Gyula Peidl

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Gyula Peidl
Gyula Peidl

1 de agosto de 1919-6 de agosto de 1919
Predecesor Antal Dovcsák
Sucesor István Friedrich

Datos personales
Nacimiento 4 de abril de 1873
Ravazd, Flag of Austria-Hungary (1869-1918).svg Imperio austrohúngaro
Fallecimiento 22 de enero de 1943
Budapest, Flag of Hungary.svg Hungría

Gyula Peidl (Ravazd, Imperio austrohúngaro, 4 de abril de 1873 - Budapest, Hungría, 22 de enero de 1943), político húngaro socialdemócrata, efímero primer ministro del Gobierno de transición tras la caída de la República Soviética Húngara.

Comienzos[editar]

Encabezó el sindicato de impresores desde comienzos del siglo XX.[1] En 1909 ingresó en la dirección del Partido Socialista.[1]

Durante el Gobierno de Mihály Károlyi fue ministro de Trabajo y Bienestar.[1] Opuesto a la unión del partido con los comunistas a comienzos de la república soviética, dimitió de su cargo en la dirección pero mantuvo su pertenencia al nuevo partido unificado.[1]

Llegada al Gobierno[editar]

En julio de 1919 las tropas rumanas cruzaron el Tisza y marcharon hacia Budapest.[2] El 1 de agosto de 1919, Béla Kun cedió el poder a un Gobierno moderado formado únicamente por socialdemócratas,[3] [4] controlado por dirigentes sindicales y abandonó al día siguiente el país.[2] [1] El Parlamento republicano aceptó unánimemente el cambio de Gobierno[5] ante la impopularidad del régimen soviético y la derrota, que auguraba la pronta ocupación rumana de la capital.[2] El presidente Sándor Garbai convocó a Peidl y le comunicó su encargo de formar Gobierno, así como la lista de ministros, que Peidl aceptó con renuencia por su cercanía al anterior gabinete.[5]

La posición del Gobierno era débil, sometida a diversas presiones: opositores en la capital, el Ejército Nacional contrarrevolucionario de Horthy, al que desertaron algunas unidades militares menores, o los oportunistas que abandonaron a los socialistas tras haber respaldado la república soviética.[6]

Medidas de gobierno[editar]

El gabinete contenía cuatro antiguos comisarios del Gobierno Kun, transformados rápidamente en socialdemócratas, que conservaron importantes carteras ministeriales (entre ellas Defensa o Exteriores).[1] [7] En su primera reunión el 2 de agosto, quedó abolida la república soviética y se declaró de nuevo la república popular, se disolvieron los tribunales populares y se liberó a los presos políticos.[7] [8] [9] La liberación de los opositores reforzó a los contrarrevolucionarios.[9] El país funcionaba sin jefe del Estado ni Cortes.[10]

Se devolvieron las propiedades nacionalizadas a sus antiguos dueños.[8] Las haciendas confiscadas, sin embargo, no fueron entregadas a los terratenientes, como gesto al campesinado.[8]

El mismo día, se invitó al Partido de los Pequeños Propietarios a entrar en el Gobierno, y el representante Aliado prometió el fin del bloqueo económico.[7] [5] [6] El Gobierno de Peidl trataba de demostrar a los Aliados su ruptura con el régimen anterior y su disposición a seguir una política de moderación.[8] Los Aliados, no obstante, se negaron a reconocer al nuevo Gobierno al contar únicamente con miembros socialistas.[8] El ejército rumano de ocupación tampoco se mostró dispuesto a apoyar al nuevo Gobierno ni a protegerlo de las fuerzas contrarrevolucionarias.[8]

Mientras, ese mismo día, el Ejército recuperaba Szolnok, a las afueras de Budapest y rechazaba a los rumanos.[7] [6] Los Aliados ordenaron a su representante que comenzase negociaciones con Peidl si este aceptaba, como hizo, el armisticio de Belgrado; a la vez Peidl pidió un ejército de ocupación, en parte para contrarrestar a rumanos y checos y en parte para reforzar su Gobierno.[6] [7]

El día 4, se disolvió la policía comunista (Guardia Roja) y regresó la antigua policía.[8] [7] Se ordenó secretamente la captura de los dirigentes comunistas.[7] [8] [11] El nuevo Gobierno no tenía, sin embargo, el control real de ninguna fuerza armada, habiéndose disuelto los batallones de trabajadores.[8]

Las medidas tomadas rápidamente por el nuevo Gobierno trataban de ganarse las simpatías de la burguesía y del campesinado, a la vez que el gabinete comenzaba el 5 de agosto una ronda de conversaciones con los partidos liberales.[8] Ese mismo día y a petición del representante Aliado, se disolvieron la Guardia Roja, ya muy débil y desorganizada,[11] y las demás unidades de voluntarios.[6] También ese día se ordenó la retirada de la moneda impresa durante la república soviética y volvió a entrar en circulación legal la divisa de la monarquía.[12]

Derrocamiento[editar]

Al mismo tiempo, las fuerzas contrarrevolucionarias conspiraban para derrocar al Gobierno y colocar al archiduque José en el poder.[12] [7] La misma noche del día 4, lo trajeron de su castillo a Budapest[12] con idea de hacerse con el poder al día siguiente.[13] [14] Peidl recibió una comunicación desde Viena anunciando que los Aliados iban a apoyar al Gobierno si incluía elementos burgueses, lo que animó a los contrarrevolucionarios a acelerar sus planes, respaldados por el comandante rumano pero rechazados por el representante Aliado.[13] [14]

Tropas rumanas entran en Budapest, agosto de 1919.

Los rumanos tomaron la capital el 4 a petición de los contrarrevolucionarios refugiados en Viena, en contra de las advertencias de los Aliados.[13] [15] En el resto del país, el hundimiento de la administración comunista y el vacío que creó llevaron al caos.[15] [13] La situación no era mucho mejor en la capital ocupada, donde se producían saqueos y venganzas.[13]

El día 6, la policía y parte del ejército estaban ya en manos de los conspiradores contrarrevolucionarios.[8] [16] [10] Esa tarde detuvieron al ministro de Interior y se enteraron de que el Gobierno se hallaba reunido en el Palacio Sándor.[16] [10] El general Schnetzer ocupó, con apoyo rumano, el ministerio de Defensa, sin hallar resistencia.[10] [16] Al mismo tiempo, un representante de los coaligados se presentó ante el gabinete, respaldado con cuarenta policías montados[17] y algunos oficiales.[10] [8] [16] Exigió, bajo amenazas de arresto, la dimisión del Gobierno.[18] [10] Peidl protestó débilmente y pidió a los asaltantes que se retirasen.[18] [10] Tras recibir promesas de seguridad personal y de la formación en unos meses de un Gobierno de coalición, el Gobierno decidió ceder[17] al ultimátum.[19] [18] Un contingente rumano que se hallaba en las cercanías del palacio no intervino.[17]

El día 7 el rey de Rumanía, Fernando, entró en la capital.[19] [20] El mismo día, el archiduque José[17] se convirtió en regente[21] [19] e István Friedrich, un industrial, formó un nuevo Gobierno[3] [21] [22] [17] con funcionarios de carrera de los distintos ministerios y parte de los conjurados, en general burgueses plebeyos.[21]

El golpe de Estado frustró las posibilidades de colaboración entre socialistas y liberales, y alejó del Gobierno a algunas destacadas figuras políticas opuestas a la toma del poder por la fuerza.[20] [23]

Tras el Gobierno[editar]

Peidl se exilió en Austria hasta su regreso a Hungría en 1921, donde retomó su actividad sindical. De 1922 a 1931 dirigió la representación socialdemócrata en el Parlamento. Murió en Hungría en 1943.

Notas y referencias[editar]

  1. a b c d e f Szilassy (1971), p. 49
  2. a b c Szilassy, 1969, p. 100.
  3. a b Balogh (1976), pp. 269-286
  4. Mocsy (1983), p. 133
  5. a b c Szilassy (1971), p. 50
  6. a b c d e Szilassy (1971), p. 53
  7. a b c d e f g h Szilassy, 1969, p. 101.
  8. a b c d e f g h i j k l Mocsy (1983), p. 134
  9. a b Szilassy (1971), p. 52
  10. a b c d e f g Szilassy, 1969, p. 103.
  11. a b Szilassy (1971), p. 54
  12. a b c Szilassy (1971), p. 55
  13. a b c d e Szilassy, 1969, p. 102.
  14. a b Szilassy (1971), p. 56
  15. a b Szilassy (1971), p. 57
  16. a b c d Szilassy (1971), p. 61
  17. a b c d e Balogh (1975), p. 301
  18. a b c Szilassy (1971), p. 62
  19. a b c Szilassy, 1969, p. 104.
  20. a b Szilassy (1971), p. 63
  21. a b c Mocsy (1983), p. 135
  22. Szilassy (1971), p. 64
  23. Szilassy, 1969, p. 105.

Bibliografía[editar]

  • Balogh, Eva S (1976). «Istvan Friedrich and the Hungarian coup d'etat of 1919: A Reevaluation». Slavic Review 35 (2):  pp. 269-286. http://www.jstor.org/pss/2494593. 
  • Balogh, Eva S. (1975). «Romanian and Allied Involvement in the Hungarian Coup d'Etat of 1919». East European Quarterly 9 (3):  pp. 297-314. 
  • Mocsy, Istvan I. (1983). The Uprooted: Hungarian Refugees and Their Impact on Hungary's Domestic Politics, 1918-1921 (en inglés). East European Monographs. p. 252. ISBN 9780880330398. 
  • Szilassy, Sándor (1969). «Hungary at the Brink of the Cliff 1918-1919». East European Quarterly 3 (1):  pp. 95-109. 
  • Szilassy, Sándor (1971). Revolutionary Hungary 1918-1921 (en inglés). Danubian Press. p. 141. ISBN 9780879340056.