Héctor Barbossa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Héctor Barbossa
Personaje de Piratas del Caribe
Primera aparición Piratas del Caribe: La Maldición del Perla Negra
Última aparición Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas
Interpretado por Geoffrey Rush
Información
Alias Capitán Barbossa
Sexo Masculino
Ocupación Pirata, Corsario
Equipamiento Sable, pistola
Navíos El Perla Negra, La Venganza de la Reina Anna y el HMS Providence

El Capitán Héctor Barbossa es uno de los personajes ficticios de la saga "Piratas del Caribe", siendo el antagonista de la primera entrega "Piratas del Caribe: La maldición de la Perla Negra" reapareciendo en la última escena de la segunda película "Piratas del Caribe: El cofre del hombre muerto" y en la totalidad de la tercera, Piratas del Caribe: En el fin del mundo y en la cuarta, Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas. La primera vez que apareció fue a bordo de "La Perla Negra", la cual estaba maldita junto a toda su tripulación. En la segunda entrega, tan sólo aparece al final de dicha película, acaparando todo el protagonismo junto al Capitán Jack Sparrow. En la tercera entrega descubrimos más acerca de Héctor Barbossa, como que su nombre de pila es Héctor o que es uno de los señores de la piratería, siendo el señor del mar Caspio, también desde la segunda entrega el capitán barbosa ya no era el antagonista y todo lo contrario, era quien ayudaba a rescatar a Jack Sparrow. Barbossa es interpretado por el famoso actor australiano Geoffrey Rush en todas las películas.

Desarrollo y personalidad[editar]

El nombre del Capitán Barbossa, Héctor, fue revelado en los comentarios del DVD de la primera entrega, siendo mencionado por Sparrow en la tercera por primera vez. Fue revelado por Johnny Depp y la gente de Internet, que el nombre de Barbossa está basado en el apellido español/portugués Barbarrossa, también conocido como el pirata Barbaroja o Redbeard. El Capitán Barbossa también es conocido como el Capitán Blackheart. Desde la primera hasta la tercera, sabemos que Barbossa no es alguien de fiar, pero ya no es el antagonista, todo lo contrario. Sus mejores armas son la tiranía y la ironía, aunque tampoco se queda corto a la hora de luchar con espadas, como vemos en la primera y en la tercera. También parece tener cierta afición a las manzanas, un bien muy escaso en el Caribe. Según los guionistas de Piratas del Caribe, Barbossa procedía de una familia pobre y que escapó de todo aquello para hacerse un marinero honrado, pero vio que como pirata se vivía mejor, abordo a la nave de Jack y , mediante un motín, se apoderó de ella y se hizo capitán de la misma.

Descripción[editar]

En todas las películas, Barbossa viste con un abrigo largo y azul, con botones de plata, un chaleco rojo con bordados en oro y una camisa blanca. Usa también unas botas negras de tacón y un sombrero negro, remendado y con plumas de pavos reales. En el pulgar izquierdo lleva un anillo de plata y oro con un dragón oriental.

Sobre su descripción física es la normal en un pirata, una gran cicatriz que le atraviesa la cara, pelo largo y sucio y una barba corta y descuidada. Tiene también uñas largas, dientes podridos y sus ojos son de un color azul con destellos plateados.(En piratas del Caribe 4 él tiene una pierna de palo con licor incluido).

Biografía Ficticia[editar]

Este artículo revela toda la información sobre la trama, desarrollo y final de las películas

Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra[editar]

En Piratas del Caribe: La Maldición de la Perla Negra, Barbossa es el capitán de la Perla Negra, aunque originalmente fue capitaneada por el Capitán Jack Sparrow. Barbossa persuadió a Sparrow para que le revelase las coordenadas de la Isla de la muerte, donde se encontraba el cofre de Cortés, repleta de monedas de oro azteca. Después de que Jack le diese tal información, Héctor y su tripulación se amotinaron contra él, dejándole en una pequeña isla con una pistola y un bala, esperando que llegase a la locura, se ahogase o se suicidara. Jack escapó después de tres días y planeó su venganza en diez años.

Barbossa y su tripulación encontraron el tesoro azteca, gastándolo en bebidas, mujeres, y todo tipo de placeres carnales, pero nada les complacía.Cuando hubieron gastado todo el dinero, ya era tarde: Habían sido maldecidos, convirtiéndose en gente no muerta, esqueletos no vivos que sólo se mostraba con la luna llena, no podían sentir placer y la comida tomaba sabor a ceniza en su boca. Para contrarrestar esta maldición, debían recuperar hasta la última moneda de oro azteca y pagar la sangre derramada. Esta sangre era la de Bill Turner "El Botas", que creyó correcto que estuviesen malditos por haberse amotinado contra Jack. Para que nunca se acabase la tortura de la maldición mandó una de las piezas de oro a su hijo, Will.

En venganza, fue atado a un cañón y tirado al agua. Barbossa siguió buscando la última pieza durante diez años, hasta encontrarla en posesión de Elizabeth Swann, la hija del gobernador de Port Royal, Weatherby Swann. Barbossa llegó allí gracias a la señal que recibió de la propia moneda al entrar en contacto con el agua. Sin saberlo, Jack Sparrow ya estaba allí. Creyendo que Elizabeth es la hija de "Bill El Botas", Héctor la coge prisionera (y a su medallón) en La Perla bajo Parlamento (o Parley), una regla pirata que deja protegido a todo aquel que se acoja a dicha norma. Ya a bordo le confiesa el ritual que van a realizar llegados a la Isla de Muerta.

Al derramar su sangre en el cofre, la maldición no desaparece. Will y Sparrow rescatan a Elizabeth, y escapan con el medallón. Sparrow aparece inconsciente en una celda de La Perla. Barbossa persigue el Interceptor. Cuando les coge descubre la verdadera identidad de Will Turner, capturándole para el ritual. Antes de que Héctor pudiese acabarlo, Jack decide hacer un trato con él, con la intención de traicionarle después.

Cuando los piratas malditos asaltan el navío real, Jack y Héctor se encarnan en una lucha de vida o muerte. Luchando, Barbossa logra clavarle su espada, descubriéndose que Jack había robado una de las piezas del cofre, quedando los dos inmortales. Antes de que Barbossa pueda darse cuenta, Jack lanza la moneda a Will, quien está preparado para derramar su sangre. Jack saca el trabuco guardado durante diez años, y dispara contra el pecho de Héctor, mientras que Will deja caer la moneda ensangrentada. Barbossa comienza a ser mortal, y su sangre se derrama por el disparo. Sus últimas palabras, "Tengo...frío", dejan a la luz que por fin recobró su vida. Su gesto de infelicidad lo dice todo: no puede dar un mordisco a su adorada manzana verde, el primer deseo que quería cumplir después de recuperar su vida. Dejándola caer vemos por última vez a Héctor Barbossa en esta entrega.

Después de los créditos finales, aparece Jackie, el mono de Barbossa, con una moneda entre sus manos, lo que nos deja entrever que Barbossa regresará.

Piratas del Caribe: El Cofre del Hombre Muerto[editar]

Héctor Barbossa no aparece hasta el final de la entrega y tan sólo podemos ver sus botas antes de su aparición estelar. Tía Dalma está contándoles a Will y Elizabeth qué deben hacer para poder salvar a Jack de los confines de la Tierra. Al decir que necesitan un capitán que conociese esas aguas, Barbossa llega junto a Jack (su mono) comiendo una manzana, cumpliendo su deseo, y diciendo una de las frases más conocidas de esta película "Decidme, ¿Que se ha hecho de mi barco?" Español "Y diganme¿Que le paso a mi nave?" Latinoamericano "Díganme,¿que le paso a mi preciado Perla?"

Piratas del Caribe: En el Fin del Mundo[editar]

Barbossa se une con Elizabeth, Will y la tripulación de El Perla Negra para rescatar a Jack de los "tentáculos" de Davy Jones. Barbossa parece haber pasado por alto, al menos temporalmente, que Elizabeth, Jack y Will son sus enemigos.

Para alcanzar el Fin del Mundo, la entrada a la guarida de Jones, Barbossa necesita las cartas de navegación de Sao Feng, el Señor de los piratas de Singapur. Durante el encuentro con Feng, Barbossa y Elizabeth admiten que planean recuperar a Jack Sparrow, el enemigo de Feng. Feng está furioso por haber enviado a Will a por las cartas pero, como la Compañía de las Indias ataca su casa de baños, accede a darles tanto las cartas como el barco después de que Will hiciese un trato con él.

Barbossa y la tripulación van en barco al Fin del Mundo, llegando pues a la bodega de Davy Jones. Allí encuentran a Jack Sparrow y la Perla Negra. Al principio Jack cree que son alucinaciones del mismo tipo que las que tiene en su preciado barco y no sabe si ir con ellos porque piensa que acabará muerto si lo hace. Al final Jack accede a ir con ellos aunque él y Barbossa siempre estén discutiendo quién es el capitán. Buscando un camino para la fuga de la Bodega, Jack y Barbossa forman una alianza cuando Jack le cuenta que quien ahora posee el corazón de Davy Jones es Cutler Beckett, y está matando a todo pirata que se encuentra. Pero cuando Jack se entera de que quien quiera que apuñale el corazón de Davy Jones se hará inmortal, traza su propio curso.

Después de escapar del reino de Jones, son alcanzados por Sao Feng y la compñía de las Indias Orientales, donde se disputa entre los tres bandos quien se quedará con la Perla Negra. Mientras Jack es llevado ante Beckett, Barbossa llega a un acuerdo con Sao Feng, en el que intercambia a Elizabeth y él se queda con la Perla Negra. De esta forma, se forma la 4ª Asamblea de Hermanos Piratas convocada por Barbossa. Él tiene la idea de liberar a Calipso, la Diosa de los mares para que los ayude a poder sobrevivir en la batalla contra Beckett y Jones, sin embargo, Jack y Elizabeth prefieren pelear antes que liberar a Calipso, por miedo a su reacción, siguiendo el código y gracias Jack Elizabeth es nombrada Reina de la Pirateria y ordena una batalla entre todos los piratas contra la compañía de las Indias. Así pues, en un islote, se reúnen Jack, Barbossa y Elizabeth por el bando de los piratas, enfrente de Cutler Beckett, Will Turner y Davy Jones por el otro bando, la escena más impactante y vissta de todas las películas, Will se intercambia con Jack , pero Barbossa le arrebata a Jack su Real de a Ocho, y a Elizabeth el de Sao Feng, traicionando a la Reina Pirata convoca a Calipso, quien abre un remolino enorme, junto a una tormenta, y comienza una batalla épica, sin duda la mejor de la triología, en la que Barbossa no tiene demasiada participación, es el 5º, por detrás de Will, Jack, Davy Jones y Elizabeth. Aunque se pueden apreciar sus maravillosas habilidades con la espada, ya que lucha de maravilla mientras oficia una boda entre Will y Elizabeth. En la última escena de y como introducción a la 4ª película, se ve que Barbossa se apodera de la Perla Negra dejando a Jack tirado, Barbossa con las Cartas de Navegación pretende llegar a la fuente de la juventud, sin embargo Jack le había roto las cartas y robado la parte que a Héctor le interesaba.

Piratas del Caribe: En Mareas Misteriosas [editar]

En algún momento tras abandona a Jack Sparrow y al señor Gibbs, su barco es atacado por "La venganza de la reina Ana" el navío del Capitán Edward Teach "Barbanegra". Él es el único que consigue escapar, cosa que le sale cara, pues se corta una pierna, y Barbanegra mediante un conjuro, encierra el barco en una botella. Entonces reaparece como un Corsario traidor al servicio del Rey Jorge, para iniciar una búsqueda hacia La Fuente de La Juventud, que en realidad es una búsqueda para encontrar a Barbanegra y vengarse. En su viaje se pierde su barco, hundido por las sirenas en la bahía de Cabo Blanco, sin embargo, sigue su camino por tierra, con los pocos hombres que le quedan y con Gibbs de mapa. Cuando encuentra el barco de Ponce de León, lucha con Jack Sparrow por los cálices, pero descubren que los españoles ya se los han llevado. Entonces, se alía con Jack para recuperalos. Realizan una emboscada al campamento español, pero son capturados y este decide hacer un trato con Jack, en el que le ayudaría a matar a Barbanegra. Jack logra escapar y da la "señal" para que los rescaten. En la fuente de la juventud consigue atravesar con su espada, posteriormente cubierta con entrañas de sapo venenoso, a Barbanegra, envenenándolo y dejándolo moribundo. Reclama su espada de Tritón, su barco y tripulación. En la escena final, aparece con su traje pirata de nuevo y capitaneando La venganza de la reina Ana poniendo rumbo a Tortuga.

Citas célebres[editar]

  • "Mirad: la luz de la luna nos muestra tal y como somos en realidad. No pertenecemos al reino de los vivos por lo que no podemos morir, pero tampoco estamos muertos. Hace mucho que no puedo sofocar mi sed cuando estoy sediento, hace mucho que muero de hambre y no muero... no siento nada. Ni el viento en la cara ni la espuma del mar. Tampoco el calor de la carne de una mujer. Ya podéis creer en historias de fantasmas, señorita Turner, ¡estáis viviendo una!"

Véase también[editar]