Guerra de Croacia

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Guerra Croata de Independencia»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Guerra de Croacia
Guerras yugoslavas
Croatian War of Independence collage.jpg
De arriba a abajo y de izquierda a derecha: Las calles en ruinas de Dubrovnik tras el asedio a la ciudad; la dañada torre de agua de Vukovar, símbolo del comienzo del conflicto, con la bandera croata; soldados del Ejército croata tratan de derribar un tanque serbio; el Cementario Memorial de Vukovar; un tanque serbio T-55 destruido en la carretera a Drniš.
Fecha 31 de marzo de 1991-7 de agosto de 1995
Lugar Croacia
Resultado Victoria croata
Fuerzas croatas se apoderan de la mayoría de la RSK
Los avances croatas en Bosnia y Herzegovina producirían el final de la guerra de Bosnia
Cambios territoriales El gobierno croata logra el control de la mayoría del territorio de Croacia contra los rebeldes serbios
Beligerantes
Bandera de Croacia Croacia
Bandera de Croacia Fuerzas Armadas Croatas
Bandera de Croacia Grupos paramilitares
Flag of Bosnia and Herzegovina (1992-1998).svg Bosnia y Herzergovina
Flag of Serbian Krajina (1991).svg Serbios de Krajina
Flag of SFR Yugoslavia.svg Yugoslavia
Logo of the JNA.svg Ejército Popular Yugoslavo
Tigrovizastava.jpg Tigres de Arkan (SDG)
Flag of Republika Srpska.svg República Srpska
Flag of AP Western Bosnia (1993-1995).svg Bosnia Occidental
Comandantes
Bandera de Croacia Franjo Tuđman
Bandera de Croacia Janko Bobetko
Bandera de Croacia Zvonimir Červenko
Bandera de Croacia Anton Tus
Bandera de Croacia Janko Bobetko
Bandera de Croacia Zvonimir Červenko
Flag of Bosnia and Herzegovina (1992-1998).svg Atif Dudaković
Flag of SFR Yugoslavia.svg Slobodan Milošević
Flag of Serbian Krajina (1991).svg Milan Babić
Flag of Serbian Krajina (1991).svg Goran Hadžić
Flag of Serbian Krajina (1991).svg Milan Martić
Flag of Serbian Krajina (1991).svg Mile Mrkšić
Logo of the JNA.svg Veljko Kadijević
Logo of the JNA.svg Ratko Mladić
Flag of AP Western Bosnia (1993-1995).svg Fikret Abdić
Tigrovizastava.jpg Željko Ražnatović
Fuerzas en combate
20-45.000 milicias (1991)[1]
Tropas regulares:
Bandera de Croacia 76.800 (1990)[2]
Bandera de Croacia 55-78.000 (1991)[1]
Bandera de Croacia 150.000 (1995)[1]
Flag of Serbian Krajina (1991).svg 92.000 (1995)[1]
Flag of SFR Yugoslavia.svg 274.000 (1991)[1]
Flag of SFR Yugoslavia.svg 360.500 (1995)[1]
Tigrovizastava.jpg 6.000 (1992)[1]
Bajas
Datos croatas:
  • 20.000 muertos
  • 37.180 heridos
  • 2.915 desaparecidos
Datos serbios:
  • 447.316 desplazados
  • número desconocido de muertos y heridos
  • 200.000 desplazados[3]

La Guerra de Croacia o Guerra croata de Independencia (en croata: Domovinski Rat (Guerra de la Patria), en serbio: Рат у Хрваtској o Rat u Hrvатskoj (Guerra en Croacia)) tuvo lugar en Croacia desde 1991 hasta 1995. Inicialmente, la guerra se desarrolló entre Croacia y el Ejército Popular Yugoslavo (JNA). Más tarde, el conflicto derivó en una lucha entre las tropas de la recién independizada Croacia y las fuerzas rebeldes de la minoría serbia, que proclamó la República Serbia de Krajina. Los serbios fueron apoyados por el Ejército Popular Yugoslavo. El bando croata apuntaba a establecer soberanía para la República de Croacia, anteriormente constituida como una república socialista dentro de la República Federal Socialista de Yugoslavia, mientras que los serbios querían quedarse en Yugoslavia, buscando nuevos límites en partes de Croacia con mayoría étnica serbia o con una minoría serbia influyente. La guerra resultó particularmente impactante por su brutalidad en una sociedad relativamente desarrollada en Europa y en los tiempos modernos.

Antecedentes. Disensión en Yugoslavia[editar]

La guerra en Croacia fue resultado del ascenso del nacionalismo en Yugoslavia durante la década de 1980, que condujo lentamente a la disolución de la República Socialista Federal de Yugoslavia. La crisis comenzó a desencadenarse en Yugoslavia tras el debilitamiento de las democracias populares de la Europa oriental, en la última fase de la Guerra Fría, todo ello simbolizado por la caída del Muro de Berlín en noviembre de 1989. En Yugoslavia, la Liga de los Comunistas de Yugoslavia había perdido ya gran parte de su preeminencia ideológica.

En los años 90, la agitación secesionista de los movimientos albaneses en Kosovo llevó a la represión de la mayoría albanesa en esta provincia del sur de Serbia. Las repúblicas más prósperas, Eslovenia y Croacia, quisieron dar pasos hacia la independencia y el sistema político occidental. La República de Serbia, dirigida por Slobodan Milošević, abogaba por el centralismo y el sistema de partido único (el comunista) para toda Yugoslavia, terminando por derogar la autonomía de las regiones de Kosovo y Vojvodina. Al mismo tiempo, el Ejército Popular de Yugoslavia experimentó un proceso de transformación, pasando de ser un Ejército multinacional a convertirse en una fuerza controlada por los serbios.

Dado el ascenso del nacionalismo basado en los intereses individuales de cada república, se fue haciendo previsible la desaparición de Yugoslavia y su pronto reemplazo por unos cuantos Estados sucesores. Slobodan Milošević, desde su ascenso al poder en Serbia, trató de favorecer la continuidad de todos los serbios en un único Estado. Las demandas eslovenas y croatas en pos de una mayor autonomía, incluyendo un estatus de tipo confederal e, incluso, una completa independencia, hicieron crecer asimismo las ideas nacionalistas entre los altos cargos de la aún gobernante Liga de los Comunistas de Yugoslavia.

La reafirmación de Serbia[editar]

En marzo de 1989, la crisis en Yugoslavia se profundizó tras la adopción de algunas enmiendas a la Constitución socialista serbia. A través de ellas, el Gobierno serbio pudo reafirmar sus poderes efectivos sobre las provincias autónomas de Kosovo y Vojvodina. Dado que estas entidades tenían asimismo derecho a voto a nivel de la presidencia federal de Yugoslavia (seis miembros de las repúblicas y dos de las provincias autónomas), Serbia, bajo su presidente Slobodan Milošević, obtuvo el control sobre tres votos de ocho en la elección de la presidencia federal. A través de apoyos adicionales de Montenegro y, ocasionalmente, Bosnia-Herzegovina, Serbia estaba en condiciones de ejercer una enorme influencia sobre el Gobierno federal. Esta situación ocasionó protestas en otras repúblicas, así como propuestas de reforma de la Federación Yugoslava.

Movimientos electorales y constitucionales[editar]

El debilitamiento del régimen comunista permitió al nacionalismo extender su presencia política, incluso dentro de la propia Liga de los Comunistas de Yugoslavia. En el XIV Congreso Extraordinario de la Liga, celebrado el 20 de enero de 1990, las delegaciones de las repúblicas mostraron sus discrepancias sobre los temas principales de la federación yugoslava. La delegación croata demandó una federación menos centralizada, mientras que la delegación serbia, encabezada por Milošević, se opuso a ello. En consecuencia, los delegados eslovenos y croatas abandonaron el Congreso. Esto es considerado por algunos como el comienzo del fin de Yugoslavia.

Las primeras elecciones libres fueron convocadas entonces en Croacia y Eslovenia para unos pocos meses más tarde. Las elecciones parlamentarias croatas se celebraron entre abril y mayo de 1990 (la primera ronda el 22 de abril y la segunda el 6 de mayo).

A lo largo de 1989 se habían fundado varios partidos políticos, entre ellos la Unión Democrática Croata (Hrvatska Demokratska Zajednica, HDZ), liderada por el nacionalista Franjo Tudjman. La HDZ basó su campaña en la aspiración a la independencia y en una retórica general antiyugoslava y antiserbia, alimentando en los croatas el sentimiento de que sólo el HDZ podía proteger a Croacia de las aspiraciones de los sectores serbios liderados por Slobodan Milošević relativas a la conformación de la Gran Serbia. De este modo, logró encabezar los resultados de las elecciones (seguido por los comunistas reformistas de Ivica Racan, el Partido Socialdemócrata de Croacia) y formar un nuevo Gobierno croata.

Un factor importante en la preservación de los límites fronterizos de Croacia fue la ayuda internacional recibida, a cargo de miembros de la diáspora croata. Muchos futuros dirigentes del HDZ, incluyendo a Tudjman, realizaron visitas internacionales durante los 80 y a principios de los 90 con vistas a obtener apoyo de los emigrantes hacia la causa nacional croata. Sin embargo, estos contactos fueron ya interpretados por algunos políticos comunistas conservadores (mayoritariamente serbios) como muestras de separatismo. Esta sensación fue, además, fuertemente reforzada por algunas controvertidas declaraciones de miembros del HDZ y por una retórica imprudente que era cualquier cosa menos pacífica. Sirva como ejemplo una recordada declaración pública de Tudjman en la que se congratulaba de que su mujer no fuera “ni serbia ni judía".[4] Adicionalmente, el empleo de iconografía nacionalista, alguna de ella recuperada directamente del movimiento nacionalista croata que fue responsable, durante la Segunda Guerra Mundial, de la desaparición de probablemente más de 100.000 serbios, no contribuyó a rebajar las tensiones[cita requerida].

El 13 de mayo de 1990, tuvo lugar en Zagreb un partido de fútbol entre el Dinamo de Zagreb y el Estrella Roja de Belgrado. Los choques entre estos dos equipos yugoslavos, habitualmente rivales en los puestos altos de la liga del país, habían sido siempre de alto riesgo, pero esta vez el encuentro degeneró en violentos incidentes cuando los hinchas del Dínamo trataron de saltar las vallas hacia la zona del estadio donde se alojaban los del Estrella Roja. Rápidamente, éstos comenzaron a lanzar asientos y trozos de valla sobre los fans del Dinamo, lo que desencadenó una intervención policial. La militia (policía de la época comunista) intervino inmediatamente, cargando contra los seguidores del Dínamo con un resultado de más de 60 heridos, incluyendo algunos por arma blanca, de bala o intoxicados por el gas lacrimógeno.[5]

El 30 de mayo de 1990, el nuevo parlamento croata celebró su primera sesión, en la que el presidente Tudjman anunció su intención de aprobar una nueva Constitución (que sería ratificada a finales de ese año) y propuso multitud de cambios políticos, económicos y sociales, algunos en relación a si los derechos de las minorías serbia y bosnia serían garantizados o no. Los dirigentes serbios locales se opusieron, temiendo que la población serbia de Croacia se viera amenazada. Su principal preocupación era que la nueva Constitución cambiara el estatus de los serbios en Croacia, pasando a ser una 'minoría nacional' en lugar de una 'nación constituyente'. Esto finalmente sucedió con la aprobación de la Constitución a finales de año.

En agosto de 1990, se celebró un referéndum no oficial en regiones con una sustancial población serbia (que serían posteriormente conocidas como la República Serbia de Krajina), situada en la frontera occidental de Bosnia-Herzegovina) sobre la cuestión de la autonomía y soberanía serbias en Croacia. Esto se hizo para tratar de contrarrestar los cambios en la Constitución. El Gobierno croata trató de bloquear el referéndum enviando fuerzas policiales a las comisarías de policía rebeldes en las zonas serbias para confiscar sus armas. Entre otros incidentes, civiles serbios del sur de Croacia, la mayoría en torno a la ciudad de Knin, bloquearon las carreteras de acceso a los destinos turísticos de la costa de Dalmacia. Años después, durante el juicio a Milan Martic, Milan Babić afirmaría que fue engañado por Martic para organizar la revuelta, y que ésta – así como la guerra en Croacia en sí misma – fue responsabilidad de Martic, dentro de un plan orquestado por Belgrado.[6] El Gobierno croata respondió al bloqueo de las carreteras mediante el envío de cuerpos policiales especiales transportados por helicópteros, pero éstos fueron interceptados por aviones de combate del Ejército Yugoslavo y obligados a regresar a Zagreb.

Los serbios de Croacia no trataron en un principio de conseguir la independencia. El 30 de septiembre de 1990, el Consejo Nacional Serbio declaró "la autonomía del pueblo serbio en los territorios históricos en los que vive, y que están dentro de las fronteras actuales de la República de Croacia como unidad federal de la República Socialista Federal de Yugoslavia".

Tras la elección de Tudjman y la percepción de amenaza nacida de la nueva Constitución, serbios nacionalistas de la región de Kninska Krajina comenzaron a realizar acciones armadas contra oficiales del Gobierno croata. Muchos fueron expulsados a la fuerza de la RSK. Las dependencias del Gobierno croata en la región comenzaron a ser controladas por autoridades locales serbias o el recientemente instituido "Consejo Nacional Serbio". Éste acabaría después por ser el Gobierno de la rebelde República Serbia de Krajina. Y estaba liderado por Milan Babić, el cual fue después condenado por crímenes de guerra y quien mostró abiertamente su arrepentimiento por sus actuaciones (además de testificar contra otros líderes serbios).

El 22 de diciembre de 1990, el Parlamento de Croacia ratificó la nueva Constitución, cambiando el estatus de los serbios de Croacia, ahora considerados 'minoría nacional' en lugar de 'nación constituyente'. El porcentaje de aquellos que se declaraban serbios, según el censo de 1991, era del 12% (78% de la población se declaraba croata). Esto se interpretó como la anulación de algunos de los derechos que la anterior Constitución (socialista) había concedido a los serbios de Croacia, alimentando así el extremismo entre ellos. Además, muchos serbios comenzaron a perder sus empleos en la Administración Pública croata, particularmente tras la ratificación de la Constitución. Esto no hizo sino aumentar aún más la tensión.[7] [8]

Asimismo, Eslovenia se encontraba en estos momentos inmersa en su propio proceso hacia la independencia. El 23 de diciembre de 1990 — un día después de la ratificación de la nueva Constitución croata — Eslovenia celebró un referéndum de autodeterminación en el que los votos a favor de la independencia alcanzaron el 88%.

Inmediatamente después del referéndum esloveno y la nueva Constitución croata, el Ejército Popular de Yugoslavia (JNA) anunció la adopción de una nueva doctrina de defensa para todo el país. La doctrina de la era Tito, según la cual cada república mantenía su propia fuerza de defensa territorial (Teritorijalna Obrana, o TO), sería reemplazada por un sistema centralizado de defensa. Las repúblicas perdían sus competencias en materia de defensa, y sus TO serían desarmados y subordinados al cuartel general del ejército federal en Belgrado.

Fuerzas militares[editar]

El Ejército Popular de Yugoslavia (JNA) se formó inicialmente durante la Segunda Guerra Mundial, en forma de guerrilla contra la ocupación alemana. El éxito del movimiento partisano yugoslavo llevó al JNA a basar gran parte de su estrategia operacional en las tácticas de guerrilla. Dada la peculiar posición política de Yugoslavia en Europa, los planificadores estratégicos del Ejército podían esperar tener que hacer frente a un ataque tanto de la OTAN como de las fuerzas del Pacto de Varsovia. Esperando ser, en ambos casos, claramente superado en potencial bélico, el JNA decidió ejercer una estrategia basada principalmente en la guerrilla, lo que se demostraría desastroso en la guerra que estaba por venir, ya que el JNA se encontró a sí mismo en un escenario bélico en el que debía desempeñar la posición de atacante sin apoyo de la población civil en el terreno – justo el tipo de papel que había definido y estudiado para un hipotético invasor de Yugoslavia.

Todavía, sobre el papel, el JNA parecía ser una fuerza poderosa, con 2.000 tanques y 300 aviones de combate (todos ellos de fabricación nacional o soviética). Sin embargo, para 1991 la mayoría de este equipamiento tenía más de 30 años: los modelos más extendidos, el tanque T-54/55 y el caza MiG-21, que constituían el 60% y el 40% de las fuerzas blindadas y la fuerza aérea, respectivamente. Por el contrario, los misiles anti-tanque (como el AT-5) y antiaéreos (como los SA-14) eran más modernos y bastante abundantes, estando diseñados para destruir armamento mucho más avanzado. Además, el JNA era una fuerza multinacional: los conflictos políticos y la lucha civil iban a suponer la deserción de muchos hombres (especialmente entre los cuadros de oficiales, muchos de ellos procedentes de las áreas del norte de Yugoslavia, más desarrolladas), perjudicando así seriamente la efectividad del Ejército. Con la retirada de las fuerzas del JNA en 1992, unidades del mismo fueron reorganizadas como el Ejército Serbio de Krajina, el cual fue un heredero directo del JNA, con escasas mejoras organizativas. Durante 1991, fuerzas paramilitares como los Beli Orlovi, o los Srpski Četnički Pokret desempeñaron un importante papel en el asalto de las fuerzas Yugo/serbias.

Por su parte, el Ejército Croata se encontraba aún en peor estado. En la primera fase de la guerra, la falta de unidades militares supuso que la policía croata debiera hacerse cargo de la mayor parte del esfuerzo bélico. Finalmente, estos cuerpos policiales terminarían por formar el núcleo de la fuerza militar en gestación, inicialmente denominada "Zbor Narodne Garde" (ZNG), más tarde "Hrvatska Vojska" (HV), que fue fundado en 1990, pero no realmente desarrollado hasta 1993. El armamento siempre fue escaso, y muchas unidades fueron formadas incluso desarmadas o provistas de rifles de la II Guerra Mundial. El Ejército croata disponía tan sólo de un puñado de tanques (provenientes de la II Guerra Mundial, como los T-34) y su fuerza aérea era aún más deficiente: unos pocos y viejos biplanos fumigadores Antonov An-2 fueron reconvertidos para arrojar bombas. El Ejército estaba, sin embargo, altamente motivado, y estructurado en unidades de combate locales – de modo que la gente de un pueblo defendería su propia tierra –lo que suponía que serían muy efectivas al luchar en su propio terreno. En agosto de 1991, el Ejército croata tenía menos de 20 brigadas, que se verían aumentadas a 60 hacia finales de ese año tras la movilización general ordenada en octubre. Tomando los cuarteles del JNA en la llamada Batalla de los Cuarteles conseguirían aliviar significativamente el problema de la escasez de equipamiento. Voluntarios locales y organizaciones como las HOS fueron rápidamente formadas para mitigar el problema de la falta de unidades, siendo posteriormente integradas en el ejército regular.

Hacia 1995, el Ejército Croata se convirtió en una fuerza de combate efectiva – probablemente la mejor de la región – fundamentada en las fuerzas de élite "Brigadas de Guardia" (ocho) y en los menos efectivos "Regimientos Nacionales de Defensa" y brigadas regulares. Esta organización suponía que, en posteriores campañas, el Ejército Croata perseguiría desarrollar una variante de blitzkrieg con las Brigadas de Guardia asumiendo el papel de abrir brechas en las líneas, mientras otras unidades se dedicaran a aguantar la línea y completar el cerco y aislamiento de las unidades enemigas.

Desarrollo de la guerra[editar]

1991: Preparativos e inicio de la contienda[editar]

Uno de los primeros edificios destruidos durante las hostilidades fue la torre de agua de Vukovar, que ha quedado como un símbolo del conflicto.

El odio étnico iba en aumento, y varios incidentes alimentaron la maquinaria propagandística de ambos bandos, causando a su vez mayor odio. El conflicto pronto desembocó en incidentes armados en las áreas rebeldes. El incidente del lago de Plitvice a finales de marzo de 1991 fue uno de los más representativos.

En abril de 1991, los serbios de Croacia iniciaron serios movimientos hacia la secesión. Es materia de debate hasta qué punto este movimiento tuvo origen local o estuvo promovido desde Belgrado por el gobierno serbio encabezado por Milosevic. En cualquier caso, la República Serbia de Krajina fue auto proclamada, lo que fue visto por el Gobierno croata como una rebelión. Esto es usualmente visto como el comienzo de la Guerra Croata de Independencia, que por tanto comenzó en las áreas del país en las que existía un sustancial porcentaje de población étnicamente serbia.

El ministerio croata de interior comenzó, en consecuencia, a armar a las cada vez más numerosas fuerzas especiales de policía, convirtiendo a éstas, de facto, en un auténtico ejército. El 9 de abril de 1991, el Presidente croata Franjo Tudjman ordenó rebautizar a estos cuerpos como Zbor Narodne Garde ("Guardia Popular"), determinando así la creación de un ejército separado para Croacia.

Mientras tanto, el ejército federal (JNA) y las fuerzas locales de la Defensa Territorial permanecieron bajo el mando del gobierno federal liderado por Milosevic. Llegado el caso, el JNA se posicionó junto a las fuerzas serbo-croatas locales, interviniendo contra las unidades de policía croatas.

Áreas pobladas por serbios en Croacia (según el censo de preguerra de 1991)

El 19 de mayo de 1991, las autoridades croatas celebraron un referéndum de autodeterminación, ofreciendo entre las opciones el permanecer en Yugoslavia con una unión menos estrecha. Las autoridades serbias locales hicieron un llamamiento a favor del boicot de la consulta, siendo éste seguido ampliamente por los serbocroatas, con lo que el voto a favor de la independencia alcanzó el 94.17%. Croacia se declaró independiente y "razdruženje" (desmembrada) de Yugoslavia el 25 de junio de 1991, si bien la Comisión Europea conminó a las autoridades croatas a aplazar la decisión. Croacia acordó entonces congelar su independencia por tres meses, ayudando así a calmar un poco las tensiones.

Mapa estratégico del plan de ofensiva del JNA en Croacia, 1991.

Enfrentamientos[editar]

Un mes después de la declaración de independencia, las fuerzas serbias controlaban aproximadamente un cuarto del país, básicamente las áreas con una población predominantemente serbia. Disponían de clara superioridad en armamento y equipamiento, y la posibilidad de desarrollar una estrategia ofensiva. Progresivamente, desde el comienzo de la guerra abierta, las ciudades de Dubrovnik, Šibenik, Zadar, Karlovac, Sisak, Slavonski Brod, Osijek, Vinkovci y Vukovar fueron atacadas por fuerzas serbias.

La ONU impuso un embargo de armas, que afectó en mucha mayor medida al joven ejército croata que a las fuerzas serbias respaldadas por el JNA. Esto forzó a los croatas a comenzar el contrabando de armas a través de sus fronteras. Un gran número de ellas llegaron desde Hungría a través de un acuerdo secreto con el gobierno húngaro.

En junio/julio, la breve Guerra de los Diez Días en Eslovenia llegó a una veloz y clara solución pacífica, en parte gracias a la homogeneidad étnica de la población eslovena, y desembocó en la independencia de este país. Durante este conflicto, un gran número de soldados croatas y eslovenos se negaron a luchar y comenzaron a desertar del JNA.

En julio, en un intento de salvar lo que quedaba del país menos Eslovenia, las fuerzas del JNA se vieron envueltas en operaciones contra áreas de mayoría croata – como las zonas costeras de Dalmacia en la Batalla de Dalmacia. La guerra a gran escala estalló en agosto. Como había sucedido en Eslovenia, cuando los soldados croatas se negaron a luchar al comienzo de las operaciones militares en Croacia, militares pertenecientes a grupos étnicos como los albaneses, macedonios y bosnios comenzaron a desertar en masa del JNA. Tras esto, se estima que un 90% de los soldados del JNA eran serbios, quedando por tanto el ejército federal de yugoslavia, de facto, como un ejército serbio.

En agosto de 1991, la ciudad fronteriza de Vukovar fue sitiada, dando comienzo así la Batalla de Vukovar. Tropas serbias rodearon completamente la ciudad. La población croata de Vukovar, incluyendo la 204ª Brigada de Vukovar, se atrincheró en la ciudad y mantuvo sus posiciones contra un gran número de brigadas mecanizadas de élite del JNA, apoyadas por muchas unidades paramilitares serbias. Civiles étnicamente croatas se habían refugiado en la ciudad, mientras otros grupos de civiles huyeron en masa de las zonas en conflicto. En términos generales. Los croatas escaparon de las zonas fronterizas con Bosnia y Serbia, mientras los serbios se movían hacia ellas.

Hay evidencias de las extremas privaciones sufridas por la población en aquellos momentos.[9] Algunas estimaciones cifran en 220.000 croatas y 300.000 serbios el número de personas internamente desplazadas a la fuerza durante la guerra en Croacia. En los peores momentos del conflicto, a finales de 1991, cerca de 550.000 personas se convirtieron temporalmente en refugiados en el lado croata. El censo de 1991 y el de 1993 muestran una diferencia, en la República Serbia de Krajina de cerca de 102.000 serbios y 135.000 croatas. En muchos lugares, grandes grupos de civiles fueron desalojados por los militares. Esto fue calificado de limpieza étnica, un término que comenzó entonces a emplearse y en el que podía entenderse desde el desalojo hasta el asesinato de los civiles pertenecientes a un determinado grupo étnico.

Tanque croata estándar T-55

El Presidente Tudjman realizó una declaración el 5 de octubre de 1991 llamando a toda la población a movilizarse y defenderse contra lo que definía como el “imperialismo de la Gran Serbia”, llevado a cabo por el pro-serbio JNA, formaciones paramilitares serbias y fuerzas serbocroatas rebeldes. El 7 de octubre, una explosión tuvo lugar en el edificio del Gobierno en Zagreb mientras Tudjman, Mesić y Marković estaban presentes. La explosión destruyó muchas dependencias de Banski dvori, pero no consiguió matar a ninguno de los líderes. El Gobierno declaró que había sido un ataque aéreo a cargo de la aviación del JNA. Al parecer, el ejército croata había recibido informaciones del aeródromo de Bihac (perteneciente al JNA) el día antes sobre que una misión aérea ultra secreta se estaba preparando para el día siguiente, pero no fueron tenidas en cuenta dada la falta de detalles.[10] El JNA denegó su responsabilidad en la explosión, acusando de ella al propio gobierno croata. Existen opiniones que sostienen que algunas de las pocas embajadas y consulados que había entonces en Zagreb habían retirado parte de su personal ese día—sugiriendo que existía información previa sobre un próximo ataque aéreo o bomba. En cualquier caso, al día siguiente el Parlamento croata cortó todos los lazos aún existentes con Yugoslavia. El 8 de octubre es, hoy en día, considerado el Día de la Independencia de Croacia.

El supuesto bombardeo del Gobierno en Zagreb y el Asedio de Dubrovnik, comenzado en octubre, fueron los factores determinantes en la decisión tomada en el seno de la Comunidad Europea en el sentido de imponer sanciones a Serbia.

Casa croata destruida como parte de la limpieza étnica

La situación para los croatas en Vukovar hacia octubre y a comienzos de noviembre se hizo cada vez más desesperada. Hacia el final de la batalla, un número en aumento de civiles croatas en hospitales y refugios protegidos por la Cruz Roja fueron golpeados por fuerzas serbias. Desde 2006, tres antiguos oficiales del ejército yugoslavo están siendo juzgados por estas masacres en el Tribunal Internacional para Crímenes de Guerra en la Antigua Yugoslavia ICTY en La Haya.[11] Veselin Šljivančanin, Mile Mrkšić, y Miroslav Radić niegan los cargos de asesinato, tortura y persecución. La fiscalía afirma que tras la captura de Vukovar, el ejército yugoslavo (JNA) entregó a muchos cientos de croatas a fuerzas serbias. De ellos, al menos 264 (incluyendo soldados heridos, mujeres, niños y ancianos) fueron asesinados y sepultados en fosas comunes en el barrio de Ovcara, a las afueras de Vukovar. El alcalde de la ciudad, Slavko Dokmanović, fue asimismo procesado por el Tribunal, si bien se suicidó en 1998 en su celda, antes de que el proceso comenzara.

Avance del JNA a través de Eslavonia Oriental

El 18 de noviembre de 1991, Vukovar cayó en manos serbias tras un asedio de tres meses y la masacre de Vukovar tuvo lugar, siendo los supervivientes transportados a campos de prisioneros, la mayoría de ellos al campo prisión de Sremska Mitrovica. La ciudad de Vukovar fue destruida casi por completo. El persistente foco de atención en un asedio facilitó la concentración de la opinión pública internacional. Muchos periodistas internacionales siguieron la situación desde la propia Vukovar o en los alrededores, así como el mediador de la ONU, Cyrus Vance (antiguo Secretario de Estado del Presidente norteamericano Carter).[12] Paradójicamente, este asedio, a pesar de su brutalidad, contribuyó con su impacto mediático al comienzo de la resolución del conflicto.

Supuestamente, según afirmaron las autoridades croatas del momento, la rendición de Vukovar fue un intento de prevenir mayores devastaciones en Dubrovnik y otras ciudades.

El 19 de diciembre de 1991, durante la fase más dura de la guerra, las Regiones Autónomas Serbias de Krajina y Eslavonia Occidental se autoproclamaron independientes como la República Serbia de Krajina.

A comienzos de noviembre de 1991 el ejército croata había comenzado un exitoso contraataque en Eslavonia Occidental, estableciendo un punto de inflexión en el desarrollo de la guerra. La Operación Otkos 10, desarrollada entre el 31 de octubre y el 4 de noviembre de 1991, supuso para Croacia la recuperación de 300 km² en las áreas comprendidas entre los montes Bilogora y Papuk. Se realizaron posteriores avances en la segunda mitad de diciembre - Operación Orkan 91 – pero en ese punto estaba a punto de firmarse un alto el fuego duradero (en enero de 1992).

En seis meses, 10.000 personas habían muerto, cientos de miles habían huido, y decenas de miles de casas habían sido destruidas.

A finales de 1991, todos los partidos democráticos croatas acordaron unir sus fuerzas para formar un gobierno de unidad nacional y enfrentarse al ejército yugoslavo y los paramilitares serbios.

Se firmaron frecuentes acuerdos de alto el fuego, bajo la mediación de diplomáticos extranjeros, pero estos eran habitualmente rotos en poco tiempo. Esto fue incluso parte de la táctica de ambas partes. Los croatas perdieron mucho territorio, pero consiguieron expandir el ejército croata—desde las siete brigadas que tenía en el momento de la firma del primer cese de hostilidades hasta las 64 de las que disponía cuando se firmó el último alto el fuego.

1992: Un alto al fuego finalmente duradero[editar]

El último acuerdo de alto al fuego promovido por la ONU, el 21º, se alcanzó en enero de 1992. Ya en diciembre de 1991, tras esta serie de treguas fracasadas, las Naciones Unidas desplegaron un destacamento de protección en la Croacia ocupada por fuerzas serbias. El United Nations Protection Force fue desplegado para supervisar y mantener el acuerdo. El 7 de enero de 1992, el piloto del JNA Emir Šišić derribó un helicóptero de la Comunidad Europea en Croacia, matando a cinco observadores de paz. Croacia fue oficialmente reconocida por la Comunidad Europea el 15 de enero de 1992. El JNA progresivamente se fue retirando de Croacia—incluso de Krajina—aunque grupos paramilitares serbios mantuvieron claramente el control de los territorios recién ocupados.

Las partes en conflicto mayoritariamente se desplazaron hacia otras zonas, a tomar posiciones, por ejemplo el JNA pronto se retiró de Croacia hacia Bosnia - Herzegovina, donde la guerra estaba a punto de estallar.

Croacia se convirtió en miembro de las Naciones Unidas el 22 de mayo de 1992. Esto se condicionó a la adopción de enmiendas a la Constitución croata que protegieran los derechos humanos de las minorías nacionales.

El conflicto armado en Croacia continuó intermitentemente a pequeña escala. Se desarrollaron multitud de pequeñas operaciones a cargo de fuerzas croatas, con el objetivo de romper el cerco de Dubrovnik y otras ciudades croatas (Šibenik, Zadar y Gospić) e impedir esporádicos ataques serbios con cohetes que no habían desaparecido ni siquiera con la presencia de tropas de la ONU (por ejemplo, Osijek, la tercera ciudad croata en tamaño, vivió bajo una constante alerta oficial de bombardeo hasta mediados de 1993, mientras Šibenik, uno de los mayores centros turísticos de la costa, recibió un cohete o dos casi cada semana, especialmente durante los meses de verano). Una lista parcial de estas operaciones incluye:

Un tanque serbio destruido por el ejército croata en la carretera de Drniš
  • en la Batalla de Miljevci (entre Krka [Croatia] y Drniš), 21 – 22 de junio de 1992
  • en la zona de Dubrovnik:
    • Operación Tigar, 1 – 13 de julio de 1992
    • en Konavle, 20 – 24 de septiembre de 1992
    • en Vlaštica, 22 – 25 de septiembre de 1992
    • lo que siguió a la retirada del JNA de Konavle y Prevlaka, 30 de septiembre – 20 de octubre de 1992
  • en la colina de Križ, cerca de Bibinje y Zadar

También, Slavonski Brod y Županja fueron a menudo bombardeadas desde partes de Bosnia ocupadas por fuerzas serbias.

1993: Posteriores avances militares croatas[editar]

El conflicto intermitente en Croacia continuó en 1993 a menor escala que en 1991 y 1992. Se desarrollaron más operaciones exitosas a cargo de fuerzas croatas, a fin de recuperar territorio y liberar ciudades croatas de los bombardeos serbios (por ejemplo, Zadar y Gospić), pero entre el alto el fuego de 1992 y las ofensivas croatas de 1995, la lucha fue muy limitada, y las acciones militares desarrolladas en ese periodo de tres años y medio ocuparon solo, en total, unas dos semanas.

A lo largo de 1993, se dieron tres operaciones notables:

  • en la presa hidroeléctrica de Peruća, 27 – 28 de enero de 1993.
  • Operación Maslenica, cerca de Zadar, 22 de enero – 10 de febrero de 1993.
  • Operación Medak, en el área cerca de Gospić, 9 – 17 de septiembre de 1993.

Mientras que la mayoría de estas operaciones fueron éxitos relativos para el Gobierno croata, la fracasada Operación Medak en 1993 dañó la reputación internacional del país. Esto llevó al ejército croata a no realizar más acciones ofensivas durante los siguientes 12 meses. El Tribunal de La Haya investigó más tarde a los oficiales croatas Janko Bobetko, Rahim Ademi, Mirko Norac y otros por crímenes cometidos durante esta operación.

Se aprobaron diversas resoluciones en la ONU exigiendo a Croacia que se retirara a las posiciones que ocupaba previamente y que contuviera las operaciones militares. Algunos elementos croatas se sintieron agraviados, ya que ninguna resolución de la ONU había exigido a los serbios no atacar Croacia en los comienzos de la guerra (cuando los disturbios eran considerados internos, no asuntos internacionales). En octubre de 1993, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas afirmó por primera vez que las áreas bajo administración de la ONU, protegidas por la UNPROFOR, eran parte integral de la República de Croacia.

Las tropas de la UNPROFOR generalmente no hicieron nada más que observar durante el período 1992-1995. Sin embargo, sirvieron para fijar las fronteras delimitadas por la guerra. De ese modo, fracasaron en el intento de dar a los refugiados alguna posibilidad de regresar a sus casas. Se estima que el 98% de la población croata residente en la Krajina fue expulsada.

Durante 1992 y 1993, unos 225.000 croatas, incluyendo refugiados de Bosnia – Herzegovina y otros provenientes de Serbia, se establecieron en Croacia. Un notable número de bosnios huyeron, asimismo, hacia Croacia (que fue en un principio el principal destino de los refugiados de ese país). Voluntarios croatas y algunos soldados reclutados participaron en la Guerra en Bosnia. Algunos de los más cercanos colaboradores del Presidente Tudjman, como Gojko Šušak o Ivić Pašalić, provenían de la Herzegovina dominada por croatas, e intentaron ayudar a los croatas de Bosnia, financieramente y de otras maneras.

Durante el mismo periodo, Croacia también aceptó a 280.000 refugiados bosnios que huían de la guerra. El enorme número de refugiados fue significativamente desgastando la economía y la infraestructura croatas. El embajador de Estados Unidos en Croacia Peter Galbraith trató en una entrevista, el 8 de noviembre de 1993, de poner en perspectiva el número de refugiados bosnios en Croacia, diciendo que la situación sería equivalente a si Estados Unidos acogiese de golpe 30.000.000 de refugiados.

El 18 de febrero de 1993 las autoridades croatas firmaron el Acuerdo de Daruvar con los líderes serbios de Eslavonia Occidental. El acuerdo se mantuvo en secreto, y trataba de normalizar la vida de la población de la zona. Sin embargo, las autoridades de Knin tomaron nota del trato y arrestaron a los líderes serbios responsables del mismo, dado que parecía claro que estaban aceptando una reintegración pacífica en Croacia.

En 1993, los croatas y los bosnios se enfrentaron uno contra el otro, mientras al mismo tiempo ambos luchaban contra los serbobosnios. Franjo Tudjman participó en las conversaciones de paz entre los croatas de Bosnia y los bosnios, que cristalizaron en el Acuerdo de Washington de 1994, reduciendo el número de beligerantes en Bosnia a dos.

1994: Disminución del apoyo a la Krajina[editar]

En marzo de 1994, las autoridades de Krajina firmaron un alto al fuego.

A finales de 1994, el ejército croata intervino numerosas veces en Bosnia: entre el 1 y el 3 de noviembre en la “Operación Cincar" cerca de Kupres, y entre el 29 de noviembre y el 24 de diciembre en la operación "Winter 94" cerca de Dinara y Livno. Estas operaciones se desarrollaron a fin de levantar el cerco a Bihać y para tomar posiciones al norte de la capital de la Krajina serbia, Knin, rodeándola así de hecho por tres lados.

Mientras, tenían lugar negociaciones entre Croacia y los gobernantes de la República Serbia de Krajina (RSK), con mediación de la ONU. Las disputas incluían reabrir al tráfico la zona de la autopista Zagreb-Slavonski Brod ocupada por los serbios, cerca de Okučani, así como el estatus de las zonas de mayoría serbia en Croacia. Los repetidos desacuerdos en estas dos materias servirían como desencadenante de las dos ofensivas croatas de 1995.

1995: El final de la guerra[editar]

Mapa de la Operación Flash

A principios de mayo de 1995, la violencia explotó de nuevo. La RSK perdió el apoyo de Belgrado, parcialmente a causa de la presión internacional. Al mismo tiempo, el ejército croata tomó de nuevo la totalidad de los territorios ocupados de Eslavonia Occidental durante la Operación Flash. Como represalia, fuerzas serbias atacaron Zagreb con cohetes, matando a 7 personas e hiriendo a 175.

Mapa de la Operación Tormenta

En agosto de 1995, Croacia comenzó la Operación Tormenta y rápidamente ocupó la mayoría de la RSK, excepto una pequeña franja cerca de la frontera serbia. En unos cuatro días, cerca de 150-200.000 serbios huyeron, la mayoría hacia Serbia y Bosnia.

Fuentes de los rebeldes serbios (Kovačević, Sekulić, Vrcelj, documentos del cuartel general de la Protección Civil de la RSK, Consejo Supremo de Defensa) confirmaron que la evacuación había sido planeada y organizada previamente. Según Amnistía Internacional, la operación supuso la limpieza étnica de más de 200.000 serbocroatas.

La naturaleza de este éxodo es aún hoy discutida entre serbios y croatas: los primeros sostienen que la limpieza étnica fue planeada por el Gobierno croata, mientras que los segundos alegan que se respetó la promesa de Tudjman de no atacar a los civiles y atribuyen los casos de muertes a venganzas y acciones individuales de parte de grupos croatas descontrolados. Sin embargo, el número real de refugiados es difícil de establecer a causa de la poca fiabilidad de las fuentes (según algunas de ellas, el número de refugiados habría sido incluso mayor al de habitantes en la zona). En apoyo de esto, se apunta a entrevistas con el General norteamericano Robert Brown, el filósofo francés Alain Finkelkraut o el escritos estadounidense Roy Gutman, que defienden al Gobierno croata tratando de aclarar el alcance real de la situación, así como acreditando que cualquier crimen de guerra o limpieza étnica cometida lo habrían sido fuera del control del ejército croata. Sin embargo, posteriormente algunos oficiales croatas fueron procesados por crímenes de guerra cometidos durante estas operaciones.

El ejército croata procedió a luchar contra los serbios en Bosnia, del lado de los bosnios, pero la intervención diplomática de Estados Unidos les obligó a desistir de posteriores y mayores avances. Si el ejército croata hubiese ocupado la segunda ciudad de Bosnia, Banja Luka, cerca de la frontera croata, la crisis de refugiados habría llegado a ser intolerable. Probablemente decenas de miles de personas habrían tratado de escapar hacia el este a través del estrecho corredor de Posavin, hacia el este de Bosnia y hacia Serbia. En conjunto, el censo de 2001 muestra 380.032 serbios menos en Croacia, si lo comparamos con el de 1991. Algunas fuentes serbias dicen que estos datos son, incluso, minusvaloraciones.

Unos pocos meses después, la guerra acabó con la negociación de los Acuerdos de Dayton (en Dayton, Ohio), posteriormente firmados en París en diciembre de 1995.

Reacciones internacionales[editar]

La crisis emergió en Yugoslavia con el debilitamiento del comunismo en Europa del Este y el ascenso del nacionalismo, por lo que la actitud de la comunidad internacional fue, en un principio, un tanto expectante. Desde el comienzo, sin embargo, la prensa occidental estaba llena de advertencias en el sentido de impedir la tragedia en ex Yugoslavia. Cuando la guerra estalló en Croacia, se multiplicaron las opiniones que veían este conflicto como el preludio de choques étnicos aún mucho más graves en Bosnia y Kosovo.

El papel de la comunidad internacional en la guerra es aún motivo de gran controversia. Muchas voces condenan, hoy en día, la falta de interés internacional por la guerra en Croacia durante su desarrollo. Eran quizá otras las preocupaciones más urgentes, como la Guerra del Golfo de 1991 tras la invasión de Kuwait por Iraq, que atraía la atención internacional por sus repercusiones en forma de aumento de los precios del petróleo y la ralentización del crecimiento económico. Asimismo, preocupaba no fomentar la extensión de la influencia del nacionalismo y las ideas separatistas en los países occidentales. La falta de una atención y una respuesta adecuadas no afectaron sólo al caso de los países de ex Yugoslavia. Las naciones europeas rehusaron también, por ejemplo, intervenir en Ruanda durante la crisis de 1994.

Al principio, en 1989-91, la comunidad internacional trató de negar que se tratara de un problema internacional, tendiendo a apoyar al Gobierno federal yugoslavo. El embargo de armas impuesto por la ONU a todas las repúblicas yugoslavas, por ejemplo, favorecía claramente al poder federal (controlado por fuerzas serbias), dado que disponía ya de un armamento al que las repúblicas secesionistas no podían tener acceso.

El reconocimiento oficial de los nuevos Estados de Eslovenia y Croacia supuso una materia muy controvertida para los gobiernos extranjeros en aquel momento.

A mediados de diciembre de 1991, otros países recién independizados, como Lituania, Letonia, y Ucrania, reconocieron la independencia de Croacia y Eslovenia. Mientras tanto, éstas se reconocieron una a la otra, sumándose a este proceso el Vaticano (Eslovenia y Croacia son naciones tradicionalmente católicas) o Islandia.

Entonces, entre el 19 y el 23 de diciembre, muchos otros países europeos, incluyendo Alemania, Suecia e Italia anunciaron su reconocimiento de la independencia croata y eslovena. La Comunidad Europea en pleno aceptó el reconocimiento de las dos nuevas repúblicas el 15 de enero de 1992. Cada uno de los gobiernos de las diferentes potencias actuó de forma diferente.

Reino Unido[editar]

El Gobierno liderado por John Major insistió en una política estricta de no-intervención. Algunos historiadores interpretan hoy en día esta actitud como un claro apoyo al poder establecido.

Alemania[editar]

Los países occidentales más cercanos fueron en general más receptivos a las demandas de los croatas, sobre todo Alemania. El Gobierno de Helmut Kohl fue favorable al reconocimiento, si bien sus propios problemas territoriales (reunificación alemana) y la cierta resistencia que encontró en otros países europeos le impidieron adoptar medidas aún más afirmativas, como equipar o apoyar abiertamente a las tropas croatas. En Alemania se produjo una gran controversia sobre si parte del armamento soviético empleado por los croatas no procedía, en realidad, de los arsenales de la extinta RDA.

Rusia[editar]

Los países de Europa oriental, como por ejemplo Rusia o Grecia, eran en general antiguos aliados de Serbia, por lo que se opusieron al reconocimiento de Croacia. Pese al gobierno moderado de Boris Yeltsin, los enormes cambios sufridos por Rusia en aquellos años fueron una de las razones que disuadieron a los países europeos a actuar, no queriendo emprender acciones militares que pudieran provocar un conflicto mucho más amplio, ya que en ese momento no era muy fácil predecir cual sería la respuesta de Rusia ante la situación.

Estados Unidos[editar]

Los Estados Unidos fueron los máximos defensores, junto al Reino Unido, de la política de no-intervención. La administración estaba presidida por George Bush hasta finales de 1992. Las cosas cambiaron con Bill Clinton, quien adoptó una actitud más agresiva ante la situación y jugó un papel más intervencionista. En 1995 los Estados Unidos emplearon sus aviones espía para vigilar minuciosamente los movimientos del ejército croata en preparación de la Operación Storm, y los Secretarios de Estado Lawrence Eagleburger y Warren Christopher fueron muy críticos con los movimientos alemanes a favor de Croacia, argumentando que provocarían una escalada del conflicto.

Cronología de eventos principales[editar]

Fecha Hecho
31 de marzo de 1991 Incidente del Lago Plitvice
2 de mayo de 1991 Masacre de Borovo Selo
1 de agosto de 1991 Masacre de Dalj
Septiembre de 1991 Comienzo de la Batalla de Vukovar
14 - 19 de septiembre de 1991 Batalla de los Cuarteles
1 de octubre de 1991 Comienzo del Asedio de Dubrovnik
5 de octubre de 1991 Croacia decreta movilización general
7 de octubre de 1991 El JNA bombardea el Gobierno croata
10 de octubre de 1991 Masacre de Lovas
16 - 18 de octubre de 1991 Masacre de Gospić
20 de octubre de 1991 Masacre de Baćin
31 de octubre - 4 de noviembre de 1991 Operación Otkos 10
18 de noviembre de 1991 Final de la Batalla de Vukovar, masacre de Vukovar
18 de noviembre de 1991 Masacre de Škabrnja
12 de diciembre de 1991 - 3 de enero de 1992 Operación Orkan 91
13 de diciembre de 1991 Masacre de Voćin
21 de junio de 1992 Batalla de Miljevci
22 de enero de 1993 Operación Maslenica
9 - 17 de septiembre de 1993 Operación Bolsa de Medak
1 - 3 de mayo de 1995 Operación Flash
2 - 3 de mayo de 1995 Ataque con cohetes sobre Zagreb
4 - 7 de agosto de 1995 Operación Tormenta

Véase también[editar]

Referencias[editar]