Guerra mundial Z (novela)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra mundial Z
de Max Brooks
Género Horror
Idioma Inglés
Título original World War Z
Traductor Pilar Ramirez Tello
Editorial Bandera de los Estados Unidos Crow
Bandera de España Almuzara
País Estados Unidos
Fecha de publicación 12 de septiembre de 2006
Formato Tapa dura, tapa blanda, de bolsillo, E-Book y audiolibro
Páginas Bandera de los Estados Unidos352
Bandera de España457
ISBN 0307346609
OCLC 470785472 y 65340967
Serie
The Zombie Survival Guide Guerra mundial Z
[editar datos en Wikidata ]

World War Z: An Oral History of the Zombie War editada en castellano como Guerra mundial Z: Una historia oral de la guerra zombi, es una novela escrita por Max Brooks que relata una ficticia guerra mundial contra los zombis. Continúa la temática del primer libro del autor Zombi - Guía de supervivencia. Mientras que el planteamiento de la Guía es imitar los manuales de supervivencia para situaciones peligrosas, “World War Z” se presenta como un conjunto de entrevistas a los supervivientes, agrupadas en capítulos presentados cronológicamente, cada uno relativo a una gran época del conflicto, desde la aparición del llamado “paciente cero” hasta el fin de la guerra, una década después.

El libro salió a la venta en los EE. UU. el día 12 de septiembre de 2006, en dos formatos: libro y audiolibro. El audiolibro es una versión abreviada del libro, y en el mismo han puesto su voz no sólo el propio Max Brooks como entrevistador, sino actores célebres como Alan Alda, Mark Hamill, Jürgen Prochnow, o John Turturro, poniendo las voces de los entrevistados.

El libro fue publicado en España en mayo de 2008 por Editorial Almuzara.

Contenido[editar]

Introduction (Introducción)[editar]

El entrevistador relata, en primera persona, cómo se decidió a realizar un libro de memorias de la guerra con las notas de su trabajo para el Informe de la Comisión de Postguerra de Naciones Unidas, dado que éste último se limitaba a los hechos puros y duros y carecía de “factor humano”.

Warnings (Alarmas)[editar]

En este capítulo se recogen testimonios de las primeras apariciones de muertos vivientes. Los entrevistados son:

  • Kwang Jing-Shu, en la municipalidad de Chongqing, Federación Unida de China, médico chino, que atendió al llamado “paciente cero”, primer caso conocido de zombi, si bien se deja ver que el gobierno chino ya estaba al tanto de otros casos.
  • Nury Televadi, en Lhasa, República Popular del Tíbet, contrabandista tibetano, que relata el tráfico cada vez mayor de refugiados chinos que huían de su país.
  • Stanley MacDonald, militar canadiense retirado en Meteora, Grecia, que cuenta sus experiencias durante una operación militar contra el tráfico de droga en Kirguistán.
  • Fernando Oliveira, antiguo doctor, refugiado ahora entre los Yanomami en Brasil, que relata cómo se expandió la plaga por el mundo a través del mercado negro de órganos para trasplantes.
  • Jacob Nyathi, desde Barbados, habla del brote de muertos vivientes que arrasó el barrio de chabolas de Khayelitsha, en las afueras de Ciudad del Cabo (Sudáfrica).
  • Jurgen Warmbrunn, agente secreto israelí, desde Tel Aviv, cuenta cómo recopiló informaciones relacionadas con los testimonios anteriores y junto con otras personas elaboró el llamado “Informe Warmbrunn-Knight”, donde se exponía claramente la amenaza y los medios para que no alcanzara proporciones epidémicas.
  • Saladin Kader, profesor en Belén, Palestina, relata cómo Israel decide voluntariamente ponerse en cuarentena, se retira de los territorios ocupados y construye un muro exterior, permitiendo no obstante a los palestinos quedarse dentro. Saladin y su familia viajan desde Kuwait en busca de refugio, sólo para ser testigos del estallido de la Guerra Civil Israelí.

Blame (Culpa)[editar]

En este capítulo, como su nombre indica, se exponen varias conductas que propiciaron la expansión de la epidemia. Los entrevistados son:

  • Bob Archer, director de la CIA, desde Langley, Virginia, explica las razones de la falta de reacción de su agencia ante la cada vez más clara situación.
  • Travis D'Ambrosia, Comandante Supremo Aliado en Europa, desde Vaalajarvi, Finlandia, comenta la propuesta del ejército norteamericano a la Casa Blanca, el éxito de la primera fase y las razones por las que no se ejecutó la segunda fase.
  • Breckingridge Scott, industrial responsable de la vacuna fraudulenta “Phalanx” contra la “rabia africana”, desde su refugio en la estación polar Vostok, en la Antártica, echándole la culpa al resto del mundo por dejarse engañar.
  • Groover Carlson, desde Amarillo, Texas, antiguo Jefe de Gabinete (Chief of Staff) de la Casa Blanca, actualmente recolector de combustible (excrementos de animales) en una planta de bioconversión experimental, explica por qué el Gobierno estadounidense no le dedicó suficiente atención y recursos al problema.
  • Mary Jo Miller, desde Troy, Montana, arquitecta creadora de la “nueva comunidad” fortificada a prueba de muertos vivientes, narra cómo ella y su familia no se preocuparon demasiado hasta que los zombis aparecieron en su casa.

The Great Panic (El Gran Pánico)[editar]

En este capítulo se recogen testimonios de la situación mundial fuera de control. Los entrevistados son:

  • Gavin Blaire, desde la base de la Guardia Nacional del Aire en Parnell, Tennessee, relata los grandes atascos de tráfico causados por la huida masiva de gente aterrorizada, y cómo enjambres de muertos vivientes los arrasaron.
  • Ajay Shah, desde Alang, India, narra la dantesca situación en la que se encontró al tratar de abordar algún barco en el embarcadero de desgüace en Alang.
  • Sharon, una muchacha cuya edad mental es de 4 años, interna en una institución de rehabilitación de Topeka, Kansas, rememora las circunstancias en que se quedó sola, tras el asedio de los muertos a una iglesia
  • Maria Zhuganova, en Khuzhir, Sagrado Imperio Ruso, habla de la rebelión de su unidad militar y del castigo que les impusieron.
  • T. Sean Collins, en Bridgetown, Barbados, antiguo mercenario, narra cómo fue contratado por un cliente que había convertido su mansión en una fortaleza y ofrece residencia segura a un puñado de famosos actores, cantantes y atletas, emitiendo por la red una especie de “Gran Hermano” permanente.
  • Ahmed Farahnakian, desde Ice City, en Groenlandia, cuenta las razones para la guerra nuclear limitada entre Irán y Pakistán.

Turning the tide (Cambiando la marea)[editar]

En este capítulo se recogen testimonios sobre la puesta en práctica de planes para la creación de zonas seguras en distintos países. Los entrevistados son:

  • Xolelwa Azania, desde la Isla Robben, en los Estados Unidos de Sudáfrica, cuenta quién era Paul Redeker y en qué consistía su plan.
  • Philip Adler, desde Armagh, Irlanda, cuenta cómo su unidad militar, que luchaba en Hamburgo, recibió órdenes de abandonar la ciudad a su suerte, en cumplimiento de un plan similar al Plan Redeker.
  • Bodhan Taras Kondratiuk, desde el Sanatorio de Veteranos Yevchenko, en Odesa, Ucrania, cuenta su participación en la evacuación de Kiev y el uso del gas nervioso RVX.
  • Jesika Hendriks, desde Manitoba, Canadá, cuenta cómo sus padres y ella fueron al norte, junto con innumerables refugiados, con la esperanza de que los zombis se congelaran en invierno, y cómo los supervivientes acabaron practicando el canibalismo.
  • Sardar Khan, ingeniero civil, desde la India, narra cómo se cerraron los pasos de montaña en el Himalaya y la creación de una zona segura en su país, gracias al sacrificio del general Raj Singh.

Home Front USA (Frente de guerra en EE. UU.)[editar]

En este capítulo se recogen testimonios relativos a la reorganización social en las zonas seguras de Estados Unidos de América. Los entrevistados son:

  • Arthur Sinclair Jr, director del Departamento de Recursos Estratégicos, desde Taos, Nuevo México, habla de la reorganización económica de la zona segura de EE. UU. tras las Montañas Rocosas.
  • “The Whacko”, desde Burlington, Vermont, antiguo vicepresidente del Gobierno de los EE. UU., habla sobre la celebración de elecciones, el mantenimiento del orden y los problemas con fundamentalistas religiosos, ecoterroristas y secesionistas.
  • Joe Muhammad, desde Wenatchee, Washington, un hombre en silla de ruedas que formó parte de un Equipo de Seguridad Vecinal, y que habla de los problemas con los zombis, los saqueadores, los niños salvajes y especialmente los “quislings” (individuos que pierden la razón y se creen muertos vivientes).
  • Roy Elliot, director de cine, desde Malibú, California, cuenta cómo sus películas aumentaron la moral de la población y disminuyeron las muertes por ADS (Síndrome de Desesperación Apocalíptica, o también Síndrome de Muerte Asintomática).
  • Coronel Christina Eliopolis, desde la base de la Guardia Nacional del Aire en Parnell, Tennesse, cuenta cómo su avión cayó en territorio infectado, y cómo logró sobrevivir gracias a la ayuda de una misteriosa mujer.

Around the world, and above (Alrededor del mundo y por encima)[editar]

En este capítulo se recogen testimonios de la situación fuera de los EE. UU., incluyendo el espacio y de la decisión de pasar a la ofensiva. Los entrevistados son:

  • David Allen Forbes, desde la provincia de Bohemia, Unión Europea, habla del empleo de los castillos europeos como refugio frente a los zombis.
  • Desde el atolón de Ulithi, en los Estados Federados de Micronesia, un políglota cuenta su trabajo en “Radio Tierra Libre”, dedicándose a dar informaciones correctas para combatir las mentiras y supersticiones sobre los muertos vivientes.
  • Kondo Tatsumi, desde Kioto, Japón, relata tanto lo que ocurrió en su país como sus peripecias para escapar del edificio de apartamentos donde vivía.
  • Sensei Tomonaga Ijiro, también desde Kioto, Japón, hibakusha invidente a consecuencia de la bomba atómica que destruyó Nagasaki, cuenta cómo huyó a un parque natural y se convirtió en experto en eliminar muertos vivientes con ayuda de su “ikupasuy”, además de cómo conoció a su discípulo Kondo Tatsumi.
  • Sergio García Álvarez, desde Cienfuegos, Cuba, habla como su país se convirtió en una potencia regional y a Fidel Castro en un héroe a consecuencia de la guerra y de la llegada masiva de refugiados estadounidenses.
  • Ernesto Holguín, desde Ancud, Isla Grande de Chiloé, en Chile, habla de la Conferencia Internacional de Honolulu, en la que los restos de las Naciones Unidas decidieron pasar a la ofensiva.

Total War (Guerra Total)[editar]

En este capítulo se recogen testimonios de las campañas militares para reconquistar el territorio infectado, así como detalles sobre las nuevas armas y tácticas. Los entrevistados son:

  • Travis D'Ambrosia, a bordo del “Mauro Altieri”, a 3000 pies por encima de Vaalajarvi, Finlandia, comenta el enorme número de zombis a los que se iban a enfrentar en Estados Unidos, y explica por qué les es aplicable el concepto de “Guerra Total”.
  • Todd Wainio, desde Denver, Colorado, habla de los cambios en el ejército estadounidense: nuevo uniforme (BDU), y nuevas armas (“SIR” o rifle de infantería estándar, el Lobotomizador, o simplemente “Lobo”) y relata la primera gran victoria en Hope, Nuevo México.
  • Darnell Hackworth, en Ainsworth, Nebraska, habla del uso de perros en unidades especializadas (K-9).
  • El padre Sergei Ryzhkov, desde Siberia, cuenta cómo al asumir los sacerdotes la ingrata tarea de rematar a los combatientes infectados, Rusia acabó convirtiéndose en el Sacro Imperio Ruso.
  • Michael Choi, a bordo del USS Holo Kai, cerca de la costa de Hawái, habla de la guerra submarina contra los zombis sumergidos.
  • Todd Wainio, desde Denver, Colorado, cuenta la marcha del ejército hacia Nueva York, recuperando el territorio infestado de zombis y liberando los enclaves aislados.

Good-Byes (Despedidas)[editar]

Varios de los supervivientes entrevistados dicen unas palabras finales. Los entrevistados son:

  • "The Whacko", da un comentario acerca del final de la Guerra, asegurando que aún no ha terminado.
  • María Zhuganova, comenta su postura sobre el Sacro Imperio Ruso, alegando que la religión fue lo único que levantó el país.
  • T. Sean Collins, explica su situación después de la Guerra, refiriéndose a si mismo como adicto a matar.
  • Jesika Hendriks, reflexiona acerca de lo que le dijo un ex-piloto iraní, acerca de que no aceptaba que a la gente buena le pasaran cosas malas, señalando a un insensible locutor de radio que sobrevivió en vez de sus padres.
  • Mary Jo Miller, se echa la culpa y al resto de su generación por dejar que pasara la Guerra Z.
  • Kwan Jingshu, le reconforta saber que los niños nacidos durante y después de la guerra aprecian a los zombis como algo normal, sin miedo.
  • Joe Muhammad, reflexiona sobre lo importante que fue la Guerra para unir a la gente, después del auge del egoismo de la sociedad, y que quizás la próxima generación vuelva a ser hipócrita e insensible.
  • Arthur Sinclair Jr., habla sobre la reorganización económica del dólar en Estados Unidos.
  • Kondo Tatsumi, da su punto de vista acerca de la ideología de la generación de su maestro y la suya, comentando también sobre el camino correcto que su país debería seguir.
  • Philip Adler, sólo dice una frase que explica su deshumanización al abandonar a los civiles en Hamburgo.
  • Jurgen Warmbrunn, opina sobre la sobrevivencia de los judíos en la Segunda Guerra Mundial, después de haber escuchado de alguien que nadie sobrevivió no solo física sino mentalmente al Holocausto, señalando que entonces nadie sobrevivió a la Guerra Z.
  • Michael Choi, revela a las verdaderas victimas de la Guerra, las ballenas.
  • Todd Wainio, revive la neutralidad emocional en él y en sus compañeros tras la Guerra.

Medio Ambiente[editar]

Muchas especies se extinguieron durante la Guerra Mundial Z, entre ellos destacan las ballenas, debido a los refugiados en alta mar, se alimentaron de ballenas cazándolas hasta la extinción, las ballenas grises se extinguieron junto con las azules, los rorcuales, las jorobadas y las francas.Algunas belugas y narvales lograron sobrevivir bajo los hielos del Ártico, pero probablemente no hay suficientes para sostener una población viable. Algunos grupos de orcas sobrevivieron, pero con los niveles de contaminación tan altos y menos peces, quizás no se recuperen.[1]

Los animales subterráneos como los conejos y los topos también sufrieron bastante debido a que los zombies excavaban durante días para encontrarlos (un ejemplo es un zombie que pasó 5 días tratando de desenterrar a un topo en el desierto de Namibia, pero se rindió)

Las tortugas debido a su lento avance, fueron devoradas por los zombies, pero al parecer sobrevivieron pero en números muy bajos.

Al parecer las ostras que producían las famosas Perlas Negras en la Polinesia Francesa también desaparecieron o quedaron muy reducidas debido a que los sobrevivientes de las islas del Pacífico devoraron las ostras que las formaban.[2]

Cronología[editar]

Cronología de la guerra basándose en el libro.[3]

  • 2012. Primeros casos en China.
  • 2013. Expansión global de la plaga, Batalla de Yonkers, Gran Pánico.
  • 2020. Contraofensiva global. Batalla de Hope.
  • 2020-23. Marcha hasta Nueva York. Se limpia a EE. UU. de zombies.
  • 2025. China se termina de erradicar de zombies, fin de la guerra.

Película[editar]

La productora de Brad Pitt, Plan B pictures preparó una película basada en el libro junto con Paramount Pictures, que fue dirigida por Marc Foster, director de la film del agente 007 James Bond, Quantum of Solace, su director a partir de un guión de J. Michael Straczynski y Matthew Michael Carnahan (hermano del director Joe Carnahan) con la ayuda de Damon Lindelof y Drew Goddard que terminaron de pulir el guión.

Se publicó la sinopsis oficial de la película:

"La historia gira en torno a Gerry Lane (Brad Pitt), un padre y empleado de las Naciones Unidas, que recorre el mundo en una carrera contra el tiempo para detener la pandemia zombi que está acabando con los ejércitos y los gobiernos, y amenaza con diezmar a la humanidad misma. (Mireille) Enos interpreta a la esposa de Gerry, Karen Lane."

Brad Pitt y la adaptación cinematográfica de Guerra Mundial Z en empireonline.com

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]