Guerra Escanesa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra Escanesa
Scanian war.jpg
En dirección de las manecillas del reloj, desde arriba: Batalla de Fehrbellin, Batalla de Öland, Flota de invasión danesa, Asedio de Landskrona, Batalla de Lund
Fecha 1675-1679
Lugar Escandinavia, Europa
Resultado Inconcluso
Cambios territoriales Status quo ante bellum
Beligerantes
Bandera de Dinamarca Reino de Dinamarca y Noruega
Bandera de los Países Bajos Provincias Unidas
Wappen Mark Brandenburg.png Brandemburgo
Bandera de Sacro Imperio Romano Germánico Sacro Imperio Romano Germánico
Bandera de Suecia Imperio sueco
Bandera de Francia Reino de Francia

La Guerra Escanesa (en danés: Skånske krig, en sueco: Skånska kriget, en alemán: Schonischer Krieg) fue parte de las Guerras del Norte, y se desarrolló de 1675 a 1679 entre el Reino de Dinamarca y Noruega, Brandemburgo y Suecia. El conflicto tuvo lugar mayormente en Escania, en las antiguas provincias danesas a lo largo de la frontera. Mientras que las batallas en tierras alemanas son vistas como un teatro de la Guerra Escanesa en la historiografía inglesa, danesa y sueca, en la historiografía alemana son vistas como una guerra diferente, llamada la Guerra Sueca-Brandemburguesa (en alemán: Schwedisch-Brandenburgischer Krieg).

La guerra fue propicidada por la intervención Sueca en la Guerra franco-neerlandesa. Suecia se había aliado con Francia contra varios países europeos. Las Provincias Unidas, siendo atacadas por Francia, buscó el apoyo del Reino de Dinamarca y Noruega. Luego de tener ciertas dudas, el Rey Cristian V de Dinamarca comenzó la invasión de Escania en 1675, mientras que los suecos se encontraban ocupados con una guerra contra Brademburgo. La invasión de Escania fue combinada con un frente simultáneo noruego llamado la Guerra Gyldenløve, obligando a los suecos a defender una guerra con dos frentes además de atender sus enfrentamientos en el Sacro Imperio Romano Germánico.

El objetivo danés era el de recuperar las tierras escanesas que habían sido cedidas a Suecia en el Tratado de Roskilde, luego de las Guerras del Norte. Aunque la ofensiva danesa fue muy exitosa inicialmente, una serie de contraofensivas suecas lideradas por Carlos XI de Suecia, que en ese entonces tenía solo 19 años, anularon gran parte de los avances daneses.

Fue una guerra sin un ganador definitivo; la armada sueca perdió en el mar, el ejército danés fue derrotado en Escania por los suecos, quienes, por su parte, fueron derrotados en el norte de Alemania por los Brademburgueses. La guerra y las hostilidades terminaron cuando el aliado de Dinamarca, las Provincias Unidas, llegaron a un acuerdo con el aliado de los Suecos, Francia, y el rey sueco Carlos XI se casó con la princes danesa Ulrica Leonor de Dinamarca, la hermana de Cristian V. La paza se firmó con los tratados de Fontainebleau (por parte de Francia), Lund (Suecia y Dinamarca) y Saint Germain (Suecia y Brademburgo), devolviendo gran parte de los territorios perdidos a Suecia.[1]

Antecedentes[editar]

Alianza franco-sueca[editar]

En los años 1660 y principios de los 1670, el Imperio sueco experimentó una crisis fianciera. Con la esperanza de obtener subsidios, Carlos XI de Suecia entró en la Triple Alianza anti-francesa junto a la República Neerlandesa y el Reino de Inglaterra, la cual se disolvió luego de que Carlos II de Inglaterra se reconciliara con Francia en 1670 en la Guerra de Devolución.[2]

El asesinato de los líderes del partido regente neerlandés Cornelis y Jan de Witt al principio de la Guerra franco-neerlandesa durante el rampjaar de 1672. Suecia, a nombre de su aliado Francia, debía debilitar la resultante alianza anti-francesa atacando Brademburgo desde el este, iniciando así la Guerra Escanesa.[3]
El asesinato de los líderes del partido regente neerlandés Cornelis y Jan de Witt al principio de la Guerra franco-neerlandesa durante el rampjaar de 1672. Suecia, a nombre de su aliado Francia, debía debilitar la resultante alianza anti-francesa atacando Brademburgo desde el este, iniciando así la Guerra Escanesa.[3]
El Imperio sueco antes de la guerra, en donde se indican las conquistas desde 1560.
El Imperio sueco antes de la guerra, en donde se indican las conquistas desde 1560.

En abril de 1672, Suecia y Francia concretaron una alianza, con la que con la que Francia comprometió 400.000 riksdalers en subsidios en tiempos de paz, los cuales serían aumentados a 600.000 en tiempos de guerra, y Suecia debía mantener un ejércitod e 16.000 hombres en sus dominios alemanes. Además, Suecia debía mantener buenas relaciones con los Duques de Holstein-Gottorp al sur de Dinamarca.[2]

Para septiembre de 1674, Suecia había incrementado su ejército a 22.000 hombres luego de que Francia incrementara sus subsidios a 900.000 riksdalers, los cuales amenazó con retirar si Suecia no utilizaba este ejército, estacionado en la Pomerania sueca, para atacar a los adversarios de Francia. Para diciembre, el ejército sueco había crecido de 25.000 a 26.0000 hombres, de los cuales entre 4 mil y 5 mil se encontraban en Bremen, entre 2.000 y 3.000 en Wismar, entre 6.000 y 7.000 en guarniciones en la Pomerania, y 13.000 libres para operar bajo el mando del Alto Señor Guardián de Suecia y mariscal de campo Carl Gustaf Wrangel.[4]

Alianza anti franco-sueca[editar]

Kurfuerst friedrich wilhelm.jpg
Christian5.jpg
Charles XI of Sweden.jpg
Louis14c.jpg
Los adversarios de la Guerra Escanesa, de izquierda a derecha: aliados Federico Guillermo I de Brandeburgo y Cristian V de Dinamarca, y los aliados Carlos XI de Suecia y Luis XIV de Francia

Otra alianza defensiva fue formada en septiembre de 1672 entre Dinamarca, el Emperador Leopoldo I, el Magriavato de Brademburgo, y los ducados de Brunswick-Celle, Brunswick-Wolfenbüttel y Hesse-Cassel. Esta alianza mantuvo un ejército de 21.000 hombres y 10.500 caballos, y a partir de mayo de 1673, unos 12.000 hombres y 20 barcos fueron mantenidos con subsidios neerlandeses.[5] Brademburgo en ese entonces era el segundo estado alemán más poderoso (Austria era el más poderoso), y tenía su propio ejército de 23.000 hombres.[6]

Los Países Bajos había sido atacado por el ejército francés en 1672, conocido como el rampjaar, y asegurando que la Guerra Franco-Neerlandesa solo pueda ser concluida por los Tratados de Nijmegen en 1678. Roi soleil Luis XIV de Francia trató de debilitar a la alianza anti-francesa al enfrentarse a ellos en sus fronteras orientales: apoyó a John Sobieski, un candidato al trono de Polonia, también apoyó a una revuelta contemporánea de nobles en Hungría, y tenía como objetivo atrapar al ejército brademburgués en una guerra con Suecia.[3]

Desarrollo de la guerra[editar]

En el norte de Alemania[editar]

Guerra sueco-brandemburguesa[editar]

Batalla de Fehrbellin: Fuerzas de Brademburgo cruzando el río Rin y sus pantanos aledaños (Rhinluch) asaltando al ejército sueco al norte de Fehrbellin. Aunque fue una derrota menor para Suecia en términos militares, le costó su reputación e instó a Dinamarca-Noruega a entrar en la guerra.[7]

En diciembre de 1674, Luis XIV de Francia solicitó a Suecia a que invada Brademburgo. Wrangel avanzó hacia la Uckermark, una región en la frontera entre Brandemburgo y Pomerania, asegurando un lugar de descanso para sus fuerzas hasta que el clima les permita ir hacia el oeste hacia Hanover. Federico I de Brandeburgo recibió las noticias en el valle del Rin, y se regresó hacia el noreste para enfrentar a Wrangel. El 18 (sistema antiguo) o el 28 (sistema nuevo) de junio los ejércitos se enfrentaron en la Batalla de Fehrbellin[4]

La Batalla de Fehrbellin fue simplemente una escaramuza, ya que las bajas totales fueron menos de 600 hombres - pero fue una derrota propinada por una fuerza numéricamente inferior de un territorio al que Suecia no daba mucha importancia. Como resultado de esta derrota, Suecia se vio vulnerable, animando a los países vecinos que habían sufrido una invasión anterior por parte de Suecia a que se unan a la Guerra Escanesa. Wrangel luego se replegó al Demmin Sueco.[7]

Cuando las Provincias Unidas pidieron por primera vez el apoyo danés en contra de Francia y sus aliados en la Guerra franco-holandesa, el entonces rey de Dinamarca-Noruega Cristian V quería unírseles, e ir a la guerra contra Suecia para recapturar de forma inmediata las provincias históricamente danesas de Escania y Halland. El conde Peder Griffenfeld, un asesor real influyente, le aconsejó que no lo hiciera, y que más bien siguiera una política más pro-francesa. Pero cuando la fuerza numéricamente superior sueca perdió la Batalla de Fehrbellin el 28 de junio de 1675, fue la primera derrota de este tipo de las fuerzas de Suecia desde la Guerra de los Treinta Años. Cristian V vio su oportunidad, y en contra del consejo de Griffenfeld, atacó.[7]

Campaña aliada contra Breme-Verden[editar]

Los ducados suecos de Bremen y Verden en 1655
placa de cobre hecha por Frederick de Wit

La segunda guarnición sueca más grande en el norte de Alemania, después de la Pomerania Sueca, era el Ducado doble de Bremen-Verden. Por razones políticas, y para evitar que los suecos anuncien y recluten mercenarios, los aliados decidieron conquistar estos dos ducados. A Dinamarca y Brandemburgo-Prusia se le unieron los aliados de las principalidades imperiales cercanas de Münster y el Ducado de Brunswick-Lüneburg.

La campaña comenzó el 15 de septiembre de 1675 con un avance aliado sobre los dos ducados suecos. Rápidamente capturaron las fortalezas suecas una tras otra. Los suecos se vieron perjudicados debido al alto número de desertores alemanes debido a que luego de la imposición de la Prohibición Imperial era prohibido alzarse en armas contra estados miembros del Sacro Imperio Romano Germánico.

Para finales del año el pueblo de Stade en donde se encontraba el cuartel sueco y Carlsburg aún se encontraban en manos de Suecia. En noviembre los aliados enviaron sus tropas a campamentos de invierno, lo que significó que la conquista de los restantes focos suecos debía esperar hasta el año siguiente. Stade no se rindió si no hasta el 13 de agosto de 1676. No obstante, este teatro de la guerra solo fue de importancia secundaria tanto para los aliados como para Suecia.

Pomerania sueca[editar]

Invasión del Rügen Sueco de 1678

A estas alturas, el Imperio Sueco en Alemania había comenzado a derrumbarse. En 1675, gran parte de la Pomerania Sueca y el Ducado de Bremen habían sido capturados por los brandemburgueses, austriacos y daneses. En diciembre de 1677, el elector de Brandemburgo capturó Stettin. Stralsund cayó el 11 de octubre de 1678. Greifswald, la última posesión sueca en el continente, fue perdida el 5 de noviembre. Una alianza defensiva con Juan III de Polonia quedó inoperativa el 4 de agosto de 1677 con la aniquilación del poder marítimo sueco en la Batalla de Öland, el 17 de junio de 1676; la Batalla de Fehmarn en junio de 1677 y las dificultades del rey polaco.

Recaptura danesa de Escania[editar]

La recaptura danesa de Escania (la cual había sido capturado por Suecia en 1658) comenzó con la captura de Helsingborg el 29 de junio de 1676. El rey danés Cristian V de Dinamarca llevó 15.000 tropas contra un ejército defensor sueco de 5.000 hombres, los cuales estaban esparcidos por toda la provincia.

Inicialmente la operación fue un gran éxito. Gran parte de los locales se pusieron de lado de Dinarmaca y las tropas suecas, además de tener inferioridad numérica, estaban en malas condiciones.

Pueblo tras pueblo cayó en manos de los daneses y los suecos se tuvieron que replegar a tierras suecas tradicionales. En tan solo un mes solo el pueblo fortificado de Malmö seguía bajo control sueco.

La Guerra de Gyldenløve[editar]

Los registros históricos noruegos llaman a las campañas en Noruega (o en las provincias que en ese entonces eran parte de Noruega) como la Guerra de Gyldenløve War; fue nombrada en honor al Gobernador General Ulrik Frederick Gyldenløve, quien como comandante en jefe dirigió la ofensiva noruegas. Las ofensivas noruegas por lo general fueron exitosas, pero solo sirvieron para compensar con pérdidas danesas en otros lugares.[8]

Punto muerto en 1675[editar]

Al mismo tiempo que ocurría la invasión danesa, las fuerzas de Noruega fueron ordenadas a la frontera para obligar a los suecos a considerar luchar una guerra con dos frentes. Una fuerza de 4.000 noruegos estaba concentrada en Fredrikshald bajo el mando del General Russenstein, tanto para protegerse contra cualquier intento sueco de invadir y amenazar con volver a tomar la que en ese entonces era la provincia noruega de Bohuslän. El general sueco Ascheberg tomó posición en Svarteborg con 2.000 hombres. Las operaciones a lo largo de la frontera noruego-sueca durante 1675 no fueron más que escaramuzas para probar fuerzas, ya que los pasos de montaña estaban bien resguardados. Gyldenløve luego tomó a 1.000 hombres en galeras y se dirigió hacia el sur por la costa para cortar la ruta de suministros de Ascheberg; dado que Ascheberg contaba con inteligencia sobre esta maniobra, ésta no tuvo éxito. Ambos ejércitos se acuartelaron para el invierno en sus puestos cerca de la frontera.[8]

Campaña de Gyldenløve de 1676[editar]

Batalla de Halmstad

En 1676 Gyldenløve lideró a las fuerzas noruegas en el campo de batalla en forma personal. Su ejército noruego tomó y fortificó el paso en Kvistrum y procedió hacia el sur, tomando Uddevalla con muy poca oposición. Las fuerzas suecas proveyeron mucha más resistencia en el ataque sobre Vänersborg, pero las fuerzas de Gyldenløve lo capturaron. Desde allí sus fuerzas continuaron hacia Bohus, en donde fueron reforzadas por el ejército de 5000 hombres del general Tønne Huitfeldt.[8]

A principios de agosto una expedición danesa fue enviada al norte para capturar el pueblo de Halmstad y luego avanzar sobre la costa oeste sueca para encontrarse con las fueras del general Gyldenløve. Esto llevó a la Batalla de Fyllebro en donde Carlos XI de Suecia obtuvo una decisiva victoria sobre la fuerza mercenaria danesa liderada por un escocés, el general Duncan, evitando así que las fuerzas de la coalición se encuentren. Los suecos luego se retiraron al norte para juntar más tropas. Cristian V llevó su ejéricto a Halmstad y asedió el pueblo por un par de semanas pero se rindió y regresó para acuartelarse por el invierno en Escania.

La recaptura de Bohuslän[editar]

Pese a la derrota de las fuerzas danesas en Fyllebro, la exitosa recaptura de Escania permitió a las tropas noruegas recuperar la antigua región noruega de Bohuslän. Durante el invierno de 1677, el ejército noruego aumentó a 17.000 hombres, lo que permitió incrementar aún más las operaciones. Gyldenløve capturó la fortaleza en Marstrand en julio y unió sus fuerzas con las del general Løvenhjelm.[8]

Los suecos montaron una contraofensiva bajo el mando de Magnus Gabriel De la Gardie, enviando un ejército de 8.000 hombres para expulsar a las fuerzas noruegas. Fueron derrotados por los noruegos, y se vieron obligados a replegarse, terminando solo con el control de la Fortaleza de Bohus en Bohuslän.[8]

La recaptura de Jämtland[editar]

En agosto de 1677, fuerzas noruegas de 2.000 hombres, lideradas por el General Reinhold von Hoven y el General Christian Shultztambién retomaron la antigua localidad noruega de Jämtland.[8]

Aunque Bohuslän y Jämtland habían sido anteriormente provincias noruegas y las fuerzas en ambos lugares fueron bien recibidas por los locales, las cosas fueron mal para Dinamarca-Noruega en las campañas escanesas, y las fuerzas noruegas se tuvieron retirar cuando el Rey Cristian V así lo ordenó..[8]

La guerra en Escania[editar]

El 24 de octubre de 1676, el rey sueco Carlos XI de Suecia|Carlos XI marchó de regresó a Escania con un ejército de 12.000 hombres, obligando a los daneses a tomar la defensiva. Luego de un número de escaramuzas el ejército danés fue derrotado contundentemente en la Batalla de Lund el 4 de diciembre. Pese a los avances de Gyldenløve en el norte, la ofensiva sueca de Carlos XI cambió el panorama. Luego de no poder tomar Malmö y la derrota en la Batalla de Landskrona, el ejército danés en Escania no solo no estaba derrotado, sino que la moral definitivamente estaba por los suelos.

No obstante, los daneses retuvieron el pueblo fortificado de Landskrona y pudieron recibir enviar por barco a más mercenarios alemanes y neerlandeses y en julkio de 1678 Cristian V marchó hacia el este para rescatar la debilitada guarnición en el pueblo de Kristianstad asediado por suecos. Luego de enfrentarse a todo el ejército sueco en la planicie al oeste de Kristianstad Cristian V optó por no poner resistencia y mas bien replegarse a Landskrona y evacuar sus tropas de Escania.

La guerra en el mar[editar]

El almirante danés Niels Juel llevó a las fuerzas danesas a la victoria en las batallas de Fehmarn y la Bahía de Køge

Batalla de Öland[editar]

La guerra también fue luchada en el mar. En la Batalla de Öland, el 1 de junio de 1676, las flotas danesa y neerlandesa obtuvieron una contundente victoria sobre los suecos, hundiendo uno de los barcos más grandes de su tiempo, el Kronan. Con la victoria obtuvieron control del Mar Báltico.

La paz[editar]

En 1679 Francia había decidido firmar la paz con sus enemigos en los Tratados de Nimega e incluyó a Suecia, pero ésta no aceptó otras condiciones de paz que no fueran las ya establecidas en anteriores tratados. Sin embargo, el retiro de Francia de la guerra vino a favorecer a Suecia, al quedar Dinamarca y Brandeburgo sin aliados en su guerra con Suecia, lo que a la larga implicaba una derrota frente al poderío militar sueco.

El 26 de septiembre de 1679 se firmó el Tratado de paz de Lund entre Dinamarca y Suecia, impulsado por Suecia, que deseaba acordar la paz sin la intervención de Francia.

Consecuencias para Suecia[editar]

La Guerra Escanesa había dejado al descubierto muchas fallas y faltas en el ejército sueco. El poder militar estaba orientado a una guerra ofensiva que se desarrollaba muy lejos de los hogares de los soldados, como Alemania o al otro lado del mar Báltico, y por primera vez se había combatido una guerra defensiva en territorio peninsular. El sistema de reclutamiento afectaba directamente la producción agrícola del país, al reducirse drásticamente la fuerza de trabajo en el campo.

Como consecuencia de esto la deserción era muy frecuente, al desarrollarse los combates en zonas boscosas, los soldados desertaban y regresaban a su lugar de origen. Esto traía problemas en la composición de las filas y causaba además una baja en la moral en general.

Al término de la guerra, las arcas del Estado estaban sumidas en una gran deuda. Escania necesitaba reconstruirse desde la base, y el poder militar debía reorganizar su sistema para evitar impopulares reclutamientos en una posible futura guerra. Se requería además un nuevo sistema para poder resistir una guerra defensiva en el territorio peninsular.

La solución se encontró en el sistema de enlistamiento y en la llamada reducción, ambas desarrolladas en la década de 1680. La reducción implicaba la recuperación para el Estado de grandes propiedades territoriales que habían sido alguna vez entregadas por los reyes de Suecia a miembros de la nobleza, como premio, reconocimiento o favoritismo. Esto necesitaba el apoyo mayoritario de los estamentos sociales, presionados por Carlos XI, y tuvo como consecuencia el flujo de amplios recursos económicos al Tesoro estatal, lo que permitió, entre otras cosas, construir la base naval de Karlskrona.

El establecimiento del sistema de enlistamiento implicaba la división de cada parroquia en secciones. Cada sección se componía de un número de fincas que se encargaría de la manutención de un soldado, generalmente algún campesino joven y sin tierra. Cada soldado recibía un pequeño terreno para mantenerse él y su familia, al tiempo que estaba obligado a participar en ejercicios militares y a servir en la guerra, si ésta llegaba a ocurrir.

Esta solución implicó que los granjeros no perdían la mayoría de su fuerza de trabajo en reclutamientos, en tiempos de guerra, al mismo tiempo que se lograba una organización militar con soldados bien entrenados, algo muy raro en aquella época, cuando la mayoría de los ejércitos estaban compuestos por hombres reclutados a la fuerza. Este sistema rigió en el ejército sueco hasta el siglo XX.

La Guerra escanesa terminó en una situación de statu quo, pero cambió la organización militar sueca desde la base.

Consecuencias para Dinamarca[editar]

El término de la guerra en statu quo significó para Dinamarca más bien una derrota. El gran apoyo local inicial en Escania fue disminuyendo cuando el rey danés prohibió en 1677 la participación de civiles en la guerra.

Después de la batalla de Lund se hizo menos real la posibilidad de recuperar los territorios perdidos. Solo el mantenimiento del control comercial del Oresund y sus ingresos de aduana pueden considerarse como algo positivo, pero la pérdida de Escania implicó para Copenhague la pérdida de su parte oriental.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. The Scanian War 1675-79. Educational site for high schools created by Oresundstid.
  2. a b Frost, Robert I (2000). The Northern Wars. War, State and Society in Northeastern Europe 1558-1721. Longman. p. 209. ISBN 978-0-582-06429-4. 
  3. a b Hermann Kinder, Werner Hilgemann, ed. (2009). Weltgeschichte. Von den Anfängen bis zur Französischen Revolution. dtv Atlas (en german) I (39 edición). Munich: dtv. p. 259. ISBN 3-423-03001-1. 
  4. a b Frost, Robert I (2000). The Northern Wars. War, State and Society in Northeastern Europe 1558-1721. Longman. p. 210. ISBN 978-0-582-06429-4. 
  5. Frost, Robert I (2000). The Northern Wars. War, State and Society in Northeastern Europe 1558-1721. Longman. pp. 209–210. ISBN 978-0-582-06429-4. 
  6. Hermann Kinder, Werner Hilgemann, ed. (2009). Weltgeschichte. Von den Anfängen bis zur Französischen Revolution. dtv Atlas (en german) I (39 edición). Munich: dtv. p. 263. ISBN 3-423-03001-1. 
  7. a b c Lisk, Jill (1967). The Struggle for Supremacy in the Baltic: 1600-1725. Funk & Wagnalls, New York. Consultado el 17 May 2009. 
  8. a b c d e f g Gjerset, Knut (1915). History of the Norwegian People, Volumes II, page 253-261. The MacMillan Company. Consultado el 16 May 2009. 

Otras fuentes[editar]

  • Isacsson, Clas-Göran; Skånska kriget 1675-1679, Historiska media 2001.
  • Rystad, Göran ; Kampen om Skåne, Historiska media, 2005, ISBN 91-85057-05-3

Enlaces externos[editar]