia y de comportamiento» y además «no solo se fortalece con ir a un concierto y compartir ciertos elementos en la moda, sino también revistas de metal y últimamente páginas webs».[42] A su vez define que la escena del heavy metal establece su propio código de autenticidad, que pone varias exigencias a los artistas; «deben estar completamente dedicados a su música y leal a la subcultura que los soporta, deben ser desinteresados en las radios o el llamado mainstream y nunca deben venderse».[43] Además y para algunos aficionados se suma la oposición a la autoridad establecida y la separación del resto de la sociedad.[44]

Para el músico y cineasta Rob Zombie afirma que el metal es «música de afuera para niños de afuera».[1] Por su parte algunos estudiosos del tema afirman que; «existe una tendencia de parte de los fans de clasificar y rechazar algunos artistas, y en ciertos casos a otros seguidores. También es propia de los fánaticos de considerar poseros a los que pretenden ser parte de la subcultura, pero que carecen de autenticidad y sinceridad».[45]

Apariencia e imagen[editar]

Muñequera con pinchos

La imagen y la apariencia juega un papel importante para algunos artistas, que incluso van de la mano con las letras y el sonido. Dicha imagen se expresa en las carátulas de los discos, logotipos, escenografías, vestuario y en los vídeos musicales.[46]

Un rasgo característico tanto en los artistas como en los fanáticos —aunque no en todos los casos— es el pelo largo y desgreñado que según Weinstein es la «característica distinguida más crucial de la moda metal».[47] Adoptado originalmente de la subcultura hippie, el cabello de los metaleros por los años ochenta y noventa «simbolizaba el odio, la angustia y el desencanto por el sistema de una generación que no parece sentirse en casa», según el periodista Nader Raham. Además Raham comenta que el pelo largo dio a la comunidad metal «el poder que ellos necesitaban para rebelarse contra nada en general».[48]

El «uniforme» clásico de los seguidores a grandes rasgos consiste en pantalones jean, poleras negras, chaquetas de cuero o jean, chaleco de parches y botas militares. Por su parte las camisetas son generalmente estampadas con los logos u otra representación visual de las bandas favoritas. Además pueden incluir elementos del masoquismo y del fetichismo sexual como cadenas, pinchos metálicos, cráneos, cruces y cuero. En los años ochenta una variedad de fuentes, desde la música punk y gótica a las películas de terror, han influenciado ese aspecto superficial o visual del metal.[49]

También y en la década de los setenta muchos artistas comenzaron a utilizar instrumentos brillantes, coloridos y con formas peculiares para realzar sus puestas en escena. Dicho estilo fue muy importante para las bandas del glam metal, que tenían pelos largos y teñidos con un aspecto agresivo y que dio origen al llamado hair metal. Además poseían ropa llamativa, incluyendo camisas y chalecos de leopardo pegadas a la piel, botas de vaqueros apretados, pantalones de spandex o cuero y accesorios tales como cintas y joyas.[50] De igual manera el maquillaje era importante y que consistía en delineadores de ojos y lápices labiales. Por su parte en Japón e influenciados por la banda X Japan, surge el movimiento llamado visual kei que incluye muchas bandas que no necesariamente son metaleras, y que dan importancia a elaborados trajes, estilos de cabello y maquillaje.[51]

Gestos físicos[editar]

Headbanger.

Dentro de la subcultura del heavy metal, el metalero, heavies u originalmente denominados metalheads han creado ciertas posturas físicas que van en apoyo de la vestimenta, carácter y jerga. Uno de ellos es el headbanging, que es agitar la cabeza al ritmo de la música y que es enfatizado por el pelo largo, y que fue creada por varios músicos en las presentaciones en vivo.[52]

Otro de los gestos típicos es la mano cornuta o también llamada la «mano del diablo», que consiste en empuñar la mano pero manteniendo los dedos índice y meñique estirados. Uno de los primeros en enfatizar esta postura fue el vocalista Ronnie James Dio, principalmente mientras estaba en Black Sabbath y luego en Dio.[1] Según él es una seña popular de un pueblo italiano donde vivía su abuela, a la cual llamaban malocchio y que servía para ahuyentar a los malos espíritus. Dicho gesto también se le atribuye al bajista Gene Simmons de Kiss, que la realiza en la portada del álbum Love Gun de 1977, pero que se diferencia con la anterior por tener el pulgar también estirado.[53]

También la doctora Weinstein menciona que el baile no es parte de los metaleros y que se debe a que el público es mayoritariamente masculino, y a la «extrema ideología heterosexual de la audiencia». Ella distingue dos tipos de posturas que sustituyen al baile; el headbanging y el estiramiento del brazo, que a su vez es un signo de desprecio y un gesto rítmico.[54] Por último agrega que es muy popular entre los fanáticos el air guitar, que consiste en simular tocar una guitarra tanto en los conciertos como cuando se escucha un disco en la casa.[55]

Historia[editar]

Antecedentes: fines de 1950 y mediados de los años sesenta[editar]

La manera de tocar la guitarra en cuanto a power chord y riff provino de la década de los cincuenta, principalmente de guitarristas del blues eléctrico y del memphis blues como Joe Hill Louis, Willie Johnson y en especial de Pat Hare.[56] Este último interpretó una de las primeras distorsiones en el power chord, en la canción «Cotton Crop Blues» del vocalista estadounidense James Cotton y que data de 1954.[57] Ya a fines de los cincuenta y principios de los sesenta las canciones «Rumble» de Link Wray (1958), «Let's Go Trippin'» (1961) y «Misirlou» (1962) del guitarrista Dick Dale, y el cover de «Louie Louie» realizado por The Kingsmen (1963) son consideradas como el estándar del garage rock y con ello una influencia temprana del heavy metal.[58]

Sin embargo la influencia directa del género provino del blues y que tuvo una gran repercusión en las bandas británicas de mediados de los sesenta. Agrupaciones como The Rolling Stones y The Yardbirds desarrollaron el blues rock con temas clásicos del blues, pero con un tempo acelerado. Como consecuencia de este experimento musical las bandas británicas desarrollaron un nuevo estilo de guitarras distorsionadas y fuertes, y que se convertiría en una de las características del género.[59] Dentro de este nuevo sonido la canción «You Really Got Me» de The Kinks (1964) jugó un papel importante.[59] [60]

El emergente sonido distorsionado de guitarras fue facilitado por la nueva generación de amplificadores y pedales de efectos como el fuzz tone, con el que experimentaron guitarristas como Dave Davies (The Kinks), Pete Townshend (The Who) y Jeff Beck (The Yardbirds).[61] Por su parte los estilos de batería del blues rock, basados en modelos pequeños y simples, fueron sustituidos por una técnica más compleja y sonora para poder equipararse con el volumen de las guitarras amplificadas.[62] De manera similar, los vocalistas modificaron su técnica e incrementaron su dependencia con la amplificación, a menudo consiguiendo voces más estilizadas y dramáticas.

La combinación de blues rock con el rock psicodélico formó en gran parte la base original del heavy metal. Una de las bandas más importantes en fusionar estos géneros fueron los británicos Cream, quienes ejemplificaron el concepto de power trio que posteriormente se convertiría en habitual dentro del metal.[63] Por su parte sus dos primeros discos; Fresh Cream de 1966 y Disraeli Gears de 1967, son vistos como prototipos esenciales del futuro género. De igual manera el álbum debut de The Jimi Hendrix Experience, Are You Experienced (1967), también logro una gran influencia principalmente por la técnica de Hendrix y por su canción «Purple Haze», que para ciertos críticos es identificada como el primer hit del heavy metal.[59]

El metal a finales de los sesenta y comienzos de los setenta[editar]

Black Sabbath, formada en 1968, fue una de las primeras bandas de heavy metal.

Hasta el día de hoy no existe un consenso claro de parte de los críticos, para definir cual fue la primera banda del heavy metal. Muchos de los críticos estadounidenses dan su apoyo a Led Zeppelin, mientas que los comentaristas británicos dan crédito a Black Sabbath y Deep Purple. También y en otros casos se nombran a Iron Butterfly, Steppenwolf, Vanilla Fudge o Blue Cheer como los pioneros del género.[64]

En lo que si llegan a coincidir es que en 1968 el sonido que se llamaría heavy metal empezó a crearse. En enero de ese año los estadounidenses Blue Cheer publicaron su sencillo «Summertime Blues» —cover de Eddie Cochran— que se extrajo de su álbum debut Vincebus Eruptum y que es considerado como el primer registro del verdadero heavy metal.[65] En el mismo mes Steppenwolf debutó con su álbum homónimo y que incluyó el sencillo «Born to Be Wild» que hace alusión a las motocicletas con el término «heavy metal thunder». Ya en junio Iron Butterfly lanzó el disco In-A-Gadda-Da-Vida que contenía el éxito del mismo nombre y que también se postuló como una de las primeras grabaciones del género.

Otras producciones que se consideran como proto-heavy metal, se encuentra el álbum Truth de The Jeff Beck Group publicado en agosto de 1968,[66] la canción «Helter Skelter» de The Beatles y que salió a la venta en noviembre,[67] y las canciones «I See You» y «Old Man Going» del disco S.F. Sorrow de los británicos The Pretty Things, publicado en diciembre del mismo año.[68] Además algunos críticos han considerado que las bandas MC5 y The Stooges influyeron directamente en la distorsión del sonido de las posteriores agrupaciones del heavy metal y más tarde en la música punk.[69] [70] Por último algunos grupos ajenos al futuro género musical, endurecieron su sonido en ciertas canciones como es el caso de «Ibiza Bar» y «The Nile Song» de Pink Floyd consideradas como las canciones más pesadas que el grupo alguna vez creó.[71] [72] También el tema «21st Century Schizoid Man» de King Crimson fue tildado como proto-heavy metal.[73]

Para 1969 Led Zeppelin debutó con su álbum homónimo que incluyó dos aspectos cruciales para el emergente género; guitarras fuertes y distorsionadas por parte de Jimmy Page y una voz dramática y con grandes agudos de parte de Robert Plant.[74] A su vez y a fines de ese año Ian Gillan y Ritchie Blackmore renovaron el sonido de Deep Purple, dejando atrás la fluctuación de estilos de sus primeros años para asimilar completamente el hard rock y en buena medida el heavy metal.[75]

Aún así algunos críticos han considerado que en 1970 se dio un principal desarrollo a este nuevo género musical, principalmente por las producciones Black Sabbath y Paranoid de Black Sabbath e In Rock de Deep Purple.[16] En ese mismo año dos bandas británicas debutaron pero con un sonido diferente al que posteriormente se hicieron conocidos; Uriah Heep con Very 'eavy... Very 'umble y UFO con UFO 1. Por su parte Wishbone Ash hicieron su debut con su disco homónimo que contenía las primeras twin-guitars. Cabe mencionar que las letras oscuras de Black Sabbath y Uriah Heep fueron muy importantes para el desarrollo del metal, a tal punto que Led Zeppelin asimiló dichos elementos en su cuarto álbum lanzado en 1971.[76] Estas mismas líricas oscuras fueron fundamentales también para el debut de Budgie en 1971, quienes fueron uno de los primeros grupos de heavy metal en nacer como power trio.[77]

Por su parte los estadounidenses Bloodrock publicaron su disco homónimo en marzo del mismo año y que incluyó riff de metal, letras sádicas y macabras, y voces bruscas.[78] En diciembre Sir Lord Baltimore iniciaron su carrera con Kingdom Come, considerado como punto clave para el posterior progreso del metal realizado en los Estados Unidos. Otras bandas estadounidenses que se identificaron con el metal emergente fueron Blue Öyster Cult (1972), Aerosmith (1973) y Kiss (1974). Mientras que desde Alemania salieron los exponentes Lucifer's Friend (1970) y Scorpions con Lonesome Crow de 1972. También otros grupos se identificaron con el recién creado heavy metal, a pesar de poseer más características del hard rock y del rock progresivo como es el caso Queen con su producción homónima de 1973, los irlandeses Thin Lizzy (1971), los escoceses Nazareth (1971) y los australianos AC/DC con High Voltage de 1975.

Mención aparte es para los británicos Judas Priest que debutaron en 1974 con Rocka Rolla, y que de acuerdo a Christe: «...unificaron y amplificaron los duelos de guitarras de Thin Lizzy, la puesta en escena de Alice Cooper y las voces dramáticas de Queen. Por primera vez, el heavy metal se convirtió en un verdadero género en sí mismo».[79]

El metal a mediados de los años setenta[editar]

Judas Priest, una de las bandas más representativas del heavy metal.

Durante los primeros años de la segunda mitad de los setenta, la popularidad del metal continuaba en alto en varios países anglosajones, europeos y en Japón. A su vez aparecieron nuevas agrupaciones como Motörhead y Rainbow, este último formado luego de la salida de Ritchie Blackmore de Deep Purple. Para el crítico Steve Huey de Allmusic considera que 1976 es el año crucial para la evolución del género gracias a los discos Rising de Rainbow, Virgin Killer de Scorpions y Sad Wings of Destiny de Judas Priest.[80]

Las diversas agrupaciones continuaron agregando nuevos atributos al género como es el caso de Judas Priest con Sin After Sin de 1977, que introdujo la combinación del doble bombo con ritmos rápidos en semicorchea de bajo y guitarra, que llegó a definir el género.[81] También dicha banda junto a Motörhead, UFO, Scorpions y Rainbow aceleraron el tempo de sus canciones dando paso al speed metal. Por último las giras de conciertos eran cada vez más extensas y las presentaciones como tal eran cada vez eran más elaboradas.[16]

Durante esos años nuevos grupos comenzaron a aparecer en la escena underground del Reino Unido como Iron Maiden, Saxon, Def Leppard y Diamond Head entre muchas más. Estas influenciadas por la mezcla de heavy metal tradicional y la velocidad de punk dieron paso a la llamada Nueva ola del heavy metal británico. Por su parte en los Estados Unidos surgieron bandas como Van Halen, Dokken y Quiet Riot que en la década posterior obtendrían un gran éxito en los mercados mundiales.

Sin embargo durante los últimos años de la década varias bandas clásicas se separaron o realizaron hiato como Blue Cheer, Steppenwolf o Deep Purple por mencionar algunos. Además las ventas del metal disminuyeron drásticamente por el auge del punk rock, la música disco y el rock más comercial.[82]

Los años ochenta y el éxito comercial[editar]

Durante la década de los ochenta la popularidad del metal retornó a los principales mercados del mundo, estableciendo un éxito comercial hasta ese entonces nunca antes visto.[83] Por un lado esta nueva oleada de agrupaciones británicas posicionaron al género en los top diez de las listas inglesas con discos como el homónimo de Iron Maiden y Wheels of Steel de Saxon, como también por Ace of Spades de Motörhead y British Steel de Judas Priest. Incluso el directo No Sleep 'til Hammersmith de Motörhead llegó hasta el primer puesto en los UK Singles Chart, convirtiéndose en el primer álbum del género en lograr el top uno en dicha lista.[84]

Esta popularidad también ayudó a otros artistas musicales como Michael Schenker Group, Gary Moore, Ozzy Osbourne y Gillan a situarse en los primeros puestos en varias listas europeas. Con un éxito menor en ventas pero no por ello menos importante grupos como Diamond Head, Venom, Praying Mantis o Blitzkreig tuvieron una importante influencia en el desarrollo del heavy metal posterior.[85]

Aún así la escena británica no fue la única en popularizar el heavy metal, ya que desde principios y mediados de los setenta el género ganó una enorme atención en Alemania. Tanto Scorpions como Lucifer's Friend elaboraron el hard rock/heavy metal alemán, que más tarde continuaron desarrollando Accept, Running Wild, Axel Rudi Pell, Grave Digger y Warlock. Por su parte en los Estados Unidos surgió una nueva ola de bandas más underground y en contraposición al glam metal como Manilla Road, Alcatrazz y Manowar. Estos últimos dieron a partir de sus letras un enfoque filosófico al significado del metal y al orgullo de ser metalero, bajo la consigna de que el heavy metal nunca morirá. Sin embargo estos no serían los únicos países en desarrollar el metal, ya que desde España surgieron Barón Rojo, Obús, Ángeles del Infierno y Los Suaves, y también desde Argentina aparecieron los primeros grupos de Sudamérica como Riff y V8. Por su parte desde Suiza aparecería Krokus y desde Suecia, Europe.

Entre 1983 y 1984 las ventas de las bandas del heavy metal aumentaron de un 8% a un 20% de entre todos los discos comercializados en los Estados Unidos.[86] Esta alza también se reflejó en varios países europeos y Japón, y que se vio apoyado por los medios de comunicación entre ellos la naciente MTV y las revistas profesionales Metal Hammer y Kerrang!. En 1985 la revista Billboard declaró: «...el metal ha ampliado su audiencia; la música metal ya no es dominio exclusivo de los adolescentes varones. Dicha audiencia va desde mujeres (universitarias), pre-adolescentes y más».[87] Además el género fue apoyado por la aparición de grandes festivales como el Monsters of Rock, Rock in Rio y sobre todo por el US Festival de 1983, que durante el día del heavy metal donde tocaron Van Halen, Scorpions, Judas Priest, Ozzy Osbourne, Motley Crüe, Triumph y Quiet Riot reunió a más de 375 000 personas, convirtiéndose en el día más concurrido de todo el certamen.[88]

La década también vio el auge y la caída de uno de los subgéneros más controversiales, el glam metal, que tuvo su origen en la costa oeste de los Estados Unidos específicamente en los clubes y bares del Sunset Strip en California. Esta nueva oleada de bandas estaban inspiradas en el heavy metal tradicional, el hard rock de Van Halen, Alice Cooper, Aerosmith y Kiss, pero principalmente en la estética visual del glam rock de los setenta.[89]

Los primeros grupos comenzaron a aparecer en la escena estadounidense a principios de los ochenta como Kix (1981), Twisted Sister con Under the Blade de 1982, Mötley Crüe con Too Fast for Love de 1981, Ratt con Out of the Cellar de 1984 y W.A.S.P. con su disco homónimo de 1984. Además estas agrupaciones poseían un estilo de vestir más glamouroso: pantalones y chaqueta de cuero frecuentemente coloridos, botas tejanas, pañuelos en la cabeza, pelo rizado y largo, y uso frecuente de maquillaje.[50] Este nuevo estilo también recaló en España donde surgieron bandas como Sangre Azul, Bella Bestia y Niágara.

A mediados de los ochenta el glam metal dominaba las listas musicales, la música en televisión y los principales circuitos de conciertos en los Estados Unidos.[90] Además una gran cantidad de agrupaciones siguieron apareciendo como Poison, Cinderella, Warrant y sobre todo Bon Jovi, que gracias a su disco Slippery When Wet se convirtieron en uno de los grupos glam más vendedores de aquella década. Sin embargo el glam lentamente comenzó su decline durante los últimos años de la década, debido a la aparición de nuevas bandas como Guns N' Roses con un sonido más cargado al hard rock setentero y a Jane's Addiction identificados como uno de los primeros exponentes del metal alternativo.[91]

Nuevos subgéneros del metal: década de los ochenta, noventa y años 2000[editar]

Durante la década de los ochenta muchos subgéneros se desarrollaron lejos de la escena comercial y desde entonces varios han sido los intentos por clasificar este mundo del metal underground, tanto por editores de Allmusic o Rolling Stone, como también por el crítico Garry Sharpe-Young. De acuerdo a Sharpe-Young este circuito underground se divide en cinco grandes categorías; doom metal, thrash metal, death metal, power metal y black metal.[92]

Doom metal[editar]

Actuación de la banda estadounidense Type O Negative.

Emergió a mediados de los ochenta con las agrupaciones estadounidenses Saint Vitus, The Obsessed y Trouble, y por los suecos Candlemass. Este movimiento a diferencia de los otros subgéneros, utiliza tempos más lentos y con líricas influenciadas en los primeros trabajos de Black Sabbath.[93] A simples rasgos el doom acentúa la melodía utilizando ritmos melancólicos y un estado de ánimo más decaído en relación a las otras variedades de metal.[94] Además y derivados de estas cualidades surge a finales de la década el sludge metal, que mezcla el doom con el hardcore, cuyas bandas pioneras fueron Eyehategod y Crowbar.

Según la crítica, en 1991 comienza una nueva ola de doom metal con la aparición del disco debut, Forest of Equilibrium, de los ingleses Cathedral.[95] En ese mismo período también aparece el estilo death/doom de bandas británicas como Paradise Lost, My Dying Bride y Anathema que dio origen al metal gótico europeo, con la característica principal de los arreglos de doble vocalistas ejemplificados por los noruegos Theatre of Tragedy y Tristania y por los neoyorkinos Type O Negative.[96]

Ya a principios de los noventa e inspirados en las primeras bandas de doom y del heavy metal tradicional, los californianos Kyuss y Sleep encabezaron el auge del stoner rock, mientras que desde Seattle la banda Earth ayudó a desarrollar el drone doom.[97] A fines de los noventa nacieron las últimas importantes agrupaciones del género; Goatsnake con un sonido de stoner/doom y Sunn O))) quienes mezclan el doom, el drone y el metal dark ambient.[94]

Thrash metal[editar]

Metallica, uno de los cuatro grandes del thrash metal.

Surgió a principios de los ochenta bajo la influencia del speed metal, de la Nueva ola del heavy metal británico y la energía y la agresión del hardcore punk.[98] Este movimiento comenzó en los Estados Unidos, principalmente en la bahía de San Francisco, lo que se conoció como la Bay Area thrash metal. Su sonido se caracteriza por ser más rápido y agresivo al metal clásico y al posterior glam metal, incrementando la distorsión de las guitarras y empleando técnicas como el scratching y el shred.[98] Por su parte sus canciones tratan principalmente sobre temas sociales bajo un lenguaje violento y visceral.

Este subgénero fue popularizado por los llamados Big Four of thrash metal: Metallica, Anthrax, Megadeth, y Slayer.[99] Mientras que desde Alemania aparecen cuatro nuevas agrupaciones: Kreator, Sodom, Destruction y Tankard que jugaron un papel central al llevar este género a Europa, dando inicio así al thrash metal alemán. Además de Alemania y de la costa oeste de Estados Unidos, surgieron desde Nueva Jersey, Overkill, y desde Brasil, Sepultura, que también tuvieron gran participación en el auge del género.[100]

A pesar que nació desde la escena underground, el thrash logró un gran éxito comercial a principios de los noventa. Artistas como Metallica y Megadeth posicionaron varios de sus discos en los primeros lugares de la lista Billboard y con ventas millonarias que se ve reflejada en varias certificaciones discográficas.[101] Con un éxito menor en ventas, las bandas Anthrax y Slayer logran posicionar algunos de trabajos en los top diez en varias listas mundiales. Otras agrupaciones que lograron un éxito relativo durante aquella época fueron los ya mencionados Overkill y Sepultura, como también Testament y Exodus.

Desde la mitad de los noventas su popularidad decayó ante los cambios de sonido que muchas agrupaciones hicieron y también por el auge de nuevos sonidos como el grunge.[100] Sin embargo el thrash metal volvió a cobrar fuerzas a mediados de los años 2000 con la aparición de nuevos artistas como Violator, Evile, Warbringer, Municipal Waste y Suicidal Angels entre muchas otras, y por el retorno de varias de sus bandas clásicas.

Death metal[editar]

Cannibal Corpse en un concierto

Este movimiento extremo surgió a mediados de los ochenta, derivado de la evolución del thrash que de acuerdo a MTV News: «la música de Slayer fue el responsable directo del nacimiento del death metal».[102] Nacido tanto en Norteamérica como en Europa, desde un principio enfatizó varios elementos de la blasfemia, el satanismo, la violencia y la destrucción, que iban acompañados de una música agresiva y rápida y con cambios constantes en su tempo.[103] Sus características principales son sus voces sombrías, profundas y rasposas —denominada voz gutural—, guitarras distorsionadas y una gran velocidad en la percusión.[104]

Sus principales mentores son los estadounidenses Death y Possessed, a quienes también se les acredita como los creados del nombre de este subgénero debido al demo Death by Metal (1984) y a la canción «Death Metal» del disco Seven Churches (1985) respectivamente.[103] La escena death metal se llevó a cabo en los ochenta en Florida con las bandas Death, Obituary, Morbid Angel y Deicide, mientras que en el Reino Unido fue liderada por Napalm Death, Extreme Noise Terror y Carcass. A principios de los noventa nació una nueva oleada de bandas en Escandinavia, las cuales terminaron de definir este nuevo estilo.[103]

Por último y durante las últimas décadas ha sufrido varias innovaciones en su sonido, que dieron paso a nuevos subgéneros como el death metal melódico, death metal progresivo, brutal death metal y al grindcore entre otros.

Black metal[editar]

Grabación del videoclip «Carving a Giant» de la banda noruega Gorgoroth.

Es un subgénero que al igual que el death metal deriva del thrash, por ello son muy parecidos en cuanto a agresividad, potencia y el ambiente oscuro que proyecta. Sin embargo enfatizan la mezcla de las voces agudas, llamadas shriek, con las voces graves casi guturales, un amplio manejo del tremolo, una producción lo-fi y el uso del corpse paint.[105] También la temática satánica es común en sus canciones, aunque muchas agrupaciones toman inspiración del antiguo paganismo que generan un retorno a los valores del precristianismo.[105] Además numerosas bandas también mezclan sus sonidos con otros estilos como el folk, la música clásica, la música electrónica y el avant-garde.[104]

La primera ola del black metal surgió a principios de los ochenta en Europa, liderados por los británicos Venom, los daneses Mercyful Fate, los suizos Hellhammer y Celtic Frost y por los suecos Bathory. Más tarde los noruegos Mayhem y Burzum encabezaron la segunda oleada.[106] Por último y a principios de la década siguiente comenzaron a aparecer nuevas bandas provenientes de Alemania, Francia y Polonia.[107]

A principios de los noventa algunos grupos de la escena black metal escandinava fueron asociados con la violencia, en especial los integrantes de Mayhem y Burzum quienes se les acusaba de quemar iglesias, lo que la prensa denominó el Inner circle.[108] Al respecto Gaahl, exvocalista de Gorgoroth mencionó: «el black metal nunca tuvo la intención de llegar a un público... (Nosotros) teníamos un enemigo en común que era, por supuesto, el cristianismo, el socialismo y todo lo que la democracia significa».[109] En 1993 la violencia de sus músicos llegó hasta la prensa mundial, cuando Varg Vikernes líder de Burzum asesinó al guitarrista Euronymous de Mayhem.[109]

En 1996 cuando muchos pensaron que el género se estaba estancando,[110] muchos grupos clave, incluidos Burzum y Beherit, evolucionaron hacia un sonido más ambiental llamado dark ambient, mientras que el black metal sinfónico fue explorado por los suecos Tiamat y los suizos Samael.[111] Ya a fines de los noventa y principios de los 2000 las agrupaciones Cradle of Filth y Dimmu Borgir acercaron el black metal al circuito comercial.[112] [113]

Power metal[editar]

Helloween durante un concierto en Núremberg, Alemania, en 2006.

El power metal nació como una reacción a la dureza del metal extremo, siendo su influencia clave el speed metal. Su principal característica son sus letras que van desde historias y hechos medievales a la fantasía y en ocasiones a la mitología.[114] A pesar de ser un estilo underground en Norteamérica, goza hasta el día de hoy de una gran popularidad en Europa, Japón y en Sudamérica.

Surgió a mediados de los ochenta con la aparición de la banda alemana Helloween, que estableció a partir de sus primeros álbumes una combinación de riff rápidos con el shred, un enfoque melódico y unas «voces agudas limpias» tomadas de artistas como Judas Priest y Iron Maiden.[115] Otras bandas de la llamada primera oleada son los suecos HammerFall, los ingleses DragonForce y los estadounidenses Iced Earth quienes adoptaron la rapidez de la Nueva ola del heavy metal británico con las letras épicas de Rainbow y Dio.[116] A su vez otros grupos como Kamelot, Nightwish, Stratovarius, Sonata Arctica y Rhapsody of Fire comenzaron a emplear los teclados y órganos que dieron paso al power metal sinfónico.

Durante la década de los noventa el movimiento generó una gran popularidad en Europa con la aparición de nuevas agrupaciones como Blind Guardian, Gamma Ray y Edguy por citar algunas. Además el subgénero llegó a los circuitos de conciertos con gran éxito en Sudamérica, de donde nacieron los brasileños Angra y los argentinos Rata Blanca.[117]

Como muchos de los subgéneros del metal, varios grupos le otorgaron nuevos atributos que dieron paso a algunas subdivisiones. La más importante de ellas es el metal progresivo, que mezcla la rapidez del power con la complejidad compositiva del rock progresivo en especial de Rush y King Crimson. Este nuevo estilo surgió en los Estados Unidos liderada por Queensrÿche, Fates Warning y por Dream Theater.[118]

Los años noventa y nuevas tendencias[editar]

La llegada de los noventa renovó en gran medida la denominada época dorada del heavy metal. Por un lado el glam metal comenzó a perder popularidad en los principales mercados del mundo ante el nacimiento del grunge, liderado por bandas como Nirvana, Alice in Chains y Pearl Jam.[119] Esta nueva ola de grupos estaban influenciadas por el heavy metal, pero rechazaban los excesos de muchas agrupaciones de los ochenta, como la imagen ostentosa y los virtuosos solos de guitarra.[120] [121] Además la incursión del thrash en las listas musicales y la eclosión del llamado groove metal, fueron puntos importantes de esta renovación musical.[122]

Liderada por Perry Farrell, la banda Jane's Addiction encabezó un nuevo estilo musical llamado metal alternativo,[123] que junto con el grunge comandaron en gran parte las listas musicales, las ventas discográficas y los conciertos en vivo durante los primeros años de los noventa. Aún así las bandas Pantera y White Zombie con un sonido más agresivo tuvieron gran repercusión en los Estados Unidos, mientras que Aerosmith y Guns N' Roses fueron uno de los pocos grupos que se mantuvieron viables comercialmente. También la aparición del festival Lollapalooza sirvió como una enorme oportunidad para que nuevas bandas se hicieran conocidas.[124]

De igual manera esta nueva década trajo consigo nuevas tendencias, donde las bandas emergentes fusionaron diversos géneros musicales con el metal, creando así nuevos subgéneros. Agrupaciones como Faith No More mezclaron el rock alternativo con el funk, el punk, el metal y el hip hop. Por su parte bandas como Primus, Red Hot Chili Peppers y Rage Against the Machine combinaron elementos del funk con el metal alternativo, dando paso al llamado funk metal.[125] A su vez, la mezcla del metal con los sonidos electrónicos de sintetizadores, samplers y teclados dieron como resultado al metal industrial, liderada mayormente por Rammstein, Ministry, Fear Factory y Nine Inch Nails.[126] Otra de las fusiones surgidas a principios de la década fue el rap metal, que enfatizaba la potencia y sonido del metal con la complejidad rítmica y lingüística del rapeo.[127]

Por último y a fines de los noventa nació en los Estados Unidos el nu metal, que combinaba los elementos del metal alternativo con el hip hop y que gracias a festivales como el Ozzfest lograron cautivar a la nueva generación de metaleros.[128] Aún así este nuevo estilo no ha sido reconocido por los seguidores del heavy metal, quienes lo tildan como posero.[129] Sin embargo este subgénero logró durante los primeros años de la década siguiente una gran aceptación en los mercados mundiales, donde agrupaciones como Limp Bizkit, Slipknot, Deftones, Papa Roach, Linkin Park y KoRn lograron vender millones de copias. Pero a partir de 2005 el movimiento comenzó a decaer; donde por un lado grupos como Linkin Park y Disturbed cambiaron su estilo e imagen acercándose al metal alternativo y por el otro grupos como KoRn, Limp Bizkit y Maximum the Hormone siguieron teniendo éxito con el nu metal aunque en menor escala.[130]

En 1999, la revista Billboard anunciaba que había más de 500 radios en los Estados Unidos especializadas en música metal, cerca de tres veces más que hace diez años.[131] Estas nuevas emisoras reactivaron el heavy metal tradicional que durante la década estuvo opacada por las bandas emergentes, donde muchas de ellas se separaron o lanzaron álbumes alejados de su sonido clásico, con diversas críticas tanto de sus seguidores como de la prensa.

Años 2000 y el retorno del metal clásico[editar]

La llegada del nuevo milenio trajo consigo un retorno del metal clásico principalmente en Europa, Latinoamérica y Japón. Muchas de las agrupaciones que se separaron volvieron a lanzar nuevos trabajos de estudio —muchos de ellos con su alineación clásica de los ochenta— por ejemplo Iron Maiden con Brave New World, Judas Priest con Angel of Retribution o Manowar con Warriors Of The World. A su vez en Escandinavia comenzó una nueva generación de bandas con gran éxito en los mercados, mientras que países como Bélgica, Países Bajos y sobretodo Alemania se convirtieron en los mercados más importantes para el género en Europa.[132]

Muchas de las agrupaciones que nacieron en los noventa dentro del circuito underground como por ejemplo Blind Guardian, Nightwish, Children of Bodom, In Flames, HammerFall o The Haunted comenzaron a tener un gran éxito en los mercados europeos, con miles de ventas y participaciones en los principales festivales del viejo continente.[133] Además algunos críticos utilizaron el término retrometal que ha sido aplicado a principios y mediados de los años 2000 a grupos como los británicos The Darkness.[134] y los australianos Wolfmother.[135] Dicha expresión también alude a las nuevas bandas que reviven el sonido del hard rock y del heavy metal de los ochenta como por ejemplo Steel Panther, Stone Gods, Hardcore Superstar, The Answer y Airbourne.

Sin embargo y durante los primeros años de la década surgió el último subgénero de importancia hasta el día de hoy, el metalcore, considerado como un híbrido entre el metal extremo y el hardcore punk.[136] Sus raíces provienen desde mediados de los ochenta con la escena crossover thrash de grupos como Suicidal Tendencies, Dirty Rotten Imbeciles y Stormtroopers of Death.[137] Durante los noventa se mantuvo como un fenómeno underground lideradas por las agrupaciones Earth Crisis, Hogan's Heroes, Converge, Hatebreed y Shai Hulud, pero con la llegada de los 2000 algunos grupos han logrado posicionarse en los primeros puestos de las listas musicales, entre ellos Killswitch Engage con The End of Heartache y Shadows Fall con The War Within.[138] [139] Al igual que todos los subgéneros, muchas de sus bandas les han atribuido nuevos sonidos dando paso a una serie de subdivisiones como el grindcore, deathcore y el metalcore melódico por mencionar algunas.

Por último y desde mediados de la década anterior comenzó en los Estados Unidos una nueva generación de bandas, que la prensa denominó Nueva ola de heavy metal americano y que está integrado por diversos estilos entre ellos el metal alternativo, groove metal, nu metal y el metal progresivo por ejemplo.[140] Algunas de sus agrupaciones como Machine Head, Mastodon, Black Label Society o Avenged Sevenfold han tenido un gran éxito comercial en los últimos años e incluso han liderado varios de los festivales más importantes del mundo.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d Dunn, Sam (2005). «Metal: A Headbanger’s Journey» (en inglés y español). Canada: Warner Home Video.
  2. (Christe, 2003, p. 29)
  3. Rafael Valdizán (13 de febrero de 2010). «Hoy se cumplen 40 años del nacimiento del heavy metal». Elcomercio.pe. Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  4. «Uranian Willy: The Heavy Metal Kid - About» (en inglés). Uranianwilly.net. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  5. William Burroughs. «Nova Express - Chapter 3 (página 112)» (en inglés). Efn.org. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  6. (Christe, 2003, p. 10)
  7. (Walser, 1993, p. 8)
  8. Barry Gifford, album review A Long Time Comin' revista Rolling Stone, página 20 (11 de mayo de 1968)
  9. Sleazegrinder, artículo The Lost Pioneers of Heavy Metal revista Classic Rock (marzo de 2007)
  10. (Holm-Hudson, 2002, p. 56)
  11. (Du Noyer, 2003, pp. 78, 96)
  12. (Du Noyer, 2003, p. 77)
  13. Jon Pareles (10 de julio de 1988). «Heavy Metal, Weighty Words» (en inglés). Nytimes.com. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  14. a b (Weinstein, 2000, p. 25)
  15. a b (Weinstein, 2000, p. 23)
  16. a b c (Walser, 1993, p. 10)
  17. «Judas Priest Biography» (en inglés). Rollingstone.com. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  18. «Scorpions Interview: A Timeless Tradition» (en inglés). Guitarinternational.com. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  19. es citado en el libro con las siguientes palabras: "critic Simon Frith claims that the metal singer's "tone of voice" is more important than the lyrics", p. 26
  20. Karla Luz (9 de julio de 2011). «Canto gutural: Más allá de los gritos». Krauchm.wordpress.com. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  21. «DORO PESCH, Queen of Metal talks to LRI about the “Raise Your Fist” tour, album, memories of early Metallica, Dio and more» (en inglés). Legendaryrockinterviews.com. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  22. a b c d (Weinstein, 2000, p. 24)
  23. a b c (Berry y Gianni, 2003, p. 85)
  24. (Holm-Hudson, 2002, p. 59)
  25. Articulo Master of Rhythm: The Importance of tone and right-hand technique, revista Guitar Legends página 99 (abril de 1997)
  26. (Walser, 1993, p. 46)
  27. (Sandie, 1980, pp. 154, 155)
  28. (Kennedy, 1985, p. 540)
  29. (Walser, 1993, p. 9)
  30. (Arnett, 1996, p. 14)
  31. «Manowar's Unofficial Founding Member» (en inglés). Dawksound.com. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  32. «Others band play, Manowar Kill!» (en inglés). Metalyou.com. Consultado el 7 de diciembre de 2014.
  33. (Walser, 1993, p. 58)
  34. a b Robert Walser, artículo Heavy Metal escrito para el sitio Grove Music Online, página 16 (6 de marzo de 2010)
  35. (Wagner, 2010, p. 156)
  36. a b (Ewing y McCann, 2006, pp. 104-113)
  37. a b (Hatch y Millward, 1989, p. 167)
  38. «The PMRC Filthy Fifteen» (en inglés). Nndb.com. Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  39. «Malasya curbs heavy metal music» (en inglés). News.bbc.co.uk (4 de agosto de 2001). Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  40. Brian Whitaker (2 de junio de 2003). «Highway to Hell» (en inglés). Theguardian.com. Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  41. (Weinstein, 2000, pp. 103, 107, 108, 114)
  42. (Weinstein, 2000, pp. 102, 187)
  43. (Weinstein, 2000, p. 46)
  44. (Weinstein, 2000, p. 166)
  45. (Arnett, 1996, pp. 37, 38)
  46. (Weinstein, 2000, p. 27)
  47. (Weinstein, 2000, p. 129)
  48. Nader Rahman (28 de julio de 2006). «Hair Today Gone Tomorrow» (en inglés). Thedailystar.net. Consultado el 26 de abril de 2011.
  49. Tomáš Pospiszyl. «Heavy metal» (en inglés). Divus.cz. Archivado desde el original el 3 de junio de 2008. Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  50. a b Steven Blush y Thompson (2007). «American Hair Metal - Excerpts: Selected images and quotes» (en inglés). Feralhouse.com. Consultado el 26 de abril de 2011.
  51. Strauss, Neil (18 de junio de 1998). «The Pop Life: End of a Life, End of an Era». The New York Times. Consultado el 26 de abril de 2011.
  52. «Head Banging and Body Rocking» (en inglés). Clevelandclinic.org. Consultado el 8 de diciembre de 2014.
  53. «Portada Love Gun, 1977» (en inglés). Kissasylum.com. Consultado el 5 de diciembre de 2014.
  54. (Weinstein, 2000, p. 130)
  55. (Weinstein, 2000, p. 95)
  56. (Miller, 1980, p. 187)
  57. (Palmer, 1992, p. 13)
  58. (Buckley, 2003, p. 1144)
  59. a b c (Walser, 1993, p. 9)
  60. (Weinstein, 2000, p. 18)
  61. (Wilkerson, 2006, p. 19)
  62. (Walser, 1993, p. 10)
  63. (Charlton, 2003, pp. 232, 233)
  64. (Weinstein, 2000, pp. 14, 15)
  65. (McClearly, 2004, pp. 240, 506)
  66. (Carson, 2001, p. 86)
  67. (Blake, 1997, p. 143)
  68. Neil Strauss. «The Pop Life: The First Rock Opera (No, Not "Tommy")» (en inglés). Nytimes.com. Consultado el 16 de diciembre de 2014.
  69. (Bukszpan, 2003, p. 141)
  70. (Braunstein y Doyle, 2002, p. 133)
  71. Andy Kellman. «Overview Relics» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 16 de diciembre de 2014.
  72. (DeRogatis, 2003, p. 132)
  73. (Buckley, 2003, p. 477)
  74. (Charlton, 2003, p. 239)
  75. (Charlton, 2003, p. 241)
  76. (Fast, 2001, pp. 70, 71)
  77. Alex Henderson. «Overview Budgie» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 16 de diciembre de 2014.
  78. Donald A. Guarisco. «Overview Bloodrock» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 16 de diciembre de 2014.
  79. (Christe, 2003, pp. 19, 20)
  80. Steve Huey. «Overview Sad Wings of Destiny» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 17 de diciembre de 2014.
  81. (Cope, 2010, p. 87)
  82. (Walser, 1993, p. 11)
  83. (Cope, 2010, p. 126)
  84. «Motörhead: Singles - Albums» (en inglés). Officialcharts.com. Consultado el 17 de diciembre de 2014.
  85. (Weinstein, 2000, p. 44)
  86. (Walser, 1993, p. 12)
  87. (Walser, 1993, pp. 12, 13)
  88. (Weinstein, 2000, p. 45)
  89. (Christe, 2003, pp. 55, 57)
  90. (Christe, 2003, p. 170)
  91. John Covac. «What's that Sound?» (en inglés). Wwnorton.com. Consultado el 19 de diciembre de 2014.
  92. (Sharpe-Young, 2007, p. 2)
  93. (Christe, 2007, p. 345)
  94. a b John Wray (28 de mayo de 2006). «Heavy Metal» (en inglés). Nytimes.com. Consultado el 19 de diciembre de 2014.
  95. (Sharpe-Young, 2007, p. 246)
  96. (Sharpe-Young, 2007, p. 275)
  97. (Christe, 2003, p. 347)
  98. a b «Speed/Thrash Metal» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 19 de diciembre de 2014.
  99. (Walser, 1993, p. 14)
  100. a b (Harrison, 2011, p. 60)
  101. (Walser, 1993, p. 15)
  102. «The Greatest Metal Bands of All Time - Slayer» (en inglés). Mtv.com. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  103. a b c (Moynihan y Søderlind, 1998, p. 27)
  104. a b Mark Van Schalk (marzo de 2000). «Extreme Metal Drumming» (en inglés). Emptywords.org. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  105. a b (Moynihan y Søderlind, 1998, p. 212)
  106. (Christe, 2003, p. 270)
  107. (Moynihan y Søderlind, 1998, pp. 271, 321, 326)
  108. (Christe, 2003, p. 276)
  109. a b Chris Campion (20 de febrero de 2005). «In the face of death» (en inglés). Theguardian.com. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  110. Varg Vikernes. «A Burzum Story: Part VI - The Music» (en inglés). Burzum.org. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  111. «Symphonic Black Metal» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  112. «Dimmu Borgir» (en inglés). Decibelmagazine.com. Archivado desde el original el 15 de mayo de 2007. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  113. «Dimmu Borgir's "Death Cult"» (en inglés). Rollingstone.com. Archivado desde el original el 31 de octubre de 2007. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  114. (Christe, 2003, p. 372)
  115. Eduardo Rivadavia. «Overview Biography Helloween» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 19 de diciembre de 2014.
  116. (Sharpe-Young, 2003, pp. 19, 20)
  117. (Sharpe-Young, 2003, pp. 354, 356)
  118. «Progresive Metal» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  119. (Christe, 2003, p. 231)
  120. (Christe, 2003, pp. 304, 306)
  121. (Weinstein, 2000, p. 278)
  122. Jason Birchmeier. «Overview Biography Pantera» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  123. «Alternative Metal» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  124. (Christe, 2003, p. 312)
  125. «Funk Metal» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  126. «Industrial Metal» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  127. «Rap-Metal» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  128. (Christe, 2003, p. 324)
  129. (Christe, 2003, p. 328)
  130. Joe D'Angelo. «Nu Metal Meltdown» (en inglés). Mtv.com. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  131. (Christe, 2003, p. 344)
  132. (Kahn-Harris, 2007, pp. 86, 116)
  133. (Christe, 2003, p. 184)
  134. Heather Phares. «The Darkness Overview Permission to Land» (en inglés). Allmusic.com. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  135. Bryan Hiatt. «Wolfmother - Wolfmother album review» (en inglés). Rollingstone.com. Consultado el 6 de diciembre de 2014.
  136. (Weinstein, 2000, p. 288)
  137. (Christe, 2003, p. 184)
  138. «Killswitch Engage» (en inglés). Metalcallout.com. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  139. «Shadows Fall» (en inglés). Metalcallout.com. Consultado el 20 de diciembre de 2014.
  140. (Sharpe-Young, 2005, p. 4)

Bibliografía[editar]

  • Christe, Ian (2003). Sound of the Beast: The Complete Headbanging History of Heavy Metal. HarperCollins. ISBN 0-380-81127-8. 
  • Weinstein, Deena (2000) [1° edición 1991]. Heavy Metal: A Cultural Sociology (2.ª edición). Lexington Books. ISBN 0-306-80970-2. 
  • Walser, Robert (1993). Running with the Devil: Power, Gender and Madness in Heavy Metal Music. Wesleyan University Press. ISBN 0-8195-6260-2. 
  • Wilkerson, Mark Ian (2006). Amazing Journey: The Life of Peter Townshend. Bad News Press. ISBN 1-4116-7700-5. 
  • Charlton, Katherine (2003). Rock Music Styles: A History. McGraw Hill. ISBN 0-07-249555-3. 
  • Holm-Hudson, Kevin (2002). Progressive Rock Reconsidered. Routledge. ISBN 0-8153-3715-9. 
  • Du Noyer, Paul (2003). The Illustrated Encyclopedia of Music. Flame Tree. ISBN 1-904041-70-1. 
  • Berry, Mick; Gianni, Jason (2003). The Drummer's Bible: How to Play Every Drum Style from Afro-Cuban to Zydeco. See Sharps Press. ISBN 1-884365-32-9. 
  • Sandie, Stanley (1980). The New Grove Dictionary of Music and Musicians. MacMillan. ISBN 0-333-23111-2. 
  • Kennedy, Michael (1985). The Oxford Dictionary of Music. Oxford University Press. ISBN 0-19-311333-3. 
  • Arnett, Jeffrey Jensen (1996). Metalheads: Heavy Metal Music and Adolescent Alienation. Westview Press. ISBN 0-8133-2813-6. 
  • Wagner, Jeff (2010). Mean Deviation: Four Decades of Progresive Heavy Metal. Bazillion Points. ISBN 978-0-9796163-3-4. 
  • Hatch, David; Millward, Stephen (1989). From Blues to Rock: An Analytical History of Pop Music. Manchester University Press. ISBN 0-7190-2349-1. 
  • Ewing, Charles Patrick; McCann, Joseph T. (2006). Minds on Trial: Great Cases in Law and Psychology. Oxford University Press. ISBN 0-19-518176-X. 
  • Miller, Jim (1980). The Rolling Stone illustrated history of Rock & Roll. Rolling Stone. ISBN 0-394-51322-3. 
  • Palmer, Robert (1992). Church of the Sonic Guitar. Anthony DeCurtis. ISBN 0-8223-1265-4. 
  • Buckley, Peter (2003). The Rough Guide to Rock. Rough Guides. ISBN 1-84353-105-4. 
  • McClearly, John Bassett (2004). The Hippie Dictionary: A Cultural Encyclopedia of the 1960s and 1970s. Ten Speed Press. ISBN 1-58008-547-4. 
  • Carson, Annette (2001). Jeff Beck: Crazy Fingers. Backbeats Books. ISBN 0-87930-632-7. 
  • Blake, Andrew (1997). The Land Without Music: Culture and Society in Twentieh-century Britain. Manchester University Press. ISBN 0-7190-4299-2. 
  • Bukszpan, D. (2003). The Encyclopedia of Heavy Metal. Barnes & Noble. ISBN 0-7607-4218-9. 
  • Braunstein, P.; Doyle, M.W. (2002). Imagine Nation: The American Counterculture of the 1960s and 1970s. Routledge. ISBN 0-415-93040-5. 
  • DeRogatis, J. (2003). Turn On Your Mind: Four Decades of Great Psychedelic Rock. Hal Leonard. ISBN 0-634-05548-8. 
  • Fast, Susan (2001). In the Houses of the Holy: Led Zeppelin and the Power of Rock Music. Oxford University Press. ISBN 0-19-511756-5. 
  • Cope, Andrew Lawrence (2010). Black Sabbath and the Rise of Heavy Metal Music. Ashgate Publishing. ISBN 978-1409493983. 
  • Sharpe-Young, Garry (2007). Metal: The Definitive Guide. Jawbone Press. ISBN 978-1-906002-01-5. 
  • Harrison, Thomas (2011). Music of the 1980s. ABC-CLIO. ISBN 978-0-313-36599-7. 
  • Moynihan, Michael; Søderlind, Dirik (1998). Lords of Chaos. Feral House. ISBN 0-922915-94-6. 
  • Sharpe-Young, Garry (2003). A-Z of Power Metal. Cherry Red Books Ltd. ISBN 1-901447-13-8. 
  • Kahn-Harris, K. (2007). Extreme Metal: Music and Culture on the Edge. Oxford University Press. ISBN 1-84520-399-2. 
  • Sharpe-Young, Garry (2005). New Wave of American Heavy Metal. Zonda Books Limited. ISBN 978-0958268400. 

Enlaces externos[editar]