Guerra mormona de 1838

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra Mormona
Fecha del 6 de agosto al 1 de noviembre de 1838
Lugar Noroeste de Misuri, Estados Unidos
Resultado Victoria de los no mormones, mormones despojados de su propiedad y expulsados de Misuri.
Beligerantes
Mormones No mormones de Misuri
Comandantes
Joseph Smith, Jr.
George M. Hinkle
David W. Patten
Charles C. Rich
James Durphee
David R. Atchison
Samuel Bogart
William Jennings
Bajas
21 muertos 1 muerto
[editar datos en Wikidata ]

La Guerra Mormona es el nombre a veces dado al conflicto de 1838 el cual ocurrió entre los Santos de los Últimos Días (Mormones) y sus vecinos de la región noroeste del estado norteamericano de Misuri. También se llama, a este conflicto, Guerra Mormona de Misuri para diferenciarlo de la Guerra Mormona de Utah (conocida como Guerra de Utah) y la menos conocida, la Guerra Mormona de Illinois.

Las fechas específicas de la guerra son desde el 6 de agosto de 1838 (la batalla de la elección de Galatin) hasta el 1 de noviembre de 1838 cuando Joseph Smith se rindió en la ciudad de Far West. Durante el conflicto fueron asesinadas 22 personas (3 mormones y 1 no mormón en el río Crooked y 18 mormones en Haun’s Mill).

Antecedentes[editar]

Un mapa del noroeste de Misuri en 1838, que muestra los puntos de conflicto de la Guerra mormona.

Poco después de organizarse la primera iglesia mormona, el fundador Joseph Smith reveló a los Santos de los Últimos Días que la segunda venida de Cristo estaba cerca y que el lugar central de la Ciudad de Sion debería estar cerca de la ciudad de Independence en el condado de Jackson, en Misuri. Los Santos de los Últimos Días se empezaron a asentar en el condado de Jackson para levantar la Ciudad de Sion en 1831. El asentamiento fue rápido y los residentes no mormones llegaron a alarmarse.

Mormones y no mormones residentes en Misuri tuvieron, en general, fundamentalmente muy diferentes perspectivas sobre las cuestiones comunitarias y religiosas, incluyendo la liberación de esclavos. En particular:

  • Los Santos de los Últimos Días tendían a votar en bloques, lo cual les daba un grado de influencia política en el lugar donde se asentaban.
  • Los Santos de los Últimos Días compraron grandes cantidades de tierra en los cuales establecieron asentamientos insulares a los que se oponían los no mormones.
  • Los Santos de los Últimos Días fueron política y culturalmente diferentes de los residentes no mormones de Misuri, que se encontraban principalmente en la zona sur de los Estados Unidos. Los Santos de los Últimos Días se trasladaron desde Nueva Inglaterra, el valle de Ohio o Gran Bretaña y generalmente tenían puntos de vista abolicionistas.

Todas estas cosas influyeron en muchos dirigentes locales y los residentes para decidir que la comunidad de los Santos de los Últimos Días era una amenaza a su control político de la zona. Algunos residentes retuvieron un profundo resentimiento que, con el tiempo, produjo el acoso y la violencia colectiva. En octubre de 1833, los vigilantes antimormones lograron la conducción de los mormones del condado de Jackson, Misuri. Privados de la fuerza de sus hogares y bienes, los Santos de los Últimos Días se instalaron temporalmente en los alrededores del condado de Jackson, especialmente en el condado de Clay.

Los años transcurrieron y las peticiones y demandas mormonas no señaló ninguna justicia: la falta de mormones en Jackson se negó a permitir el regreso a los mormones y el reembolso de los daños de bienes confiscados fue rechazado. En 1834, los Santos de los Últimos Días hicieron un intento de regresar a Jackson con un expedición cuasi militar conocida como Zion's Camp, pero este esfuerzo también fracasó.

Mientras tanto, los nuevos conversos al mormonismo continuaron transladándose a Misuri y estableciéndose en el condado de Clay. En 1836, William Alexander Doniphan, del condado de Clay promovió una ley a través de la legislatura de Misuri que creó Caldwell específicamente para el asentamiento mormón. Incluso antes de la aprobación del proyecto de ley, los mormones ya había comenzado la compra de tierras en lo que se convirtió en el condado de Caldwell y habían fundado la ciudad de Far West como su sede.

Una vez que se han establecido en un condado propio, siguió un período de relativa paz. Según un artículo en el Elders' Journal - al periódico de los Santos de los Últimos Días que se publica en Far West: "Los santos aquí están en perfecta paz con todos los habitantes de los alrededores, y la persecución no es tanto como una vez se nombró entre ellos... " (LeSueur, p. 24)

John Corrill, uno de los líderes mormones, recordaba: Friendship began to be restored between (the Mormons) and their neighbors, the old prejudices were fast dying away, and they were doing well, until the summer of 1838" (Corrill, p. 26).

"La amistad empezó a ser restaurada entre (los mormones) y sus vecinos, los antiguos prejuicios se van perdiendo rápidamente, y lo estaban haciendo bien, hasta el verano de 1838" (Corrill, p. 26).

El compromiso se rompe (1838)[editar]

El compromiso que permitía a los mormones vivir con sus vecinos de Misuri empezó a romperse en 1838. A lo largo de 1837, los problemas en los cuarteles de la Iglesia en Kirtland, Ohio centrados en el banco de la Kirtland Safety Society, permitió el cisma. La Iglesia se relocalizó de Kirtland al Lejano Oeste, donde se crearon los nuevos cuarteles de la Iglesia. El asentamiento mormón creció con cientos de miembros llegados de Kirtland y de otros lugares que se instalaron en el condado de Caldwell. Los mormones establecieron nuevas colonias fuera del condado de Caldwell, incluyendo Adam-ondi-Ahman en Daviess y DeWitt en Carroll.

Muchos no mormones, aparentemente creían que los líderes mormones locales en Misuri habían prometido que el asentamiento mormón se limitaría al condado de Caldwell. Si bien este acuerdo no habría tenido ningún valor jurídico, incluso si lo hubiera tenido, los "viejos colonos" vieron la expansión de las comunidades mormonas fuera de Caldwell como una naciente amenaza a su poder político y económico.

Sermón de la Sal y danitas[editar]

Al mismo tiempo, una lucha por el liderazgo entre la presidencia de la iglesia y los líderes de Misuri llevaron a la excomunión de varios líderes mormones de alta posición, incluyendo Oliver Cowdery (uno de los Tres Testigos y el "segundo élder" original de la iglesia), David Whitmer (otro de los Tres Testigos y Presidente de Estaca de la Iglesia en Misuri), así como John Whitmer, Hiram Page, William Wines Phelps y otros (Cannon y Cook, pp. 162-71). Estos "disidentes", al ser llamados, poseían una cantidad de tierra significativa del Condado de Caldwell, la mayoría comprada cuando actuaban como agentes para la iglesia (Hamer, pp. xv-xvii). La posesión no estaba clara y los disidentes amenazaron a la iglesia con demandas judiciales.

La presidencia respondió urgiendo a los disidentes a abandonar el condado, usando palabras fuertes que los disidentes interpretaron como amenazas. En su famoso Sermón de la Sal, Sidney Rigdon anunció que los disidentes eran como sal que había perdidos su sabor y que era el deber de los creyentes expulsar a los disidentes para ser pisoteados bajo los pies de los hombres (Van Wagoner, p. 218). Al mismo tiempo, los mormones, inluyendo Sampson Avard empezaron a organizar una sociedad secreta conocida como los danitas, cuyos propósitos incluían obedecer a la presidencia de la iglesia "bien o mal" y expulsar a los disidentes de Caldwell. Dos días después de que Rigdon pronunciara el Sermón de la Sal, 80 mormones destacados incluyendo Hyrum Smith firmaron el llamado Manifiesto Danita, que advertía a los disidentes de "salir o una peor calamidad les ocurrirá". El 19 de junio, los disidentes y sus familiar huyeron a los condados vecinos donde sus quejas avivaron el sentimiento antimormón (Quinn, p. 94, Baugh, pp. 36–40, LeSueur, pp. 37–43).

El 4 de julio, la milicia de la iglesia y los danitas marcharon sobre Liberty en Far West para celebrar el Día de la Independencia. Sidney Rigdon hizo una oración refiriéndose a la "Declaración de Independencia" mormona de los "acosadores". En ella, Rigdon declaró que los Santos de los Últimos Días no volverían a ser expulsados de sus casas debido a la persecución externa o disensión interna, y si los enemigos volvían para expulsar a los Santos, Y esa multitud que viene a molestarnos, debe haber entre nosotros y ellos una guerra de exterminio; porque les seguiremos hasta que sea derramaba la última gota de su sangre; o de lo contrario tendrán que exterminarnos,para que llevemos la guerra a sus propias casas y a sus propias familias, y un bando o el otro debe ser absolutamente destruido...

Batalla del día de elecciones de Gallatin[editar]

La batalla del día de elecciones de Gallatin fue una escaramuza entre los colonos mormones y no mormones en el recién formado Condado de Daviess, en Misuri, el 6 de agosto de 1838.

Unos 200 no mormones intentaron por la fuerza evitar que los mormones votaran y se produjo una pelea. Según se comentó más tarde, al inicio de la pelea, el mormón John Butler lanzó una llamada de socorro danita, "¡Oh sí, vosotros danitas, aquí hay un trabajo para vosotros!", que reunió a los mormones y permitió expulsar a sus atacantes. La escaramuza se suele citar como el inicio de la Guerra Mormona de 1838 en Misuri.

El Condado de Daviess era una zona escamente poblada situada al norte del Condado mormón de Caldwell. Probablemente unas 150 familias no mormonas vivieran en Daviess con asentamientos en Millport, Grindstone Fork y la capital del condado, Gallatin (LeSueur, p. 59). En la primavera de 1838, los Santos de los Últimos Días crearon su propio asentamiento llamado Adam-ondi-Ahman y empezaron a asentarse rápidamente en el condado. Por verano, la población mormona igualaba o excedía a la no mormona. Los misurianos no mormones creyeron que la ley de 1836 que creaba los condados de Daviess y Caldwell era parte del compromiso en el cual los mormones estaban de acuerdo en quedarse en Caldwell. Alexander Doniphan, que simpatizaba con los Santos de los Últimos Días y quien introdujo la ley en la legislatura misuriana, creía que la causa de la Guerra Mormona era el ruptura de este compromiso. Más tarde recordó que los problemas empezaron cuando los Santos de los Últimos Días "empezaron a formar un asentamiento en el Condado de Daviess, lo cual, bajo su acuerdo, no tenían derecho a hacer" (Saint's Herald p. 28:230). Las primeras elecciones del Condado de Daviess se realizaron el 6 de agosto de 1838. En el periodo previo al día de las elecciones, los dos candidatos principales para el cargo, el coronel William Peniston (un Whig que había fundado Millport) y el juez Josiah Morin (un demócrata local) visitaron Adam-ondi-Ahman en busca del voto Mormón.

Más tarde, Peniston decidió que los mormones planeban votar como bloque a su oponente y conspió para evitar que votaran por la fuerza. Cuando llegó el día de las elecciones, Peniston hizo un discurso en Gallatin diciendo que si los misurianos "permitían a hombres como estos [los mormones] votar, pronto perderían su sufragio" (LeSueur, p. 61).

Cuando unos 30 Santos de los Últimos Días se acercaron al centro electoral, un misuriano llamado Dick Weldon declaró que en el Condado de Clay los mormones no tenían permitido el votar "no más que los negros". Luego empezó una disputa con Samuel Brown, un mormón que esperaba para votar, que acabó cuando Brown golpeó a Weldon. Algunos mormones intetaron contener a Brown pero otros entraron de inmediato en la refriega. Cuando empezó la lucha, John Lowe Butler, un mormón que también era danita, hizo una llamada codificada, "¡Oh sí, vosotros danitas, aquí hay un trabajo para vosotros!" (LeSueur, p. 62). Otros danitas en la multitud inmediatamente se precipitaron hacia la batalla. Aunque superados en número, los mormones mantuvieron su frente y expulsaron a sus atacantes, pero no está claro si pudieron votar antes de abandonar Gallatin.

Los rumores entre ambas partes se extendieron y decían que hubo bajas en el conflicto. Cuando Joseph Smith y unos voluntarios fueron a Adam-ondi-Ahman para evaluar la situación, descubrieron que los rumores no eran ciertos y volvieron a Far West.

Mormones expulsados de De Witt[editar]

A principios de primevera, Henry Root, un misuriano que era una importante terrateniente en el Condado de Caldwell, visitó Far West y vendió sus parcelas en la valdía ciudad de De Witt a los líderes de la iglesia. De Witt poseía una importante localización estratégica cerca de la intersección del Gran Río y el Río Misuri. Dos miembros del Consejo Superior de Far West, George M. Hinkle y John Murdock, fueron enviados a tomar posesión de la ciudad y empezar a colonizarla (Johnson, p. 666 y Baugh, p.65). El 30 de julio, los ciudadanos antimormones del Condado de Carroll, concentrados mayoritariamente en Carrollton, se reunieron par discutir con sus nuevos vecinos Santos de los Últimos Días en De Witt. Se decidió que el asunto sobre el permitir a los mormones colonizar el condado se pospondría hasta el día de las elecciones, el 6 de agosto. Sólo un puñado de votos fueron emitidos a favor de los mormones. Un comité fue enviado a De Witt para ordenar a los Santos de los Últimos Días que se fueran. Hinkle y Murdock se negaron, citando su derecho como ciudadanos americanos a asentarse donde quisieran. El 7 de agosto, los misurianos tuvieorn otro encuentro y votaron la expulsión de los mormones por la fuerza (Misuri republicano, 18 de agosto de 1838). Poco después, la milicia del Condado de Carroll tomaron las armas como vigilantes y empezaron a asediar De Witt. Smith Humphrey, un testigo mormón, contó:

"La mañana del 19 de agosto de 1838 empecé en Dewitt, estaba volviendo a acasa y me encontré con una fuerza armada de hombres, supongo que cerca de cien comandados por el coronel [William Claud] Jones y por la fuerza me tomaron prisionero unas dos horas durante el tiempo en el cual amenazaron a la gente llamada mormona tan determinados como estaban de expulsarlos de aquel condado (Johnson, p. 470)".

Los vigilantes acosaron a los Santos de los Últimos Días de De Witt a lo largo del mes de septiembre y quemaron la casa y los establos de Smith Humphrey el 1 de octubre. Después del asedio (del 1 al 11 de octubre) en el cual cientos de vigilantes no mormones acamparon alrededor de la ciudad, los líderes mormones acordaron abandonar el asentamiento y desplazarse al Condado de Caldwell.

Expedición Daviess[editar]

El general David R. Atchison escribió una carta al Gobernador Lilburn Boggs el 16 de octubre de 1838. Dijo que el General Parks le informó de que "un puñado de hombres del Condado de Carroll, Misuri con una pieza de artillería, están en marcha por el Condado de Daviess, donde se pensaba que el mismo juego sin ley se iba a volver a producir, y los mormones iban a ser expulsados de ese condado y, probablemente, del Condado de Caldwell. " (Document, p. 39). Atchison dijo además, "Con todo respeto, sugiero a su Excelencia la conveniencia de una visita en persona a la escena de los hechos, o en todo caso, una proclamación fuerte" como la única manera de restablecer la paz y el imperio de la ley. Boggs, sin embargo, hizo caso omiso de este consejo y continuó esperando a que los acontecimientos se resolvieran.

Mientras tanto, un grupo de no mormones de Clinton, Platte, y otros condados comenzaron a hostigar a los mormones en el Condado de Daviess, quemando casas y saqueando propiedades periféricas. Los mormones comenzaron a huir a Adán-ondi-Ahman para buscar protección y refugio contra el próximo invierno. Joseph Smith, de regreso a Far West desde De Witt, fue informado por el General Doniphan del deterioro de la situación.

Doniphan ya había preparado las tropas para evitar enfrentamientos entre mormones y anti-mormones en el Condado de Daviess. El domingo 14 de octubre, una pequeña compañía de la milicia estatal bajo el mando del coronel William A. Dunn del Condado de Clay llegó a Far West. Dunn, actuando bajo las órdenes de Doniphan, continuó hacia Adán-ondi-Ahman (Rigdon, 41–42, and Documento, p. 24).

A pesar de que comprendía la difícil situación de los mormones, Doniphan recordó a los Santos de los Últimos Días que la milicia de Caldwell no podía entrar legalmente en el Condado de Daviess, y aconsejó a los mormones viajar allí en partidas pequeñas y sin armas (Baugh, p. 85 y Rigdon, p. 42). Haciendo caso omiso de este abogado, un juez mormón del Condado de Caldwell, llamó a la milicia de Caldwell, encabezada por el Coronel George M. Hinkle. Aunque los funcionarios sólo pueden actuar legalmente en el condado, este juez autorizó a Hinkle a defender los asentamientos mormones en el vecino condado de Daviess (LeSueur, p. 116).

El Coronel Hinkle y mormones de la milicia de Caldwell se sumaron a los líderes de la iglesia incluyendo Joseph Smith y también por sujetos de los danitas (Baugh, p. 86). El 18 de octubre, los mormones empezaron a actuar como vigilantes y desfilaron con armass en tres grupos a los asentamientos de Gallatin, Millport y Grindstone Fork en Misuri. La gente de Misuri y sus familias, superados en número por los mormones, huyeron hacia el frío como refugiados, dirigiéndose hacia los condados vecinos lo mejor que pudieron. Después de haber tomado el control de los asentamientos en Misuri, los mormones saquearon las propiedades y quemaron las y casas. Se informa de que la sede del condado, Gallatin, ha sido "completamente destrozada" - sólo una tienda de zapatos se mantuvo indemne (Document, pp. 53–54, and Baugh, p. 87). Millport, Grindstone Fork y los asentamientos más pequeños de Misuri situados en Splawn's Ridge corrieron una suerte similar.

Durante los días que siguieron, los vigilantes mormones, bajo la dirección de Lyman Wight llevaron a personas de Misuri que vivían en granjas alejadas de sus hogares, que fueron igualmente saqueados y quemados (Thorp, p. 83, y Baugh, p. 91). Según un testigo, "podríamos estar en nuestra puerta y ver la quema de casas cada noche durante más de dos semanas... los mormones han destrozado completamente el Condado de Daviess. Apenas una casa de un lugareño quedó en pie en todo el condado. Casi cada una fue incendiada" (McGee, p. 13). Muchos de los mormones se vieron muy perturbados por los sucesos. El líder mormón John Corrill escribió, "el amor al pillaje creció entre ellos muy rápido, ya que saquearon todo tipo de bienes que pudieron obtener" (Corrill, p. 38). Algunos mormones, como William Foote, dijo que algunas personas de Misuri habían quemado sus casas con el fin de culpar a los mormones (Foote, p. 25). Ninguna de estas alegaciones, sin embargo, pretende ser testigo ocular de cualquier casa individual ardiendo. En su gran mayoría, estas reclamaciones se contradicen con la mayoría de los testimonios de los mormones y de los lugareños (que implican a los mormones en la quema) y también por las pruebas de los bienes robados encontrados en posesión de los mormones.

Por temor a represalias por parte de las gentes de Misuri, los mormones de las zonas periféricas del Condado de Daviess fueron animados a reunirse en Adán-ondi-Ahman para protegerse.

Batalla de Crooked River[editar]

Haz click en la imagen para agrandarla y ver el mapa que ilustra la Batalla de Crooked River.

Thomas B. Marsh, presidente del Quórum de los Doce Apóstoles de la iglesia, y su compañero, también apóstol, Orson Hyde estaban alarmados por las actividades que habían tenido lugar en el Condado de Daviess.

El 24 de octubre, Marsh y Hyde dejaron la compañía de sus compañeros mormones y viajaron a Richmond, en el Condado de Ray. Una vez ahí, llevaron a cabo declaraciones juradas concernientes a la quema y saqueo del Condado de Daviess. También informaron de la existencia del grupo danita entre los mormones y repitieron el rumor popular que decía que un grupo de danitas estaba planeando atacar y quemar Richmond y Liberty (affidavit). Cercanas estas noticias de Daviess, estos informes de las bocas de líderes mormones disidentes, parecieron confirmar los peores temores de los nativos de Misuri.

Orden de Exterminio[editar]

Las noticias de la batalla enseguida se extendieron y contribuyeron a sembrar el pánico en el noroeste de Misuri. Las noticias iniciales exageradas indicaban que casi toda la compañía de Bogart había sido asesinada (Documento, p. 60). Los generales Atchison, Doniphon y Parks decidieron que necesitaban llamar a la milicia para "prevenir más violencia". Así fue como se explicó en una carta al coronel del Ejército americano R.B. Mason de Ft. Leavenworth:

"Los ciudadanos de Daviess, Coroll, y otros condados normales han levantado multitud tras multitud durante los dos últimos meses para expulsar a un grupo de fanáticos (llamados mormones) de esos condados y del Estado. Estas cosas han incitado al fin a los mormones a un estado de desesperación que ahora les ha convertido en agresores en vez de actuar a la defensiva." (LeSueur, p. 145)

Mientras se reunían las milicas estatales, los partidos vigilantes de Misuri continuaron actuando por cuenta propia, conduciendo a los mormones a Far West y a Adam-ondi Ahman.

Mientras tanto, los informes exagerados de la Batalla de Crooked River llegaron al gobernador de Misuri, Lilburn Boggs. Boggs podría albergar prejuicios contra los mormones, que databan de la época en la que tanto él como los mormones vivían en el Condado de Jackson, y el gobernador creyó los informes.

Aunque se había abstenido de poner fin al asedio antimormón ilegal de DeWitt, ahora preparaba una milicia estatal de 2.500 hombres para poner fin a lo que consideraba una insurrección mormona contra el Estado. Posiblemente basándose en el sermón del 4 de julio de Rigdon, que hablaba de una "guerra de exterminio", Boggs emitió su infame Orden de exterminio, en la que afirmó que "los mormones deben ser tratados como enemigos, y deben ser exterminados o expulsados del Estado si es necesario para la paz pública... " (Documento, p. 61).

Masacre del Molino de Haun[editar]

La agitación contra los Santos de los Últimos Días se había vuelto muy fiera en los escasamente poblados contados del norte y este de Caldwell. Los refugiados antimormones que habían sido expulsados del Condado de Daviess huyeron al Condado de Livingston y fueron particularmente encarnizados. Un historiador misuriano del siglo XIX anotó:

"Los hombres del Condado de Daviess estaban muy ofuscados contra los mormones y prometieron la más horrenda venganza contra la secta en su totalidad. No importada si los mormones o no en el molino de Haun habían tomado parte en los disturbios ocurridos en Daviess; era suficiente el que fueran mormones. Los hombres de Livingston se imbuyeron en el mismo espíritu y estaban ansiosos por la incursión... sintiendo una extraordinaria simpatía hacia los ultrajes que habían sufrido sus vecinos" (Baugh, p. 115).

También se unieron al grupo anitmormones del asentamiento en el extremo noreste del Condado de Caldwell, que habían huído al condado de Livingston. Unidos bajo el liderazgo del coronel Thomas Jennings del Condado de Livingston, estos hombres determinaron realizar incursiones aisladas a las casas y asentamientos mormones en el este del Condado de Caldwell. Aunque acababa de ser expelida, es muy improbable que la "Orden de Exterminio" del gobernador les hubiera llegado a estos hombres, y en ningún momento tal orden les autorizaba cruzar el Condado de Caldwell para hacer redadas. También debería ser mencionado que ninguno de los participantes en la redada citó nunca la orden como justificación de sus acciones, (Baugh, p. 127).

El 29 de octubre, esta gran banda de vigilantes de unos 250 hombres reunidos entró en el este del Condado de Caldwell.

Construido a lo largo de Shoal Creek, el molino de Haun era uno de losprimeros asentamientos mormones en el Condado de Caldwell y era una estación de paso en la ruta desde el este hasta Far West. Cuando los incursionistas misurianos alcanzaron el asentamiento en la tarde del 30 de octubre, unas 30 0 40 familias mormonas estaban viviendo o acampando allí. La multitud abrió fuego en un ataque sorpresa, lo que llevó a los mormones a huir en todas direcciones. Cuando las mujeres y niñas mormones se dispersaron y se ocultaron en los bosques de los alrededores y en las casas cercanas, los hombres y niños mormones se reunieron para defender el asentamiento. Entraron en una herrería que tenían esperanza de usar como una fortificación defensiva improvisada. Por desgracia, la tienda tenía grandes agujeros entre los troncos por los cuales los misurianos dispararon y, como un mormón dijo después, se convirtió más en una "carnicería que en un refugio" (Lee, p. 80). La multitud no les dio cuartel. Después de que la mayoría de los defensores de la herrería fueran asesinados o heridos de muerte, algunos de los isurianos entraron para acabar el trabajo. Encontraron al niño de 10 años Sardius Smith escondido detrás de los fuelles, William Reynolds del Condado de Livingston le disparó y le mató diciendo "La liendres se convierten en piojos, y si hubiera vivido se habría convertido en mormón" (LeSueur, p. 167).

En total, fueron asesinados unos 18 Santos de los Últimos Días en lo que pasó a llamarse la Masacre del Molino de Haun. La mayoría de los supervivientes se abrieron paso como pudieron hasta Far West, con noticias de la masacre que crearon la sensación de una gran ansiedad.

Sitio de Far West y captura de los líderes de la iglesia[editar]

Ante el abrumador poder del estado de Misuri, los Santos de los Últimos Días estaba ahora claramente a la defensiva. Muchos mormones se reunieron en Far West y Adam-ondi-Ahman para protegerse. El General Mayor Samul D. Lucas marchó con la milicia estatal hacia Far West y sitió los cuarteles mormones.

Rodeados por la milicia estatal, el estado de ánimo en la asedidada Far West era inquieto. Joseph Smith ordenó al coronel George M. Hinkle, la cabeza de la milicia mormona en el Condado de Caldwell, aguantar y reunirse con el General Lucas para llegar a un acuerdo. Seegún Hinkle, Smith quería un tratado con los misurianos en cualquier condición excepto ir en batalla (Journal History, p.13:449). Otros testigos mormones recordaron que Smith dijo "suplica como un perro por la paz" (Corril, p. 41 and Peck, p. 24).

Las peticiones de Lucas eran duras. Los mormones tenían que dejar a sus líderes para que fueran juzagados y devolver todas sus armas. Cada mormón que hubiera tomado las armas vendería su propiedad para pagar los daños a la propiedad misuriana y para la asamblea de la milicia estatal. Finalmente, los mormones que hubieran tomado las armas deberían abandonar el estado. (Documento, p. 73). El Coronel Hinkle declaró que los mormones ayudarían a llevar a la justicia a aquellos mormones que hubieran violado la ley, pero protestó que los otros términos eran ilegales y anticostitucionales (Journal History, p. 13:451).

El Coronel Hinkle cabalgó hacia los líderes de la iglesia en Far West y les informó sus propuestas. Según el testigo mormón Reed Peck, cuando se le dijo a Smith que se esperaba que los mormones abandonaran el estado, el profeta respondió que "no le preocupaba" y que estaría contento de abandonar el "maldito estado" de todas formas (Peck, p. 27). Joseph Smith y otros líderes cabalgaron con Hinkle hacia el campamento de la milicia misuriana. La milica arrestó rápidamente a Smith y a los otros líderes. Smith creía que Hinkle le había traicionado (Jesse, p. 362), pero Hinkle mantuvo su inocencia y dijo que seguía las órdenes de Smith. Hinkle escribió a William Wines Phelps, un mormón testigo de los hechos: «Cuando se le presentó a José los hechos, ¿no dijo él?: Yo iré, y ¿no fueron los demás con el? Y ello también hecho voluntariamente, en tanto nos concierne a ti y a mi» (Journal History, 13:451).

Joseph Smith y los otros líderes arrestados fueron puestos bajo vigilancia durante la noche que pasaron en el campamento del General Lucas, donde se les dejó a merced del clima. Lucas quería juzgarlees con una corte marcial y ordenó al general Alexander William Doniphan que ejecutara a los prisioneros. Doniphan se negó a acatar la orden. Más tarde los líderes de la iglesia fueron entregados a las cortes civiles donde fueron detenidos sin juicio alguno. Los vigilantes no anti-mormones también fueron detenidos o juzgados por su parte en la masacre que tuvo lugar en el Molino de Haun.

Secuelas[editar]

Misuri acusó a los mormones del conflicto y les forzó a vender sus tierras para pagar a la milicia estatal. Despojados de su propiedad, los mormones tuvieron unos meses para abandonar el estado. La mayoría de los refugiados se movieron hacia el este, hacia Illinois, donde los residentes de la ciudad de Quincy les ayudaron. Finalmente la mayor parte de los mormones se agruparon y fundaron una nueva ciudad en Ilinois a la que llamaron Nauvoo.

Joseph Smith, Sidney Rigdon y otros líderes de la iglesia fueron procesados. Los abogados de Smith argumentaron con éxito contra varios cargos de los que se le acusaba para que pareciera un juicio justo. Smith fue movido de una celda en Richmond a otra en Liberty. Después de varios meses en cautividad hacinado en una celda bajo tierra y sin aparente voluntad de intentar cualquier tipo de procesamiento mientras al mismo tiempo la opinión pública no le quería poner en libertad, se le permitió a Smith y a otros líderes el escapar. Huyeron a Ilinois donde se unieron a la mayoría de los mormones. El 6 de mayo de 1842. El gobernador Lilburn Boggs recibió un disparo en la cabeza, cuando estaba en su casa, a tres cuadras de distancia del Terreno del Templo. Sobrevivió, pero los mormones fueron sospechosos del crimen y el partidario de los mormones Porter Rockwell fue arrestado pero nunca fue condenado.

Referencias[editar]

  • Anderson, Richard L., Clarifications of Bogg's 'Order' and Joseph Smith's Constitutionalism, Church History Regional Studies, Missouri, ed. Arnold K. Garr and Clark V. Johnson, Department of Church History and Doctrine, Brigham Young University, 1994, pp. 27–70)
  • Baugh, Alexander L. , A Call to Arms: The 1838 Mormon Defense of Northern Missouri, BYU Studies, 2000.
  • Cannon, Donald Q., and Lyndon W. Cook, eds., The Far West Record: Minutes of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, 1830–1844, Salt Lake City, 1983.
  • Corrill, John, A Brief History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints (Commonly Called Mormons), St. Louis, 1839.
  • Document Containing the Correspondence, Orders &c. in Relation to the Disturbances with the Mormons; And the Evidence Given Before the Hon. Austin A. King, Judge of the Fifth Judicial Circuit of the State of Missouri, at the Court-House in Richmond, in a Criminal Court of Inquiry, Begun November 12, 1838, on the Trial of Joseph Smith, Jr., and Others, for High Treason and Other Crimes Against the State. Fayette, Missouri, 1841, complete text.
  • Foote, Warren, The Autobiography of Warren Foote, typescript in Harold B. Lee Library, Brigham Young University, Provo, Utah.
  • Hamer, John, Northeast of Eden: A Historical Atlas of Missouri's Mormon County, Mirabile, Missouri, 2004.
  • Hartley, William G., "Missouri's 1838 Extermination Order and the Mormons' Forced Removal to Illinois," Mormon Historical Studies, Spring 2001
  • Jenkins, James H., Casus Belli: Ten Factors That Contributed to the Outbreak of the 1838 'Mormon War' in Missouri, Independence, Missouri: Blue and Grey Press, 1999.
  • Jessee, Dean, The Personal Writings of Joseph Smith, Salt Lake City: Deseret Book, 1984.
  • Johnson, Clark V., Mormon Redress Petitions: Documents of the 1833–1838 Missouri Conflict, Religious Studies Center, BYU, 1992.
  • Journal History of the Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, LDS Church Archives, Salt Lake City.
  • Lee, John D., Mormonism Unveiled: The Life and Confessions of John D. Lee and the Life of Brigham Young, 1877.
  • LeSueur, Stephen C., The 1838 Mormon War in Missouri, University of Missouri Press, 1990.
  • McGee, Joseph H., Story of the Grand River Country, Gallatin, Missouri, 1909.
  • Quinn, D. Michael, The Mormon Hierarchy: Origins of Power, Salt Lake City, 1994.
  • Peck, Reed, The Reed Peck Manuscript, complete text.
  • Rigdon, Sidney, An Appeal to the American People: Being an Account of the Persecutions of the Church of Latter-day Saints; and of the Barbarities Inflicted on Them by the Inhabitants of the State of Missouri, Cincinnati, 1840.
  • Thorp, Joseph, Early Days in the West Along the Missouri One Hundred Years Ago, Liberty, Missouri, 1924.
  • The True Latter Day Saints' Herald, Plano, Illinois.
  • Van Wagoner, Richard S., Sidney Rigdon: A Portrait of Religious Excess, Salt Lake City, 1994.

Enlaces externos[editar]