Hatuey

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Hatuey
Hatuey
Monumento a Hatuey en Baracoa, Cuba


Datos personales
Nacimiento ¿?
Guahabá, Flag of Haiti.svg Haití
Fallecimiento 2 de febrero de 1512[1]
Yara, Granma, Flag of Cuba.svg Cuba
Ocupación Caudillo amerindio que luchó contra la conquista española en las islas La Española y Cuba, adversario del Reino de España.

Hatuey fue un cacique taíno proveniente de la isla de La Española que luchó contra los conquistadores españoles en La Española (actual República Dominicana y Haití) y en Cuba. Es conocido por el título histórico honorífico de Primer Rebelde de América.

Llegada[editar]

Arribó a la Isla de Cuba después de ser expulsado por los españoles de su natal Quisqueya (isla dividida hoy en dos estados diferentes: Haití y República Dominicana). Entró en contacto con las diferentes tribus de indígenas taínos que había en el territorio oriental de la isla y les aconsejó que se preparasen para la lucha contra los españoles. También les comunicó que se deshicieran de todo el oro que poseyeran a los ríos porque ese era el dios de los blancos. Después puesto al frente de todas las tribus de la región comenzaron a atacar a los españoles que comenzaban a asentarse en Baracoa.

Bartolomé de Las Casas, más tarde atribuyó el siguiente discurso a Hatuey. Mostró los Taínos de Caobana una canasta de oro y joyas, diciendo:

"Este es el Dios que los españoles adoran. Por estos pelean y matan; por estos es que nos persiguen y es por ello que tenemos que tirarlos al mar... Nos dicen, estos tiranos, que adoran a un Dios de paz e igualdad, pero usurpan nuestras tierras y nos hacen sus esclavos. Ellos nos hablan de un alma inmortal y de sus recompensas y castigos eternos, pero roban nuestras pertenencias, seducen a nuestras mujeres, violan a nuestras hijas. Incapaces de igualarnos en valor, estos cobardes se cubren con hierro que nuestras armas no pueden romper."

Principales acciones[editar]

Hatuey ordenó a sus hombres que se dividiesen en pequeños grupos y comenzasen a atacar a los españoles por sorpresa, valiéndose de palos, piedras y flechas. Pero los españoles, dirigidos por Diego Velázquez, que conocía las tácticas de los indios, se dedicaron a erradicar poco a poco a cada uno de los grupos rebeldes apoyándose en una abrumante superioridad tecnológica (perros rastreadores, armas de fuego, ballestas y corazas). Paulatinamente fueron siendo exterminados los indígenas, hasta que mediante la delación de unos prisioneros logran aprehender a Hatuey.

Muerte[editar]

Hatuey fue condenado a la hoguera, castigo reservado a los más viles criminales. Pero cuando estaba a punto de ser quemado, al preguntársele si quería convertirse en cristiano para subir al cielo preguntó:

"¿Y los cristianos también van al cielo?"

y al recibir una afirmación dijo luego el cacique, sin más pensar, que:

"No quiero yo ir allá, sino al infierno, por no estar donde estén y por no ver tan cruel gente. "[2]

Su ejemplo demostró una gran valentía y decisión al intentar luchar en inferioridad contra un enemigo mucho más poderoso, este ejemplo sería retomado más tarde por el cacique Guamá.

Actualmente se acepta que la quema de Hatuey se llevó a cabo en un lugar ubicado en la actual provincia de Granma, perteneciente a la zona de la parte oriental de Cuba. La información procede de una carta de relación firmada por Diego Velázquez.

En el poblado de Yara, en las márgenes del río del mismo nombre, y en el supuesto lugar donde mismo ocurrió el suplicio de este valeroso cacique, se ha levantado un monumento a su figura.

Anteriormente se asumía que había sido quemado vivo en Baracoa, la primera villa fundada en Cuba, donde también hay una zona llamada Yara. El monumento en Baracoa, se ubica frente a la iglesia donde se halla la "Cruz de Parra", supuestamente original de la llegada de Colón.

La Luz de Yara[editar]

Existe una leyenda que se ha arraigado fuertemente entre los habitantes de Yara región de la actual provincia Granma, de que en las noches se puede ver una luz descrita como crepuscular que puede variar de tamaño y que sale al paso de los viajeros. No se tiene como nada negativo ya que se supone inocua y como símbolo de la negación de este bravo aborigen de abandonar la región en la que fue ejecutado. No hay fundamentos científicos de este hecho. Lo que sí es cierto es que ha perdurado por más de quinientos años en la cultura popular.

Galería[editar]

Referencias[editar]

  1. Diccionario Enciclopédico de Historia Militar de Cuba. Tomo I (1510-1899). Ediciones Verde Olivo. La Habana, 2004
  2. Las Casas, Bartolomé de (1552)Brevísima relación de la destrucción de las Indias De la Isla de Cuba; texto en la web Ciudad Seva

Otros proyectos[editar]

Bibliografía[editar]