Hábitat

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Habitat»)
Saltar a: navegación, búsqueda

En el ecosistema, hábitat es el ambiente que ocupa una población biológica. Es el espacio que reúne las condiciones adecuadas para que la especie pueda residir y reproducirse, perpetuando su presencia. Así, un hábitat queda descrito por los rasgos que lo definen ecológicamente, distinguiéndolo de otros hábitats en los que las mismas especies no podrían encontrar acomodo.

El Día Mundial del Hábitat es el primer lunes de octubre de cada año.[1]

Existen por lo menos cuatro conceptos diferentes de “hábitat” en ecología. Tienen en común la definición explícita del término y la referencia espacial. El carácter explícito se refiere a que es imposible definir hábitats donde no existe un componente biótico. El segundo factor común es la referencia espacial, de lugar, del sitio donde aparece el elemento biótico. Las diferencias tienen que ver con los dos factores anteriores, si se hace referencia a una especie (o población) o a un conjunto de ellas, y si el espacio se define en términos de área rasa o si se incluyen una mayor cantidad de factores abióticos (climatología, temperatura, etcétera).

La tierra y la vida (hábitat del planeta Tierra)[editar]

El espectro total de la esfera terrestre abarca desde el rigor de los fríos azules hasta la opresión de los tórridos rojos, solamente los sosegados tintes verdosos intermedios pueden asociarse con la vida. Las heladas zonas blancas y azuladas de las regiones polares se entremezclan con un tono pardo y verdoso allí donde la vegetación despunta en la tundra. Esta incipiente manifestación, abre el camino hacia un cinturón vegetal de color verde profundo constituido por las plantas coníferas de la zona fría, que continua hacia el sur destacando áreas de árboles frondosos propios de las zonas fértiles más templadas. Un poco más abajo, las latitudes medias más cálidas se caracterizan por la presencia de zonas desérticas rojizas escasamente pobladas hasta, finalmente, sumergirse en el verdor exuberante de la vegetación permanente del cinturón ecuatorial.

Rodeados por océanos, el relieve de las grandes masas continentales queda definido por altas montañas, profundos valles, planicies y mesetas, amenizados por surcos de ríos y redes de torrentes y lagos. Subterránea o superficialmente descansa el lecho de abundantes o escasos abonos y minerales que hacen la vida próspera o infecunda.

Las características del entorno físico se encuentran arropadas por un vasto océano de aire, cuyas corrientes arrastran elementos climáticos a todas las partes del mundo, modificándolas en cada fase. El clima no solamente juega un importante papel en la composición del subsuelo, sino que también afecta profundamente a las características de las plantas y de los animales en las diferentes regiones y lo más importante desde nuestro punto de vista a la energía humana.

El hábitat del planeta tierra puede ser de un ambiente amable o cruel, pero todas las especies vivas deben de adaptar su fisiología a través de la selección natural o la mutación, o encontrar defensas apropiadas para enfrentarse a los impactos ambientales.

La vida animal y su refugio[editar]

La flexibilidad y la capacidad física de adaptación del hombre es relativamente débil comparada con la de los animales; éstos poseen defensas naturales contra un amplio espectro de climas desfavorables.

La masa de tierra mitiga las diferencias de temperaturas extremas, proporcionando unas condiciones térmicas más estables. Cada solución representa una manera, en diferentes versiones, de enfrentarse a los elementos climáticos del entorno.

Refugio y vida humana[editar]

La raza humana encuentra en su entorno las mismas dificultades que el conjunto de la fauna.

Estudios han centrado su interés en la relación entre la energía humana y el ambiente, y según sus postulados las condiciones climáticas óptimas para el progreso humano son:

  1. La temperatura media debe oscilar entre 4,4 °C en los meses más fríos hasta alrededor de los 21,1 °C en los más cálidos.
  2. Tormentas o vientos frecuentes, para mantener la humedad relativa un poco elevada, excepto en épocas muy calurosas, y proveer lluvia en todas las estaciones.
  3. Una sucesión constante de tormentas ciclónicas no demasiado severas como para ser peligrosas, pero si útiles para producir cambios moderados frecuentes en la temperatura.

Un investigador contemporáneo, Julian Huxley, relaciona la historia humana con el clima, analizando las condiciones entre las primeras civilizaciones y épocas húmedas o de sequía. Según su teoría, los efectos biológicos y económicos originados por cambios en las bandas climáticas mantienen el equilibrio de las poblaciones. Cuando una de estas alteraciones ocurre, se producen las migraciones y con ello, no solamente las guerras, sino también un enriquecedor intercambio de ideas necesario para el rápido avance de la civilización.

La inventiva del hombre le ha permitido desafiar los rigores ambientales utilizando el fuego para calentarse y pieles para cubrirse. El refugio se convirtió en la defensa más elaborada contra climas hostiles. Asimismo, le permitió ampliar el espacio de equilibrio biológico y asegurar un medio de productividad favorable, y así afrontar los retos de la gran variedad de climas.

Hábitat en la arquitectura y el diseño[editar]

El control del entorno y la creación de condiciones adecuadas a sus necesidades y al desarrollo de sus actividades son cuestiones que el hombre se ha planteado desde sus orígenes.

El diseño de la vivienda a lo largo de la historia refleja las diferentes soluciones adoptadas en cada período frente al problema de proveerse de un entorno pequeño y controlado, dentro del amplio espacio natural, generalmente castigado por factores adversos tales como el frío, el calor, el viento, las lluvias y el sol.

La adaptación humana al medio ambiente era y sigue siendo un principio esencial en el mundo de la arquitectura. Vitrubio dijo en De Arquitectura: " El estilo de los edificios debe ser manifiestamente diferentes en Egipto que en España, en Pontus y en Roma, y en países y regiones de características diferentes" haciendo referencia a que cada zona tiene un clima diferente y por lo tanto la construcción en cada zona tiene que seguir las condiciones más adaptables a su entorno, y así demostrar la influencia que tiene el clima en los criterios constructivos del mundo de la arquitectura y el diseño. Evidenciándose la necesidad de adoptar técnicas de análisis razonado para madurar adecuadamente en este sentido.

Clases de hábitats[editar]

Los hábitats responden a ciertas características climatológicas, ambientales y geográficas. De esta manera, se han formado diferentes tipos de hábitats, como los siguientes:

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

Bibliografía[editar]