Guerras otomano-bizantinas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerras otomano-bizantinas
Byzantine-Ottoman Wars-1-withborders.PNG
En sentido horario desde la imagen superior izquierda: Las murallas de Constantinopla, jenízaros Otomanos, la bandera bizantina, cañón de bronce otomano.
Fecha 1265 - 1453
Lugar Asia Menor
Consecuencias Decisiva victoria otomana.
Caída del Imperio bizantino.
Beligerantes
Flag of Palaeologus Emperor.svg Imperio bizantino Flag of the Ottoman Empire (1453-1517).svgImperio otomano
[editar datos en Wikidata]

Las guerras otomano-bizantinas fueron una serie de conflictos bélicos entre los turcos otomanos y los griegos bizantinos que condujeron a la destrucción final del Imperio bizantino y el ascenso del Imperio otomano.

Tras la caída de Constantinopla en 1204 a manos de los católicos occidentales durante la Cuarta Cruzada, el Imperio bizantino quedó dividido y en el caos, aprovechando la situación el sultanato de Rum comenzó a ocupar los territorios bizantinos de Asia Menor[1] (actualmente Turquía). El Imperio de Nicea, el más poderoso de los estados griegos sucesores del Imperio bizantino y radicada en la actual Turquía, pudo detener la invasión turca y finalmente, en 1261, reconquistar Constantinopla, restableciendo así el Imperio bizantino. Sin embargo la posición del Imperio bizantino en el continente europeo permanecía incierta debido a la presencia de los otros estados griegos sucesores del Imperio bizantino y que ahora se resistían a reintegrarse al restaurado Imperio bizantino, destacando por encima de todos el despotado de Epiro. El Imperio bizantino no sólo tuvo que hacer frente a la hostilidad del despotado de Epiro, sino también a los emergentes del Reino de Serbia y el Segundo Imperio búlgaro. Esto provocó que el Imperio bizantino centrara su atención en Europa y trasladara gran número de tropas desde el Asia Menor.

Por su parte, el sultanato de Rum, el principal rival del Imperio bizantino en Asia Menor, se debilitó progresivamente, pero este hecho, no significó ninguna noticia positiva por los bizantinos, antes al contrario, el sultanato se vio sacudido por islamistas Ghazi más fanáticos que los selyúcidas del sultanato de Rum. Uno de sus caudillos, Osmán I,[2] empezó a acosar a las fronteras orientales bizantinas. En 1299, Osmán I se proclamó sultán y a partir de entonces los territorios bajo su dominio fueron conocidos como Imperio otomano. Era el inicio de una serie de guerras entre turcos y griegos que finalizarían con la caída de Constantinopla en 1453.

Incursiones turcas bajo Miguel VIII (1261-1282)[editar]

El imperio bizantino bajo Miguel VIII en 1265.

Miguel VIII Paleologo busca reintegrar el despotado de Epiro en el imperio y evitar una nueva cruzada contra él, dejando a un lado Asia Menor a pesar de la desintegración del sultanato de Rum. Al contrario, hace la paz con el mongol Hulagu Khan contra eventuales ataques del sultanato de Rum[3] , así como con el musulmán Baybars (1260-1277. Los Seljúcidas, dirigidos desde 1265 par Pervane (1265-1277), el regente de Kay Khusraw III (1265-1284), ambicionan expulsar a los Mongoles de Anatolia y se alían secretamente con Baybars[4] . Los Mongoles son derrotados por Baybars en la batalla de Elbistan y los mongoles ejercen una pesada represión sobre los seljúcidas, culpables de haber huido en la batalla. A la muerte de Pervane en 1277, el sultanato de Rum apenas tiene poder. Kay Khusraw está sometido a los mongoles y las tribus turkmenas se despegan de la autoridad seljúcida infiltrándose por su cuenta en Anatolia. Es la época de los beylicatos, inaugurada por la batalla de Köse Dağ.

Entre esos principados, el de los Karamanidas se apodera de Konya el 12 de mayo de 1277[5] . Otros beilicatos importantes son el de los Germiyanidas, el de Saruhan, el de Aydin que se independizan a fines del s. XIII. La tribu Kayi, de la que nacerán los Otomanos, se establece en la frontera entre los territorios turcos y bizantinos. Söğüt, tomada a los bizantinos en 1265, se convierte en la primera capital del emirato otomano[6] .

Andrónico II fracasa en sus tentativas de preservar los territorios asiáticos del imperio bizantino.

Miguel VIII se concentra en la reconquista de Constantinopla en 1261 y la desaparición del imperio latino; para reducir gastos suprime los privilegios de los colonos que aseguraban la frontera asiática contra las incursione turcas. Los emiratos turcos lo aprovechan para multiplicar las incursiones en el valle del Meandro y en Caria. Ante el peligro Miguel envía a su hermano Juan Paleólogo que organiza la defensa y repele los raids turcos, que se reanudan con su partida y llegan a tomar Tralles<. Como reacción, Andrónico, hijo de Miguel, es enviado contra los turcos en 1281. Recupera Tralles, pero los turcos vuelven a tomarla e instalan allí un emirato que amenaza las posesiones asiáticas del imperio [7] . En realidad las posesiones bizantinas son progresivamente atravesadas por hordas turcas; y si las villas consiguen resistir a veces, no ocurre lo mismo con el [8] . Miguel VIII consigue sin embargo rechazar a los turcos de Bitinia con una campaña en 1281 y fortifica las orillas del río Sakarya[9] .

Aceleración del declive bizantino (1281-1304)[editar]

Osman I acompañado de guerreros ghazis.

A partir de 1290 Andrónico II comienza a construir fuertes e intenta reconstituir el sistema de des akritoi o colonos suprimido por Miguel VIII a lo largo de la frontera con los turcos, pero sin éxito [10] . A continuación, ordena al general Alexis Philanthropénos rechazar a los turcos mediante una campaña en el valle del Meandro y en Caria; el general, victorioso, intenta rebelarse, pero es vencido[11] , a pesar del apoyo de las poblaciones liberadas; lo que llevó al abandono de la campaña en diciembre de 1296. Juan Tarchaniotes, nuevo general de la región, consigue éxitos pero es obligado a renunciar por diferencias financieras con otras autoridades [12] . Por su parte, los emiratos de Sarukan, Kermian y Karaman ocupan las provincias marítimas y se extienden a expensas de los bizantinos[13] . En 1302, en la batalla de Bafea, el ejército bizantino dirigido por Miguel IX Paleólogo es vencido por las tropas otomanas de Osman I (1281-1326)[14] , que capturan fuertes situados entre Nicea y Nicomedia. Dos años después, Progonos Sgouros, es vencido en la région de Kaitokia[15] . Las villas de Bitinia intentan resistir a los asaltos turcos. La defensa de Filadelfia es asumida por el obispo, Magnesia es dirigida de manera quasi independiente por Attaliotes, y Miguel IX consigue mantenerse en Pérgamo unos meses antes de replegarse a Constantinopla[16] .

Andrónico pide ayuda a Ghazan, el khan mongol de Persia, pero éste muere en 1304. Su sucesor en 1305 promete enviar 40000 hombres contra los turcos. Pero los otomanos toman una fortaleza bizantina lo que contribuye a suprimir las comunicaciones entre Nicea y Nicomedia[17] . Por otro lado, Andrónico II recibe el apoyo de una compañía de catalanes que se ponen al servicio del imperio contra los turcos.

Episodio catalán[editar]

Gran Compañía Catalana

Osman I, fundador del emirato otomano, conquistó tierras asiáticas del imperio bizantino.

Esta compañía, dirigida por Roger de Flor, es reclutada por Federico II de Sicilia para combatir a Carlos II de Anjou y queda libre con la paz entre ambos. Roger de Flor ofrece entonces sus servicios a Andrónico a cambio del título de megaduque, la mano de una princesa bizantina, y un sueldo para sus soldados dos veces superior al de otros mercenarios [18] . Enviados a Anatolia contra los turcos,en enero de 1304, los 6000 catalanes obligan a los turcos a levantar el sitio de Cízico [19] . En abril, aplastan a los turcos que asedian Filadelfia. Venciendo a las tropas turcas que se oponen a su avance, pronto Roger de Flor y sus hombres alcanzan los montes del Tauro, donde vencen a un ejército turco en las Puertas de Hierro [20] . Pero esas conquistas son reducidas a nada por la antipatía creciente entre los catalanes y los habitantes de Anatolia. Así, en Magnesia, los habitantes saquean el botín acumulado por Roger de Flor y cuando éste regresa pone sitio a la ciudad [21] . Finalmente, no puede continuar su campaña contra los turcos pues Andrónico le reclama en Europa, donde está en guerra contra los búlgaros [22] .

Sin embargo las relaciones se degradan, y ante el riesgo de un motín en sus propias filas Andrónico no envía a los catalanes a batirse junto a los bizantinos contra los búlgaros. Los turcos asedian Filadelfia y Andrónico acuerda con Roger de Flor para que los combata con sus 3000 hombres[23] antes de ser asesinado por orden de Miguel IX (7 abril 1307)[24] .

La reacción catalana no se hace esperar. Saquean inpunemente una gran parte de las tierras europeas cerca de dos años, arrastrando con ellos a soldados de diversas nacionalidades, incluidos turcos[25] . Finalmente, tras haberse dividido, los catalanes fundan el ducado de Neopatria. Los turcos se aprovechan de esos sucesos y, a excepción de Bitinia, toman casi todas las villas anatolias del imperio bizantino. Así, la ciudad de 'Éfeso es tomada por Sasa Bey, del beylicato de Menteşe, el 24 de octubre de 1304, tras tomar el control del valle del Caistro, y Magnesia cae en manos de los Saruhanidas en 1313; y otro tanto para numerosas ciudades bizantinas.

El imperio entre guerras civiles y asaltos turcos[editar]

Los beylicatos turcos de Anatolia hacia 1330.

Mientras los bizantinos pierden sus plazas fuertes asiáticas, los turcos inician sus incursiones en Europa. Comienzan en paralelo con el saqueo de Tracia por la Gran Compañía Catalana, sin que la partida de ésta para Atenas signifique la vuelta a la paz para la península de Gallipoli y sus alrededores; numerosos turcos toman el relevo de los catalanes y saquean Tracia. Miguel IX es vencido por los turcos dirigidos por Halil en 1311. No es hasta 1314 que un ejército bizantino sostenido por los serbios consigue cercar y vencer a los 1800 turcos presentes en la península de Gallipoli[26] . al mismo tiempo los otomanos toman el control de la isla de Imrali situada en el mar de Marmara gracias a la acción del almirante Emir Ali. Es la primera de las islas de este mar en ser ocupada por los turcos, que instalan una base naval que les permite cortar las comunicaciones entre Bursa y el resto del imperio.

Además, en 1321 comienza una guerra civil, desastrosa para los bizantinos, entre Andrónico II y su nieto Andrónico III que dura hasta 1328. La mayor plaza fuerte bizantina en Anatolia, Bursa cae, reducida por el hambre, el 6 de abril de 1326[27] . Los otomanos, uno de los emiratos, hacen de ella su capital a partir del reinado de Orkhan (1326-1360), el sucesor de Osman I. Sin embargo, Andrónico II consigue salvar de nuevo Filadelfia por medio del general Philanthropenos, que, a pesar de su ceguera y su edad avanzada, consigue rechazar a los turcos [28] .

El imperio bizantino al fin del reinado de Andrónico II.

El nuevo emperador Andrónico III (1328-1341), ante la imposibilidad de hacer frente a serbios, búlgaros y turcos, firma en 1329 un tratado con el emir Saruhan de Magnesia[29] , el más poderoso de los emires turcos que reside en Kütahya, y con Umur Bey, emir de Esmirna. Pero eso no impide a los otomanos proseguir sus incursiones. En 1328, ponen sitio a Nicea. Andrónico intenta levantarlo enviando un ejército de 2000 hombres que el dirige con Juan Cantacuzeno[30] ; pero es batido el 10 de junio de 1329 en la batalla de Pelekanon[31] ·[32] .

Tras esta derrota, el gobernador de Nicea comprende que no va a recibir socorros y rinde la villa a los turcos el 2 de marzo de 1331[33] . A continuación la ciudad de Nicomedia es tomada al asalto. En 1333, Andrónico III trata directamente con Orkhan a quien da 12000 hiperpirones de oro a cambio de salvaguardar las últimas tierras bizantinas de Asia [34] . Sin embargo, la ciudad de Nicomedia cae en 1337[35] y sólo villas como Filadelfia o Heraclea del Ponto son aún bizantinas en Asia.

Andrónico III y los emiratos turcos de Anatolia[editar]

Los otomanos, obligados a hacer frente a la resistencia bizantina, mantienen una gran combatividad, atrayendo tropas a veces indisciplinadas (los ghazis) que, instalados en las fronteras del imperio bizantino, pueden saquearlo [36] . Osman (sultán, hijo del sultán de los ghazis, ghazi, hijo de ghazis), consigue disciplinarlos para que su emirato no pierda [37] .

Los otros emiratos turcos son también peligrosos adversarios del imperio, especialmente los que disponen de una fuerza marítima importante; como las mandadas por Saruhan emir de Magnesia (que en 1333 saquea las costas de Tracia), Umur Bey, emir de Aidin en Esmirna y Khidr beg, emir de Éfeso[38] . De las islas del mar Egeo unas están bajo dominio latino, otras son bizantinas y otras pertenecen a la orden de los Hospitalarios, lo que dificulta su defensa. Los Hospitalarios logran defender sus posesiones de los turcos, pero no consiguen detenerlos. Andrónico permite a Benedetto y Martino Zaccaria convertirse en señores de la isla de Quíos. Estimulado por sus victorias contra los corsarios turcos, Martino se aleja de la tutela bizantina y actúa como soberano; por lo que Andrónico envía un centenar de navíos que toman la isla en 1329. A partir de 1332, Andrónico forma parte de la liga naval de potencias cristianas compuesta de bizantinos, venecianos, hospitalarios y francos de Chipre. Su objetivo es Esmirna de donde parten las expediciones de Umur bey, pero no atacan la ciudad y se contentan con algunas victorias sobre el emir de Karasi antes de que la muerte del papa Juan XXII, iniciador del movimiento, ponga fin a las actividades de la liga[39] .

Los Turcos comienzan a asaltar Europa; Andrónico, que tiene que dirigir una expedición para expulsar a los turcos de Rodosto[40] , debe rechazarlos una vez más en Tesalónica después cerca de Constantinopla.

Paradójicamente, es con la ayuda de Saruhan de Magnesia y de Umur bey que Andrónico puede retomar el control de la isla de Lesbos y de la villa de Focea a los italianos en 1335[38] . Saruhan le envía hombres y avitualla al ejército imperial en el sitio de Focea. Umur bey firma un tratado de alianza defensiva con Andrónico contra los otomanos y los italianos [41] y ve su estado reconocido por Andrónico, que le proporciona además una suma de 100000 hiperpirones[42] .

Primeros pasos de los Otomanos en Europa (1341-1355)[editar]

A la muerte de Andrónico III en 1341 estalla una Guerra entre Juan Cantacuzeno, nombrado regente de Juan V Paleólogo (1341-1376) y Ana de Saboya, la mujer de Andrónico III, cuando ésta, bajo la influencia del patrairca Juan Calecas, depuso a Juan Cantacuzeno de todas sus funciones[43] . Como respuesta, éste se proclama emperador el 26 de octubre de 1341 sin por ello poner en entredicho el lugar sobre el trono de Juan V[44] . Para lograr sus fines, Juan Cantacuzeno apela a Umur bey pero este ejército fracasa en tomar Salónica[45] y debe regresar a Didimótico en noviembre de 1343[46] ,[47] . Juan Cantacuceno se encuentra acorralado por las tropas serbias y búlgaras que apoyan a Ana de Saboya. Pero los sodados de Umur bey, que siguen presentes en Tracia, les rechazan. Umur bey debe hacer frente a la cruzada del Archipiélago instigada por el papa Clemente VI y compuesta por Venecia, Rodas y Chipre que consigue tomar Esmirna en 1343 o 1344 y, cuando trata de retomarla, Umur bey muere en 1348. Juan Cantacuzeno demanda la ayuda de Orkhan[48] a fines de 1344 y le da su hija Teodora en matrimonio[49] . A cambio, Orkhan le proporciona 6000 hombres que niega a Ana de Saboya [50] . Ésta obtiene de Saroukhan el envío de 6000 hombres para combatir a Juan Cantacuzeno, pero que prefieren saquear los alrededores de Constantinopla y atacar a Bulgaria más rica[51] . Finalmente, en 1347, Juan Cantacuzeno penetra en Constantinopla. En la misma época, los otomanos toman el control del beylicato de los Karesioğulları en el noroeste de Anatolia. En Europa, las tropas turcas que sostienen a Juan Cantacuzeno— coronado como Juan VI (1347-1354) — amenazan la integridad del imperio bizantino. Juan VI y Juan V Paleólogo, los dos emperadores son obligados a combatirlos en 1348 cuando se vuelven hacia Constantinopla[52] .

El imperio otomano en 1359
Vista de satélite de la península de Gallipoli el primer territorio europeo conquistado de forma duradera por los turcos en 1354.

Cuando Juan V, que posee el territorio de los Ródopes, y Mateo Cantacuzeno que ha debido cederlos en lugar del territorio alrededor de Adrianópolis entran en guerra, es Juan VI quien interviene con la ayuda de los otomanos dirigidos por Soliman, hijo de Orkhan para restablecer a Mateo en sus derechos. Pero los territorios de Mateo son sin embargo saqueados por los otomanos [53] que consiguen rechazar a un serbo-búlgaro llegado para apoyar a Juan V[54] . En 1350, cuando la rebelión zelote amenaza con separar Salónica del imperio bizantino, Juan VI obtiene la ayuda de 22 barcos piratas turcos, que le permiten mantener Salónica en el [55] . En 1350, Juan VI utilize navíos turcos que remontan el río para retomar Beroia, caída en manos de los serbios algunos años antes [56] . Cuando los serbios aliados de Juan V atacan el imperio bizantino, 10000 otomanos quienes llegan en apoya de Juan VI y rechazan a los serbios en 1352. De nuevo, los territorios bizantinos son saqueados[57] y los turcos aprovechan para instalarse en Tracia y ocupar la fortaleza de Tzimpé cerca de la península de Galípoli[58] . El 2 de marzo de 1354 un temblor de tierra devasta la ciudad de Galípoli y los turcos aprovechan la situación para apoderarse de ella y hacer de ella una cabeza de puente para sus conquistas europeas [59] . Las gestiones de Juan VI a Orkhan para que abandone la ciudad son inútiles[60] . Desde entonces la alianza bizantino-otomana se rompe; la población considera que su alianza con los turcos es la fuente de los problemas del imperio [61] y teme que Constantinopla esté amenazada. A fines de 1355 Juan V se pone al frente del imperio y Juan VI se retira a un monasterio[62] .

Referencias[editar]

  • Grant, R. G. (2005). Battle: A Visual Journey Through 5,000 Years of Combat, Dorling Kindersley Publishers Ltd.
  • Madden, Thomas F. (2005). Crusades the Illustrated History. Ann Arbor: University of Michigan Press.
  • Mango, Cyril (2002). The Oxford History of Byzantium. Nueva York: Oxford UP.
  • Parker, Geoffrey (2005). Compact History of the World. Londres: Times Books, 4ª edición.
  • Sherrard, Philip. Great Ages of Man Byzantium. Time-Life Books.

Notas[editar]

  1. Compact History, pp. 70-71
  2. Grant, R.G. (2005). Battle a Visual Journey Through 5000 Years of Combat. London: Dorling Kindersley. p. 122. 
  3. Ostrogorsy, Histoire de l'État byzantin, éditions Payort, p.483
  4. René Grousset, L'empire des steppes, p.466
  5. Cahen, Les Turcomans de Roum au moment de l'invasion mongole, p.131-139
  6. Louis Bréhier, Vie et mort de Byzance, éditions Albin Michel, p.333
  7. Cambridge Medieval History, p.656
  8. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot 1996, p.514
  9. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p.109
  10. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p.147
  11. Georges Pachymères, Histoire, II, p.220
  12. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p.148
  13. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, p.353
  14. Según Bartusis en su libro The Last Byzantine Army,el ejército bizantino cuenta 2000 hombres, la mitad Alanos opuestos a cerca de 5000 otomanos.
  15. Robert Mantran, Histoire de l'Empire ottoman, éditions Fayard, p.20
  16. Georges Pachymères, Histoire, p.390-392
  17. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p.163
  18. Schlumberger, Expéditions des Almugavares ou Catalans en Orient, p.36-41
  19. Cronica catalana, Ramon Muntaner, p.203
  20. Ramon Muntaner, Cronica catalana, p.207
  21. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot 1996, p.515
  22. Louis Bréhier, Vie et mort de Byzance, éditions Albin Michel, p.342
  23. Ramon Muntaner, Cronica catalana, p.211
  24. Roger de Flor va voluntariamente a saludar a Miguel IX del que conoce su enemistad y cuando cena con él es asesinado.
  25. Schlumberger, Expéditions des Almugavares ou Catalans en Orient, p.248-251
  26. Louis Bréhier, Vie et mort de Byzance, éditions Albin Michel, p. 346
  27. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot 1996, p. 523
  28. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p. 182
  29. Jean Cantacuzène, Histoire en 4 livres, II, p. 5
  30. Bartusis, The Last Byzantine Army, p. 91}}
  31. Grant, R G. Battle a Visual Journey Through 5000 Years of Combat. Londres, Dorling Kindersley, 2005 122
  32. Cantacuzène, Histoire en 4 livres, II, p. 32-36
  33. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot 1996, p. 528
  34. Cantacuzène, Histoire en 4 livres, I, p. 446-448
  35. Cantacuzène, Histoire en 4 livres, II, p. 24}}
  36. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p. 170
  37. Steven Runciman, La Chute de Constantinople, éditions Texto, p.70
  38. a b Louis Bréhier, Vie et mort de Byzance, éditions Albin Michel, p.353
  39. Donald MacGillivray Nicol (trad. Hugues Defrance), « Le suicide de Byzance, le règne d’Andronic III », p. 197-198
  40. Cantacuzène, Histoire en 4 livres, II, p. 22
  41. Donald MacGillivray Nicol, Le Règne d’Adronic III, Plantilla:P.
  42. Enveri, Destãn d'Umur Pasha, p.83-85
  43. Charles Diehl, Figures byzantines, II, 1906, p. 254-256
  44. Louis Bréhier, Vie et mort de Byzance, éditions Albin Michel, p.356
  45. Cantacuzène, Histoire en 4 livres, III, p. 64
  46. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot 1996, p.539
  47. Cantacuzène, Histoire en 4 livres, III, p.66
  48. Donald MacGillivray Nicol, « La seconde guerre civile. », p.226
  49. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot 1996, p.541
  50. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p.227
  51. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p. 229
  52. Nicéphore Grégoras, L'histoire romaine VI, p.7
  53. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot 1996, p.551
  54. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p.265
  55. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p. 252
  56. Donald M. Nicol, Les Derniers Siècles de Byzance, éditions Texto, p. 253
  57. Cantacuzène, IV, 4
  58. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot 1996, p.552
  59. Charanis, An Important Short Chronicle of the Fourteenth Century, Byzantion, 13, 1938, p.347
  60. J.J. Norwich, Byzantium: the Decline and Fall, Penguin, Londres, 1996, p.320
  61. Ostrogorsky, Histoire de l'état byzantin, p.374
  62. Ostrogorsky, Histoire de l'État byzantin, éditions Payot, p.553