Guerra del Rosellón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Guerra de los Pirineos»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra del Rosellón
Guerra de la Primera Coalición
Fecha 7 de marzo de 1793 - 22 de julio de 1795
Lugar Rosellón, Cataluña, Navarra, País Vasco
Resultado Victoria francesa; Paz de Basilea
Beligerantes
Bandera de España Reino de España
Bandera de Portugal Reino de Portugal
Bandera de Francia Exiliados franceses
Bandera de Francia República Francesa
Comandantes
Bandera de España Antonio Ricardos
Bandera de España Conde de la Unión
Bandera de España José de Urrutia
Bandera de Francia Louis de Flers
Bandera de Francia J.F. Dugommier
Bandera de Francia Catherine Dominique de Pérignon
Bandera de Francia Luc Dagobert
Bandera de Francia Jeannot de Moncey
Bandera de Francia Jacques Léonard Muller
[editar datos en Wikidata ]

La Guerra del Rosellón, también denominada Guerra de los Pirineos o Guerra de la Convención, fue un conflicto que enfrentó a la monarquía de Carlos IV de España y a la Primera República Francesa entre 1793 y 1795 (durante la existencia de la Convención Nacional francesa), dentro del conflicto general que enfrentó a Francia con la Primera Coalición.

Desarrollo[editar]

Tras la ejecución de Luis XVI de Francia (21 de enero de 1793), Manuel Godoy, hombre fuerte del gobierno español, firmó con el Reino de Gran Bretaña su adhesión a la Primera Coalición contra Francia.

El conde de Aranda, desde el Consejo de Estado, había preparado la ofensiva española en los tres frentes pirenaicos, siendo mayor el catalán, con 32 000 hombres al mando del general Ricardos. Ventura Caro dispondría de 18 000 en Navarra y Guipúzcoa, en tanto que al príncipe de Castelfranco se le asignaron 5000 en la zona central aragonesa. Estos dos últimos ejércitos se limitarían a defender la frontera y a apoyar con maniobras de diversión la campaña principal del frente oriental.[1]

La República Francesa declaró la guerra a España el 7 de marzo y el último día de dicho mes, en menos de doce horas, una brigada se apoderó del valle de Arán.[2] El capitán general de Cataluña, Antonio Ricardos, al mando del ejército que se había preparado para invadir los territorios catalanes perdidos por la monarquía hispánica más de un siglo antes, el Rosellón, dirigió el contraataque. En tanto que una flota angloespañola, comandada por Juan de Lángara y Samuel Hood operaba en Tolón en apoyo de los realistas, el ejército de Ricardos invadió el Rosellón el 17 de abril por Saint-Laurent-de-Cerdans. Tras ocupar diversas localidades de la frontera, el 18 de mayo de 1793 derrotó al ejército francés dirigido por el general Dagobert en la batalla de Mas Deu, tomando hasta septiembre todas las fortificaciones de la frontera (Baños, Bellegarde) y las localidades del valle del Tec (Céret, Arles de Tec...).

Los triunfos del general Ricardos culminaron con la batalla de Truillás, librada el 22 de septiembre. En esta batalla contó con la ayuda de refuerzos al mando del duque de Osuna y del conde de la Unión, de tropas portuguesas y de la escuadra anglo-española que operaba en las costas mediterráneas. Las bajas infligidas al ejército dirigido por el general Dagobert fueron de unos 6.000 muertos.

Batalla de Le Boulou, junto con otras libradas durante la guerra de la Independencia española, en el Arco de Triunfo de París.

Sin embargo, el general Ricardos, falto de suministros, tuvo que retirarse, con cerca de 20 000 hombres y 106 piezas de artillería. A pesar de sus dificultades, aún venció de nuevo a las tropas republicanas en Asprés, conquistando las localidades de Port Vendres, Santelme y Collioure, dominando así toda la costa rosellonesa.

Sin embargo, la falta de medios y una leva masiva en Francia cambió el curso de la guerra. El general Ricardos, de regreso en Madrid para conseguir más apoyo, murió el 13 de marzo de 1794, víctima de una pulmonía. Durante las campañas de 1794 y 1795 las tropas francesas, al mando del general Dugommier, y tras arrojar a los españoles del Rosellón tras las batallas de Tec (28 de abril), Albere (30 de abril) y Boulou (1 de mayo), penetraron en Cataluña, las Vascongadas y Navarra, llegando a ocupar Miranda de Ebro.

Viendo que no sacaba nada de la guerra y que Francia era más fuerte de lo que parecía, Godoy firmó por separado con Francia la Paz de Basilea (1795). A cambio de terminar la guerra, se reconocía a la República Francesa, se cedía a Francia la parte española de la isla de La Española y se normalizaban las relaciones comerciales. A raíz de este tratado Godoy obtuvo el título de Príncipe de la Paz.

Por su triunfo en la batalla de Truillás, la viuda del general Ricardos recibió el título de condesa de Truillás. El triunfo francés en la batalla de Boulou se encuentra reflejado entre las batallas victoriosas libradas por las armas francesas en el Arco de Triunfo de París.

Notas y referencias[editar]

  1. Enciso Recio, Luis; et al. (1991). Angel Montenegro Duque, ed. Historia de España. 10, Los Borbones en el siglo XVIII (1700-1808). Madrid: Gredos. p. 654. ISBN 8424914503. 
  2. Fervel, Joseph Napoléon (1851-1853). Campagnes de la Révolution française dans les Pyrénées orientales. 1793-1794-1795. París: Dumaine. p. 27.